FILTROS

[Visto: 880 veces]

 

 Untitled

 

 

 

 

 

 

 

Usted se considera a sí mismo como una persona racional y objetiva. Y se toma muy en serio su proceso de toma de decisiones:

  • Busca y encuentra información pertinente y válida
  • Reflexiona sobre esa información, fijando los puntos a favor y en contra
  • Realiza  la mejor decisión (¡albricias!)
  • Hace el seguimiento de los efectos de la misma

Se felicita por ser capaz de navegar en el proceloso mar de la realidad, siempre confuso e incierto.

Lo que no ha considerado es que esas elecciones han sido afectadas por poderosos procesos mentales inconscientes. Filtros que nos permiten funcionar con alguna normalidad en nuestra cotidianeidad pero que pueden limitar nuestra capacidad para entender a cabalidad la realidad circundante.

Estos procesos (sesgos cognitivos) nos inducen, por ejemplo, a preferir la información que confirma nuestros pareceres y creencias así como a ignorar aquella que se opone a ellas o las contradice (sesgo de confirmación).

Una vez filtrada la información a considerar, debemos darle sentido. Es así que identificamos historias y patrones aún en data dispersa y contradictoria. Es una manera de reconstruir el mundo y darle coherencia. Aquí es cuando entran en escena los estereotipos  y   prejuicios, por ejemplo. ¿Qué usted no es presa de ellos? ¿Qué es una persona culta e informada? Probemos: ¿Cuándo fue la última vez que pensó:   todos los/las _______ son _________?

El “efecto halo”[i] en todo su esplendor.

Una vez que hemos filtrado y dado sentido a esa información debemos considerar los pros y contras. Está comprobado que tendemos a consideramos como juzgadores hábiles de la realidad, inclusive más hábiles que nuestros pares (efecto de sobreconfianza). Además, estamos dispuestos a creer que tenemos un menor riesgo de experimentar un evento negativo en comparación con otros (sesgo del optimismo).  Esta es la clase de procesos cognitivos que generan desde grandes crisis empresariales hasta el fracaso en nuestras relaciones personales.

La próxima vez que emita un juicio o tome una decisión importante reconsidere por un momento sus creencias y condicionamientos, las bases y fundamentos. Puede ser un ejercicio útil. Puede ahorrarle pérdidas monetarias o, quien sabe, hasta un corazón roto.

 

[i] “El efecto halo es un clásico de la psicología. Condiciona nuestros juicios de valor sobre las personas y las situaciones. Se trata de un sesgo a partir del cual juzgamos como buenas o malas las características de alguien o de una situación en función de la primera impresión o de la poca información que tengamos de ella.” En: http://blogs.elpais.com/plena-mente/2016/04/el-poder-del-efecto-halo.html

Fuente:

Cognitive bias cheat sheet. Because thinking is hard

https://betterhumans.coach.me/cognitive-bias-cheat-sheet-55a472476b18#.uisj3v6oo

Puntuación: 4.08 / Votos: 298

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *