Archivo de la etiqueta: ÉTICA EMPRESARIAL

FRAUDE

[Visto: 410 veces]

 Don't hear, don't see, don't talk

¿En qué piensa usted cuando piensa en un Volkswagen? Vehículos confiables, buen valor de reventa, tecnología de punta. La gran marca europea, mascarón de proa de la industria automovilística alemana. Liderazgo, confiabilidad, prestigio.

Durante el 2014 la empresa vendió 10, 217, 003 unidades alrededor del mundo y se consolidó como el más grande productor de autos en Europa. Ganancias después de impuestos: US$ 11, 068, 000[1]. En su reporte de fin de año anunciaba su intención de convertirse en el líder de la protección medioambiental en la industria automovilística para el año 2018. Empresarios exitosos y comprometidos.

La cuestión es que la USA Enviromental Protection Agency (EPA) ha comprobado que la compañía ha vendido automóviles de tecnología diesel con un software que activa los controles de contaminación completos solo cuando el coche está siendo sometido a pruebas de emisiones. Durante la conducción normal, los coches contaminan de 10 a 40 veces por encima de los límites legales. 11 millones de vehículos vendidos desde el 2009 que emanan óxido de nitrógeno, un gas altamente reactivo, causante de problemas pulmonares, bronquitis y otras enfermedades respiratorias graves[2].

Las multas aplicadas ascienden a US $ 18.000 millones, la reputación de la empresa y, por ende, de la industria alemana gravemente dañada. La amenaza de quiebra aparece en el horizonte.

¿Qué se requiere para que un grupo de experimentados empresarios, encumbrados asesores, capacitados ingenieros conspiren para organizar un fraude de este calibre y crean que pueden permanecer indemnes? ¿Con qué razones se engañarían para convencerse a sí mismos que hacían lo correcto, o al menos, lo conveniente?

El alma humana es un misterio.

[1] En http://www.volkswagenag.com/content/vwcorp/content/en/investor_relations.html
[2] En http://www3.epa.gov/airquality/nitrogenoxides/health.html
http://elpais.com/elpais/2015/09/23/planeta_futuro/1443017570_419995.html
 

 

Guardar

Las líneas que marcamos

[Visto: 553 veces]

20110122-10026631.jpg

 

Un día aparece una caja en la puerta de tu casa. Dentro de la caja un artefacto sencillo con un gran botón rojo en la parte superior. También viene una nota: “Recibirá una visita a las 5 de la tarde”. A la hora exacta llega el visitante misterioso. El mismo te informa, con toda seriedad, que al apretar el botón del artefacto te será entregada una cuantiosa suma de dinero (deja volar tu imaginación). Para demostrar la seriedad de sus intenciones, muestra un montón de billetes que lleva, vistosamente, en un maletín. Un detalle adicional: al apretar el botón alguien, en alguna parte, morirá. Ningún conocido, nadie familiar. Solo alguien en alguna parte. Te asegura, además, que nada se sabrá acerca de la operación ni del dinero entregado. Es la trama de una película. La misma resulta fallida. La premisa, en cambio, resulta intrigante. Me recuerda esas preguntas que vienen en los cuestionarios que se hace a gente famosa: “Si pudiera cometer un delito sin ser juzgado ¿cuál sería?” .La mayoría responde, cándidamente y para la platea, que robaría libros o cosas semejantes. Consulto el tema con un amigo quien tiene fama de incorruptible. Primero me insiste en que no existe tal condición. Que todo somos falibles, que todos podemos ser tentados, que todos podemos fallar a lo grande. En resumen, que dadas circunstancias singulares, todos podríamos apretar ese botón rojo. Me precisa que es una cuestión de estándares. Líneas que marcamos y decidimos no atravesar. Líneas marcadas en concreto y no solo en arena.

 

Sigue leyendo