La responsabilidad de contribuir a la memoria colectiva: ¿A quién le conviene que se olvide?

El Comercio

El esfuerzo hecho desde la sociedad civil por la verdad y la reparación de las injusticias de uno de los períodos más violentos de nuestra historia es valioso y solo comparable a otro esfuerzo hecho desde comienzos de la década de los 80 para forjar una cultura cívica que defienda con radicalidad los derechos humanos. Ambas causas son políticamente plurales, no son de izquierda ni de derecha, pertenecen simplemente a la gente civilizada de nuestro tiempo y tienen escala planetaria.

Hoy es preciso asegurar que las generaciones que no vivieron esos años de violencia accedan a lo que ha sido una experiencia colectiva que no por dramática y por momentos terrible deja de contener elementos educativos fundamentales. Cualquier predicador de la violencia debe encontrarse con una ciudadanía preparada por el conocimiento de su propia experiencia. Eso no es manipulable por los gobiernos ni debe dejarse todo en sus manos. Es campo de iniciativa de la sociedad civil.

La conducta del presidente y del primer ministro ante la oferta alemana de donación para el museo de la memoria es una vergüenza. Quizá un psiquiatra podría evaluar mejor por qué estos dos ciudadanos quieren que la memoria siga siendo flaca. ¿Es que algo les avergüenza de ese pasado? Pero si queremos que mañana toda violencia sea desterrada es imprescindible cultivar la memoria. Entre las barbaridades que he escuchado en la televisión un periodista sostuvo que el problema era que la CVR tuvo izquierdistas. ¿Quién puede analizar así el pasado del filósofo Salomón Lerner? Ninguno de los políticos de izquierda que estuvieron en esa comisión tiene las manos manchadas de sangre ni predicó tesis extremas del violentismo de entonces. Siguen aplicando la estrategia oscurantista que comenzó en los 80 con el objetivo de usar a Sendero para acabar con la izquierda y les respondo con la autoridad moral de un político de izquierda que jamás aceptó violencia alguna y combatió desde el aula y la práctica política la lucha armada que tantos predicaban en el siglo XX, que convocó la más grande marcha por la paz realizada en el país y, con la adhesión valiente y generosa de Mario Vargas Llosa, logró su objetivo de aislar a Sendero Luminoso, mientras los gobernantes nos mandaban mensajes llamándonos irresponsables. Estamos vivos muchos y mientras podamos hablar no van a cambiar la historia.

Puedo entender esta animosidad en el fujimorismo, pero no en los personajes que aquí critico. Pero veo que la memoria histórica exigirá también otro museo. El “museo de la memoria II” deberá incluir las experiencias de corrupción porque, por lo visto, hasta un fiscal anticorrupción se ha olvidado de lo que todos vimos. La ex ministra Susana Villarán lo describe indignada y muestra el testimonio de gente honorable que desmontó la corrupción más detestable, la que traficaba con la extrema pobreza al convertir en fujimoristas a la fuerza a personas que requerían ayuda alimentaria. Muchos podrán testimoniar sobre las hazañas de los que manipularon y quebraron las organizaciones populares para este fin o las proezas descritas en los “vladivideos” en los que desfilan personajes corruptos que se convierten en agentes promotores de la corrupción.

Respetar los derechos humanos de los corruptos y sus seguidores —al margen de exigir que se juzgue y sancione cuando corresponde— no significa aceptar que prediquen la corrupción, estigmaticen a quienes la combaten o simplemente nieguen la verdad. Pero esta es tarea de la sociedad y hay que sumar esfuerzos. Desde la sociedad debemos asegurar que el museo de la memoria funcione y que se encuentre la manera mejor de impedir el olvido que zamarros quisieran imponer sobre la corrupción. En todo el mundo, al margen del gobierno, encontraremos el apoyo necesario. Ya aquí lo ha dado un alcalde con principios y valores como ha mostrado serlo Salvador Heresi, que ha reiterado el camino que mostramos actuando juntos Vargas Llosa y yo en 1989.

Puntuación: 0 / Votos: 0
Publicado por:
Visto:365 veces
- Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *