ONDA TRANSVERSAL

[Visto: 235 veces]

 

 

 

 

 

 

 

Sabes cómo es cuando arrojas una piedra a un cuerpo de agua. La piedra toca la superficie en un punto específico, por un tiempo breve.

 Sin embargo, la energía de ese contacto genera una vibración, una onda transversal. Esas vibraciones a su vez producen olas que viajan lejos y tocan orillas apenas imaginadas.

Pero la energía se disipa, pierde intensidad.

Entonces, es menester lanzar otra piedra. Y buscamos en nuestro interior la disposición para realizar el lanzamiento, la voluntad para intentar una vez más. Tomamos aire, medimos la fuerza, mejoramos la técnica. Esta vez llegaremos más lejos por más tiempo.

Y lanzamos nuestra propia piedra, la que solo podemos lanzar nosotros, a nuestra manera y en el momento debido.

Una vez, otra vez y otra vez. Cuantas veces sea necesario.

AQUELLOS VIEJOS TIEMPOS

[Visto: 274 veces]

Algunas cosas están cambiando. Esto no debería sorprendernos pues vivimos en un universo en permanente movimiento[1]. Sin embargo, los cambios se producen en áreas de nuestra vida que parecían estar regidas por leyes casi inmutables. Las maneras en que nos relacionamos unos con otros ya no son las que eran.

Me explico: lo que antes se consideraban como asuntos privados de marido y mujer ahora pueden catalogarse como delito de feminicidio[2]. Lo que antes era un coqueteo “natural” de un jefe en extremo cariñoso hoy puede ser considerado como hostigamiento sexual. Lo mismo pasa con aquellos inocentes chascarrillos que se hacían en referencia al color de la piel o la etnicidad de las personas. Ahora ya podemos calificarlas como lo que son: comentarios racistas[3].

Algunos extrañan aquellos viejos tiempos. Cuando todo era claro y cada cosa estaba en su lugar. Un manotazo en la cara, un comentario hiriente eran asuntos privados y nadie debía intervenir. El mundo era un lugar estable (estático) y predecible. Sin sensibilidades a flor de piel, sin derecho a reclamo.

Pero algunas cosas están cambiando.

Puede parecer que es poco, que solo hemos arañado la superficie. Y eso.

Es posible. Sin embargo, es un inicio. Además, es sabido que un viaje de mil kilómetros comienza con un primer paso.   Llamar a las cosas por su nombre parece un buen comienzo. O al menos un comienzo.

[1] Ver: http://www.atlasoftheuniverse.com/espanol/bigbang.html
[2] Ver: https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-legislativo-que-fortalece-la-lucha-contra-el-feminic-decreto-legislativo-n-1323-1471010-2/
[3] Ver: https://elperuano.pe/noticia-sanciones-contra-racismo-73757.aspx

 

LIKE (SE ALQUILA)

[Visto: 676 veces]

 

 

 

 

 

 

 

 

Digamos que es la hora del almuerzo. Da un par de vueltas buscando algún lugar adecuado y en una misma cuadra encuentra, puerta con puerta, dos restaurantes de menú. Diferenciados por el nombre (“El rico A” y “B el sabroso”, respectivamente) son muy similares entre sí: decoración del local, disposición de las mesas, mozos apurados, cajera con semblante displicente ubicada en la entrada del local. Sin embargo en El Rico A las mesas están todas ocupadas, es más, hay una pequeña cola de gente esperando turno. ¿Cuál escogería usted para almorzar? Me atrevería a decir que su elección sería el local con mucho público. ¿La razón? la consideración de que la preferencia manifiesta del público implica una buena calidad del servicio ofrecido. ¿No es cierto?

Resulta que somos seres sociales y aunque proclamemos independencia de criterio y (más aún) feroz individualidad, nuestras conductas se ven fuertemente influenciadas por las conductas y preferencias de nuestros congéneres. De allí proviene la efectividad de técnicas publicitarias del tipo influencia social (“8 de cada 10 la usan” o “76 % está de acuerdo con…). Cuantas más personas aprueban algo, más posibilidades hay que nosotros lo hagamos también. “El impacto de la técnica de la prueba social es exponencial: cuando el número de personas a las que les gusta algo aumenta, también aumentan las probabilidades de que otras persona pulsen “me gusta”, lo que a su vez suscita todavía más adhesiones” (Andrews, Van Leeuwen & Van Baaren, 2014, p. 50)[i].

