Ser digital es algo cotidiano

[Visto: 954 veces]

Nicholas Negroponte, director del Laboratorio de Medios del Massachussets Institute of Technology, publicó en 1995 su libro Ser Digital, como un preaviso de lo que significaría vivir o convivir en un mundo cuyo medio o soporte fuera, precisamente, digital. Dicho texto se convirtió en un bestseller y fue traducido a muchos idiomas. Más recientemente, Negroponte fue el creador y propulsor del proyecto OLPC (one laptop per child), iniciativa basada en el uso individual y directo de una laptop de bajo costo para cada estudiante. Este proyecto ha sido acogido por diversos países y presenta resultados educativos interesantes, aunque todavía pendientes de validación pedagógica que fundamente con solvencia su generalización.
Sin embargo, más allá de las “predicciones” y proyectos de Negroponte, hoy podemos encontrar “evidencias” de lo digital en múltiples situaciones y actividades de la vida cotidiana. A través de internet, el ser digital se manifiesta de muchas formas, entre ellas: “hacer”, “compartir”, “interactuar” y hasta “vivenciar” en un mundo virtual. Aquí queremos aludir solamente a dos “servicios” que cualquiera de nosotros puede usar o aprovechar en la red: los “bookmarks” y los calendarios sociales o compartidos.

Los bookmarks son direcciones de internet donde están ubicados los recursos que consideramos interesantes, importantes, novedosos y que deseamos “tener a mano” para volverlos a “visitar”. En lugar de repetir el proceso de buscar, evaluar y seleccionar un sitio web, cada vez que navegamos, lo registramos como un sitio “favorito”. Entre las muchas prestaciones que nos brinda Google tenemos una conocida como Google Bookmarks que sirve para crear y registrar nuestros favoritos, añadirle comentarios y etiquetas, y tenerlos disponibles en cualquier momento y desde cualquier lugar, a través de internet.

Los calendarios sociales son agendas digitales con base online que permiten compartir con familiares, amigos o colegas las propias actividades y eventos, permitiendo que todos estén informados y participar en ellos. No sólo se pueden elegir las fechas más adecuadas para concertar citas o reuniones de trabajo, sino intercambiar información y contenidos asociados a dichos eventos y actividades. La agenda de bolsillo y de escritorio ya ha migrado hacia la red. Un ejemplo de agenda social lo tenemos en dingbee. En próximas notas ampliaremos sobre estos servicios.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *