Archivo por meses: noviembre 2012

¿MINEDU reloaded? (parte I)

[Visto: 866 veces]

Un lema del MINEDU afirma: los maestros son aliados de la transformación educativa. Una característica de las alianzas es el diálogo consensuado. Como bien sabemos, la mayoría de los profesionales de la educación son egresados de una Institución Superior Pública. Tomemos como referencia la data de la Evaluación Nacional del año 2004 (UMC – MINEDU), profesores nivel secundaria – área matemática (Perfil docente/centro de formación):

tabla.png

Se puede afirmar que la mayoría de los docentes (84,4% = 45% + 39,4%) realizó la mayor parte de sus estudios para ser profesor en una Institución Superior Pública. Gráficamente:

barras.png

Tenemos un DCN con once áreas curriculares en el nivel secundario, entre ellas: Comunicación, Ciencia Tecnología y Ambiente (CTA), Persona Familia y Relaciones Humanas (PFRH). Una pregunta sencilla que nos podemos hacer es ¿cuántas facultades de educación de las Universidades Nacionales del país dan el grado de Bachiller en Comunicación, CTA o PFRH? Puntualmente, en los últimos doce años: ¿cuántos profesores egresados de Comunicación tiene la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM)?¿cuántos profesores egresados de PFRH tiene la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA)?¿cuántos profesores egresados de CTA tiene la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo (UNPRG)?

Los vaivenes en el proceso de (des)articulación del DCN han sustituido el Área de Ciencias Sociales (CCSS) por dos áreas: área de Historia, Geografía y Economía; y, área de Formación Ciudadana y Cívica. Surge una pregunta: ¿tenemos profesores con el manejo de información suficiente para enseñar Economía? ¿Resulta fácil identificar a un egresado – de alguna Facultad de Educación – de una Universidad o Instituto Superior Público que cumpla con el perfil docente del área de Historia, Geografía y Economía?

Corolario.- Resulta fácil sancionar, cuestionar, adjetivar la labor del profesional docente: encuesta Ipsos Apoyo (octubre 2012). Sin embargo, parece ser nada fácil establecer los canales de diálogos necesarios para proponer un DCN – al menos – que guarde coherencia con los cuadros profesionales formados y egresados de las Instituciones Superiores Públicas.

En esta misma línea, un ejercicio nada fácil y poco afortunado (por la posible respuesta) será averiguar si es que en las aulas de las Instituciones Superiores Públicas se imparte la propuesta pedagógica establecida en el DCN.

Sigue leyendo