LLUVIA ÁCIDA ( Grupo RESPONSABLE)

[Visto: 2565 veces]

LLUVIA

Ilustración 1: Lluvia Ácida. Extraida de: http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=133094

La lluvia acida es un término amplio que abarca cualquier forma de precipitación con componentes ácidos tal y como ácido sulfúrico o nítrico que caen a la tierra desde la atmósfera en formas húmedas o secas. Esto incluye en forma de lluvia, nieve, neblina, granizo o incluso polvo acido.

Características

El agua lluvia es ligeramente ácida porque el agua y el dióxido de carbono del aire forman ácido carbónico que tiene un pH entre 5.6 y 7.

La lluvia acida tiene una acidez mayor de la normal, debido a que contiene una alta cantidad de componentes ácidos, como el ácido sulfúrico y el ácido nítrico. Por eso, esta tiene un pH inferior a 5,6 y puede ir hasta 2,5 y excepcionalmente a 1,0.

Efectos

 La lluvia acida causa varios efectos en el agua, la tierra, el ecosistema, el hombre y hasta en las edificaciones ya que vuelve a las construcciones porosas y causa una pérdida de resistencia en los materiales.

En el caso de lagos y corrientes de agua la lluvia ácida resulta en la muerte de crustáceos, insectos acuáticos y moluscos y la desaparición del fitoplancton, causando con el tiempo la imposibilidad de sobrevivencia del resto de la fauna por falta de alimento. Además, la lluvia acida penetra en la tierra y afecta las raíces de plantas, a las hojas las vuelve amarillentas, generando así un envenenamiento de la flora que termina con la muerte de las plantas y árboles.

En el caso del ser humano y otros animales, la lluvia acida causa pérdida de pelo y el desgaste prematuro de mandíbulas, aumento de los casos de cáncer e incremento de las afecciones respiratorias como asma y bronquitis crónica. También, disminuye las defensas por lo que genera una mayor propensión a contraer enfermedades.

Actividad humana y lluvia ácida

Hay que señalar que la lluvia acida puede estar originada por causas naturales, como erupciones volcánicas o terremotos, los cuales liberan grandes cantidades de partículas contaminantes a la atmósfera; sin embargo las actividades humanas son la principal causa de que esta se produzca. A través de las últimas décadas, los seres humanos hemos emitido tanta cantidad de distintas sustancias químicas al aire, que hemos cambiado la mezcla de gases en la atmósfera. La lluvia acida se forma cuando la humedad en el aire se combina con los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre, usualmente emitidos por  fábricas, plantas industriales o centrales que utilizan combustibles fósiles como fuente de energía. De esta forma, se reduce la contaminación local del aire, pero incrementa la contaminación en otras zonas por la acción del viento. Además, el escape de los automóviles, camiones y autobuses también emite óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre en el aire. En interacción con el vapor de agua, estos gases forman ácido sulfúrico y ácidos nítricos que terminan regresando al suelo en dos formas: como lluvia, nieve o niebla ácida y nubes de vapor (sedimentación húmeda) y como partículas de ácido (sedimentación seca). La lluvia normalmente presenta un pH de aproximadamente 5.65 (ligeramente ácido), debido a la presencia del CO2 atmosférico, que forma ácido carbónico, H2CO3. Se considera lluvia ácida si presenta un pH de menos de 5 y puede alcanzar el pH del vinagre (pH 3). Estos valores de pH se alcanzan por la presencia del ácido sulfúrico, H2SO4, y el ácido nítrico, HNO3.

RELACION CON LAS FUENTES DE ENERGIA

Los gases que dan origen a la lluvia acida son muy usualmente producto de una combustión, los óxidos de azufre se emiten en gran medida al quemar combustibles de baja calidad y los óxidos de nitrógeno se producen en gran mayoría de las reacciones de combustión además de la fertilización artificial de la tierra. Debemos considerar que los procesos de combustión son realizados muy comúnmente  tanto a nivel doméstico como a nivel industrial (obtención de energía eléctrica por vía térmica, combustiones en calderas, etc.). Entre estos, es muy prominente la emisión de estos gases debido a los medios de transporte que incorporan motores en los cuales se queman combustibles fósiles. Sabiendo esto, podemos concluir que la mayor fuente de emisión de óxidos de azufre tienen lugar en la combustión, ya sea en el transporte, ferrocarriles, plantas de energía, procesos industriales, etc. Por esto, lo que se debe buscar para reducir las emisiones y frenar el problema de la lluvia acida son fuentes de energía limpia como la eólica, la geotérmica,  la hidroeléctrica o la solar. Todas estas fuentes de energía no generan residuos, y a diferencia de la combustión de combustibles fósiles no liberan óxidos de azufre y nitrógeno (que actualmente solo en Europa se liberan a la atmosfera 20 millones de toneladas de dióxido de nitrógeno), los principales causantes de las lluvias ácidas.

 Fuentes:

 

 

  • Giraldo, L. F. G., & Ángel, M. L. H. (2004).La lluvia ácida: un fenómeno fisicoquímico de ocurrencia local. Red Revista Lasallista de Investigación, vol 1, no 2, pp 67-71.

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *