Si hablamos de Proyectos de Inversión Publica (PIP) no podemos dejar de lado al Sistema Nacional de Inversion Publica (SNIP) y por lo tanto el Marco Lógico, la herramienta utilizada para fundamentar la intervención (sea este un programa o un proyecto) financiado por el Estado y/o con recursos de la cooperacion internacional (Banca de Fomento, ONGs, etc).

Ya son 10 años que el Estado Peruano optó como los demás paises de la región, por un sistema que permitiera la administración de los proyectos públicos buscando inicialmente una sólida fundamentación para analizar el problema y seleccionar, dentro de las alternativas, aquella de mayor impacto o beneficio social.

Son 10 años que se avanza pero de manera lenta pues tenemos que buscar que los resultados y el impacto sean el centro de la atención y no diluirnos en más modelos conceptuales, reinvensión de técnicas de análisis de brechas o aplicaciones informáticas aún basadas en texto y no en modelos más gráficos e interactivos (pensemos en el iPad).

El Marco Lógico es una herramienta bastante útil cuando hablamos de la sustentación del proyecto, ver el problema, diagnosticar las causas, las alternativas de solución y el planteamiento para desarrollar una solución. Hasta allí todo parece bien aunque la realidad nos señala que estos estudios (perfil,factibilidad y expediente técnico) adolecen de rigurosidad al momento de su ejecución.

Hasta allí parece todo bien pero al momento de ejecutar, comienzan los problemas.
Son una serie de motivos que generan estos problemas. Por una parte, lo indicado anteriormente, es decir, trabajos previos sin la necesaria rigurosidad lo que implica modificar, corregir o replantear el expediente técnico el cual fue declarado viable pero más allá de estos problemas iniciales no se ataca el fondo del asunto, es decir, el modelo o plan de ejecución.

Si queremos ver el impacto o beneficio de los proyectos en primer lugar tenemos que lograr los productos o resultado del proyecto. Aquí, en la parte de la ejecución tenemos serios problemas pues no hay un claro plan de ejecución con productos o entregables claramente definidos en la etapa previa ni los medios para administrar estos y saber de su avance físico pues de nada nos sirve sólo conocer su avance financiero. Problemas como la falta de capacidades administrativas, un complicado sistema de adquisiciones y debilidad en la capacidad sancionadora de proveedores ineficientes son algunas de la barreras para una eficiente ejecución.

Proponemos al MEF revisar y considerar muchas de las propuestas que nos presenta el PMI® para el desarrollo de un Plan de Dirección de Proyectos que contemple las varias aristas que cada proyecto trae a la mesa y se diseñe una metodología propia del Estado Peruano para la gestión de los mismos. Consideramos que no es suficiente el Marco Lógico para alcanzar el impacto deseado sino mas bien enfocar esta vez la atención al proceso de ejecución pues no hay impacto alcanzable si no llegamos primero a obtener los productos del proyecto dentro de los plazos, tiempos y calidad originalmente señalados.

Invito a los lectores a investigar como el Gobierno de Tasmania ha desarrollado una metodología propia para la gestión de los proyectos públicos basado en el PMBOK© llevándola a un lenguaje simple y a la vez estructurado.

Exitos

Puntuación: 0 / Votos: 0