ELECCIÓN VOCACIONAL Y CRISIS DE LA ADOLESCENCIA

La elección vocacional no es una decisión que surge de la noche a la mañana para decidir nuestro futuro; por lo contrario, involucra todo un proceso de construcción que se inicia desde que somos pequeños, donde intervienen, nuestros gustos, intereses, habilidades, necesidades, entre otros factores, todos ellos relacionándose unos con otros para finalmente llegar a la decisión de seguir tal o cual carrera.

Desde pequeños, nuestra vocación está determinada por la fantasía que expresa necesidades básicas en el juego de roles, como por ejemplo, el querer ser doctor, policía, maestro, etc. Esta fantasía cambia un poco al llegar a la adolescencia, donde nuestra vocación va estar más en función a nuestros gustos e intereses, para finalmente a partir de los 18 años aproximadamente, considerar también aspectos más importantes al momento de confrontar nuestras necesidades, gustos, habilidades e intereses con las oportunidades que nos brinda la situación real.

Si bien la edad es un factor relativo, ya que cada persona tiene su tiempo interno, en muchos casos podría ser un indicador de cuando puede estar totalmente apta para asumir una decisión madura que involucre todos los aspectos ya mencionados. Esta elección vocacional no es solo un evento propio de la adolescencia al terminar el colegio, sino también por diversas causas, se puede llevar a cabo en diferentes etapas de nuestras vidas; sin embargo es en esta etapa en especial en que se presenta con mayor índice, pero también con mayor incertidumbre y temor a lo que vendrá.

Adolescencia: Un mundo de contrastes
En el adolescente, esta elección implica una crisis de identidad, entendiéndose a ésta como la oportunidad de crecimiento e independencia en contraposición a sus sentimientos de tristeza y miedo por el término de una etapa y el inicio de una nueva y desconocida, que puede resultar amenazante. La persona se siente aquí en un estado intermedio, entre adulto y niño, con grandes deseos de autonomía e independencia pero aún con miedo de lo que pueda venir adelante, convirtiéndose en una de las dificultades para lograr una elección madura. Otros factores que también intervienen en esta etapa y que dificultan el proceso de elección son los siguientes:

Diversidad en la oferta educativa: Hoy en día, el aumento de universidades y de carreras se ha dado de una manera vertiginosa, creando así una barrera más para que el adolescente pueda clarificar sus dudas. Actualmente existen carreras similares, como por ejemplo en el área de negocios que años atrás, abarcaba carreras como contabilidad, administración de empresas, turismo y economía; hoy en día abarca además carreras como mercadotecnia, negocios internacionales, hotelería, relaciones públicas, finanzas, informática, etc.

Idealización de profesiones: El adolescente suele tener expectativas que no van acorde a la realidad, esperando por ejemplo, culminar pronto la carrera para ganar dinero y tener un puesto importante, sin considerar los años de estudio, dedicación y experiencia, lo que puede más adelante crearles una crisis aún mayor, al toparse con una realidad totalmente distinta, o hacer que no concluyan lo que empezaron.
 Darle prioridad a sus intereses sin tomar en cuenta sus habilidades: En esta etapa suelen priorizar sus gustos e intereses, sin tomar en cuenta sus aptitudes y habilidades para determinadas carreras, lo que puede llevarlos más adelante al fracaso y desmotivación.

