Ilustración: José Delzo

Ilustración: José Delzo

Por: John Santivañez Huatuco – @tayiel

Un chiste de Carlos Álvarez, recita: “Chile no se sorprende de ganarle a Perú en su cancha, porque al final de las cuentas, ellos también juegan de local”. Cabe toda la verdad en esta chirigota. Otros países llegan al nuestro, alquilan un piso y luego compran el lugar porque dan cuenta que todo está a la venta.

El conspicuo José Mujica, decía: “La concentración de la riqueza es malsana e injusta”. Pero nos gusta fabricar ricos, ¡que lucren con nuestro hueco bolsillo y nuestro prostituido gen del consumismo! Todo a cambio de trabajo para el mendicante peruano que es feliz vistiéndose en el mall.

Adiós Inka Kola, adiós Marsella, adiós Donofrio, adiós Cigarros Inca, adiós Backus; adiós a todos. Y sean bienvenidos Estados Unidos, Chile, China, Brasil y todo aquél que quiera cachinearnos. No, no son ustedes los que están interesados en nosotros, somos nosotros que queremos vendernos. Que irritante y odioso es el patriotismo cuando existen dólares de por medio ¿verdad?

Facundo Cabral decía de Argentina: “Los jóvenes se creen norteamericanos y los viejos europeos. Entonces, ¿Cómo queremos que funcione un país donde nadie está en su lugar”.

De camino a Gamarrita, escuché  decir a una espeluznante señora: “Es que acá no se hacen cosas buenas”. Pasos adelante; “Yo compro on-line”, decía un padre setentón. Yo escandalizado, no sabía que iba camino a comprar más ropa china que ellos en la ironía. Lo vamos perdiendo todo, hasta la cabeza, ¡qué más da!

Puntuación: 0 / Votos: 0