Archivo de la etiqueta: relaciones interpersonales

VIDA/TRABAJO

[Visto: 97 veces]

 

Mark trabaja en Lumon, una poderosa corporación con importantes aunque misteriosos negocios. Esta ofrece la ventaja más demandada de todas: la conciliación de la vida laboral y familiar. Gracias a una avanzada tecnología médica han logrado implantar un proceso llamado “separación espacial de memoria”. Los trabajadores acceden al mismo de manera voluntaria a cambio de beneficios diversos. Por este procedimiento, su yo laboral, su “innie” se pasa el día clasificando y archivando números en la División de Refinamiento de Macrodatos sin consciencia ni memoria de su vida fuera del espacio de la empresa.  Su “outtie” es felizmente inconsciente de los días de su “innie”. Sin embargo, existen algunas desventajas. Por ejemplo, sí un “innie” desea renunciar debe contar con la aprobación expresa de su “outtie”. Y eso casi nunca sucede.

Los “innies” son comprometidos, eficientes y están cómodos con sus condiciones de trabajo. Hasta que la falta de transparencia, el clima de sospecha y la insistencia de honrar la figura del fundador, cual si fuese una figura religiosa, logra generar una alianza entre los trabajadores para encontrar sentido a un sistema opaco y opresor.

Esta es la premisa de la serie “Severance”. Es una serie de ciencia ficción contada como una fábula sobre los efectos de la vida laboral en la vida personal. Creo que resonó mucho en mí porque recordé que en uno de mis primeros trabajos un gerente terminó su saludo de bienvenida a los nuevos trabajadores diciendo: “Y espero que dejen sus problemas personales en la puerta a la hora de ingreso”. Ese gerente hubiera sido feliz en Lumon.

Sí, ya sé. Ningún gerente diría esto ahora. No en voz alta, al menos.

AQUELLOS VIEJOS TIEMPOS

[Visto: 516 veces]

Algunas cosas están cambiando. Esto no debería sorprendernos pues vivimos en un universo en permanente movimiento[1]. Sin embargo, los cambios se producen en áreas de nuestra vida que parecían estar regidas por leyes casi inmutables. Las maneras en que nos relacionamos unos con otros ya no son las que eran.

Me explico: lo que antes se consideraban como asuntos privados de marido y mujer ahora pueden catalogarse como delito de feminicidio[2]. Lo que antes era un coqueteo “natural” de un jefe en extremo cariñoso hoy puede ser considerado como hostigamiento sexual. Lo mismo pasa con aquellos inocentes chascarrillos que se hacían en referencia al color de la piel o la etnicidad de las personas. Ahora ya podemos calificarlas como lo que son: comentarios racistas[3].

Algunos extrañan aquellos viejos tiempos. Cuando todo era claro y cada cosa estaba en su lugar. Un manotazo en la cara, un comentario hiriente eran asuntos privados y nadie debía intervenir. El mundo era un lugar estable (estático) y predecible. Sin sensibilidades a flor de piel, sin derecho a reclamo.

Pero algunas cosas están cambiando.

Puede parecer que es poco, que solo hemos arañado la superficie. Y eso.

Es posible. Sin embargo, es un inicio. Además, es sabido que un viaje de mil kilómetros comienza con un primer paso.   Llamar a las cosas por su nombre parece un buen comienzo. O al menos un comienzo.

[1] Ver: http://www.atlasoftheuniverse.com/espanol/bigbang.html
[2] Ver: https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-legislativo-que-fortalece-la-lucha-contra-el-feminic-decreto-legislativo-n-1323-1471010-2/
[3] Ver: https://elperuano.pe/noticia-sanciones-contra-racismo-73757.aspx