A propósito del Manual Antiminero Construyendo estrategias legales para contrarrestar, retrasar y finalmente acabar con los Proyectos Mineros

A propósito del Manual Antiminero

Construyendo estrategias legales para contrarrestar, retrasar y finalmente acabar con los Proyectos Mineros

Como señaláramos en un post anterior, el Manual Antiminero es un instrumento para oponerse a la minería. Pero no habíamos analizado su finalidad última y las técnicas de acción propuestas.

En este post transcribiremos algunos párrafos que consideramos  particularmente importantes para entender el rol del Manual Antiminero y como su aplicación tiene particular relevancia para que utilizando los instrumentos que otorga la ley litigar algunas veces con éxito la posibilidad de retrasar el inicio de un proyecto minero.

En primer lugar, tomemos nota de lo expuesto en la página 15 del referido manual: “…las comunidades que se  concentran en los aspectos legales y técnicos de las industrias extractivas probablemente  perderán la batalla si no cuentan también con una fuente de respaldo de los habitantes locales o aliados internacionales.  En otras palabras, esta es una lucha política y usted no puede confiarse solamente  en argumentos técnicos o legales, ya que las empresas siempre estarán con más dinero para  gastar en sus propios expertos.  Por este motivo, es de suma importancia evitar que una empresa compre u obligue el consentimiento de la comunidad, es decir, que obtenga la licencia social…”

Sobre la premisa de esta declaración, el manual propone a nuestro juicio dos estrategias particularmente interesantes:

1.       (2F) Publicidad Haga correr la voz

Al respecto, en la página 16 de dicho manual pude recogerse lo siguiente: “…Haga todo lo posible para que su historia sea escuchada por el mayor número de personas.  La meta es doble (i) resaltar los impactos en la naturaleza y la sociedad que un proyecto puede representar  y (2) avergonzar  públicamente a una compañía  y dificultarle que consiga financiamiento al desacreditarla.  La información tienes que ser 100% veraz, de manera que la prensa y/o los inversionistas puedan confiar en ella….”. Párrafos después señala: “…Una de las tácticas recomendadas  es concentrar las denuncias en temas de derechos humanos tanto como sea posible…”. Asimismo, indica: “… Pídales que reporten los abusos en contra de los derechos humanos…” (p. 18)

2.       (2E) Obstaculice el proceso

En la página 14 del manual se indica: “…El propósito es dificultar las cosas para la empresa, retrasar el trabajo y hace que el proyecto sea  más costoso.  Las tácticas dilatorias  le cuestan dinero a la compañía, lo cual le molestará  a los inversionistas y le da más tiempo a usted para que organice la resistencia…”

Para tal fin, se propone tres acciones:

–          Compre terrenos claves

–          Impugne y retrase los Términos de Referencia

–          Impugne y retrase el Estudio de Impacto Ambiental

Estas acciones se complementan como otro tipo de iniciativas como: “…A veces la comunidad puede bloquear acceso al sitio del proyecto para evitar que la compañía realice el EIA…”

Como se observará estas acciones  tienen un componente legal que es particularmente interesante, en tanto se sugiere utilizar la ley como herramienta para bloquear proyectos mineros. En efecto, el manual señala lo siguiente:

“…Si usted o su abogado nota ilegalidades en la manera en que se elaboró el EIA o como está siendo implementado presente una demanda para que se detenga el proyecto…”

Sera pura coincidencia pero en el siguiente post, podrían ser testigos de los primeros resultados de esta estrategia…

Lima, 27 de Octubre del 2013

 

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Leave a Comment