CONSEJOS DE REDACCIÓN

Lo más probable es que Stephen King nunca gane un Nobel, pero más de sesenta novelas publicadas, cerca de trescientos cincuenta millones de copias vendidas e innumerables adaptaciones al cine le dan la suficiente autoridad para hablar sobre la escritura y como se escribe.

Y eso es precisamente lo que hace King en Mientras escribo. Mezcla de autobiografía y de manual para escritores noveles, el libro resulta interesante. Sobre todo, debido a que, con su habitual desenfado, el autor brinda valiosos consejos para todos aquellos que se dedican a la escritura.

A continuación, les transcribo un par de consejos que me parecen útiles, aunque valgan verdades, son consejos que pueden hallarse en cualquier manual de redacción, pero en lo que a mi concierne, y como dice Ribeyro, más importante que el fondo es la forma.

Bueno, ahí van.

“Recuerda que la primera regla del vocabulario es usar la primera palabra que se te haya ocurrido, siempre y cuando sea adecuada y dé vida a la frase. Si tienes dudas y te pones a pensar, alguna otra palabra saldrá (eso seguro porque siempre hay otra), pero lo más probable es que sea peor que la primera, o menos ajustada a lo que querías decir.”

Y esta es una advertencia que confieso no haber seguido con la frecuencia deseada:

“El otro consejo pendiente antes de progresar hacia el segundo nivel de la caja de herramientas es el siguiente: desconfía del adverbio.

Recordarás, por las clases de lengua, que el adverbio es una palabra que modifica un verbo, adjetivo u otro adverbio. Son las que acaban en –mente. Ocurre con los adverbios como con la voz pasiva, que parecen hechos a la medida del escritor tímido.

(…)

Ya oigo a alguien acusándome de pesado. Lo niego. Creo que de adverbios está empedrado el infierno, y estoy dispuesto a vocearlo desde los tejados. Dicho de otro modo: son como el diente de león. Uno en el césped tiene gracia, queda bonito, pero, como no lo arranques, al día siguiente encontrarás cinco, al otro cincuenta… y a partir de ahí, amigos míos, tendréis el césped ´completamente´, ‘avasalladoramente´ cubierto de diente de león. Entonces los veréis como lo que son, malas hierbas, pero entonces, ¡ay!, entonces será demasiado tarde.”

Y por último el mejor y único consejo que, de seguirse al pie de la letra, haría innecesaria cualquier otra lección:

“Si quieres ser escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho. No conozco ninguna manera de saltárselas. No he visto ningún atajo.”

La pregunta que surge de inmediato es: ¿qué leer?, pregunta que intentaré responder en otro post.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Leave a Comment