¿CÓMO AYUDAR A NUESTROS HIJOS EN EL INGRESO A LA UNIVERSIDAD?

Lima, febrero de 2011.- El ingreso a la universidad es un paso importante tanto para el joven postulante, como para toda la familia, ya que suele ser un acontecimiento de celebración al esfuerzo realizado, pero para los jóvenes, a pesar de la excitación por lo que viene, también existe el temor a no ingresar, a decepcionar a los padres o a ellos mismos. Por ello, mencionamos algunas pautas para los padres de aquellos jóvenes que se preparan para iniciar la vida universitaria:
Asegúrese de mostrarle siempre su afecto: Muchas veces como padres podemos asumir que le estamos demostrando a nuestros hijos cuanto los queremos, pero no necesariamente es así y ello puede generarles inseguridad y baja autoestima. Para evitar ello no escatimemos al momento de dar abrazos, besos o de decir: “te quiero hijo”, porque aunque pensemos que son cosas muy pequeñas, en ellos formara una valoración positiva de sí mismo, dándoles mayor confianza en sí y seguridad al momento de tomar decisiones.
Participe de la educación: Se debe tener en cuenta que las bases en la educación de los hijos, no se dan en el último año, sino desde el inicio, por ello es importante que participemos constantemente de su educación, no es necesario que sepamos todas las materias para poder ayudar a revolver un problema numérico o para participar de una lectura determinada. Podemos participar también de las reuniones o paseos, ya que estos pequeños detalles, afianzarán lazos afectivos y una educación más sólida.
Permítanles que tomen sus propias decisiones: Si nota que su hijo tiene dudas al momento de tomar una decisión, no intente tomarla por él, al contrario, incentive su capacidad para poder hacerlo, permítale gozar de triunfos y aprender de sus errores, pero siempre demostrándole su apoyo y estando cerca para poder ayudar en lo que sea necesario.
Comunicación constante: Promueva los espacios para que sus hijos puedan comunicar libremente las preocupaciones o los temores que puedan tener, esto ayudara a que su hijo se sienta apoyado y escuchado, para que llegado el momento de postular a la universidad, sepan que así como tienen que dar lo mejor de sí, también el apoyo de sus padres.
Incentive la comunicación abierta a todos los temas: Es importante mostrarnos flexibles para hablar de todos los temas, ya que cuando empiezan en la academia y más adelante en la universidad, es probable que su hijo se enfrente a presiones, en donde usted no estará para ayudarlo. Por ello puede adelantarse conversando acerca de todos los temas necesarios e incluso los que pueden ser tabú, para que pueda explicarles las posibles opciones que pueden tener y las consecuencias de las conductas de riesgo.
Fortalezca su seguridad: No tenga temor en expresar sus expectativas respecto de los logros académicos que espera de su hijo, puesto que así demostrará cuanto confía en él, y esta confianza promoverá su seguridad personal, siempre y cuando manifieste también, que así como puede esperar muchas cosas, también conoce cuáles son sus limitaciones. Debemos de ayudarlos a que tengan una mayor confianza en lo que hacen, pero sin sobrecargarlos de responsabilidades.
Conversen acerca de sus posibilidades económicas: Es bueno mencionarle a los hijos, las posibilidades económicas de las que dispone la familia, esto permitirá decisiones más acertadas, acorde con la realidad y evitará futuras frustraciones al descubrir que se tiene que dejar la carrera o universidad elegida por problemas económicos.
– Siempre es bueno un “Plan B”: Otra de las cosas que debemos plantear es una segunda alternativa, ya que no siempre se logra el ingreso a la universidad en la primera opción y así, cuando el joven está por presentarse ya sea a la entrevista o al examen de admisión, evitará la ansiedad de la carga que implica pensar que es la única oportunidad que tiene.
Ayudémoslos a levantarse de las caídas: Por último, también podemos apoyar después de un fracaso, empezando por aclarar el por qué sucedió, ya que pueden ser situaciones que se dan desde haber tenido una inadecuada preparación, hasta la ansiedad o angustia que les generó el postular a la universidad. Para esto debemos tener la capacidad para ayudarlos a reponerse de la mala experiencia y replantear nuevos o diferentes opciones de estudio.

Por Karla Martell Zapata, Consultora Organizacional de PERFIL. (http://www.perfil.com.pe).

Otro artículos relacionados:

 

Quieres saber a mayor profundidad este tema, te recomiendo este libro:

Metodologías para implantar la estrategia: diseño organizacional de la empresa

 

suscribete new

 

Puntuación: 3.25 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *