Gestión deportiva: Efectos de la gestión de un mega evento deportivo

Gestión deportiva: Efectos de la gestión de un mega evento deportivo

[Visto: 1149 veces]

La industria deportiva es una de las más grandes a nivel mundial. Hacia el 2015, este sector generó 700 mil millones de dólares (M$), que representa el 1% del PBI mundial. Tan solo el fútbol movió 200.040 M$ el año 2017. El deporte genera por estas y otras razones, un impacto económico y social sin precedentes. En este contexto es que se celebra el mundial Rusia 2018, pero: ¿Qué efectos conlleva realizar un macro evento en el país anfitrión y en aquellos que participan de él? ¿Qué elementos deben alinearse para que la gestión de un mega evento tenga éxito? ¿Cómo afrontar un reto de esta magnitud? Todas estas interrogantes serán resueltas en las siguientes líneas.

Los países organizadores de estos eventos invierten grandes sumas de dinero para llevarlos a cabo. Por ejemplo, Brasil invirtió cerca de 11,000 millones de dólares en la realización del último mundial de fútbol, esto representó un monto mayor a la suma de la inversión de los 3 mundiales anteriores. No obstante, la consultora UBS asegura que el impacto económico de la Copa en inversión indirecta, del 2010 al 2014 alcanzó los 64,000 M$, que en buena parte se debe a los grandes actos de corrupción posteriormente descubiertos, y que se sumó al descontento social que se manifestó principalmente en las favelas de ese país (Forbes, 2014). Oficialmente se proyecta que el gasto en Rusia ascenderá a 16,800 M$, y extraoficialmente se estima que la inversión alcanzará los 60,000 M$.

Fransesc Gregori docente del EAE  Business School de Barcelona nos comenta lo siguiente: “Los resultados son que el mundial del 2014 generó 8,960 M$ y se proyecta que el mundial del 2018 genere 13,320 millones de dólares en ingresos. Sin embargo, los países anfitriones apenas recibieron 523 M$ en el caso de Brasil, y se proyecta que Rusia genere 782 M$ en ingresos inmediatos, el resto de los ingresos se los lleva la FIFA”. La mayoría de estados organizadores terminan este tipo de eventos con un alto grado de déficit económico que se debe al mal uso de los recursos, que principalmente se gastan en la construcción de edificaciones que posteriormente se vuelven cargas para el estado, y cuyos defectos a largo plazo terminan superando ampliamente a sus beneficios inmediatos. Así lo demuestra Sudáfrica con un déficit fiscal de 21,000 M$ o Brasil con un saldo negativo de 27,000 M$. Por su parte, Rusia al organizar los XXII Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi el 2014, obtuvo un déficit fiscal de 20,000 millones de dólares, resultando ser los más caros de la historia (El Cronista, 2016).

Sabiendo esto, ¿Por qué los países tienen tanto interés en organizar un evento de estas magnitudes? Existen numerosos factores que lo explican. “El primero de ellos, es la proyección de la imagen del país a nivel mundial. Mientras que los JJOO acumulan más de 4,000 millones de seguidores,  1,100 millones de personas ven la final mundial de cricket (entre Pakistán e India), 160 millones de personas miran la final del Super Bowl, y un mundial de fútbol es televisado por 3.600 millones de personas. Ser anfitrión de un mega evento permite al organizador generar notoriedad y posicionamiento. El país proyecta su propia marca, la infraestructura de sus principales ciudades, su estilo de vida y atractivos culturales, cuyo impacto publicitario se mide en 774 millones de dólares. En segundo lugar, el impulso económico derivado de la construcción y el turismo, que tiene un efecto inmediato estimado del 0.5% de crecimiento en el PBI del estado anfitrión. Por último, existen otros factores como los efectos políticos positivos inmediatos en sus mandatarios, o la mejora del estado de ánimo de la población local” (Gregori, 2018).

Los efectos también se sienten en los países participantes. El mejor ejemplo es la escena nacional, donde las consecuencias de la reciente clasificación al mundial de Rusia 2018 fueron una serie de fenómenos económicos. El primero de ellos fue el aumento inmediato de hasta el 500% en la venta de camisetas de la selección nacional (del cual 70% eran de imitación, producto de la industria nacional). Se prevé que en confección y venta de indumentaria, se muevan 180 M$. Por otro lado, la venta de equipos de TV y dispositivos electrónicos (celulares, tablets, laptops, etc) aumentarán entre el 35%-60% (Gregori, 2018). Este efecto se debe a que la clase media renovará sus equipos electrónicos para seguir el mundial. “Entre el sector del comercio y consumo se espera una inyección de 350 millones de dólares en la economía, y un crecimiento del PBI del 0.17%” (Gestión, 2017).

Como hemos observado, ser el foco de atención implica asumir también grandes riesgos, pues malas decisiones producen una negativa percepción internacional. ¿Cuál es entonces el escenario ideal para que la gestión de un mega evento tenga éxito? Jesús Espinoza, docente de la diplomatura de gestión deportiva en la PUCP nos brinda el siguiente alcance. “Se requiere conseguir alinear a tres actores: El estado a través de sus representantes políticos, la empresa privada y la sociedad civil. […] El legado de un mega evento incluye un legado político, que consiste principalmente en alinear objetivos de las autoridades políticas ignorando el color partidario. Por otro lado se encuentra el legado deportivo, pues si rompes la barrera del éxito deportivo (ganar competiciones) los deportistas locales generan una rueda positiva de resultados, que con un adecuado trabajo perdurará en el tiempo. Además se encuentra el legado en infraestructura, que incluye el uso eficiente de las construcciones realizadas una vez terminado el evento. Y por último se encuentra el legado social, donde la sociedad afianza su sentido de identidad con el deporte y el ánimo social sube”.

Un caso de éxito en gestión de mega eventos fueron los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, considerado como uno de los pocos eventos realmente rentables “Las autoridades políticas, el sector empresarial y la ciudad de Barcelona trabajaron de la mano en este evento. Además, la generación de una economía mixta (dirección pública y gestión privada),  la capacidad de renovación urbana y la excelencia en el programa deportivo urbanístico contribuyeron en el éxito de estos JJOO. […] En la parte deportiva, se creó el plan ADO, que fue un fondo público privado que se repartió entre deportistas (90%) y entrenadores (10%) para que ambas figuras se dediquen solo a entrenar y mejoren su productividad” (Espinoza, 2018).

Como resultado Barcelona escaló a ser el tercer destino turístico en Europa, obtuvo resultados deportivos sin precedentes y se comenzó la gran revolución deportiva de España. Los superávits de los saldos fiscales fueron: + 6.835 M$ corrientes para el periodo 1986-1992, + 2.608 M$ para el periodo 1993-2001 y + 3.873 M$ para el periodo 2002-2010. (Brunet, 2009). Además, se generaron otros efectos de largo plazo, pues hoy se generan 21,000 puestos de trabajo en la industria del deporte anualmente en España. Asimismo, se expandió la construcción de viviendas, y las plazas hoteleras disponibles en Barcelona se incrementaron extraordinariamente, entre otros efectos (Brunet, 2009).

Queda claro que el éxito de un evento no se mide en la cantidad de inversión realizada, si no en la adecuada administración de los recursos que generen un legado que perdure en el tiempo una vez que el evento haya concluido. Resulta crucial aprender de los errores y replicar los aciertos de experiencias similares. En nuestro país se presentó una ventana de oportunidad con la designación de Lima como sede de los Juegos Panamericanos 2019, y cuya realización se prevé que genere una inversión de 5.222 millones de soles (MS/.) en su mayoría destinada a nueva infraestructura. No obstante, se estima que también signifique un ingreso de S/5 mil millones, con S/680 millones de beneficios directos y S/4,387 millones indirectos (El comercio, 2017), además de dejarnos un legado infraestructural y deportivo.

