AQUELLOS VIEJOS TIEMPOS

[Visto: 518 veces]

Algunas cosas están cambiando. Esto no debería sorprendernos pues vivimos en un universo en permanente movimiento[1]. Sin embargo, los cambios se producen en áreas de nuestra vida que parecían estar regidas por leyes casi inmutables. Las maneras en que nos relacionamos unos con otros ya no son las que eran.

Me explico: lo que antes se consideraban como asuntos privados de marido y mujer ahora pueden catalogarse como delito de feminicidio[2]. Lo que antes era un coqueteo “natural” de un jefe en extremo cariñoso hoy puede ser considerado como hostigamiento sexual. Lo mismo pasa con aquellos inocentes chascarrillos que se hacían en referencia al color de la piel o la etnicidad de las personas. Ahora ya podemos calificarlas como lo que son: comentarios racistas[3].

Algunos extrañan aquellos viejos tiempos. Cuando todo era claro y cada cosa estaba en su lugar. Un manotazo en la cara, un comentario hiriente eran asuntos privados y nadie debía intervenir. El mundo era un lugar estable (estático) y predecible. Sin sensibilidades a flor de piel, sin derecho a reclamo.

Pero algunas cosas están cambiando.

Puede parecer que es poco, que solo hemos arañado la superficie. Y eso.

Es posible. Sin embargo, es un inicio. Además, es sabido que un viaje de mil kilómetros comienza con un primer paso.   Llamar a las cosas por su nombre parece un buen comienzo. O al menos un comienzo.

[1] Ver: http://www.atlasoftheuniverse.com/espanol/bigbang.html
[2] Ver: https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-legislativo-que-fortalece-la-lucha-contra-el-feminic-decreto-legislativo-n-1323-1471010-2/
[3] Ver: https://elperuano.pe/noticia-sanciones-contra-racismo-73757.aspx

 

Puntuación: 4.18 / Votos: 211

2 pensamientos en “AQUELLOS VIEJOS TIEMPOS

  1. David

    Es cierto Cecilia, las costumbres (que son las acciones cotidianas como nos relacionamos) son percibidas relativas en la dimension espacio-tiempo. Unos lo llaman avances otros retrocesos, quien es uno para decir que es, mas que la realidad y punto. Seguramente hay costumbres que por justicia y la razon se impongan, como las de la defensa de los derechos personales. Hay otras, en las que como por ejemplo, la juventud actual no tengan, la de leer, conversar o investigar y se pierdan entre horas de socializacion sentida por la yema de los dedos en una pantalla. Todo ello hace que confluyan multiples costumbres en una realidad geografica o local y se produzcan rupturas. Unos apuntan como respuesta la tecnologia, otros se espantan al pronosticar una mayor ruptura de la sociedad. En suma, esos avances o esas distancias que se producen ahora, son mayores y mas frecuentes… buen tema de discusion. Un abrazo!

    Responder
    1. Cecilia Carrasco Rivera Autor

      Muy cierto, David. Este es un tiempo de cambio de paradigmas y como tal puede ser confuso e inclusive atemorizante para algunos. Pero no se puede negar que son tiempos fascinantes: las maneras antiguas de relacionarnos son objeto de crítica y reflexión y la “nueva normalidad” aún se ve lejana. Solo queda, me parece, renovar nuestro set de herramientas (intelectuales, emocionales, espirituales) y correr la ola. ¡Mil gracias por leer y comentar!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *