Las evaluaciones de los profesores se dan básicamente por eso: porque son ESENCIALES para la sociedad. Esta profesión, es el pilar de todas las demás profesiones; porque, obviamente, gracias a nuestros tutores, maestros, cátedras, y otros amautas existen todas las demás. ¿Por qué tanta subestima?

Ilustración: José Delzo

Ilustración: José Delzo

Permítanme la ignorancia y hacer unas consultas: ¿cuál fue el criterio del gobierno para otorgarle decreto tras decreto aumentos sucesivos a los policías y fuerzas armadas? Y ¿Por qué no ocurrió lo mismo con nuestros profesores? Otra consulta, ¿existen también evaluaciones sucesivas a los uniformados para conservarlos o degradarlos?

Sea cual sea la respuesta, este conflicto se ha convertido en una cuestión axiológica. Es amoral, obsceno y escandalosa la inequidad entre el salario de un profesor frente al de un policía. Hoy en las calles vemos policías que ganan miles, reprimiendo a muchos profesores que – por poco – pasan el básico.

¡Cuidado! no es odio contra los policías (en el peor de los casos sería envidia lo que siento); sin embargo, se ha de exigir al gobierno destinar de manera LÓGICA los recursos, de acuerdo a la PRIORIDAD del país o a la supervivencia de la especie si se quiere.

Por último, no hablemos ya de quienes se han formado más o menos (eso claro está). Vayamos más allá e imaginemos un futuro: Países sin profesores, no existirían jamás. Sin embargo, países sin fuerzas armadas o policías, ya existen. No tengo más que decir, solo #notemetasconmiprofe.

 

Puntuación: 3 / Votos: 2