“Podía tener el mundo a sus pies solo por una razón: porque era capaz de hacer eyacular a los hombres” (Mitsuru sobre su hermana).

Natsuo Kirino y Grotesco

Natsuo Kirino nace en el 51, Isla de Honshu, Kanazawa. Es la única escritora japonesa que he leído hasta ahora (me he acercado a la literatura japonesa con Murakami y Söseki). Sin embargo, en cada oportunidad que empiezo una de sus novelas no he podido concentrarme en otra cosa y no me detengo hasta terminarlas (me ha pasado tres veces). Hoy leerás sobre Grotesco, una de sus obras más conocidas en occidente.

Grotesco gira entorno a un doble asesinato de prostitutas (Yuriko y Kazue). La novela la narrará la hermana de una de las víctimas (Mitsuru) y se concentrará en describir la vida de las prostitutas asesinadas -porque también conoce a la otra, naturalmente- y en el camino conoceremos de ella misma. He leído a editores y escritores que consideran a esta obra como una presentación del lado oscuro de Japón con una clara crítica adicional a su sistema educativo -exacto, ese que consideras bueno-.

En mi opinión tienen razón, pero en esta obra encuentro muchas otras cosas de las que se puede hablar y lo único que espero es que pueda transmitirte al menos un poco de todo, pero de la manera más breve posible. Las secciones que veremos serán las siguientes: prostitución, esfuerzo, comparaciones, inseguridades y sociopatía.

Prostitución

“Sospecho que hay muchísimas mujeres que desearían ser prostitutas. Algunas se ven a sí mismas como objetos valiosos y creen que deberían venderse mientras el precio es alto” (Mitsuru).

¿Hay una crítica a la prostitución en Grotesco? Considero que no. La usa como un recurso adicional. Opino que la autora nos transmite que la prostitución no solo es esa donde explícitamente vendes el cuerpo. sino que hay maneras sutiles, pero que se mueven con los mismos mecanismos. Puede tener razón (yo considero que la tiene) pero para mí eso tampoco significa que sea algo malo.

Es cierto que hay mujeres, adolescentes y niñas que día a día son forzadas irremediablemente a vender su cuerpo contra su voluntad. También es cierto que hay mujeres que lo hacen porque no encuentran otra manera de subsistir y que si pudieran evitarlo lo harían. Pero también es cierto que hay mujeres y adolescentes que deciden voluntariamente ser prostitutas.

Considero que el problema de la trata de personas o el desamparo que deriva en prostitución no se va a erradicar haciendo ilegal la prostitución. Todo lo contrario, se creará un mercado secundario y hasta puede que las cosas empeoren (habría que entender un poco el comportamiento que tenemos la mayoría: ese que hace que lo prohibido se nos haga más atractivo).

También implica necesariamente quitar una libertad en un sentido a la Sen. Estarías quitándole la facultad a un grupo de personas que desean hacerlo. Me adelanto y algunos considerarán que hay fallas argumentativas, pero ¿realmente es así? Como fuera, el blog no da espacio para explicar en detalle la lógica de esto. Podríamos conversarlo con más detalle (tienes mis redes sociales al final de la página).

¿Qué nos dice esto? En mi opinión, que en Grotesco no hay una crítica a la prostitución. Lo que hay es una presentación de la realidad en ese campo. Te deja pensando, te hace reflexionar, pero solo es eso: una presentación.

Esfuerzo

“Gradualmente, mi deseo de ser la número uno empezó a desparecer” (Mitsuru).

El mundo no es como te lo han pintado las obras de superación personal y no a todos nos tocan finales felices. No, no siempre depende de ti.

Creo que eso es un buen resumen de lo que considero que piensa Natsuo. Grotesco muestra la vida de Mitsuru, aquella con la que la mayoría de nosotros nos identificamos, siempre estudiando y de alguna manera constantes entendiendo que todo esfuerzo tiene su recompensa. Ya, esto no siempre es así. Tienes que tener estómago suficiente para aceptar esto y no conformarte con lo que tienes. Porque es cierto que el esfuerzo no siempre tiene sus recompensas, pero también es cierto que en muchos casos sí la tiene. Te digo qué cosa no tiene recompensas con 100% de confianza: no hacer nada.

