Los francotiradores en el Ejército del Perú

Por Paul Antezana Degregori, Mayor EP

“Retrocedió bajo el fuego para recoger el cinturón de un soldado que contenía 100 cartuchos, repentinamente dio un grito y cayó al suelo. Un disparo de un francotirador le atravesó el cuello… cuando golpeó el suelo con su cuerpo ya estaba muerto”

Descripción del ataque de dos paracaidistas en Goose Green.
Equipo de análisis del Sunday Times de Londres, La Guerra en las Malvinas.

“Poco se imaginaba un armero británico en 1640 cuando le acopló la primera mira telescópica a un mosquete, el desastre que había producido. Durante muchos años su invento permaneció como una mera curiosidad”.1 Muchos años y estudios después, el montaje de una mira telescópica sobre un rifle de precisión de buena calidad ha permitido realizar disparos a distancias tales que el simple hecho de oír el disparo es dificultoso, más aún detectar al tirador, llamándose esta circunstancia “ventaja balística”.

En base a  esta “ventaja balística”, se instituyó en los ejércitos del mundo la figura del “francotirador”, de quien se dice es el soldado más irregular en los ejércitos regulares. Este rápidamente obtuvo un oscuro y letal protagonismo a través de los conflictos que se han desarrollado en el mundo moderno debido a la impopular necesidad de disparar contra combatientes sin haber entrado en combate abierto contra ellos en muchas ocasiones y a los estragos causados contra la moral de éstos al saberse acechados por un enemigo distante e invisible que recoge su amarga cosecha con una frialdad selectiva e infalible.

¿Francotiradores en el Ejército del Perú?

En el Perú, que no es ajeno a la doctrina militar mundial, se instituyó la especialización de francotirador dentro de la carrera del oficial y sub oficial del Ejército del Perú. Para ello se creó en el 2004 la Escuela de Francotiradores del Ejército donde se llevó a cabo el Primer Curso Regular de Francotiradores con apoyo de instructores del Ejército de los Estados Unidos, Desde entonces hasta la fecha han conducido nueve cursos con más de una centena de militares graduados de ésta especialidad.

Debido a lo joven de la especialidad, aún no se ha producido doctrina para el empleo de los francotiradores en apoyo a las operaciones militares por lo cual son  empleados de forma aislada y sin explotar adecuadamente sus capacidades. Se mantiene así en el limbo su presencia y actuar dentro de la organización y la estructura del Ejército del Perú. Para remediar esta situación se está tomando cartas en el asunto para poder reglamentar y regular su empleo y accionar dentro de la doctrina vigente y respetando irrestrictamente los derechos humanos de acuerdo a la Constitución Política del Perú.

Francotiradores en el VRAEM

Durante las operaciones militares desarrolladas en los últimos años en el VRAEM, se observó la necesidad de contar con elementos que apoyen a las fuerzas militares con fuego preciso y a largas distancias durante sus operaciones, así como también que realicen reconocimientos inmediatos del terreno y el enemigo. Ante estos requerimientos, el General Víctor Montes Barrios, Comandante General del Componente Especial de los Valles de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (CE-VRAEM), ordenó, en base al personal de francotiradores destacados en las unidades que conforman el CE-VRAEM, la creación funcional de la primera “Compañía de Francotiradores” con sede en Pichari-La Convención-Cuzco, la cual tuve el honor de dirigir. Esta, luego de dos meses de reentrenamiento exhaustivo y riguroso estuvo en condiciones de entrar en operaciones. Durante el entrenamiento se buscó inculcar en el personal de francotiradores el conocimiento de tres grandes áreas: técnicas de tiro, conocimientos de campo y tácticas, las cuales garantizan el éxito de las operaciones militares.

Dentro del entrenamiento recibido lo más esencial fue  darle al francotirador la capacidad de discriminar sus objetivos, ya que muchos temían que se dieran excesos durante las operaciones contraterroristas y contra el narcotráfico pues la palabra “francotirador” trae a la mente la imagen de un asesino frío y sin honor que mata indiscriminadamente con el único objeto de causar zozobra y terror en el enemigo, sin importarle  contar entre sus víctimas a civiles con tal de lograr su fin.

Dentro de las operaciones militares realizadas durante los años 2011 y 2012, cuando comandé la Compañía, observé con mucho gusto y entusiasmo que dentro del CE-VRAEM, los  francotiradores nos hicimos un lugar dentro de las necesidades de contar con personal especializado. Cada vez éramos convocados con mayor frecuencia para participar de operaciones contraterroristas y contra el narcotráfico, donde obtuvimos muchos éxitos para el CE-VRAEM, disminuyendo y en muchos casos deteniendo el accionar de los delincuentes terroristas de la Organización Terrorista Sendero Luminoso, liderada por el camarada “José”, y de los narcotraficantes.