Pensaba en esto cuando leía el reportaje de investigación del New York Times[ii] acerca de Devumi, una compañía que provee de “seguidores” en las diversas redes a sociales (Twitter, Youtube y Linkedin, entre otros) a todo aquel que pueda pagarlos. Los costos varían pero, para empezar, el presupuesto es a razón de dos centavos de dólar por seguidor. Sus cerca de 200, 000 clientes han adquirido ya 200 millones de seguidores y “likes” para sus redes sociales.

Los clientes de Devumi son diversos: actores, políticos, figuras religiosas, atletas, consultores de todo tipo. Inclusive Michael Dell, el magnate de las computadoras, adquirió un número importante de seguidores para su cuenta de Twitter.

Al ser inquiridos por las razones para usar este servicio, los clientes que accedieron a responder afirmaban que 1) todos en la red lo hacían y 2) en el negocio de la influencia personal lo que define tu valor es la cantidad de atención que tengas en tus redes sociales y esta atención debe conseguirse y mantenerse a toda costa. Además, cuantos más seguidores exhibían, más seguidores (e influencia) podrían obtener en el futuro.

Raros tiempos estos en los que vivimos. Tiempos de seguidores y likes alquilados y del “fake it until you make it” como consigna. [iii]

 

[i] Van Baaren, R., Andrews, M. and van Leeuwen, M. (2014). Hidden Persuasion. Amsterdam: BIS Publishers, p.50.

[ii] https://www.nytimes.com/interactive/2018/01/27/technology/social-media-bots.html

[iii] “Pueden encontrarse en casi todos lados: artículos que explican cómo puedes fingir tu camino hacia el éxito. Hay consejos sobre cómo verse más inteligente de lo que realmente eres, cómo verse más importante durante las reuniones, cómo sonar como si supieras de lo que estás hablando (incluso cuando no lo haces), y cómo puedes demostrar tu autoridad exhibiendo un gesto de poder u ocupando más espacio físico durante las reuniones. Pero, esta es la cuestión, fingir nunca te dará el éxito tan rápido como el trabajo duro y un plan de desarrollo de carrera. Porque falsificarlo deja fuera la parte más crítica de la ecuación: Esfuerzo.”

Quest, L. (2017). Why You Should Stop Trying To ‘Fake It Till You Make It’. Enero 30, 2018, de https://www.forbes.com/sites/lisaquast/2017/08/14/why-you-should-stop-trying-to-fake-it-till-you-make-it/#14bd5514799d

 

 

 

10 (U 11) CONSEJOS PARA SER FELIZ (O NO)

[Visto: 424 veces]

La incertidumbre es, algunas veces, una oportunidad. Nos obliga a replantearnos sueños y proyectos. A revisar la fecha de caducidad de algunos de nuestros talentos (¡aunque usted no lo crea!) y a desarrollar aquellos que no han sido debidamente considerados y que nos pueden ser de utilidad en las nuevas circunstancias.

La mente humana tiene la maravillosa capacidad de imaginar, de proyectar. Esa capacidad salvó a nuestros antepasados de morir en las planicies por el ataque de un tigre dientes de sable (¿ese crujido de ramas, esa sombra que pasa?) y nos ha permitido evitar grandes catástrofes organizando recursos y voluntades. Aunque lo que imaginemos no llegue a realizarse, el solo ejercicio de construir escenarios nos ayuda a replantear nuestro presente. Así, sí dentro de un determinado período de tiempo queremos estar allá (un punto en el futuro) más vale que nos pongamos manos a la obra en el aquí y ahora.

Sobre el éxito, el fracaso o la búsqueda de la felicidad, presumo que, en el fondo, cada quien sabe lo que quiere y/o lo que necesita (que son dos cuestiones diferentes). Es por esta razón que desconfió de las listas de consejos para encontrar el camino al éxito y a sus alegrías. Cada quien tiene su contexto, sus filias y fobias, sus talentos y limitaciones. ¿Cuánto valor puede tener un consejo sin contexto?

