Yukio Mishima

Considerado uno de los escritores más importantes de Japón en el siglo XX, Yukio Mishima escribe El rumor del oleaje y se publica en 1954. Esta no es una de sus obras más conocidas, pero es la única que he leído. Algo importante que he descubierto mientras escribo la reseña es que fue candidato para el premio nobel en 1968. Sin embargo, lo que llamó aún más mi atención es que fue uno de los fundadores del Takenokai, una milicia privada con el fin de restaurar el poder del emperador. Fue en 1970 cuando él y otras cuatro personas tomaron como rehén a un comandante de las Fuerzas de Autodefensa de Japón y los condicionaron a revocar la Constitución de 1947. Fracasaron en su intento (naturalmente) y comete suicidio por seppuku.

Fue un escritor prolífico (cuenta con más de 40 novelas), pero aún así me pregunto qué nos lleva a tomar esas decisiones como humanos. Me pregunto también si en esos tiempos la única manera donde conseguías realmente hacer un cambio era a través de la violencia. Imagino que en Japón, como en Asia en general, debe haber sido aún más difícil. ¿Qué tanto han cambiado las cosas? porque siento que ahora podemos manifestar nuestras ideas de manera mucho más libre que antes. De repente esto no es más que una aparente comodidad, donde se nos ha otorgado un poco más de espacio para opinar y que mientras no amenacemos un grupo de poder todo marchará bien para todos. Me he quedado pensando en una de las grandes preguntas ¿hacia dónde vamos?

Pero bueno, vamos con la reseña de El rumor del oleaje.

El rumor del oleaje

El rumor del oleaje es una novela de amor. La historia nos sitúa en una isla primitiva, elemental, de Japón. Los personajes principales, Shinji Kubo y Hatsue Miyata, pertenecen a grupos sociales distintos, pero lejos de todo, siempre con un tinte de humildad (recordemos que estamos hablando de una isla pequeña en Japón). Esta bella historia rural, gira en torno a la pesca, los rumores, los celos y las malas decisiones.

Es una novela ligera, que te hace saborear la inocencia  y confianza de la que gozan los pueblos pequeños, pero donde, aún así, también pueden ocurrir tragedias. Lo bueno es que en este mundo la historia entre Shinji y Hatsue tendrá un final feliz hasta donde lo podemos entender (logran un objetivo que a primera vista parece imposible: logran casarse y esto es bueno porque ellos están enamorados).

El rumor del oleaje tiene 4 de 5 estrellas en mi cuenta de Goodreads. Esto no debería ser del todo correcto. Ya tiene un tiempo que he leído la novela y, ahora que intento recordar qué es lo que no me terminó de gustar del todo, no se me ocurre nada. También es muy probable que no haya tenido ninguna escala válida y haya sido pura subjetividad y presunción de que ninguna novela puede tener 5 de 5 estrellas. En fin, pueden haber sido distintos factores, pero lo que importa es que es una buena novela, que cumple con todas mis expectativas más básicas y que estoy seguro que vas a disfrutar.

En esta ocasión tampoco estarán explícitas las mejores frases del texto porque no tomé anotaciones en su momento. No está bien, pero tampoco está mal. Con el tiempo uno va encontrando una manera óptima de leer (y disfrutarlo). Cuando leí El rumor del oleaje aún no la había encontrado. A veces es bueno recordarlo.

Esto ha sido todo por hoy. Te animo a que conozcas un poco más de la literatura universal. Yo aún no lo he hecho del todo, pero estoy muy emocionado de saber que aún tengo muchas culturas sobre las que leer. Entre ellas, las más próximas en la agenda son la literatura africana, la hindú, la centroamericana y la portuguesa.

El mundo es grande, ancho y ajeno como dirían, pero a veces es bueno mantener las cosas un poco más simples. Un poco más simples y tratar de disfrutarlas. A veces con eso basta y sobra.

Nos vemos el jueves, que te vaya bien!

R.

Puntuación: 0 / Votos: 0