PMO’s para la inversión pública, un modelo a replicar.

Desde hace un tiempo leo a lideres de opinión proponer oficinas de gestión de proyectos (PMO) para proyectos de inversion pública que nos permita no solo tener el producto o servicio resultado del proyecto sino también los beneficios esperados del mismo – evitando en lo posible – los mezquinos intereses de funcionarios públicos coludidos con empresas privadas.

A través de artículos periodísticos – se propone incorporación de PMOs para la gestión de proyectos públicos en el PE. Dias atrás, el propio responsable del MTC (1) menciono esta posibilidad para el Aeropuerto de Chincheros.

Hoy mismo tenemos en el país a la empresa británica Mace dando servicios de PMO para los Panamericanos #Lima2019 ($73M) lo cual debe permitir algún tipo de transferencia tecnológica a fin de desarrollar capacidades locales ya que el propósito de este servicio apunta – entre otros –  a combatir “las fuerzas del mal”, es decir toda la porqueria que vemos día a día de como nos roban la plata delante de nuestras narices.

Pero el problema no se limita a temas de corrupción sino que también encontramos que los proyectos no alcanzan o alcanzarán los beneficios esperados pues además del producto del proyecto, es decir, la infraestructura (Interoceánica Sur y Refinería Talara) se logre el beneficio del proyecto.

Apunto particularmente a PMOs para los proyectos de inversión pública sabiendo que estos impactan de mayor manera en los menos favorecidos que son precisamente los que  reciben – entre otros – una pobre educación limitando un análisis critico que termina cerrando el círculo pues atraídos por los cantos de “sirena”, con su voto escogen a quienes son los llamados a darnos un Estado al servicio del ciudadano. Bueno, estas “sirenas” tienen nombres propios: Caballo Loco, el Chino, el Cholo Sagrado, Cosito o la misma Señora K que han acompañado mi vida profesional.

Hablando con uno de los autores de artículos que aquí comparto, me comentaba como hemos perdido en los últimos 30 años muchas oportunidades de contar con empresas de reconocido prestigio internacional espantados por varias de estas “sirenas” y su conducta propia de la mafia.

Me he interesado en el tema desde el punto académico con la intención de hacer una investigación sobre la implementación de PMOs asociadas a la gestión de proyectos públicos. Al proponer el tema a un centro de investigación me di cuenta de que la bien intencionada investigación no encontraría financiación dado que nadie apuesta por algo que ha de terminar en un cajón. Para llevar adelante iniciativas como esta no se basa en razones o fundamentos técnicos sino de los intereses de estas “sirenas”.

Aquellos que estamos de alguna manera comprometidos en formar mejores profesionales debemos ir mas allá de compartir con estudiantes nuestra experiencia profesional  o los contenidos de una norma para lograr alguna certificación. Debemos salir de un “encasillamiento certificador” buscando comprender de manera integral la problemática asociada a la gestión de proyectos públicos.

Como me dice un colega y experimentado gerente de proyectos quien trabajó por muchos años bajo el brazo de Bechtel (entre otros en el proyecto Antamina), “no formemos gerentes de obra, formemos gerentes de proyecto”. Tenemos un reto y para eso debemos ir más allá de transferir experiencias profesionales buscando desarrollar o compartir nuevos y mejores modelos para la gestión de proyectos y así estimular en ellos un pensamiento critico para afrontar las particularidades de cada proyecto que les tocará gestionar.

Exitos

Lectura sugerida (para poner las cosas en contexto)

  1. Pablo Secada – Las Limas Maltratadas
  2. Gianfranco Castagnola – Un plan minimo
  3. Edmer Trujillo – Ministro del MTC
Puntuación: 0 / Votos: 0