El balance militar entre Rusia y Ucrania (tercera parte)

Por Víctor Torres Laca

En el primero de esta serie de artículos se examinó el estado actual de las fuerzas armadas de Ucrania. Se concluyó que estas presentan importantes deficiencias en cuanto a entrenamiento y equipamiento agravadas por posibles problemas de lealtad dentro de las tropas. En la siguiente entrega se analizaron las capacidades militares rusas partiendo de la premisa de que, si bien estas son mayores, tal comparación no es suficiente sino que debe evaluarse su capacidad de proyectar poder. A este respecto, resultan de particular utilidad las fuerzas de despliegue rápido tal como la experiencia histórica y los recientes acontecimientos en Crimea han demostrado. El presente artículo cierra la evaluación examinando la capacidad de Rusia de escalar el conflicto de una operación puntual a una invasión exitosa de su vecino meridional.

Tal como se mencionó con anterioridad, las fuerzas rusas se encuentran distribuidas entre cuatro distritos militares. De acuerdo con información recopilada por la organización Global Security el Distrito Militar Oriental cuenta bajo su mando con cuatro ejércitos mientras que los otros tres distritos solo disponen de dos cada uno (GlobalSecurity.org 2013). Esta división de fuerzas responde a la prioridad asignada al Extremo Oriente por el Kremlin, lo que es comprensible si se tiene en cuenta el creciente poderío chino, la presencia de Corea del Norte como factor de inestabilidad, la fuerte presencia de los Estados Unidos así como el poderío de sus aliados Corea del Sur y Japón. Dadas estas condiciones puede asumirse que estas fuerzas quedarían al margen de una guerra en Occidente salvo caso de extrema necesidad.

 De los otros tres distritos, los que limitan con Ucrania son el Occidental y el Meridional. El primero cuenta con dos ejércitos: el 6º y el 20º pero sus principales unidades de combate de están desplegadas alrededor de la ciudad de San Petersburgo, Moscú y Nizhni Nóvgorod. Ello implica distancias de 1,400, 750 y 1,100 kilómetros de la ciudad de Járkov, la segunda ciudad más importante de Ucrania y la más cercana a la frontera rusa. En el caso del Distrito Militar Meridional se dispone del 49º y 58º ejércitos pero la mayoría de sus unidades de combate se encuentran desplegadas en la región del Cáucaso. Las distancias entre estas y la región todavía ucraniana de Crimea son en promedio de unos 500 kilómetros pero debe tenerse en cuenta que varias de estas no pueden ser transferidas sin descuidar la seguridad regional ante una Georgia resentida por la invasión del 2008 y una permanente rivalidad entre Armenia, bajo protección militar rusa, y Azerbaiyán.

 El alto mando ruso es consciente de las limitaciones que imponen sus múltiples responsabilidades regionales y la gran extensión de su territorio a cualquier esfuerzo por concentrar tropas. Es por ello que con el aumento del presupuesto de defensa en la última década los ejercicios militares también se han incrementado en tamaño y frecuencia. En julio de 2013 se realizaron las maniobras más importantes desde la caída de la Unión Soviética, con la participación de 160,000 tropas, 5,000 tanques, 130 aviones y docenas de buques de guerra en el sector correspondiente al Distrito Militar Oriental (Isachenkov 2013). En contraste los ejercicios en la Rusia europea han sido de menores proporciones, por ejemplo, los ejercicios Zapad que se realizan de manera conjunta con Bielorrusia solo incluyeron 6,000 individuos en la edición del 2009 y 12,000 en la del 2013 (Bohdan 2013).  Ello parece implicar una menor prioridad para la región pero no quiere decir que no se puedan realizar mayores esfuerzos. En efecto, la crisis ucraniana del presente año “coincidió” con maniobras a gran escala en Rusia occidental, en ellas estuvieron involucradas 150,000 tropas, 880 tanques, 90 aviones and 80 buques de la armada (Associated Press 2014).

 De estas consideraciones y las revisadas en la entrega anterior parece posible deducir que el Kremlin sería capaz de concentrar para una invasión fuerzas de tamaño al menos equivalente al de las ucranianas, además, mejor equipadas y entrenadas gracias a la bonanza presupuestaria rusa de los últimos años. Sin embargo, tal esfuerzo difícilmente pasaría desapercibido ante las potencias occidentales dada la magnitud de los desplazamientos que involucraría. Una opción para ocultar tal intención es justificar los movimientos de tropas como ejercicios militares, tal como se hizo antes de la invasión a Checoslovaquia en 1968 pero los ejercicios militares de febrero de este año vinieron y se fueron sin que tal oportunidad haya sido aprovechada.

 Mapa topográfico de Ucrania

Mapa topográfico de Ucrania

 (Rekacewicz, Bournay y UNEP/GRID-Arendal 2005)

 Si la presión occidental ante una renovada concentración de tropas rusas fallara, ¿qué alternativas quedan a disposición del gobierno de Ucrania? Tal como se puede apreciar en un mapa topográfico de la región la mayor parte del país es llana con excepción del extremo occidental lo que facilitaría el avance de un ejército mecanizado como el ruso. El único obstáculo de importancia es el río Dniéper que atraviesa el país de norte a sur en el mismo eje de cualquier avance ruso. Esta línea se anclaría por el sur en el Mar Negro y por el norte en Bielorrusia y los Pantanos de Prípiat de manera que parece conveniente seguir el consejo del general Manstein durante la Segunda Guerra Mundial fortificar este curso de agua y abandonar las llanuras al oriente del mismo. El inconveniente con este plan es que habría que abandonar las facilidades existentes en la Ucrania oriental como la base aérea de Mýrhorod, la más importante del país.

 Una posibilidad adicional es el empleo de las aglomeraciones urbanas como centros de resistencia, al estilo de lo ocurrido en Grozny durante la invasión rusa de Chechenia. Tal estrategia dependería en gran medida de la convicción para la lucha de la población, cosa que no puede darse por sentado. Lo apropiado parece entonces acciones de retardo al oriente del Dniéper en conjunto con una retirada de aviones y material al occidente de esta línea. En estas maniobras, al menos algunas ciudades podrían servir como punto de apoyo y foco de resistencia. La idea sería por un lado provocar el mayor número de bajas a los atacantes sin permitirles obtener una victoria decisiva, ello podría generar dudas en la opinión pública rusa que de por sí no parece favorable a una intervención (Kara-Murza 2014). Por otro lado, tal accionar daría tiempo para que entren en juego sanciones de los países occidentales o, en caso extremo, una intervención militar propiamente dicha. En ambos casos resulta de fundamental importancia sostener la línea del Dniéper a fin de evitar que el Kremlin pueda presentar su intervención como un hecho consumado.

 

Bibliografía

Associated Press. «Putin orders military tests amid Ukraine tensions.» AP The Big Story. 26 de Febrero de 2014. http://bigstory.ap.org/article/reports-vladimir-putin-orders-test-combat-readiness-troops-central-western-russia (último acceso: 9 de Marzo de 2014).

Bohdan, Siarhei. «Military Exercises In Belarus: Potential Aggression Or Fighting For Russian Funding?» Belarus Digest. 23 de Septiembre de 2013. http://belarusdigest.com/story/military-exercises-belarus-potential-aggression-or-fighting-russian-funding-15566 (último acceso: 9 de Marzo de 2014).

 

GlobalSecurity.org. «Russian Army Order of Battle.» 17 de Julio de 2013. http://www.globalsecurity.org/military/world/russia/army-orbat.htm (último acceso: 8 de Marzo de 2014).

 

Isachenkov, Vladimir. «Russia holds biggest war games in decades.» AP The Big Story. 16 de Julio de 2013. http://bigstory.ap.org/article/russia-holds-biggest-war-games-decades (último acceso: 9 de Marzo de 2014).

 

Kara-Murza, Vladimir. «Ukraine is Putin’s, not Russia’s, war.» The Washington Post. 4 de Marzo de 2014. http://www.washingtonpost.com/opinions/ukraine-is-putins-not-russias-war/2014/03/04/f587b698-a337-11e3-84d4-e59b1709222c_story.html (último acceso: 9 de Marzo de 2014).

 

Rekacewicz, Philippe, Emmanuelle Bournay, y UNEP/GRID-Arendal. «Ukraine, topographic map.» GRID-Arendal Maps & Graphics Library. 2005. http://www.grida.no/graphicslib/detail/ukraine-topographic-map_cf9a (último acceso: 9 de Marzo de 2014).

Puntuación: 4.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*