patología del espíritu de la época

[Visto: 936 veces]

Lapatología del espíritu de la época” es un concepto desarrollado por Viktor Frankl, fundador de la logoterapia, que describe ciertas actitudes prevalentes en la sociedad que reflejan un malestar existencial colectivo. Frankl identificó cuatro actitudes preocupantes después de la Segunda Guerra Mundial: la provisional, la fatalista, la colectivista y la fanática. Cada una de estas actitudes se caracteriza por un tipo específico de miedo:

  1. Mentalidad Provisional: Miedo al futuro y a la amenaza. Las personas con esta mentalidad se sienten incapaces de comprometerse con algo duradero debido a su temor a que el futuro sea incierto y peligroso.
  2. Mentalidad Fatalista: Miedo a una supuesta fuerza del destino. Las personas fatalistas creen que no tienen control sobre sus vidas y que el destino ya está escrito, lo que socava cualquier iniciativa y responsabilidad personal.
  3. Mentalidad Colectivista: Miedo al “otro” o a los grupos externos. Esta mentalidad se caracteriza por una fuerte identificación con un grupo y una percepción hostil hacia los grupos externos, creando una dinámica de “nosotros contra ellos”.
  4. Mentalidad Fanática: Miedo a las dudas y a la validez de otras convicciones. Los fanáticos compensan sus propias inseguridades con una adhesión radical a sus creencias, temiendo la existencia de otras perspectivas válidas.

Estos miedos reflejan una falta de responsabilidad individual y una tendencia a delegar la responsabilidad en fuerzas externas, ya sean el destino, el grupo o las creencias absolutas.

Nueva Patología del Espíritu de la Época en el Siglo 21

En el siglo XXI, observamos una evolución en la patología del espíritu de la época, marcada por un nuevo síndrome neurótico colectivo que refleja las transformaciones socioeconómicas actuales. Este síndrome se caracteriza por un desequilibrio entre libertad y responsabilidad, especialmente entre aquellos que gozan de seguridad económica. Las personas afectadas por esta nueva mentalidad:

  1. Tienen una actitud exigente hacia la vida y hacia los demás, esperando que sus deseos sean cumplidos sin esfuerzo.
  2. Carecen de gratitud y no reconocen lo bueno en sus vidas.
  3. Evitan enfrentarse a los desafíos y sombras inevitables de la existencia, ignorando tanto su propio sufrimiento como el de los demás.
  4. Delegan la responsabilidad de tomar decisiones en otros, mostrando una falta de disposición para asumir la responsabilidad por sus propias vidas y acciones.

A diferencia de las cuatro actitudes identificadas por Frankl, que estaban dominadas por el miedo, esta nueva mentalidad se caracteriza más por una ausencia de miedo razonable y una falta de realismo. Las personas con esta actitud:

  • Dan por sentadas las cosas buenas y agradables de la vida, creyendo que tienen derecho a una vida fácil.
  • Reprimen y excluyen los desafíos de su imaginario, evitando cualquier cosa que implique una prueba o esfuerzo.
  • Faltan gratitud, compasión y disposición para asumir responsabilidades, elementos esenciales para una vida plena y significativa.

Este fenómeno psicológico parece ser una quinta neurosis colectiva, una evolución de la patología del espíritu de la época que Frankl describió. Aunque todavía no ha sido formalmente reconocida como tal, esta nueva actitud existencial refleja una adaptación de las antiguas patologías a las condiciones y desafíos del siglo XXI.

Fuente: Logoterapia y análisis existencial hoy.   Autores: Alexander Batthyány  & Elisabeth S. Lukas .Sobre la patología del espíritu de la época en el siglo 21, pp. 32

Vincent van Gogh: Noche estrellada sobre el Ródano (1888). Museo de Orsay

Puntuación: 5 / Votos: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *