Depredadores

Parece que la crisis imaginativa de Hollywood no tiene cuándo acabar, así que el mejor recurso siguen siendo los remakes o plagios de anteriores cintas exitosas y que, de paso, aseguren buenas taquillas. Eso pasa con Depredadores que fue un clásico ochentero, protagonizado por aquel entonces por el musculoso austriaco y hoy gobernador californiano Arnold Schwarzenegger.

Como ocurre con esos éxitos, hubo una segunda parte y la de hoy, que está dirigida por Nimród Amda y protagonizada por Adrien Brody, no constituye una tercera parte, sino que regresa al principio; es decir, retorna a la primera parte con un toque interesante que sale de la imaginación y pluma de Robert Rodríguez quien ha comprado esta franquicia y al reponerla le ha impreso su propio estilo.

Por ejemplo, la antigua jungla en la que guerreaba Schwarzenegger para escapar del depredador alienígena, ha sido reemplazado por una similar pero que está ubicada en un extraño planeta a donde han sido trasladados un grupete de mercenarios que tienen que luchar por sobrevivir y, principalmente, salir del sórdido lugar.

Mucha acción, rayos, metrallas, efectos y chorros inacabables de sangre, acompañadas por una música incidental que le dan un toque trepidante a la cinta, pueden hacernos pasar un buen rato e incluso obviar la original que vimos en los ochentas. Para los nuevos, los que no sabían de la matriz, les resultará una cinta por demás entretenida, y quizá pidan más.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*