Esta vez los focos estarán alumbrándonos y es momento de demostrar que somos capaces de realizar un evento de esta magnitud de manera exitosa. No olvidemos que el beneficio obtenido de un mega evento puede generar una revolución social y deportiva que signifique el inicio de un cambio productivo y sostenible en el tiempo. Sin embargo, ello sólo se logrará con una adecuada gestión de las inversiones y los recursos, así como un compromiso de todos los actores alrededor del suceso que le devuelva la importancia que merece al deporte nacional, pues como diría Alfredo Di Stéfano: “Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”.

Autor:
Luciano Rivera – Manager de Análisis de Producto
Gestión 360

Bibliografía:

El Alto precio de la gloria olímpica (8 de agosto de 2016). Recuperado de: https://www.cronista.com/financialtimes/El-alto-precio-de-la-gloria-olimpica-20160808-0030.htmlEl lado más oscuro del mundial (4 de julio de 2014). Recuperado de: https://www.elconfidencial.com/mundo/2014-07-04/la-expulsion-blanca-la-cara-oscura-del-mundial-de-brasil_156414/

Villafranco, A. Forbes: 10 escándalos que ensombrecen el mundial de Brasil (27 de mayo de 2014) Recuperado de: https://www.forbes.com.mx/10-escandalos-que-ensombrecen-el-mundial-de-brasil-2014/

Informe Robinson (2012). Barcelona 1992. Recuperado de:             https://www.youtube.com/watch?v=RSGrZlM3ux4

Coca Cola (1992). Anuncio Plan ADO Deportistas Olímpicos Barcelona 1992: https://www.youtube.com/watch?v=682QTcXsbCA

Ferran Brunet (2012). Análisis del impacto económico de los Juegos Olímpicos. Recuperado de: file:///C:/Users/Usuario/Downloads/JJOO%20Barcelona.pdf

Brunet, Ferran. 2002. “Anàlisi de l’impacte econòmic dels Jocs Olímpics de Barcelona, 1986-2004”. En Barcelona: l’herència dels Jocs (1992-2002), eds. Miquel de Moragas y Miquel Botella, 209-243. Barcelona: Editorial Planeta.

Rufas, F. (2018) RUSIA 2018: OPORTUNIDADES ECONÓMICAS DE UN MUNDIAL DE FÚTBOL. Recuperado de: file:///C:/Users/Usuario/Desktop/IME/ARTÍCULO%20GESTIÓN%20DEPORTIVA/PRESENTACION%20MUNDIAL%202%20(1)-ilovepdf-compressed.pdf

Panamericanos Lima 2019: Estiman S/ 5,222 millones de impacto económico (6 de Febrero de 2018). Recuperado de: https://gestion.pe/economia/panamericanos-lima-2019-estiman-s-5-222-millones-impacto-economico-226676

¿Cómo van las inversiones para los Juegos Panamericanos? (11 de diciembre de 2017). Recuperado de: https://elcomercio.pe/economia/peru/inversiones-juegos-panamericanos-noticia-480759

Gobierno planea recuperar inversión en los Juegos Panamericanos con venta de departamentos (21 de abril de 2018) Recuperado de: https://peru21.pe/politica/gobierno-planea-recuperar-inversion-juegos-panamericanos-venta-departamentos-404366


Gestión Deportiva: El Gestor no gana partidos, gana campeonatos

[Visto: 983 veces]

La escena deportiva peruana presenta en el corto plazo grandes oportunidades para crecer a nivel institucional, económico y competitivo. La clasificación a la Copa Mundial de Fútbol y la designación para ser organizadores de los Juegos Panamericanos 2019 suponen hitos en nuestra historia respecto a este campo, los cuales deben ser aprovechados por todos sus actores. Sin embargo, numerosas noticias no brindan luces alentadoras: La crisis a nivel directivo en la Federación Peruana de Vóley, el bajo nivel competitivo del equipo nacional de tenis, El carácter informal de las Federaciones Deportivas, la debilidad institucional y deportiva de los clubes de fútbol, entre otros. Frente a este contexto, se presenta la siguiente interrogante: ¿el éxito en una organización deportiva depende únicamente de factores deportivos, los cuales pueden dar resultados aleatorios? De no ser así, nos confirma la existencia de un campo que aún no ha sido del todo cubierto, pero: ¿cómo hacerlo?

