Qué difícil es decidir

[Visto: 17 veces]

Sobre todo si tenemos un panorama tan difícil.

Es necesario reconocer que como nación, no solemos tomar decisiones que nos favorecen y que, por ello, nos lamentamos por largo tiempo.

¡YA NO MÁS!

Es hora de hacer las cosas de manera distinta (sino obtendremos los resultados de siempre,  siendo justamente lo que nos hace daño). Es momento de tomar decisiones adecuadas, lo más sabia posible y, para ello, primero necesitamos conectarnos con nosotros mismos, con lo que consideramos que está bien para nosotros y para los demás.

¡Que siempre estemos bien!

Si necesitas ayuda, estamos para escucharte, para servirte.
¿Hablamos?

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026
Cel.: +51 998 810 240

Licencia de Creative Commons
Qué difícil es decidir by Lic. Katherinne Roncal Soto C.PS.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Día mundial de la concientización sobre el Autismo

[Visto: 32 veces]

¡Hoy es un día muy especial!

Sí, además de ser Viernes Santo, es el día donde todos tenemos la oportunidad de reconocer que las personas con Trastornos del neurodesarrollo (autismo y variedades), son tan importantes como los demás, como los “comunes neurotípicos”.

Nuestros amigos con esta característica son valiosos, divertidos, tremendamente hábiles, amables y, sobre todo, perciben el mundo de una manera tan particular, que los convierte en personas fascinantes e interesantísimas.

Que nuestras diferencias nos unan, JAMÁS nos separen.

¡Que siempre estemos bien!

Si necesitas ayuda, estamos para escucharte, para servirte.
¿Hablamos?

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026
Cel.: +51 998 810 240

Licencia de Creative Commons
Día mundial de la concientización sobre el Autismo by Lic. Katherinne Roncal Soto C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

¿Realmente existen las madres y padres tóxicos?

[Visto: 128 veces]

El término “tóxico” lo escuchamos a menudo. Cuando lo usamos, nos referimos a las personas y/o relaciones desagradables, que nos desgastan y hacen daño.

Siempre lo usamos para quejarnos y mostrar a los demás que, al estar cerca de personas “tóxicas” la pasamos mal y, la recomendación siempre será “dejar” a esa persona tóxica. En definitiva, es alguien que no queremos tener cerca nuestro.

Me pregunto si, teniendo claro lo que significa ser “tóxico”, podrían existir padres (mamá o papá) que lo sean con sus propios hijos. Bueno, la respuesta es, Sí.

Los padres tóxicos (referido a padre o madre de manera indistinta) son personas que, debido a las características de su personalidad y vivencias pasadas, dañan la vida de los demás y, en este caso, educan a sus hijos de manera poco o nada aconsejable.

Es así que denominamos como tóxico en los padres cuando hacen sentir mal a sus hijos, sin razón y, la mayoría de veces, de forma sutil. Esto es lo más peligroso, pues se hace aparentemente sin ninguna intención y claro, esto lleva a los hijos a sentir confusión y demás sentimientos encontrados: Cuando sabes que alguien pretende dañarte, lo normal es defenderse; pero cuando esa persona es cercana, no esperas el “golpe”, convirtiéndose todo en doblemente doloroso. En este caso, es más complejo porque se trata de los padres, quienes se supone quieren a sus hijos sobre todas las cosas, haciéndolos sentir así de mal.

 ¿Qué pasa entonces?

La mayoría de niños no se dan cuenta de ese maltrato, crecen pensando que es así, normalizando los sentimientos displacenteros; pero cuando llegan a la adolescencia, es decir, cuando comienzan a sentir ese pesar de forma consciente, reaccionan indiscutiblemente, algunos de manera fuerte, otros simplemente se alejan, sea de manera emocional o física. Debe quedar claro que el maltrato, a la edad que sea y venga de quien venga, anula y, como medida adaptativa, se busca estar lejos de quien hace sentir que tu vida carece de importancia. De tal manera que un día, de repente, los hijos se dan cuenta que pueden vivir sin esa o esas personas que dañan, y que, ya como adultos, son libres de tomar la decisión que más convenga.

Aunque si la personalidad del progenitor es lo suficientemente dominante para mantener anulado a su hijo, también se da el caso contrario: no abandonar jamás el nido por haberse “perdido”, pues habría trastocado su autoestima desde los primeros años de vida.

Es cierto también que muchos padres no son conscientes del daño que le hacen a sus hijos al ser tóxicos con ellos, evidentemente tampoco saben lo que se ocasionan a sí mismos.

Tipos de madres y padres tóxicos.

Absorbentes
Es normal que los niños, en la medida que van creciendo van ganando libertad y, lógicamente, descubriendo el mundo. Cuando llegan a la adolescencia aparecen los amigos, parejas y actividades en grupo fuera de casa que, muchas veces, a este tipo de padres les genera rechazo. Cuando los hijos llegan a la adultez, es esperable que busquen hacer su vida, pero esto, los padres tóxicos no lo entienden. Suelen querer que sus hijos siempre estén muy cerca a ellos y, para eso, truncan su independencia, haciéndoles sentir culpables simplemente por querer hacer su vida fuera de la casa paterna.

Perfectos
“Nadie te va a querer como yo” es la frase que puede resumir este punto, que esconde una autoestima inexistente en el padre o la madre, que pretende llenar su propia vida siendo el eje principal de la vida del hijo. “Nadie te amará, cocinará, cuidará, vestirá como yo. Nadie te conoce igual ni te entiende ni sabe lo que necesitas, sólo yo”. Y si no hay una persona cerca que neutralice esto (sea el otro padre o una figura significativa), ese niño o niña crecerá aislado de la gente porque, según su progenitor, el resto del mundo en su totalidad no le querrá bien. Cuando los niños crecen con estas ideas dentro del seno familiar, no se consigue más que adultos inmaduros, dependientes, irresponsables e incapaces de vincularse de manera saludable con los demás. Lamentable.

Competitivos
Sí, es una pena pero he visto muchos casos donde los padres compiten con sus hijos, aunque nos parezca un absoluto sinsentido. Hay madres que ven a sus hijas como rivales, así como hay padres que ridiculizan a sus hijos por sobresalir. Esta descarga de frustración puede darse por diversos motivos, en algunos casos porque se niegan a asumir el rol de la paternidad (puede ser de manera consciente o no), también ha ocurrido que algunos padres o madres sienten celos de la cercanía que tiene la pareja hacia su hijo o hija, etc. Cuando los padres caen en esto, se niegan automáticamente a brindarles cariño, comprensión y soporte emocional a los hijos. Los chicos crecen sintiendo que conviven con el enemigo y, aprendiendo que el mundo es así también. Terrible.

Indiferentes
La postura tóxica de los padres no sólo puede venir, también, del control excesivo, sino de la falta absoluta de él, sea por desgano, desinterés o “cansancio”, se termina dejando que los niños, y posteriores adolescentes, hagan y decidan su vida, sin estar capacitados del todo para ello. Esto convierte a los hijos en personas con poca noción de responsabilidad, o ninguna tolerancia a la frustración, caprichosas y egoístas.

Manipuladores
Existen padres que manipulan la realidad a su conveniencia; estos padres son realmente dañinos pues les “venden” a sus hijos una realidad que no existe más que en su cabeza o para su propio beneficio, sin importar el de sus hijos. Terminan minando la  vida de sus propios hijos y, además, enseñándoles manera de manipular a los demás. Es bastante probable que estas hijos se conviertan en adultos también manipuladores. De temer.

Distantes
Se refieren a los padres que no brindan afecto ni valoran el que reciben de sus hijos. Es probable que así hayan crecido y repiten ese triste comportamiento con sus hijos, cual si fuese un patrón. Éstos crecen sin recibir amor y acaban por tampoco darlo, ya que son rechazados. Cualquier muestra de atención que tengan hacia sus padres, puede ser recibida sin la emoción esperada, sino con un “es lo que debes hacer, es tu obligación”. Este vacío emocional es perjudicial para los niños, los convierte en adultos con dificultades para relacionarse, poco capaces de experimentar real felicidad, pues fueron criados haciéndoles pensar que no tienen derecho a serlo.