Elegir para el presente y no para el futuro: Muchas veces, por la presión que siente en el entorno de seguir una carrera, el adolescente puede optar por responder a esa presión, tomando una decisión equivocada, solo por el deseo de querer salir de esa situación ya.
Todo cuenta y vale
Para aminorar el efecto de estos factores, existe una serie de elementos a considerar en este proceso de construcción, ya que hay que recordar que esta elección forma parte de nuestro proyecto de vida, de lo que queremos para nosotros en el futuro. Estos elementos son:
Historia de vida: La cual incluye, las experiencias y relaciones que se ha tenido con personas significativas, y que van modelando nuestra forma de tomar de decisiones. Es importante aquí analizar cómo se ha venido tomando decisiones a lo largo de nuestra vida, y si es que esta elección vocacional está influenciada por nuestros padres y/o amistades.
Intereses: En este punto se torna importante, clarificar qué es lo que nos interesa o gusta y que no, ya que una actividad que nos interesa, hace más fácil el adquirir compromiso y dedicación.
Habilidades: Es importante reconocer qué es lo que sabemos y lo que no, qué es lo que hacemos bien y que no pero sobre todo, los que nos cuesta aprender para ir acortando esa lista de alternativas y aproximarnos cada vez más a la que calce con nosotros.
 Personalidad: Conocernos a cabalidad, saber cuáles son nuestras características de personalidad, cómo reaccionamos ante determinadas situaciones, esto se torna crucial ya que ciertas características pueden favorecer el desempeño en un área determinada o por el contrario, ser contraproducentes.
Expectativas de futuro: Saber qué es lo que buscamos en una carrera y qué es lo que pretendemos obtener con ella nos ayudará a aclarar el panorama frente a la diversidad académica.
Aspectos de la realidad: Tener en cuenta nuestra situación socioeconómica, personal o familiar, nos ayudará a tomar una decisión más madura y posible.
SOS… ¡No estás solo!

El ser consciente de todos estos elementos es muchas veces complicado. En este punto la familia, sobretodo el rol que cumplen los padres, se vuelve valioso, ya que son la principal fuente de soporte y apoyo para acompañar a sus hijos en este proceso. Acompañar, no es imponer una carrera, ni forzarlo a tomar una decisión de inmediato, acompañar es estar con ellos en el tiempo que les lleve este proceso, mostrando interés, y clarificando sus dudas. Otra forma de soporte es acudir a la ayuda de profesionales, quienes le puedan brindar una orientación vocacional, mediante el desarrollo de pruebas y entrevistas en función a sus características de personalidad propias, aptitudes e intereses, clarificando de esta forma más el panorama.

Recuerda, que no estás solo y que así como tú hay muchos otros adolescentes que están pasando exactamente lo mismo, solo es cuestión de ser un poco más consciente de tu situación y posibilidades, y de comenzar a pensar a futuro.

 

Por Mary Rodriguez Castro, Coordinadora Organizacional de PERFIL. (http://www.perfil.com.pe).

Otro artículos relacionados:

 

 

 

Puntuación: 4.31 / Votos: 10

4 comentarios

  • La elección vocacional es una etapa muy importante, como se menciona en el artículo, en la cual tomar la decisión de elegirla es significativa en nuestra vida, puesto que será el futuro de lo que vayamos a lograr y trabajar. Sin embargo, al estar en una etapa de adolescencia nos trae mucha incertidumbre y miedo de lo que uno quiera escoger, puesto que, se presentan varios factores como la diversidad de carreras que existen
    actualmente, la idealización de profesiones, es decir, la expectativa de trabajar de cierto modo, pero sin contar con las habilidades y aptitudes que pueda tener; elegir cualquier carrera para lograr ser profesional,
    sin tomar en cuenta una elección como proyecto de vida, etc.
    Para considerar un proceso de una buena elección se debe tomar en cuenta otros elementos importantes
    como ver las habilidades que cada uno desempeña, es decir, en que es bueno y en que le falta por mejorar, ver cuales son nuestras características de personalidad, saber que es lo que buscamos en una carrera y como nos gustaría vernos profesionalmente, etc.

    En mi opinion personal, este artículo me parece muy interesante, puesto que afronta la problemática de mucho de los casos que pasa todo adolescente, además, estas referencias lo ayudarán para conocerse mejor y tomar una buena decisión en su vida profesional que ayudará a muchos de ellos para alcanzar con seguridad a lo que desean ser. Por otro lado, teniendo una buena elección y sabiendo en lo que es bueno podrá disfrutar de lo que
    les gusta profesionalmente , alcanzando su felicidad laboralmente y así desempeñar
    con éxito su futuro.

  • Me parce muy interesante lo que se menciona en este articulo, puesto que la elección vocacional es una etapa fundamental en nuestras vidas, por ese mismo motivo hay que asegurarnos realmente de lo que queremos hacer o estudiar, una de las maneras de estar seguros ce que camino tomar es buscando ayuda, ayuda que incluso en Internet nos puede facilitar, por ejemplo esta pagina http://orientacionvocacional.org/ nos ofrece una amplia variedad de artículos que se relacionan con la orientación vocacional, tomando varios aspectos de los cual los jóvenes pueden estar interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *