Archivo por meses: noviembre 2011

PROPÓSITO

[Visto: 704 veces]

Hambre de propósito

Estamos en la “Era de la Creatividad”. Y estamos hambrientos. Clamamos por propósitos.

Esto no implica que, de repente, dejemos nuestro puesto en contabilidad y nos matriculemos en una escuela de cine o abandonemos nuestro trabajo en la inmobiliaria para empezar a escribir nuestra primera novela. Algunos podrán hacerlo, pero no todos. ¡Completamente predecible!

Lo que sí es posible: empezar a reconocer nuestro trabajo como parte importante de nuestra vida tanto como nuestras noches o fines de semana en casa y no solo como la actividad económica que nos permite pagar nuestra “vida real” fuera de la oficina. Nuestros trabajos SON la vida real, maldita sea, y debemos pelear para asegurarnos que este sea reconocido y respetado, no solo por otros sino por nosotros mismos.

No vamos a renunciar a nuestros trabajos para abrir una panadería orgánica o iniciar negocios por internet porque, es posible, que seamos demasiado flojos para dejar un trabajo real en la América corporativa. No, abandonaremos la América corporativa porque necesitamos que nuestro trabajo sea REAL. Real para nosotros. Puede que nos quedemos en nuestro trabajo corporativo. Puede que busquemos un trabajo mejor, en una corporación mejor. Un trabajo que se ajuste a nuestro plan. En un lugar que no tome a su gente como “algo seguro”.

O puede que nos quedemos en nuestro trabajo actual. Tal vez el cambio que se necesita deba darse de manera silenciosa, desde adentro.

Tal vez hay más de una manera de romper una nuez. Tal vez de eso se trata el ser creativo.

La búsqueda de propósito

Nuestros pensamientos se organizan porque ya no estamos dormidos. Nuestros ojos están abiertos, y ahora buscamos lo que podemos hacer con esto.

Como dijo Buda, no hay un solo camino al Nirvana. La sabiduría tiene seis billones de puertas. Mientras estemos vivos intentaremos encontrar no La Puerta, no Una Puerta sino Nuestra propia, única puerta. Y debemos estar dispuestos a pagar por este privilegio. Debemos estar dispuesto a ceder dinero y tiempo y poder y estatus y certidumbres y comodidades para obtenerlo.

Y ¿adivinen que?: será una puerta grandiosa. Resonará. No solo para nosotros sino para todos los aquellos que estén cerca, Será una puerta útil y productiva. Viva y productiva. Creará y distribuirá riqueza. Se centrará en la compasión pero será intolerante con los tontos, los parásitos y los cínicos.

Puede ser algo modesto o no. Puede ser una pequeña tienda de velas, puede ser una compañía de software con sede en Suecia. Puede significar entrar a la política o hacer trabajo voluntario con ancianos. Puede ser iniciar un estudio de diseño o abrir un bar con el primo Mike. Puede ser un guion de película, pintar o descubrir el violín. No importa.

Lo que importa es el propósito.

MacLeod Hugh. (2005). Meaning scales. 11 noviembre 2011

Sitio web: https://www.gapingvoid.com/blog/2005/02/08/meaning-scales/

Traducción propia