La RAE define “deporte” como “actividad física ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas”. El enfoque tradicional ha sostenido la postura de que el éxito de un club, la organización deportiva por excelencia, depende única y exclusivamente de contar con buenos jugadores y buenos entrenadores. Los clubes deportivos se erigían bajo la figura de asociaciones civiles no lucrativas, la cual otorgaba incentivos a los directivos de incurrir en gastos que privilegien el éxito deportivo (y, en consecuencia, político) a corto plazo en desmedro de la sostenibilidad en el largo plazo (Aróstegui y Díaz, 2009). El enfoque moderno, producto de la necesidad de contar con instituciones sólidas, sostenibles y capaces de generar valor para toda la comunidad, sostiene que el deporte no sólo requiere de buenos técnicos, sino que precisa de nuevos elementos y nuevas técnicas, englobadas en torno al concepto «gestión».

La gestión deportiva es entendida, entonces, como la rama de la ciencia homónima que implica la planificación, organización, dirección y control de todas las acciones con el fin de generar valor en la amplitud de entornos en los que desenvuelve la institución deportiva (Mestre, 2013). Estos objetivos distan de ser solo económicos; la esencia de esta clase de entidades incluye factores de carácter social, deportivo, educativo, medioambiental, político, ético, entre otros, los cuales, además de brindar al club la capacidad de influir en el desarrollo de la comunidad, le confiere la responsabilidad de gestionar adecuadamente esa facultad. El Estado, la ciudadanía, los aficionados, la empresa privada, los jugadores, el cuerpo técnico y el personal del club tienen injerencia en los resultados de la entidad deportiva y es el reto del gestor deportivo el canalizarlos, negociar, establecer sinergias y trabajar para generar valor al conjunto.

En el mundo deportivo existen casos de instituciones que han logrado revertir una situación problemática gracias a un enfoque basado en gestión y son catalogados actualmente como referentes en la materia. A raíz de los fracasos en el Mundial de Francia 1998 y las Eurocopas del 2000 y 2004, la Federación Alemana de Fútbol estableció una reforma enfocada en la captación y desarrollo de talento juvenil en todo el territorio. Gracias a ello, la selección ha logrado nutrirse de un universo de más de cincuenta futbolistas de élite y los resultados son claramente visibles: Campeón mundial vigente y campeón de la última Copa Confederaciones. La delegación olímpica de Reino Unido logró revertir su paupérrimo resultado en Atlanta 1996 (una sola medalla) con una actuación histórica en Río 2016 debido, en gran medida, a una política de asignación de presupuesto basado en resultados (ver más).

En Latinoamérica, específicamente en Argentina, el Club Atlético Vélez Sarsfield ha logrado independizar en gran medida su desempeño financiero de los resultados deportivos a través de estrategias de marketing deportivo, desarrollo de sus divisiones inferiores para futuras exportaciones y políticas de reducción de costos (ver más). En el contexto peruano, clubes como Sporting Cristal, San Martín o Melgar se presentan como instituciones que han logrado un grado de solidez institucional y continuidad a partir de un enfoque en divisiones inferiores, gestión de patrocinios y marketing deportivo. La Federación Peruana de Fútbol no se encuentra ajena a esta mención, pues ha llevado a cabo decisiones que fortalecen su autonomía, promueven la sostenibilidad de los clubes y que, brindan al país la oportunidad de organizar eventos de gran envergadura.

