Honoré de Balzac

Honoré de Balzac es un representante de la novela realista del siglo XIX. En mi opinión Balzac estaba concentrado en describir la realidad de la Francia en la que vivió. En ese sentido y parte del proyecto Comédie humaine (Comedia humana), en la sección Études de Mœurs (Estudios de costumbres), subsección Les Célibataires (Los solteros), Le curé de Tours (El cura de Tours) no es la excepción.

Aquí se nos presenta al abate Birotteau y  la señorita Gamard como los personajes principales. Birotteau, ingenuo y irremediablemente amable se ve comprometido ante la muerte del abate Chapeloud. Él no lo sabe aún, pero este es el comienzo de muchos de los problemas que tendrá que afrontar Birotteau donde el principal obstáculo será la señorita Gamard.

“Permaneciendo soltera, una criatura del sexo femenino no es más que un contrasentido; egoísta y fría, causa horror” (Birotteau)

He citado la frase anterior para ponernos en contexto: Francia del siglo XIX. También nos da una imagen clara del pensamiento del abate (tal vez ya reflejando su desprecio por Gamard). Que quede claro, ambos no se llevan ni se llevarán bien. Pero la obra se centra en el lado del abate. Sus pensamientos, diálogos y reflexiones nos son mostradas desde el lado principal. No olvidar que está novela está contada principalmente desde su perspectiva. Veamos un ejemplo adicional:

“Es imposible que una persona en guerra perpetua consigo misma o en contradicción con la vida deje a las demás en paz y no envidie su dicha” (Birotteau)

Este es otra vez Birotteau desahogándose de la imagen mental que tiene de Gamard. Esta cita ya es páginas aún más avanzadas y es interesante notar que la crítica ya no solo es hacia el sexo femenino. Aquí generaliza aún más. Esto no es gratuito: Birotteau no tiene como única enemiga a Gamard.

“Birotteau era de esas personas predestinadas a sufrirlo todo, porque no sabiendo ver nada, nada saben evitar: todo cae sobre ellas” (narrador)

Aquí nos alejamos de la perspectiva de Birotteau y es el narrador quien nos termina de describir los rasgos de la personalidad del abate: una persona ingenua, amable, pero hasta el hartazgo de amable. Manipulable y quejoso, el abate es un personaje a analizar con pinzas porque, en mi opinión, Balzac nos quiere dejar claro algunos elementos más. Leamos algo más:

“La más tenaz de todas las venganzas sobre la más débil de todas las víctimas” (narrador)

Esta es una de las frases cercanas al final de la novela. Pero hagamos epojé (como haciendo un poco de sátira sobre Husserl) -es decir, hagamos un paréntesis- quiero mostrarte cómo entiendo a la novela, pero sin contarte mucho. Por ejemplo ahora, no te diré cómo acaba, ni quién se venga de quién, o todas las peripecias o entredichos entre Birotteau y Gamard, aunque pienses fácilmente que es el abate quien termina perjudicado, ¿es realmente así? Creo que una de las principales razones por las que me he animado a escribir el blog es para motivar la lectura. Me interesa que te dé curiosidad y al mismo tiempo mostrarte mi forma de pensar (si solo hiciera lo primero mejor me hubiera dedicado a hacer publicidad; sin ofender, claro ¿u ofendiendo?). La idea tampoco es que sea contenido políticamente correcto, eso sería muy aburrido y no hay mucho de útil en seguir esa corriente en este campo (aquí eres libre de expresar todo lo que sientas cuando hables de literatura).

Bueno, volvamos a la obra. Te dejo la clásica valoración reseñera a la Goodreads (por cierto, también tengo Goodreads, allá podrás seguir con detalle mis lecturas):

A la novela le he puesto 4 de 5 estrellas, a continuación el detalle:

  • Argumento: (1 de 1)
  • Redacción: (1 de 1)
  • Personajes: (1 de 1, lo mejor de la novela)
  • Guion/diálogos: (1 de 1)
  • Desenlace: (0 de 1, esto es muy común en la mayoría de novelas que leo. Debe ser muy complicado.)

El cura de Tours en mi vida

Entiendo a Balzac (mi prejuicio sobre él) como un realista al que le gusta la sátira. El cura de Tours es la primera obra que he leído del autor y por lo pronto no tengo interés en continuar con su trabajo. Sin embargo, como terminando la reseña quería dejarte una reflexión sobre mi experiencia con esta lectura.

Antes de precipitarte a juzgar, ten en cuenta que esta obra se ha escrito en otro contexto y otro tiempo. Más que verlo desde tú perspectiva, intenta meterte en la mente del autor y familiarízate con el tiempo, no solo es más divertido, sino que también encuentras elementos que aún ahora pueden observarse y te llevas ligeras sorpresas (no todas desagradables).

En el cura de Tours encuentras tipos de personas que ya conoces (y que si aún no lo has hecho es muy probable que con el tiempo lo hagas). En Lima, Perú, siglo XXI, conozco Birotteau´s, Gamard´s y Caro´s (ya lo conocerás). Esta obra no solo te permite ponerte en su lugar y entender el mundo un poco más cerca a cómo ellos lo ven, sino que también te invita a que pienses en puntos de acuerdo, anticipando y respetando estas características que has encontrado en la otra persona. Esto, no solo aplicable a Birotteau´s y Gamard´s, ayuda a que las relaciones forzosas -quizá no tan forzosas-  con personas especialmente complicadas sean más llevaderas y agradables (pero qué sé yo).

Buena lectura, nos vemos el jueves!

R.

Puntuación: 0 / Votos: 0