Me agrada mucho que la autora haya puesto a una Mitsuru que recibe cachetadas sociales de su hermana que consigue lo mismo que ella aparentemente sin esforzarse. La idea es no contarte la manera en cómo la autora lo hace, eso lo tienes que disfrutar tu.

Comparación

“La razón por la que no has sido capaz de superar el sentimiento de inferioridad respecto a Yuriko no es que ella fuera bella, sino que tú nunca fuiste capaz de compartir su sentido de la libertad” (Nota de Kazue a Mitsuru).

A veces me pregunto si es instintivo como humanos compararnos o si nos vemos obligados a ello.

Este sería un problema más al grupo del dilema de: es nuestra naturaleza o la sociedad nos obliga a ello. Como fuera, independientemente del origen, reconozcamos que nos comparamos con todos y todo. Este es un tema que también toca la autora y lo relaciona con la dinámica que ella conoce muy bien: el mundo de la rivalidad femenina. Un campo sobre el que los hombres apenas recibimos información. Por eso mismo me parece muy interesante conocer este testimonio hecho recurso en la novela.

Inseguridades

“Si alguien no puede soportar estar solo, la única opción que le queda es morir” (Mitsuru).

Todos tenemos inseguridades, pero no todos hemos sido criados para entenderlas, aceptarlas y trabajarlas. No a todos se nos ha enseñado a tener confianza en uno mismo. Probablemente esa sea una cadena que muchos cargan a lo largo de su vida.

Creo que eso lo resume.

Sociopatía

“Siempre que me encuentro con una mujer que me pide que la mate me encanta hacerle ese favor” (Zhang).

No confundas sociopatía con psicopatía. La principal diferencia -porque hay algunas otras- es el origen. Se nace psicópata. La compleja dinámica de la sociedad también crea monstruos y coexistimos con ellos (a veces sin darnos cuenta hasta que ya es tarde). En Grotesco esto se ve reflejado en Zhang, que tiene una peculiar vida, todo un personaje. Es cierto, él ha matado, pero ¿mató a las prostitutas de las que se habla? ¿Mató a una o a las dos?

Las infaltables estrellas de valoración

A Grotesco le he puesto 4 de 5 estrellas en Goodreads. Vamos con el detalle rápidamente:

  • Argumento (1 de 1)
  • Redacción (1 de 1)
  • Personajes (1 de 1, de lo mejor que hay)
  • Guion/ diálogos (0 de 1, no son malos, pero podría haberlos redactado de manera que refleje con más facilidad la fuerza de las ideas. Es fácil que te confundas y lo veas como diálogos simples y directos.)
  • Desenlace (1 de 1, lo disfruté)

“Siempre que me acuesto contigo me pregunto qué diablos estoy haciendo. Te juro que no lo sé, porque de hecho me repugnas, pero cuando llamas me das pena y no puedo evitar quedar contigo” (confesión de un cliente a Mitsuru).

Posdata

Sí, Mitsuru, la chica estudiosa y dedicada también decide ser prostituta ¿por qué lo hace? (no, no para encontrar al asesino). Te aseguro que no te arrepentirás de empezar con esta novela.

Antes de irme quería cerrar la reseña con una última idea. No olvidarse de la impotencia y el hartazgo que nos lleva, en el peor de los casos, a venganzas irracionales que acaban con uno mismo mientras reclamas a gritos sordos que alguien escuche.

Nos vemos la otra semana, buena lectura.

R.

“Se vengó de sí misma y del resto del mundo vendiéndose a los hombres, y ahora yo vendo mi cuerpo por la misma razón” (reflexión de Mitsuru).

Puntuación: 0 / Votos: 0