Muchas veces me he encontrado con personas del sector público que cuestionan el uso de mejores prácticas de gestión de proyectos como la Guía PMBOK aduciendo que estas se orientan a proyectos del sector privado. Los proyectos tienen las mismas características tanto en el sector privado publico o el famoso tercer sector, las ONGs.

En lo que considero una novedosa forma de reunir a diversos actores involucrados de una u otra manera con la gestión de proyectos en el país, el  20SEP2017 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) organizó en Lima una  actividad liderada por Ernesto Modelo y Eddi Rodas con el apoyo  del PMI Lima Chapter, la Universidad ESAN donde participaron funcionarios de las Unidades Ejecutoras de diferentes instituciones públicas y ONGs, PMPs locales y – last but not least – miembros de las secciones estudiantiles en dirección de proyectos (SEDIPRO).

Bajo el nombre de  “Día de la Gestión del Proyecto Social” todos los asistentes tuvimos la oportunidad de participar en un evento donde se trató el tema de la gestión de proyectos, con énfasis particular en los proyectos sociales, es decir aquellos donde el fin supremo no es un indicador como el ROI, PBP, IRR, cuota de mercado o similar sino más bien proyectos que buscan tener un impacto positivo en la sociedad.

Como cualquier otro proyecto, los proyectos sociales deben sustentarse en caso de negocio o justificación (PMBOK Guide – v5 p69. PMI 2013) donde queda claramente establecida tanto la oportunidad identificada así como las métricas del impacto a lograr – en este caso – métricas del beneficio social esperado. Debemos tener claro que un proyecto social también compite por recursos limitados que una institución tiene por lo que necesariamente debe identificar y financiar aquellos proyectos que ofrecen la más alta rentabilidad social. Recuerdo los monumentos a la Yuca o la Maca financiados por algun gobierno local y me preguntó cuál fue el indicador social para su autorización.

Además de interesantes presentaciones tanto de funcionarios del BID como de otros expositores participantes – quienes abordaron el tema de proyectos desde la perspectiva de las habilidades blandas como la pasión, liderazgo, compromiso entre otras – también hubo espacio para que PMPs, estudiantes de las SEDIPROs trabajaremos juntos con los funcionarios del Estado u ONGs responsables de la ejecución de los proyectos.

De la primera parte del evento recuerdo proyectos como La Caravana Feliz (Rotary Club) o Operación del Labio Leporino (Universidad Cayetano Heredia). Fueron 2 charlas donde el énfasis se puso en el impacto generado con los proyectos pero al mismo tiempo, destacando esa necesidad de tener un líder visionario entregado a gestionar la consecución de esfuerzos (actividades) para obtener en primera instancia el producto (servicio o resultado) del proyecto y posteriormente el impacto deseado sobre la población intervenida.

De la segunda parte, me resultó enriquecedor trabajar junto a otra PMP y una miembro de SEDIPRO  con un equipo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) encargado de formular proyectos con los Fondos de Inversion en Telecomunicaciones – FITEL para promover el acceso y uso de los servicios de telecomunicaciones en áreas rurales y lugares de preferente interés social.

Sin habernos conocido anteriormente, y tomando como referencia el lenguaje común de la Guía PMBOK, nos pusimos a trabajar sobre los objetivos planteados para la sesión: la identificación y clasificación de los interesados a partir del modelo Poder/Interés y la Matriz de Comunicaciones, 2 instrumentos que utiliza la metodología PM4R (Project Management for Results) que rescata, propone y promueve el BID en Latinoamérica y el Caribe. Una sesión corta pero gratificante para todos los involucrados cada quien aportando lo suyo para llegar a cumplir con el objetivo.

Quiero resaltar la seriedad y compromiso del equipo  FITEL, integrado por 4 personas de diferentes edades y sexo, así como de la PMP y de la estudiante SEDIPRO con la que me tocó compartir para llevar adelante dicha sesión de trabajo.

Una golondrina no hace el verano pero del evento me llevo la mejor impresión. Necesitamos de funcionarios públicos dedicados y valorados pues son ellos los que con su trabajo y dedicación deben hacer el mejor uso de los recursos que todos aportamos para que el Estado pueda responder a las necesidades, principalmente de los más necesitados.

Tenemos que empezar desde el colegio (ahora recuerdo a los ministros Zavala o Marthens) para que en cada rincón del país podamos encontrar funcionarios públicos similares a los 4 miembros del equipo MTC que conocí. Lo que si me queda claro de esta experiencia es que hay mucho por hacer y cada quien – desde su propio lugar y función – puede aportar.

Felicito nuevamente a Eduardo y Eddi por esta interesante propuesta que esperamos pueda repetirse y divulgarse.

Exitos

Lectura recomendada.

http://www.pm4r.org

 

Puntuación: 0 / Votos: 0