El Diario: medio de difusión de la violencia terrorista de Sendero Luminoso

[Visto: 4626 veces]

Por: Luis Alberto Huerta Guerrero
Doctor en Derecho. Profesor de Derecho Constitucional en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

El 6 y 7 de agosto del 2014 tuve ocasión de participar en la “Diplomatura Internacional de Estudios de Protección Judicial de los Derechos Fundamentales y el Debido Proceso”, organizada por la Facultad de Derecho de la PUCP y el Instituto Palestra. Al inicio de mi intervención, en la que había previsto en análisis de recientes fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado peruano, formulé una pregunta a los alumnos y alumnas del curso, sobre si recordaban cuál era el órgano de propaganda del grupo terrorista Sendero Luminoso. Como lo esperaba, pues lo mismo me había pasado en otros cursos, ninguno de los asistentes se acordaba que Sendero Luminoso había tenido un órgano de difusión de sus actos criminales de violencia, a pesar que algunos de ellos tenían la edad para recordarlo y otros más jóvenes deberían saberlo, aunque sea por conocimientos generales de la reciente realidad peruana. Pero no, nadie dio con la respuesta: El Diario fue, durante la época de la violencia terrorista, el órgano de difusión de los actos del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Evidencias de El Diario como medio de propaganda de la violencia senderista y de sus actos de violaciones de derechos humanos se encuentran registradas en el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que en algunos pasajes aludió a este tema. Así, en el Capítulo 1 de la Sección Segunda (Tomo II), al referirse a las diferentes etapas de la actividad de Sendero Luminoso, la CVR señaló: “El 14 de abril de 1992 se lanzó una ofensiva policial para desmantelar la red que editaba la publicación senderista El Diario. Así, allanan locales en Lima, San Juan de Miraflores y Surquillo, deteniéndose a 23 senderistas, entre los cuales estuvo Jorge Luis Durand Araujo (hermano de Maximiliano) y Danilo Blanco”.

En otro párrafo de los nueve tomos de su Informe Final, al referirse a los medios de comunicación, la CVR señaló (capítulo 3 de la Sección Segunda – Tomo II): “Cuando Abimael Guzmán decidió realizar una aparición mediática, recurrió a su vocero El Diario y, aprovechó un formato periodístico clásico. La autodenominada Entrevista del Siglo, publicada el 24 de julio de 1988 fue ilustrada por viejas fotos y, una de ellas, en apariencia reciente, tenía un fondo con vegetación para despistar. (…)”.

En el marco de las discusiones jurídicas sobre el discurso del odio o de los discursos que incitan a la violencia, no es necesario inventar ejemplos para el análisis sobre cómo el Derecho debe responder ante ellos y su relación con los límites a la libertad de expresión y las responsabilidades penales posteriores. Mencionar lo que ocurrió con El Diario bastaría.

En una de las últimas sentencias dictadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado peruano se abordó –entre otros- el tema referido al operativo de inteligencia policial que dio lugar a la desarticulación de El Diario, el mismo que junto con otros operativos a cargo de la Dirección contra el terrorismo (DINCOTE), en especial de su grupo de inteligencia GEIN, permitió vencer al grupo terrorista Sendero Luminoso.

Proceso ante el sistema interamericano

La resolución de una determinada controversia puede depender en muchos casos de una adecuada explicación del contexto. Corresponde a las partes del mismo exponerlo adecuadamente, citando las fuentes respectivas y sin hacer declaraciones vagas o apreciaciones subjetivas. En este sentido, a nivel del sistema interamericano de protección de derechos humanos los análisis y conclusiones de las comisiones de la verdad creadas en diferentes países han sido tomados como referencia para el análisis de casos puestos a su conocimiento.

En el caso “J” vs Perú, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos no hizo referencia alguna a que El Diario fuera el órgano de propaganda del grupo terrorista Sendero Luminoso. Así lo hizo público el Estado peruano en la audiencia del caso realizada el 16 de mayo del 2013, razón por la cual dedicó parte de sus alegatos orales a exponer ante los magistrados de la Corte cómo a través de este medio se difundían y promovían las actividades terroristas, a fin de explicar las razones que dieron lugar al denominado “Operativo Moyano”, cuyo objetivo fue capturar a quienes se encargaban de elaborarlo y distribuirlo, así como la importancia para el Estado peruano de continuar procesando a las personas presuntamente involucradas en estos actos delictivos.

Para explicar la relación entre el grupo terrorista Sendero Luminoso y El Diario durante la audiencia se mostró a la Corte portadas de este medio. Dado que se trataba de una publicación clandestina, es probable que no existan archivos oficiales que conserven ejemplares de la misma. Afortunadamente, en los centros de documentación de la Pontificia Universidad Católica del Perú es posible encontrar algunos. Entre las ediciones que  se pueden ubicar se aprecian las siguientes portadas:

Portada de El Diario

Portada de El Diario

Portada de El Diario

Portada de El Diario

Estoy seguro que muchos habrán recordado, a través de estas imágenes, lo que fue El Diario, en particular esa edición que contenía la supuesta “entrevista del siglo”, en donde Abimael Guzmán justificó y reconoció como acto de Sendero Luminoso la masacre de Lucanamarca, en donde el grupo terrorista asesinó a sesenta y nueve campesinos.

Lugar de la memoria, la tolerancia y la inclusión social

Todos los peruanos y peruanas fuimos víctimas de la violencia del grupo terrorista Sendero Luminoso y, para evitar que se repita, es necesario recordar lo ocurrido y reflexionar seriamente sobre ello. Todos, desde nuestras diferentes experiencias o labores, podemos contribuir a ello.

En atención a lo que he podido verificar en mis clases al abordar temas sobre derechos humanos y sistema interamericano, consideró que una de las formas de tener presente el daño que hizo al país el grupo terrorista Sendero Luminoso es recordar la forma en que sus acciones de violencia eran expuestas a través de su órgano de propaganda El Diario.

Por ello, sería una buena idea que en el Lugar de la memoria, la tolerancia y la inclusión social (LUM) pueda existir una sala en la que se exhiban las portadas de esta publicación así como algunas reproducciones impresas. Como resulta obvio, ello no se haría con la finalidad de exaltar o promover la violencia sino para siempre tener presente las terribles violaciones a los derechos humanos perpetradas por este grupo y cómo llegaron a difundirlas y justificarlas. Del mismo modo, en la sala podría hacerse referencia al operativo realizado por el GEIN-DINCOTE, que desbarató este órgano de propaganda. En el mismo espacio podría darse cuenta de los procesos iniciados contra las personas detenidas y procesadas por estos hechos delictivos.

Necesaria precisión

La falta de comprensión lectora es un problema en nuestro país, en todos los niveles y estratos. Por ello debe quedar en claro que este post está referido a la necesidad de recodar que El Diario fue el órgano de propaganda de la violencia del grupo terrorista Sendero Luminoso perpetrada contra todos los peruanos y peruanas, y que así fue incluso reconocido por la Comisión de la Verdad y Reconciliación en su Informe Final. Con el fin de desarticular este sistema de propaganda terrorista el Estado realizó un operativo de inteligencia y las personas responsables de elaborar y difundir El Diario fueron en su momento procesadas y sancionadas. El caso particular de una persona presuntamente vinculada a estos hechos (la señora “J”) fue visto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que concluyó que no resultaba procedente ordenar el archivo del proceso en su contra, como de forma expresa lo solicitó su defensa, habiéndose opuesto en todo momento el Estado peruano a dicho pedido. La Corte también analizó otros temas, pero que no se relacionan con el objetivo de este post.

Tampoco esta nota busca ser una apología de El Diario sino advertir que existe un desconocimiento u olvido por parte de muchos peruanos y peruanas de lo que fue, por lo que es necesario recodar, para que no se repita, la forma en que actuó como medio de difusión de los actos criminales del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Enlaces relacionados:

– La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso “J” vs Perú (de fecha 27 de noviembre del 2013 y hecha pública en diciembre del mismo año) puede ser revisada aquí. De modo especial, la Corte describe la actividad de El Diario y los aspectos generales del operativo policial orientado a su desarticulación en los parágrafos 78 y 79. Al citar a la CVR solo menciona que ésta afirmó que El Diario era una “publicación senderista”.

– La audiencia pública de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso “J” vs Perú, realizada el 16 de mayo del 2013 puede ser vista aquí. Cabe indicar que durante la audiencia, uno de los magistrados de la Corte preguntó por qué el operativo se llamó Moyano, a lo cual se respondió indicando que era el nombre de una importante lideresa social que fue brutalmente asesinada por Sendero Luminoso.

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *