Archivo por meses: marzo 2023

vencer la frustración de la voluntad de sentido

[Visto: 672 veces]

Vivimos grandes tensiones en el mundo actual, parece no cesar la tormenta y volver a la calma. Recordemos un profundo pensador escribe: Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste. Ni siquiera estarás seguro de si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso trata la tormenta.Haruki #Murakami, (fragmento de “Kafka en la orilla”)

Una de las personas más comprometidas con la Logoterapia es la Dra. María Marshall, quien con su esposo el Dr Edward Marshall han escrito varios libros de gran importancia para comprender al ser humano desde el pensamiento de Viktor Frankl.

María Marshall y Edward Marshall y sus hijos en Canada

Con su permiso, publicamos una parte de su libro Prismas del Significado. Título original; Prism of Meaning Guide to the Fundamental Principles of  Viktor E. Frankl’s Logotherapy 

Angustia existencial: Según Frankl, mientras que en los tiempos de Freud se podría hablar de frustraciones sexuales, la sociedad de hoy está más bien caracterizada por la frustración existencial. Y, como en la teoría de Adler, se podría hablar de complejos de inferioridad, la Logoterapia aborda los sentimientos de futilidad (Frankl, 1984b). Reflexionando sobre la sociedad actual, Frankl (1984b) señaló que nuestro tiempo, por un lado, se caracteriza por un derrumbe y la pérdida de las tradiciones, sin proveer orientaciones sanas para los jóvenes, en cuyo caso, éstos pueden seguir lo que la mayoría está haciendo, lo que conduce al conformismo. Por otra parte, existen sistemas totalitarios que imponen significado y los valores y no permiten una búsqueda personal de significado. En ambos casos, la falta de reconocimiento de la importancia de la voluntad de sentido en la vida de las personas puede conducir a la frustración existencial (Frankl, 1984b y 1994).

La frustración existencial: Frustración existencial es una sensación molesta, que resulta de las frustraciones de la voluntad de sentido. No es el signo de una enfermedad, sino más bien de nuestra humanidad, la cual que nos advierte de la importancia de un sentido de significado en la vida (Frankl, 1984b).

La frustración de la voluntad de significado puede ser el resultado de la falta de direcciones, la pérdida de los roles tradicionales, o valores, un conflicto de valores, o una sustitución de lo que es verdaderamente significativo con lo que puede traer la felicidad o el placer (Frankl, 1967; 1984).

En cualquiera de estos casos, cuando la voluntad de sentido se sustituye con la voluntad de placer, o una voluntad de poder, o el éxito, el resultado es contraproducente (Frankl, 1984b). Con una metáfora, es como si un cazador nativo en Australia arroja su boomerang, sin llegar al objetivo, el boomerang vuelve al cazador (Frankl, 1984).

Vacío Existencial: Una frustración de larga data de la voluntad de sentido puede conducir a la represión de la voluntad de sentido. Esta condición se llama vacío existencial (Frankl, 1967, 1984, 1984b, 1992), que se caracteriza por una sensación de falta de sentido y la falta de intencionalidad. Sus principales síntomas son una sensación de vacío y aburrimiento (Frankl, 1984b, p. 122).

Frankl (1967) señaló que la sensación de vacío interior está especialmente extendida entre los jóvenes. De acuerdo a la observación de Viktor Frankl, el veinticinco por ciento de sus estudiantes en Europa y sesenta por ciento de sus estudiantes en los Estados Unidos confesó tener esto (Frankl, 1984,. p 111). Según se informa, los síntomas de la falta de sentido y el vacío son también síntomas generalizados llevados a la atención de los médicos en las consultas externas (Frankl, 1984b).

El peligro del vacío existencial radica en los intentos de llenarlo con actividades que generan mayor angustia por la supresión de la voluntad de sentido, como el placer, o actividades orientadas al éxito, como la adicción al trabajo, desafío a la autoridad, el acaparamiento de bienes materiales, uso de drogas, comportamientos excesivos, etc

Estos esfuerzos inútiles para llenar el vacío existencial puede llevar a la depresión, la adicción o la agresión, lo que Frankl denomina como la tríada neurótica de las masas (Frankl, 1984b, pp 28-30). Además, pueden dar lugar a trastornos emocionales y mentales (Frankl, 1984b; Lukas, 1998).