Además, constato que en no pocas oportunidades esas listas se contradicen entre sí: ¿debemos levantarnos con el canto del gallo o dormir lo que nuestros cerebros requieran para encontrar las respuestas que necesitamos? ¿Debemos ser ordenados o desordenados para lograr desatar los flujos de la creatividad? ¿Debemos tener trato horizontal, amigable y distendido con nuestros colaboradores para lograr el éxito comercial?  Que se sepa, Steve Jobs no seguía este último y mírenlo ustedes.

En fin, la existencia humana es compleja y, algunas veces, francamente absurda. Aunque siempre es interesante.

Un hombre se quejaba amargamente de sus dificultades ante el cómico Groucho Marx:

-“Groucho, amigo ¡la vida es en verdad difícil!”

A lo que el gran Groucho respondió:

-“¿Comparada con qué?”

 

 

 

 

 

 

FUTURO

[Visto: 516 veces]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Community manager, analista  experto en big data, influencer. Ocupaciones que no existían hace cinco años. Resulta abrumadora la velocidad de los cambios tecnológicos y como esta ha modificado lo que implica ser empleable. ¿Qué requiero para seguir siéndolo en los próximos cinco años? ¿Cuál es ese conjunto de competencias y cualificaciones requeridas para encontrar y conservar un trabajo decente, progresar en la empresa, o cambiar de empleo y adaptarme a la evolución de la tecnología y de las condiciones actuales del mercado de trabajo?[i]

Consideremos, además, la llamada cuarta revolución industrial o “la amenaza robótica”. La noción de que estructuras robóticas puedan realizar todo tipo de actividades cotidianas, sobre todo en el área de la producción, ha dejado de pertenecer al terreno de la ciencia ficción. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): Austria, Alemania y  España son ,en este orden, los países que se verán más afectados por la revolución robótica. Así lo señala un estudio elaborado por este organismo que destaca que la automatización permitirá sustituir a un 12% de los empleados españoles. Durante el Foro Económico Mundial de Davos de enero del 2016, se anunciaron que a 2020 se perderán unos cinco millones de puestos de trabajo en todo el mundo por esta razón. Con una particularidad: esta revolución tendrá un impacto menor en las economías desarrolladas que en los mercados emergentes, que se verán afectados por la reducción de la ventaja competitiva de la mano de obra barata. Será un proceso lento pero sin duda llegará.[ii]

La pregunta subsiste: ¿Qué debo hacer para ser empleable en este contexto? Creo que más que aprender algunas habilidades o desarrollar competencias se requiere de un cambio de actitud. Tal vez, las preguntas más pertinentes serían: ¿Estoy dispuesto a mantener la curiosidad y el deseo de aprender? ¿Estoy motivado a invertir recursos valiosos como tiempo y dinero para entender hacia dónde va mi sector y desarrollar las habilidades que se requerirán mañana? ¿Estoy dispuesto a arriesgarme para conocer nuevas maneras de trabajo colaborativo, nuevas formas de liderazgo? ¿Estoy dispuesto a revisar mis parámetros culturales para tener una visión diferente del mundo que me rodea?

Una cosa es clara, mis amigos: El futuro no es lo que solía ser.

 

[1] Definición de empleabilidad en OIT. Recomendación 195: http://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORMLEXPUB:12100:0::NO::P12100_INSTRUMENT_ID:312533

[2] https://economia.elpais.com/economia/2016/05/20/actualidad/1463769085_077235.html.

¿Quiere conocer cuáles son las probabilidades de ser sustituido por un robot en el trabajo? Visite: https://willrobotstakemyjob.com/. Según los autores de la página las mayor cantidad de consultas realizadas se refieren a dos palabras: Médico y abogado

 

FILTROS

[Visto: 690 veces]

 

 Untitled

 

 

 

 

 

 

 

Usted se considera a sí mismo como una persona racional y objetiva. Y se toma muy en serio su proceso de toma de decisiones:

  • Busca y encuentra información pertinente y válida
  • Reflexiona sobre esa información, fijando los puntos a favor y en contra
  • Realiza  la mejor decisión (¡albricias!)
  • Hace el seguimiento de los efectos de la misma

Se felicita por ser capaz de navegar en el proceloso mar de la realidad, siempre confuso e incierto.

Lo que no ha considerado es que esas elecciones han sido afectadas por poderosos procesos mentales inconscientes. Filtros que nos permiten funcionar con alguna normalidad en nuestra cotidianeidad pero que pueden limitar nuestra capacidad para entender a cabalidad la realidad circundante.

Estos procesos (sesgos cognitivos) nos inducen, por ejemplo, a preferir la información que confirma nuestros pareceres y creencias así como a ignorar aquella que se opone a ellas o las contradice (sesgo de confirmación).

Una vez filtrada la información a considerar, debemos darle sentido. Es así que identificamos historias y patrones aún en data dispersa y contradictoria. Es una manera de reconstruir el mundo y darle coherencia. Aquí es cuando entran en escena los estereotipos  y   prejuicios, por ejemplo. ¿Qué usted no es presa de ellos? ¿Qué es una persona culta e informada? Probemos: ¿Cuándo fue la última vez que pensó:   todos los/las _______ son _________?

El “efecto halo”[i] en todo su esplendor.

Una vez que hemos filtrado y dado sentido a esa información debemos considerar los pros y contras. Está comprobado que tendemos a consideramos como juzgadores hábiles de la realidad, inclusive más hábiles que nuestros pares (efecto de sobreconfianza). Además, estamos dispuestos a creer que tenemos un menor riesgo de experimentar un evento negativo en comparación con otros (sesgo del optimismo).  Esta es la clase de procesos cognitivos que generan desde grandes crisis empresariales hasta el fracaso en nuestras relaciones personales.

La próxima vez que emita un juicio o tome una decisión importante reconsidere por un momento sus creencias y condicionamientos, las bases y fundamentos. Puede ser un ejercicio útil. Puede ahorrarle pérdidas monetarias o, quien sabe, hasta un corazón roto.

 

[i] “El efecto halo es un clásico de la psicología. Condiciona nuestros juicios de valor sobre las personas y las situaciones. Se trata de un sesgo a partir del cual juzgamos como buenas o malas las características de alguien o de una situación en función de la primera impresión o de la poca información que tengamos de ella.” En: http://blogs.elpais.com/plena-mente/2016/04/el-poder-del-efecto-halo.html

Fuente:

Cognitive bias cheat sheet. Because thinking is hard

https://betterhumans.coach.me/cognitive-bias-cheat-sheet-55a472476b18#.uisj3v6oo

SOBRE SER INCORRUPTIBLE

[Visto: 368 veces]

567982

 

 

 

 

¿Alguna vez ha tomado unos lápices de su oficina y se los ha llevado a casa? ¿Algunas hojas de papel? ¿Alguna vez ha impreso una cantidad de material de uso privado en los equipos de la oficina? Dígamos que la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa.

¿Se considera usted como una persona esencialmente honesta? La mayoría de nosotros nos consideramos como tales.

¿Puedo incurrir en las conductas descritas antes y seguir considerándome a mismo como una persona honesta? La respuesta es sí.

Dan Ariely   denomina a esto el factor de elusión o “Fudge Factor”. Las personas tenemos dos objetivos ante una decisión de esta naturaleza: Mantener nuestra autoimagen y sentirnos bien con nosotros mismos y, al mismo tiempo, lograr un beneficio de una conducta poco honesta. Logramos combinar estos objetivos al racionalizar   nuestra   conducta usando argumentos plausibles en apariencia: “todo el mundo lo hace” “esto no afecta a la empresa” “lo que me paguen es menos de lo que merezco así que este es un acto de compensación”.

Digamos que el valor de esos lápices que usted toma es de cinco soles. ¿Tomaría con la misma displicencia cinco monedas de la caja chica de la oficina manteniendo simultáneamente su autoimagen de honestidad?  Le aseguro que no. Tomar lápices, hojas de papel o clips nos permite remover con mayor facilidad el enlace directo con el dinero lo que nos facilita racionalizar con más facilidad nuestro nivel de deshonestidad.

Los sistemas de   corrupción no se generan por la acción de algunos bribones egoístas, listos a tomar lo ajeno sin importar cuanto afecten a otros. Es el producto de una miríada de acciones deshonestas y de pequeña magnitud que se encuentran normalizadas. Pequeñas acciones cotidianas que afectan (infectan) todo.

¿Qué hacer? Permanecer vigilantes de nuestras   conductas, revisar nuestros propios estándares éticos, identificar que situaciones nos colocan ante dilemas éticos. Recuerde que considerarse a sí mismo como incorruptible, un ser libre de tentación, es el camino más factible para caer en ella.

Referencias

Ariely, D. (2013). The Honest Truth About Dishonesty: How We Lie to Everyone–Especially Ourselves. New York: Harper Perennial.

Zetter, K. (2005, JULIO 5). WIRED. Retrieved from http://www.wired.com/2009/02/ted-1/

Fuente de imagen:  http://6iee.com/567982.html

 

 

CREATIVIDAD: UN ASUNTO PERSONAL

[Visto: 360 veces]

2012-40301-151575_24674_11453_t

Siempre desee ser una persona creativa. Precisaré lo que he considerado como una persona creativa: Alguien brillante con la habilidad de trasladar a la realidad las imágenes que habitan en su privilegiado cerebro. Que puede elegir las palabras y formas correctas, modelarlas a la perfección para generar poderosas reacciones emocionales. O personas que pueden encontrar soluciones simples y elegantes a problemas complejos, sin mucho esfuerzo. Personas conectadas, de maneras misteriosas, a la música de las esferas y capacitadas para crear arte, formas hermosas y/o soluciones ingeniosas.

Así, la respuesta a la pregunta de si me considero una persona creativa sería un resonante no.

Y la respuesta es no porque nunca me ha sido fácil proponer soluciones a los variados problemas que nos presenta la existencia. Yo debo investigar, leer, preguntar (y preguntar otra vez), comparar fuentes, revisar y pensar y pensar otra vez. Y nunca se tiene la certeza de tener la respuesta correcta. Algunas respuestas (la mayoría) son siempre imperfectas, siempre están en construcción. Es como lo decreta el pasaje bíblico: “Y comerás el pan con el sudor de tu frente…”,  debo lidiar con mis limitaciones para lograr generar soluciones que pretenden ser creativas.

Esta incapacidad de acceder a soluciones brillantes gracias a la inspiración y la inteligencia sin la necesidad de realizar un esfuerzo hercúleo es lo que me ha llevado a tratar de entender que es realmente creatividad y si es posible para mí (un ser humano común y corriente) acceder a sus fuentes.

¿Cómo la define la academia? Veamos: “La creatividad sucede cuando alguien crea algo nuevo que es útil o generativo o influyente” (Csikszentmihalyi, 1996). Útil (en este contexto) significa que lo creado soluciona un problema. Generativo implica que eso nuevo creado lleva a crear otras ideas o cosas.  Influyente significa que lo creado modifica la manera en que las personas miran, escuchan, piensan o hacen las cosas.

En resumen: “Creatividad es organizar el desorden” (De Branbandere, 97)

Entonces, hablamos de la habilidad de generar soluciones a problemas específicos. Un esfuerzo consciente de usar los recursos y enfocarlos en la búsqueda de nuevas maneras de lidiar con las situaciones de nuestra existencia. Bueno, yo puedo hacer eso, puedo concentrarme los suficiente y por el tiempo requerido. Pero, ¿y sí se requiere un talento especial? Pues sí se tiene el talento ¿no se facilita la labor?

Daniel Coyle trata de responder esta pregunta en su libro “El Código del Talento”. En el mismo desarrolla una teoría interesante acerca del proceso de aprendizaje. Aprender en circunstancias difíciles y adversas puede estimular lo que él denomina “práctica profunda” (Coyle, 16). A mayor esfuerzo el proceso de aprendizaje se ralentiza, cuando bajamos el ritmo podemos reflexionar acerca de nuestros aciertos y fallos. Reflexionar sobre nuestros fallos nos permite mejorar nuestra práctica. Al mejorar nuestra práctica mejoramos nuestros procesos de aprendizaje.