“Limitantes”
Estos padres tienen un estilo de crianza que va más allá de lo “tradicional”, perpetúan los roles de género hasta el extremo, educando niñas sumisas, delicadas, femeninas e híper responsables (lo cual no quiere decir que esté mal si responde a una característica natural de la niña, pero esto cambia cuando es impuesto por los padres), así como niños que no deben mostrar sus sentimientos, agresivos y despreocupados. El problema aquí reside en que los padres no les permiten a los niños que se desenvuelvan de manera natural y sienten las bases para que desarrollen una personalidad sana, en función a sus necesidades y gustos.

Víctimas
En este caso, el afán que tienen algunos padres por llamar la atención los lleva a manipular, con el fin de que sus deseos (y no de los hijos) sea satisfecho, siempre. He podido ver casos donde muchos padres llegan a “enfermarse” si se les lleva la contraria. Tienden a usar el chantaje emocional de manera deliberada, siendo peligrosísimo, pues la culpa que les hacen sentir a los hijos, anula su carácter y voluntad, convirtiéndolos en personas sin decisión.

Así como hemos podido ver, por desgracia, existen diversos tipos de padres tóxicos. Sería ideal que todos podamos entender que tener la oportunidad de criar hijos, si bien es sumamente demandante y preocupante; también es la oportunidad que tenemos de brindarnos un poco, de plasmar nuestro amor, compromiso y debilidades de humanos también. Siempre hay que tener en cuenta que nuestra función como padres es ayudarlos a construirse, no destruirse; en este caso, a lo más preciado en nuestras vidas, nuestros propios hijos.

La influencia que tenemos en ellos es gigantesca en su desarrollo como personas, y si notamos que esa responsabilidad nos lleva a la total preocupación o nos desborda, debemos pedir ayuda profesional.

¡Que siempre estemos bien!

Si necesitas ayuda, estamos para escucharte, para servirte.
¿Hablamos?

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026
Cel.: +51 998 810 240

Licencia de Creative Commons
¿Realmente existen las madres y padres tóxicos? by Lic. Katherinne Roncal Soto C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

 

La Autoridad

[Visto: 56 veces]

Ahora que toca retorno a clases, nuestros chicos deben tener sentimientos encontrados, por un lado, el ver a sus amigos pero no poder compartir con ellos como quisieran, entender que este formato educativo aún estará presente (seguramente ellos ahora creerán, con un poco de desesperanza, que será así “para siempre”). Esto no es nada grato para ellos.

Por otro lado, para nosotros los papás, tampoco es agradable, también es el retorno a … la preocupación, el cansancio, la angustia a veces, la desesperación también y más emociones que, definitivamente nos alteran. En fin… así nos toca la vida, al menos por ahora. Sentimos que vamos perdiendo cosas, pero lo que definitivamente no podemos darnos el lujo de perder -¡jamás!- es la autoridad

Pero ¿Cómo? Aquí algunas pautas.

¡Que siempre estemos bien!

Si necesitas ayuda, estamos para escucharte, para servirte.
¿Hablamos?

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026
Cel.: +51 998 810 240

Licencia de Creative Commons
La Autoridad by Lic. Katherinne Roncal Soto. C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Programa de acompañamiento psicopedagógico

[Visto: 43 veces]

¡Otra vez!, ¡Está aquí nuevamente!, ¡La temporada escolar regresó con todo!

A diferencia del año pasado, que fue caótico para muchos, es bueno saber que ahora podemos contar con ayuda.

El programa de Acompañamiento psicopedagógico de Yanapay está diseñado para brindar soporte para el estudiante, sea niño, adolescente o, incluso, adulto (universitarios y alumnos de post grado). Va desde la organización, estrategias para el aprendizaje, desarrollo personal, manejo de frustración, stress y todo lo que pueda surgir a nivel académico dentro del ámbito virtual.

Ahh, también hay soporte para los padres.

¡Que siempre estemos bien!

Si necesitas ayuda, estamos para escucharte, para servirte.

¿Hablamos?

Lic. Katherinne Roncal Soto
 C.Ps.P.: 15026
     Cel.: +51 998 810 240

Licencia de Creative Commons
Programa de acompañamiento psicopedagógico by Lic. Katherinne Roncal Soto C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Síntomas de ataque de ansiedad

[Visto: 68 veces]

Hay que reconocer que algunos de nosotros nos venimos enfrentando a situaciones complicadas, difíciles muchas de ellas, que genera en nuestro cuerpo y mente sentimientos, dolores, sensaciones y conductas que no eran comunes para nosotros; entre ellas, ataques de pánico y ansiedad.

Si bien, cada caso es diferente, si hay algo en común ¡nos sentimos terrible cuando entramos en crisis!

Si esto nos está ocurriendo, es claro indicador que necesitamos ayuda, no estamos bien, sea psicoterapéutica o médica, debe quedar claro que solos no podemos hacerle frente.

¡Que siempre estemos bien!

Si necesitas ayuda, estamos para escucharte, para servirte.

¿Hablamos?

Lic. Katherinne Roncal Soto
           C.Ps.P.: 15026
Cel.: +51 998 810 240

Licencia de Creative Commons
Síntomas de ataque de ansiedad by Lic. Katherinne Roncal Soto. C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Diferencias entre tristeza y depresión

[Visto: 36 veces]

Estamos viendo que la tensión y preocupación están más presentes en nuestros hogares y eso, lógicamente, nos cambia, nos confunde, ¿Qué es lo que estoy haciendo? ¿Qué estoy sintiendo? ¿Esto es normal? ¿Estoy mal? En fin…

Para todo, casi, hay una respuesta y, lógicamente, una solución. 

Si eres consciente que necesitas ayuda, que sólo no puedes procurarte bienestar emocional, no dudes en contactarnos.

¡Que siempre estemos bien!

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026

Licencia de Creative Commons
Diferencias entre tristeza y depresión by Lic. Katherinne Roncal Soto. C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

¿Es el psicólogo(a) tu amigo(a)?

[Visto: 102 veces]

Las personas solemos preocuparnos ante la aparición de dificultades y, cuando eso ocurre, naturalmente buscamos sentirnos mejor, y para ello, muchas veces recurrimos a nuestros amigos para que nos escuchen, aconsejen y, en algunos casos, nos ayuden a tomar decisiones. Definitivamente el conversar con ellos, en esos momentos de dificultad, nos reconforta y, muy probablemente, nos saca de ese momento difícil de tensión y/o preocupación. Pero en base a ello, podríamos decir que ¿recurrir a un amigo es igual que obtener apoyo psicológico?, ¿crees que tu amigo puede hacer de psicólogo? ¿Y el psicólogo de amigo? Pues no.

“Voy al psicólogo porque es como hablar con un amigo”

Como explicamos líneas arriba, contar con el apoyo de los amigos y, también, la familia es muy importante para llevar una vida equilibrada y feliz. Aunque sabemos bien que muchas veces no tenemos esa facilidad y, de tenerla, esto no necesariamente nos garantiza que aquello que nos perturba, que nos impide ser enteramente felices, pueda, de ser posible, ser atendido y “solucionado”.

Siento decirles que confesar un problema a un amigo jamás será lo mismo que conversarlo con un psicoterapeuta. ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia?