Muchos pensarán que al hablar de éxitos para los francotiradores sólo se refiere a las bajas causadas al enemigo por disparos certeros a largas distancias, pero no fue así. Muchas veces el enemigo estuvo al alcance de las miras y fusiles nuestros, pero conocedores de las leyes y disposiciones que reglamentan el uso de la fuerza durante las operaciones militares, se evitó en todo momento “eliminar” los objetivos enemigos, preservando la vida aún sabiendo que éstos no tendrían la misma deferencia con nosotros en las mismas circunstancias; optando por realizar reconocimiento y seguimiento de sus desplazamientos y actividades, y brindando dicha información a las patrullas que se encontraban en la zona para su captura, desarticulando su organización, restringiendo su accionar delictivo y confiscando armamento, municiones, explosivos, droga e insumos químicos. Estos logros carecieron muchas veces de la cobertura requerida en los medios de comunicación por no ser “carne para los lobos” ni “artículo de fácil venta”; prefiriendo solamente darle escuetos espacios frente a los grandes titulares que se dan a los éxitos de los delincuentes narcoterroristas y los errores de las fuerzas armadas y policiales, lo cual pareciera ser aprovechado por algunos sectores políticos para atacar a las instituciones armadas y al gobierno.

El futuro de los francotiradores

Las amenazas en el mundo son cada vez más cambiantes, lo que exige que el Perú cuente con unas fuerzas armadas capaces y profesionales, en este contexto, es una obligación para los francotiradores la continua preparación física y sicológica para poder hacer frente a los diversos enemigos que amenacen la soberanía e integridad territorial y el estado de derecho del Perú. La tecnología avanza a pasos agigantados, lo nuevo de hoy es lo antiguo del mañana, pero la variable “hombre” siempre será fundamental en el desarrollo de los conflictos bélicos y eso los francotiradores lo tienen siempre presente. Finalmente, agradezco por medio de éstas líneas a todos aquellos francotiradores que me dieron la oportunidad de comandarlos en combate en el VRAEM, y a mis superiores quienes confiaron en mí para cumplir esta noble tarea de participar de la pacificación nacional.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Jhon L. Plastery Eduardo Abril de Fontcuberta, El  Ultimate Sniper en español, Boulder, Paladin: 2005 .
Puntuación: 4.54 / Votos: 13

8 pensamientos en “Los francotiradores en el Ejército del Perú

  1. VICTOR

    SI UD. RECONOCE QUE EN LA MIRA DE LOS FUSILES DE SUS TIRADORES SELECTOS, ESTUVO EL ENEMIGO, ENTONCES PORQUE NO LOS MATO??? ACASO PENSO Y SI ME ENJUICIAN??? , Y SI ME APLICAN LOS DD HH??? Y SI NO ASCIENDO?? …ENTONCES PARA QUE FUE AL VRAEM????

    Responder
  2. F.T.

    en LA POLICIA ESPECIAL PERUANA EXISTEN LOS FRANCOTIRADORES (INTERMEDIOS) DESDE 1987, SE USABAN LOS FUSILES SVD Draugunov, HKG3-SG1 y uno para distancias cortas muy versatil conocido como PG500, hoy en día solo algunas de estas armas están en servicio.

    Responder
  3. JORGE SALAZAR VÍLCHEZ

    El combatiente regular debe actuar bajo el marco legal irrestricto de los DDHH, este combatiente no va al VRAEM a matar. El comandante de esta fuerza debe pensar en lo que va hacer, en las consecuencias de sus actos, entre ellos, la imagen de su institución, su familia, su carrera; no a actuar bajo instinto animal.

    Responder
    1. Raul

      Según el concepto de Jorge Salazar, el combatiente regular vá al VRAEM a
      hacerse matar, y esto es lo que vá a suceder considerando que el terrorista
      o narcotraficante, actuará bajo ningún marco legal ni tomará en cuenta los
      DDHH del combatiente. Esto es un absurdo. Quién lo entiende?. Y como
      combatirá?. A pañuelazos o le hará ojitos?.

      Responder
  4. RODOLFO WALTER

    PIENSO Q EL COMENTARIO DE MATAR AL TERRORISTA ESTA EQUIVOCADO , SE TIENE EL PODER PARA MATAR SE MATARIA INDISCRIMIDADAMENTE PERO SOLO SE LE PUEDE UTILIZAR AL FT PARA ELIMINAR UN OBJETIVO DE MUCHO VALOR COMO UN CABECILLA PRINCIPAL, EN EL VRAEM CLARO

    Responder
  5. alfredo

    Quien no sabe de este dificil trabajo de ser francotirador puede lanzar improperios mi mision no solo es matar sino la de buscar informacion y alimentar a la fuerza regular solo lo hare cuando mi vida y ls vida de inocentes este en peligro, matar no es un jobie uno no lo hace por placer yo se cuando lo hare. NO ME DESAFIES. Me forge con instructores americanos y lo que digas no me molesta. CUIDATE.

    Responder
  6. Cristopher

    Creen que Estados Unidos también dejaría vivo a Al Qaeda?? No verdad, por las puras Estados Unidos no mandaría su equipo militar y francotiradores para jugar a la guerrita con tremendo terrorista y encima pensar en los ddhh pff por favor. ..o bien lo eliminan y le hacen un favor al mundo o bien lo ponen bajo condena y pague sus crímenes…aunque la segunda opción estaría demás aquí. .lo mismo pasa acá en el Perú o en cualquier país no somos los únicos que tienen terroristas en su país generando corrupción, inseguridad, etc, etc,.. así que no vengan aquí que con ddhh, la onu, o convenio de ginebra ya que con el simple hecho de ser terrorista no pueden tener ni una pizca de compasión por parte nuestra,..o que prefieren salvar la vida de sus familias o dejar un terrorista suelto por la calle que en cualquier momento puede matar a cientos de personas y en una de esas personas podrían estar sus hijos, padre, madre, esposa, etc… recomiendo que lo piensen mejor. Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*