Ecosistema educativo

La educación es un proceso que se da en la sociedad, en un contexto donde hay diversos actores y por ende funciona como un sistema. Es necesario enfatizar que el proceso educativo está constituido de una serie de elementos, desde lo micro hasta lo macro que tienen que ser necesariamente tomados en cuenta, a fin de lograr los objetivos educativos. El resultado de la educación no solo depende de la institución educativa, sino del propio estudiante, de la familia, la comunidad, el vecindario, los medios de comunicación y la sociedad.EDUCACION

La definición de lo que se entiende por educación ha evolucionado como parte del desarrollo de la sociedad. Tomando en cuenta esto, nos referimos en primer lugar a su definición etimológica. Esta proviene del vocablo educere -que significa extraer, sacar a la luz, desde dentro hacia fuera- y desde la voz educare -que significa criar, nutrir o alimentar. Un doble sentido está implícito: cuidado, conducción desde fuera, pero también autoconducción, conducción desde dentro. La educación necesita de ayuda pero la decisión interna del discente es decisiva.

La educación es un derecho humano fundamental y un bien público porque gracias a ella nos desarrollamos como personas y como especie y contribuimos al desarrollo de la sociedad. El ser humano es un ser inconcluso que necesita permanentemente de la educación para desarrollarse en plenitud, por lo que la finalidad de la educación es cultivar la humanidad. Y por eso la buena educación es fabricación de humanidad. Fabricar más humanidad en sus ciudadanos, más relación humana, porque la humanidad no es una mera disposición genética.

La educación tiene como finalidad intrínseca contribuir al pleno desarrollo de la persona y a su dignidad. La educación será relevante si promueve el aprendizaje de las competencias y capacidades necesarias para participar plenamente en las diferentes esferas de la vida humana, afrontar las exigencias y desafíos de la sociedad, acceder a un empleo digno, y desarrollar un proyecto de vida en relación con los otros.

La educación es un proceso exclusivamente humano, intencional e intercomunicativo, busca el desarrollo y la perfección del ser humano a través de la formación, las cuales se realizan con mayor plenitud mediante la instrucción, la personalización y la socialización del hombre.

Las personas, como miembros de una sociedad aprenden no sólo en la escuela sino en un cúmulo de espacios, procesos, instituciones, relaciones personales, recibiendo mensajes y propuestas, elaborando códigos, e interpretando normas sociales, las cuales abarcan no sólo los conocimientos como tales, sino creencias, valores, saberes, habilidades, aptitudes y sentimientos. Mas aún ahora los medios de comunicación tiene un potencial educativo porque los seres humanos estamos en mayor interacción con las nuevas tecnologías como la computadora y el Internet, lo que implica que también aprendemos con estos medios y de estos medios.
ECOSISTEMA EDUCATIVO

El ecosistema educativo se fundamenta en el paradigma ecológico integrado por un medio de vida que implica a organismos vivos y objetos que se inter-influencian entre ellos y que existe un carácter dinámico en donde cada elemento es a la vez origen y objeto de influencia por vía de reciprocidad. En el enfoque ecológico sustentado por A. Bronfenbrenner, se intenta comprender el comportamiento definiéndolo como la resultante de un intercambio mutuo y recíproco entre el organismo y el medio.

La ecología del desarrollo humano comprende el estudio científico de la progresiva acomodación mutua entre un ser humano activo, en desarrollo, y las propiedades cambiantes de los entornos inmediatos en los que vive la persona en desarrollo, en cuanto este proceso se ve afectado por las relaciones que se establecen entre estos entornos y por los contextos más grandes en los que están incluidos los entornos.

Según esta teoría las personas tienen un rol, desarrollan actividades y tienen interacciones. Una característica importante del nivel más inmediato en el que se desarrolla el individuo es que influyen más sobre los participantes cuantos más lazos afectivos haya entre ellos. Por ejemplo en una escuela, colegio o institución educativa donde se promueva la educación para la salud es fundamental que haya una interacción entre los estudiantes, los profesores, los padres de familia y otros actores educativos con la finalidad de maximizar los aprendizajes que se promuevan.

Esta perspectiva concibe al ambiente ecológico como un conjunto de estructuras seriadas y estructuradas en diferentes niveles, en donde cada uno de esos niveles contiene al otro. Bronfenbrenner denomina a esos niveles el microsistema, el mesosistema, el exosistema y el macrosistema. El microsistema constituye el nivel más inmediato en el que se desarrolla el individuo (usualmente la familia y la escuela); el mesosistema comprende las interrelaciones de dos o más entornos en los que la persona en desarrollo participa activamente; al exosistema lo integran contextos más amplios que no incluyen a la persona como sujeto activo; finalmente, al macrosistema lo configuran la cultura y la subcultura en la que se desenvuelve la persona y todos los individuos de su sociedad.

Bronfenbrenner argumenta que la capacidad de formación de un sistema depende de la existencia de las interconexiones sociales entre ese sistema y otros. Todos los niveles del modelo ecológico propuesto dependen unos de otros y, por lo tanto, se requiere de una participación conjunta de los diferentes contextos y de una comunicación entre ellos.

El microsistema en el ecosistema educativo está conformado por la escuela, los profesores, los estudiantes, los materiales educativos, el espacio físico y social donde se realizan las actividades educativas. Asimismo conforman los servicios básicos que debe tener la escuela, las normas, reglas, etc. Cabe señalar que en este nivel se encuentra la familia, por ello es fundamental la interacción entre la escuela y la familia, aspecto primordial que se debe fomentar en las políticas públicas.

El mesosistema en el ecosistema educativo está conformado por los otros entornos inmediatos donde la persona interactúa. En el caso educativo están el servicio de salud, el municipio, los clubes deportivos, las asociaciones estudiantiles, los clubes artísticos, los ciber-café, los clubes de mujeres, las asociaciones de jóvenes, los medios de comunicación social de ámbito local, etc. espacios donde interactúan permanentemente las personas.

El exosistema en el ecosistema educativo está conformado por aspectos más generales como son el acceso a la educación, que implica la normatividad, la asignación de instituciones responsables de ejecutarla, así como del financiamiento correspondiente. En nuestro tema de análisis también podemos incorporar el acceso a la salud, es decir a la existencia de servicios que brinden atención, rehabilitación, prevención y promoción de la salud. A nivel local en el ecosistema educativo se deben establecer las políticas públicas referidas al campo de la salud y la educación.

El macrosistema en el ecosistema educativo está conformado por los factores tecnológicos y de comunicación, factores filosóficos, religiosos y éticos, factores psicológicos, sociales y familiares, factores culturales y estilos de vida, factores políticos, administrativos y legales, factores económicos y laborales y factores biológicos y de salud. El macrosistema es la mirada global que implica también la existencia de políticas públicas que favorezcan la salud y educación de la población desde diversos espacios como son los medios de comunicación, las otras instituciones del estado e instituciones no gubernamentales, grupos profesionales, partidos políticos y demás actores.

Como podemos apreciar el ecosistema educativo es integral, multifactorial, con muchos actores, por lo cual es necesario tomarlas en cuenta en la gestión educativa.
En la gestión educativa es necesario que las diferentes acciones se desarrollen en el marco del ecosistema educativo. Por ejemplo si estamos desarrollando un programa de habilidades para la vida, tenemos que incidirla en los estudiantes, sus profesores, sus padres, los medios de comunicación y las organizaciones donde el estudiante se encuentra como pueden ser los clubes deportivos, las asociaciones juveniles, entre otras. El producto de la educación entonces es la suma del microsistema, el mesosistema, el ecosistema y el macrosistema. Esto implica además que toda reforma educativa debe focalizarse a esta integralidad a fin de lograr verdaderos cambios que transformen la educación en aras del desarrollo de nuestro país.

Puntuación: 3.65 / Votos: 40

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*