  1. Debemos tener en claro que los psicólogos somos profesionales del comportamiento humano, con formación en el desarrollo y búsqueda del bienestar, en muchos casos, con años de experiencia. Los psicoterapeutas sabemos adaptarnos a la situación y necesidad de cada paciente, aportándole lo que realmente pueda precisar, aunque él mismo no lo sepa. Sin embargo, un amigo no deja de ser eso, un amigo, donde en muchas ocasiones de manera inconsciente, lo que consigue es dirigirlo hacia una situación peor, ¿no les ha pasado alguna vez?
  2. Un buen psicoterapeuta conoce de metodología, posee habilidad para localizar todo tipo de información del paciente, tanto verbal como no verbal. El adquirir mayor información relevante, permite formular de manera clara y exacta estrategias de real ayuda al paciente.
  3. Por ejemplo,debes haber notado que la mayor parte de las personas, normalmente escuchamos pensando en responder a lo que nos están diciendo en ese momento; incluso, es muy común en conversaciones con amigos las interrupciones con opiniones de antemano, que te impiden poder expresar lo que sientes. En el caso de los psicólogos esto no ocurre, ya que hemos desarrollado gran capacidad para la escucha activa, sabiendo el momento indicado para interrumpir al interlocutor. Los psicólogos, en este caso los psicoterapeutas, sabemos identificar las emociones durante el diálogo, para trabajarlas junto al paciente.
  4. Los psicoterapeutas tenemos la experiencia necesaria para provocar en la persona meditación y autoreflexión, y así pueda comenzar a descubrir (en caso de que no lo haya hecho aún), el posible problema, la raíz del mismo o mejora que presenta.
  5. Trabajar con un psicoterapeuta enseña al paciente a ver las cosas desde otros puntos de vista, ayudándote a crecer como persona. Es ahí donde surge un abanico de posibilidades para afrontar el motivo de terapia, a la vez que aumenta el número de herramientas para hacer frente a las dificultades que te llevaron, en primera instancia, a recurrir al profesional.
  6. Durante la conversación con un amigo, hay momentos en los que él es incapaz de decirte directamente algo que sabe que puede no agradarte; intentará siempre “quedar bien”. En el caso del psicólogo, esta situación no va a darse, ya que seguramente te revelará aquello que un amigo no se ha atrevido a decirte, te guste o no.
  7. Las personas tenemos opiniones y perspectivas particulares de cada situación o hecho que se nos plantea. Si le cuentas a un amigo una situación determinada, este podrá darte su opinión muy particular, subjetiva y sesgada, basada en sus propios valores, opiniones e historia de vida. Sin embargo, desde la visión de un psicoterapeuta las cosas son diferentes, siempre te mostrará una opinión objetiva, no relacionada a su subjetividad por su “amistad” contigo.
  8. Hay que tomar en cuenta que, inicialmente, tratar un problema con un psicólogo puede ser más dificultoso, por aquello de tratarse de un desconocido para ti; pero también es cierto que tendrás la certeza de que lo conversado siempre gozará de absoluta confidencialidad. En el caso de un amigo, esa certeza nunca la tendremos por completo, pues al no tratarse de un secreto profesional corres el riesgo de que pueda enterarse otra persona. De suceder esto, la situación claramente empeoraría, generando mayor ansiedad, tristeza y demás emociones desagradables en la persona que busca ayuda.
  9. Cuando acudes a terapia, lo haces con la plena seguridad que en ella te sentirás seguro para expresarte con total libertad, sin miedo a ser juzgadoen función a tus pensamientos y/o necesidades. Esto estaría llevando, incluso, que el proceso psicoterapéutico se enriquezca y, lógicamente, tú seas el máximo beneficiado.
  10. Durante las sesiones, los psicoterapeutas establecemos términos claros: acudir a terapia en una fecha concreta semanal, diaria, quincenal, etcétera, donde sabes que tendrás tu momento para expresar todo aquello que te preocupe. Esto te llevará a darte cuenta que en la vida, todo es un proceso, que hay situaciones que no sólo tienen su momento, sino también un tiempo determinado y acelerarlas, puede ser perjudicial. Un amigo es una persona mucho más activa dentro de tu vida; acudirás a él ante problemas que requieren de una ayuda inmediata, lo cual ya sabemos que no suele suceder en el plano real y, en algunos casos, podría ser perjudicial.

Con estas diferencias, quiero dejar en claro que cada persona en nuestra vida tiene un rol fundamental y que estos no pueden mezclarse, pues no se harían nada bien. Los amigos están con nosotros para compartir la vida y, en algunos casos, brindar soporte; pero no necesariamente (en realidad no) para ayudarte a solucionar los dilemas particulares por los que todos pasamos.

Entendido esto, ¡zapatero a tu zapato!

Si notas que necesitas apoyo profesional, en Yanapay te lo podemos brindar. Comunícate con nosotros y pondremos a tu disposición a nuestro equipo de expertos.

¡Que siempre estemos bien!

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026

Licencia de Creative Commons
¿Es el psicólogo(a) tu amigo(a)? by Lic. Katherinne Roncal Soto. C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

¿Qué pasó en el 2020 y qué podríamos esperar para el 2021?

[Visto: 147 veces]

El pasado 2020 fue un año totalmente atípico, a la gran mayoría de nosotros nos ha pasado de todo y, si no fue así, hemos tenido personas cercanas y queridas a las que se les cambió a vida en menos de un mes. Justamente eso, cambios es lo que todos hemos experimentado, y es cierto que las personas no siempre reaccionamos de manera correcta, ni las personas ni las instituciones, como lo que pudimos observar en el estado, por ejemplo.

Lo “anecdótico” de esta situación es que muchos de nosotros, desde hace tiempo atrás, clamábamos, casi desesperadamente, cambios a nivel global, asumiendo que podíamos hacerle frente. Es claro que esto no fue así; lo cual nos lleva a reflexionar, ¿cuántas cosas que pensamos que necesitamos en calidad de urgencia, realmente son importantes y necesarias, y cuántas no lo son?

Este tema de la adaptación a los cambios es vital, porque va quedando cada vez más claro que este 2021 se nos viene retador, complicado otra vez, obligándonos a adaptarnos a lo que la vida nos ponga enfrente y esto, sobre todo en momentos demandantes, es bastante difícil, pero no imposible. Para lograrlo, necesitamos siempre, atender a nuestras emociones, hablar de ellas, buscar estar tranquilos (en la medida de lo posible), cuidar nuestro cuerpo y mente. Suena fácil, pero la verdad es una tarea titánica.

Por otro lado, como bien dicen, de las experiencias malas también podemos sacar grandes lecciones, en este caso, oportunidades. La aparición de este organismo (porque no es un ser vivo) aceleró, por ejemplo, nuestra conversión en ciudadanos digitales, es decir, el mantenimiento de nuestras relaciones, trabajo, estudios, economía y más, estuvo regido por esta nueva manera de vivir.

Asimismo, a nivel personal, tuvimos que aprender a gestionar nuestras emociones (si, volvemos a las emociones), nuestro mundo emocional dio un vuelco, para el cual no estábamos preparados. En un tiempo, poco recomendado en verdad, nos obligamos a “aprender” a hacer frente a pérdidas de seres queridos, transformándolos muchas veces en duelos silenciosos, desde la distancia y, por eso, más dolorosos aún.  Definitivamente eso nos hace conscientes de lo frágil que puede ser nuestra existencia, que no podemos dar por sentado nada, que el futuro hace sus propios planes, sin tomar en cuenta los nuestros. Debemos aprovechar cada momento que tenemos, no sabemos qué nos pueda pasar después.  

Algo más que también ha paso a preocuparnos a los padres, durante el año pasado (y todo hace indicar que será lo mismo para este año), es la es la educación de nuestros hijos. Este virus desnudó la fragilidad de nuestro sistema educativo, nos mostró la enorme brecha que existe entre nuestros alumnos y el escaso poder de innovación y acercamiento a los estudiantes del sistema educativo. OJO, me refiero al sistema, no a la labor de nuestros maestros, que esa siempre se mostró soberbia y sumamente esforzada, dadas las circunstancias.

Nos dimos cuenta que no estábamos preparados para lo virtual (por más que por años quisimos digitalizar nuestros aprendizajes), que las competencias digitales de nuestros niños y adolescentes nunca fueron suficientes. Así también, notamos que el paradigma actual de educación no incluye lo vivencial en el día a día (y si es que alguna vez lo tomó realmente en cuenta), como metodología de aprendizaje per se. Muy penoso.

Es cierto que siempre hemos enfatizado en los aprendizajes académicos de nuestros chicos. Si bien son sumamente necesarios no sólo para su formación, sino para estimular razonamiento, toma de decisiones, velocidad de procesamiento de ideas, flexibilidad cognitiva, fluidez verbal, atención, memoria de trabajo y demás funciones ejecutivas y procesos cognitivos; también debemos priorizar en ese conocimiento que no sólo se brinda en las aulas (o pantallas al día de hoy), sino en casa. Ese conocimiento que adquirimos de nuestra familia en torno a valores, calidad de afecto, maneras de relacionarse con las personas, empatía, calidez y demás. Eso no sólo complementará el desarrollo de nuestros hijos, sino también nos dará la certeza que estamos formando futuros adultos conscientes, buenos seres humanos, capaces de desenvolverse adecuadamente ante los avatares del destino (como ahora).

Por ello, debemos ser conscientes que la formación de nuestros hijos, ahora sí, recae en nuestras manos, que de nosotros depende que puedan aprender todas esas habilidades para desenvolverse en un mundo no siempre grato, donde tendrán que tomar decisiones, valorando su bienestar, pero sin dejar de lado al otro.  Evidentemente nuestra presencia física durante este proceso es importantísima, en realidad, presencia y ejemplo, sino ¿cómo?

Si todos nuestros niños y adolescentes tuvieran la oportunidad de ampliar su red de aprendizaje (académico) a la experiencial brindada en casa, definitivamente ese mundo mejor que todos anhelamos, llegaría más temprano que tarde, ¡Qué lindo sería!

En definitiva, se nos viene otro año retador, duro quizá, el cual no tiene por qué afectarnos como lo hizo el 2020, pues ya tenemos experiencia, ya sabemos cómo reaccionamos ante las dificultades, y eso nos da ventaja, nos hace fuertes. Ya transitamos por el camino de la dificultad y el dolor, así que, lo haremos bien.

Seamos siempre realistas, sin dejar de lado la esperanza.

¡Que siempre estemos bien!

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026

Si notas que necesitas apoyo profesional, en Yanapay te lo podemos brindar. Comunícate con nosotros y pondremos a tu disposición a nuestro equipo de expertos.

Licencia de Creative Commons
¿Qué pasó en el 2020 y que podríamos esperar para el 2021? by Lic. Katherinne Roncal Soto. C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Tips para mejorar tu salud mental

[Visto: 91 veces]

Si, nuevamente estamos pasando por momentos difíciles, donde nuestra salud física se está complicando nuevamente.

Si bien debemos cuidarnos, protegernos del “enemigo invisible” que está allá afuera, también hay que entender que con miedo y alejamiento absoluto no conseguimos nada. OJO que no nos referimos a romper la distancia (o de ser el caso, aislamiento físico), sino mantener los vínculos emocionales que nos acercan a los demás, cuidando nuestro cuerpo y nuestra mente (y el temor irracional constante empeora toda situación), a buscar maneras realistas de adaptarnos a lo que nos toca vivir, entendiendo que esta situación será pasajera, en la medida que tomemos consciencia y entendamos que es vital nuestra supervivencia.

Así también debemos tener en claro que, si nuestra salud mental se ve comprometida, pues nuestra salud física se verá seriamente afectada, lo mismo ocurre si nos encontramos evidentemente impactados en el plano emocional, es más que probable que nuestro cuerpo no se sienta bien, y esa es una realidad absoluta.

Por otro lado, debemos ser conscientes que esta situación no sólo nos afecta a nosotros, los adultos, también a nuestros niños y adolescentes; por eso, al cuidarnos (en todo sentido), los cuidamos también a ellos.

¡Que siempre estemos bien!

Lic. Katherinne Roncal Soto
C.Ps.P.: 15026

Si notas que necesitas apoyo profesional, en Yanapay te lo podemos brindar. Comunícate con nosotros y pondremos a tu disposición a nuestro equipo de expertos.

Licencia de Creative Commons
Tips para mejorar tu salud mental by Lic. Katherinne Roncal Soto. C.Ps.P.: 15026 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.