Por último, es innegable el papel fundamental que cumple la pasión en la realización de los profesionales de este campo. Y, si bien el deporte genera una cantidad innumerable de emociones, supone un reto lograr que este se desarrolle de forma sostenida en la sociedad, lo cual implica tomar decisiones complicadas a corto plazo, pero que contribuirán al bien común en el futuro. La clasificación al Mundial inyectaría 350 millones de dólares a la economía nacional este año, pero estoy convencido de que el mayor impacto no ha sido ese, sino el siguiente: El peruano está más feliz. Esa es la motivación del gestor deportivo y es su responsabilidad lograrlo.

Autor:
Diego Almanza – Vicepresidente de Proyectos y Procesos
Gestión 360

Referencias:

-Diana Gonzales no seguirá al mando de la FPV por sanción de 5 años. (26 de enero de 2018). Recuperado de: http://rpp.pe/voley/mas-voley/diana-gonzales-no-seguira-al-mando-de-la-fpv-por-sancion-de-5-anos-noticia-1101725
-Horna: “la gestión deportiva en el Perú es pobre. No es solo en el tenis”. (6 de febrero de 2017). Recuperado de: http://rpp.pe/tenis/copa-davis/horna-la-gestion-deportiva-en-el-peru-es-pobre-no-es-solo-en-el-tenis-noticia-1028814
-Con el boxeo ya son 24 federaciones deportivas nacionales reconocidas por el IPD. (10 de febrero de 2017). Recuperado de: http://www.ipd.gob.pe/noticias-institucionales/con-el-boxeo-ya-son-24-federaciones-deportivas-nacionales-reconocidas-por-el-ipd
-Aróstegui, J., y Díaz, J. (2009). Las Sociedades Anónimas Deportivas como sucedáneo a la obsolescencia de las Asociaciones Civiles en el ámbito del derecho deportivo. Recuperado de: http://www2.congreso.gob.pe/Sicr/AsesJuridica/JURIDICA.NSF/vf12web/DAE2F0E9282B6B60052575F20074B0EE/$FILE/Derecho_Deportivo.pdf
-Meste, S. (2013). Componentes de la gestión deportiva: Una aproximación. Revista de educación física, 2(2), 1-19. Recuperado de: https://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/viref/article/view/15775/13673
-De un solo oro en las Olimpiadas de Atlanta a 27 en Río 2016: Lo que se puede aprender del resurgimiento deportivo de Reino Unido. (22 de agosto de 2016). Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37149048
-Ongarato, A. (2013). El modelo de negocios de los clubes del fútbol argentino: El caso del Club Atlético Vélez Sarsfield (trabajo de licenciatura). Universidad de San Andrés, Victoria, Argentina. Recuperado de: http://repositorio.udesa.edu.ar/jspui/handle/10908/2587
-FPF creó la Comisión de Fútbol Profesional y estos son sus integrantes. (11 de enero de 2018). Recuperado de: http://rpp.pe/futbol/seleccion-peruana/fpf-creo-la-comision-de-futbol-profesional-y-estos-son-sus-integrantes-noticia-1099139
-Nuevas reglas: Clubes de fútbol sin licencia no podrán jugar en el 2017. (5 de julio de 2016). Recuperado de: https://gestion.pe/tendencias/nuevas-reglas-clubes-futbol-licencia-podran-jugar-2017-108705
-Perú será sede del Mundial Sub 17 en el 2019. (16 de marzo de 2018). Recuperado de: https://elcomercio.pe/mundial/seleccion/peru-sera-sede-mundial-sub-17-2019-noticia-505015
-Clasificación de Perú a Rusia 2018 puede agregar US$ 350 millones a la economía. (16 de noviembre de 2017). Recuperado de: https://gestion.pe/economia/clasificacion-peru-rusia-2018-agregar-us-350-millones-economia-150529

 


Suscribirse por correo

Completamente libre de spam, retírate en cualquier momento.