Por otro lado, el vacío existencial no es una enfermedad, y una frustración o represión de la voluntad de significado pueden ser llevados a la conciencia, lo que puede desencadenar la búsqueda de sentido (Frankl, 1965, 1984, p 74;. 1996) .

Frankl (1994) hizo hincapié en que, en este sentido, la tarea del terapeuta es la de asegurar a sus clientes que su sensación de vacío no es un signo de enfermedad mental, sino más bien un desafío para llenar este vacío-un reto al que sólo los seres humanos pueden conseguir: Sólo los seres humanos pueden sentir la falta de sentido, ya que sólo son conscientes del significado (Fabry, 1994,. P 31).

Neurosis Noógena:

Dudando el sentido de la vida puede dar lugar a un tipo de neurosis, para lo cual Frankl acuñó el término neurosis noógena (Frankl, 1965, p 18;. 1967, p 81;.. 1994, p 115).

Neurosis noógena no se origina en la psique. Es decir, no se origina en el pasado, y no es causada por la sexualidad reprimida, traumas de la infancia, los conflictos entre diferentes unidades, o conflictos entre el ello, el yo y el superyó.

Más bien, las neurosis noógena se originan en el presente. Se derivan de la dimensión del espíritu, y son causados por colisiones de valores, conflictos de conciencia, o por no encontrar y percibir un sentido último de la vida (Frankl, 1984b;. P 81).

Los principales síntomas de la neurosis noógena son desaliento, la desesperación y la depresión (Frankl, 1965, p 18;. 1994;. P 115).

Estos síntomas, en su manifestación, son muy similares a la de otros estados depresivos. Alternativamente, la neurosis noógena puede estar superpuesta sobre, o enmascarada con otros tipos de  depresión endógena.Por lo tanto, el diagnóstico de neurosis noógena siempre requiere un diagnóstico cuidadoso.

El espíritu humano en el caso de neurosis noógena no está enfermo. Por el contrario, el sufrimiento en la dimensión del espíritu produce síntomas psicológicos, que también puede ir acompañada de síntomas físicos. El principal síntoma de la neurosis es la ansiedad (Barnes, 1995).

Los síntomas de la neurosis noógena pueden aliviarse mejor con un tratamiento que ponga énfasis en el presente y el futuro de la persona y le ayude a ganar los recursos para cumplir con los compromisos, las relaciones a establecer, y de vivir la vida al máximo.

APLICACIONES: La comprensión de los principios que subyacen en el análisis existencial es vital para el diagnóstico preciso, que no sólo tiene en cuenta el sufrimiento a lo largo de la dimensión del cuerpo o psique, sino que la complementa esto con la comprensión del sufrimiento de una frustración de la voluntad de sentido.

 

Los Prismas del Significado, Capítulo IV: dinámica existencial y Análisis Existencial, pag 35-ss

Maria Marshall, Ph.D.
Diplomate in Logotherapy
Director and Registered Psychotherapist en Ottawa Institute of Logotherapy
psychology en University of Alberta
http://www.ltea.ca/
Habla perfectamente inglés, francés, alemán, húngaro y conoce bien el español.

 

REFERENCIAS:

Barnes, R.  C.  (1995).  Logotherapy  and  the Human  Spirit.  Unpublished  Manuscript.  Department  of Counselling and Human Development, Hardin-Simmons University, Abilene, Texas.

Barnes, R. C. (1995b). Alfred Adler‘s Individual Psychology. Unpublished Manuscript. Department of Counselling and Human Development, Hardin-Simmons University, Abilene, Texas.

Crumbaugh,  J.  C.,  &  Maholick,  L.  T.  (1969).  Manual of  Instructions  for  the  Purpose in  Life Test. Psychometric Affiliates: Murfreesboro, TN.

Frankl, V. E. (1965). Man‘s Search for Meaning.: Washington Square Press: New York, NY.

Frankl, V. E. (1967). Psychotherapy and Existentialism, Selected Papers on Logotherapy. Washington Square Press/ Pocket Books: New York, NY.

Frankl, V. E. (1969). The Will to Meaning. Washington Square Press: New York, NY.

Frankl, V.  E.  (1984).  Man‘s  Search  for  Meaning.  (Revised  and  Enlarged  Ed.).  Washington  Square Press: New York, NY.

Frankl, V.  E.  (1984b).  The Unheard  Cry  for  Meaning.  Psychotherapy  and  Humanism.: Washington Square Press/Pocket Books: New York, NY.