“Cucarachas. Cientos y cientos de enormes cucarachas llenaban la habitación (…) Los susurros eran el ruido de su movimiento incesante.” (Narrador)

Cómo llegué a Dean Koontz

El autor de esta novela es un escritor norteamericano contemporáneo a nuestra época (nació en el 45) y se caracteriza principalmente por escribir en el género de terror. Debido a que he disfrutado constantemente las novelas de Stephen King, decidí darle una oportunidad a Dean Koontz porque en algunas ocasiones los críticos suelen compararlos.

La primera obra que leí del autor fue Extraños (Strangers). Fue un desastre. No me gustó en lo absoluto, pero sé que es un escritor prolífico así que había espacio de sobra para escoger. Después de algunas lecturas, decidí retomar a Koontz y escogí Susurros. Una novela que, más que terror, considero suspenso, pero tampoco es que sean excluyentes.

Al igual que con Stephen King, algunas de sus obras se han adaptado al cine y junto con otro pequeño grupo de autores forman lo que se conoce como la literatura comercial del terror. La crítica no suele recibirlos bien. Ellos, por su parte, parecen ajenos a esto. Al menos Koontz y King han manifestado en muchas ocasiones que no escriben para ganar premios, sino para entretener (y vaya que lo hacen).

“Si mis padres pudieron mostrarme amor en algún momento y a continuación me molían a golpes, ¿en quién puedo confiar? ¿En ti?” (Hillary)

En fin, ahora que ya conoces cómo llegue a este escritor, vamos con la reseña.

Susurros

La novela girará en torno a dos personajes principales: el perseguido (Hillary) y el perseguidor (Bruno Frye). Ambos personajes tienen una infancia que los marcará de por vida. Eso es lo interesante: tú puedes observar el cambio en las rutas de decisión de los personajes. Mientras que Frye termina sometido (¿voluntariamente?) a la sociopatía, Hillary no. Lo que uno se pregunta es, ¿por qué uno sí y el otro no? Porque ambos han tenido historias terribles -y no exagero en lo absoluto-.

A lo largo de la novela se presentan elementos de persecución interesantes. No entraré en detalles, pero te voy a mencionar el elemento principal:

  • La persecución que se resuelve en la primera parte del libro. Ya no puede haber nada malo. Dieron caza al cazador. Luego de esto, un pasadizo de calma te acompaña hasta dejarte lleno de dudas porque la situación no ha acabado. El sociópata -muerto- aún los persigue. No, esta no es una historia de fantasía. Es ficción, sí, pero lo que caracteriza al buen terror/suspenso -como en este caso- es que las situaciones son perfectamente posibles. Esa transición de la solución apresurada del conflicto, a la calma, y luego, de vuelta al conflicto. Ha sido estupendo.

Perseguido por los traumas implantados por su madre -Katherine-, Bruno se pasa la vida violando y matando a golpes a mujeres. Dentro de su realidad, es su madre quien está ocupando esos cuerpos y debe pagar por todo el mal que le ha hecho.

La madre, ¿por qué actuó así? ¿tenemos respuestas? Sí, ella también ha tenido un desastre de experiencia y te quedarás preguntando al final quién tiene la culpa de qué. Porque todo está justificado, todo tiene un porqué, y todos son malos y buenos.

Hillary, a quien su padre la golpeaba cada vez que se emborrachaba y cuya mamá gustaba de mirar -y que se enfadaba si ella no se dejaba-. Quien tuvo que ver cómo su padre estrangulaba a su madre hasta la muerte en la cocina porque estaba alcoholizado y creía que habían gusanos que se lo iban a comer y juraba que ella los incitaba. Hillary, quien tuvo que correr porque su padre agarró su escopeta y remató a su esposa con un disparo dentro de su boca y le trituró la cabeza. Sí, ahora le tocaba a ella, quien solo pudo librarse del endemoniado hombre asesinándolo con un cuchillo que tenía preparado para emergencias. Pero no se libró del todo, no, el demonio la alcanzó con un disparo en el estómago.

Tanto Hillary como Bruno se salvan de pura suerte. Sin embargo, la vida tiene caminos diferentes para ellos.

En esta novela hay espacio para todo. En mi opinión, no hubo excesos. Es decir, no hay espacios aburridos. Hasta tiene su parte cliché (recordemos que esta novela está dominada por el mercado editorial que le mete la mano a todo lo que puede porque asegura que tiene a los especialistas que saben lo que la gente quiere y eso les hará ganar más dinero como empresa) donde Hillary se enamora de uno de los policías que la está ayudando cuando Frye la ataca.

Pero ese es el truco, esa es la clave. Cambiar las cosas desde adentro.

Esta novela se ha vendido al mercado comercial. Pero aún con todas esas limitaciones ha podido presentar buenos personajes y argumentos. Definitivamente ha cambiado mi opinión inicial sobre Koontz.

“Había descubierto que las preocupaciones financieras destruían el amor de una relación, dejando solamente la cáscara cenicienta de la amargura y el enfado” (Narrador)

5 de 5 estrellas ¿novela perfecta?

A susurros le he puesto 5 de 5 estrellas en Goodreads. Algo importante, no es que considere a esta novela como perfecta: dentro de mi forma de categorizar estas estrellas la novela cumple con cada uno de los objetivos. Es como ese alumno que ha aprobado todos sus cursos, pero probablemente en la mayoría haya aprobado con 11 de 20 (así se califica aquí en Perú la nota mínima aprobatoria). Vamos con el detalle a continuación:

  • Argumento (1 de 1, una gran idea. No original, por supuesto, pero gran idea. Es que la historia de la persecución se puede contar de muchas maneras y esta me ha gustado mucho.)
  • Redacción (1 de 1, una forma de escribir bastante usual para nuestra época, con diálogos explícitos, narrador omnipresente, inter-temporal, todos los elementos que vemos hoy en una novela con la que muchos nos sentimos cómodos.)
  • Personajes (1 de 1, hay algunos malos, pero están también los exquisitos. Frye y Katherine son grandes personajes con todo el desarrollo psicológico necesario para entenderlos.)
  • Guion/diálogos (1 de 1, es un lenguaje claro, en algunas oportunidades algo simplón, pero no es nada que no se pueda tolerar.)
  • Desenlace (1 de 1, muy importante que haya cerrado el problema principal y no haya dejado cabos sueltos.)

“¿Era posible amar a alguien después de las torturas físicas y psicológicas que había sufrido de niña?” (Narrador sobre Hillary)

¿Ya leíste esta novela? Deja tu opinión en los comentarios y suscríbete para enterarte cada vez que haya una nueva reseña. Nos vemos el martes, que tengas buena lectura!

R.

Puntuación: 0 / Votos: 0