Es un concepto que va en contra de la opinión general de que lo deseable es lograr una generación fluida y sin esfuerzo de soluciones creativas. Coyle cita a Robert Bjork, profesor de psicología de UCLA: “Las circunstancia que aparecen como obstáculos (en los procesos de aprendizaje) tienden a ser circunstancias favorecedoras en el largo plazo” (Coyle, 18). Bjork señala que la razón para esto es que nuestro cerebro es una estructura viva, en estado de modificación constante. Al superar los obstáculos en los procesos de aprender y solucionar, generaremos más conexiones neuronales. Cuantas más conexiones generemos, más rápido aprenderemos.

Coyle provee una visión optimista para personas que como yo  tienen que “sudar” para lograr ser creativas pues implica que a medida que perfecciono mi trabajo de manera consistente mayor será la posibilidad de enriquecer estas soluciones y de fortalecer el “músculo creativo”.

La creatividad más que una “gracia divina” es un constante esfuerzo por cambiar los paradigmas y perspectivas sobre las cuestiones que nos interpelan. Así, sí no puedo encontrar soluciones al primer intento (o al segundo o al tercero) todavía puedo tener la convicción que como en el caso de la roca que es destruida con el golpe número cien (es decir, luego de noventa y nueve intentos fallidos) solo me queda persistir en mi búsqueda de la creatividad.

Bibliografía

Brandebere, L. d. (2005). The forgotten half of change. Chicago: Kaplan.

Coyle, D. (2009). “The sweet spot”. The talent code. New York: Bantam.

Csikszentmihalyi, M. (1996). Creatividad: El flujo y la psicología del descubrimiento y la invención. New York: Harper.

Strokes, P. (2006). Creativity from constraints. The Psychology of Breaktrough. New York: Springer Publishing Company.

Fuente de imagen: http://www.premioceleste.it/opera/ido:151575/

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

APLAUSO INTERIOR

[Visto: 253 veces]

fblikes

 

 

 

 

 

 

 

Al cumplir cierta edad, comenzamos a sentirnos invisibles. Cuando nuestro éxito se deteriora, se desvanece, una niebla de invisibilidad nos amenaza. Nuestras llamadas ya no son devueltas, las invitaciones a eventos dejan de llegar.

Esa amenaza nos golpea más en la medida que nuestro valor se estime por el valor que me otorga la mirada del otro: Cuantos “likes” obtienen mi presencia, mis decisiones, mis posesiones, mis relaciones.

Somos animales sociales, no hay duda. Requerimos de otros para existir, persistir, prosperar. Nadie tiene éxito solo. “Ningún hombre es una isla. Completo en sí mismo, cada hombre es una pieza de un continente, una parte de algo mayor” apuntó John Donne en el siglo 17.

Requiero de otros. Otros requieren de mí.

Pero al final, el aplauso indispensable para seguir adelante, a pesar de todo, ese es el aplauso interior.

ANTORCHAS EN LA NOCHE

[Visto: 250 veces]

passing-torch

 

Siempre me han gustado las películas de terror. Frankenstein y el Hombre Lobo son mis criaturas favoritas. Ambos sufrían su condición de diferentes y estaban condenados a la soledad, un sino trágico los marcaba. A diferencia de Drácula quien parecía disfrutar su condición de criatura de la noche, siempre acompañado de adoradores y haciendo gala de sus habilidades asesinas.

En cambio, mis ídolos eran distintos e incomprendidos. Los aldeanos no les entendían, les temían. Eran diferentes y por tanto peligrosos. Debían ser perseguidos con antorchas en medio de la noche y, de ser posible, debían ser aniquilados en nombre de la paz y el orden.

En ese universo paralelo que son las redes sociales, la persecución con antorchas es deporte popular. Sí la opinión manifestada es controversial, impopular, minoritaria pues prepárate para correr. La intolerancia reina. El insulto y la descalificación son las armas preferidas. ¿Discusión de ideas? ¿Debate de propuestas?, innecesarios ejercicios retóricos. Fundamentalismo por todos lados.

Asesinatos absurdos por razones ideológicas y/o religiosas. La consigna de exterminar al que piensa diferente.
Intenta pensar en esto antes de encender tu próxima antorcha.

Guardar