ONDA TRANSVERSAL

[Visto: 282 veces]

 

 

 

 

 

 

 

Sabes cómo es cuando arrojas una piedra a un cuerpo de agua. La piedra toca la superficie en un punto específico, por un tiempo breve.

 Sin embargo, la energía de ese contacto genera una vibración, una onda transversal. Esas vibraciones a su vez producen olas que viajan lejos y tocan orillas apenas imaginadas.

Pero la energía se disipa, pierde intensidad.

Entonces, es menester lanzar otra piedra. Y buscamos en nuestro interior la disposición para realizar el lanzamiento, la voluntad para intentar una vez más. Tomamos aire, medimos la fuerza, mejoramos la técnica. Esta vez llegaremos más lejos por más tiempo.

Y lanzamos nuestra propia piedra, la que solo podemos lanzar nosotros, a nuestra manera y en el momento debido.

Una vez, otra vez y otra vez. Cuantas veces sea necesario.

Puntuación: 4.19 / Votos: 136

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *