UN AREQUIPEÑO HACIENDO ARTE EN EL CUSCO ‘Nadie es profeta en su tierra’

El arequipeño Luis Enrique Palao Berastain es uno de los más destacados plásticos nacionales, pues no sólo domina la difícil técnica de la acuarela, sino también el óleo, la temperas, pasteles, tintas y carbones, y sus obras ya forman parte de varias colecciones del Mundo. Existe un libro publicado por Eduardo Moll sobre su vasta y exquisita producción artística, que lo ha situado en un envidiable lugar en el campo de la pintura; sin embargo, Palao a pesar de su fama conserva su humildad y ello lo engrandece aún más.

El artista durante la larga conversación que sostuvimos hace unas semanas en la casa del amigo Manuel Rodríguez Velásquez, recordó con emoción a su finada madre doña Rosa Berastain Berastain, quien siempre lo alentó a seguir su vocación artística, ella era quien lo levantaba muy temprano para que cumpliera sus planes de pintar a la salida del sol los verdes campos de Sabandía o Tiabaya; incluso le hacía sugerencias sobre los colores y matices que debía llevar en su paleta para plasmar en las cartulinas y lienzos la campiña arequipeña. Es decir, también ella fue una de sus primeras maestras del genio plástico a pesar de la oposición del padre.

Luis Palao, recordó también que nació en la calle Jerusalén (1943)en una casona frente al antiguo local del Colegio San Francisco; luego su familia se traslado a la calle Saenz Peña del distrito de Miraflores, en donde vivió muchos años. El pintor mistiano destacó que en aquellos tiempos Arequipa era la mata de los pintores, pues en cada calle había uno y él tuvo la oportunidad de conocer a muchos, con los que entabló amistad y salía a pintar. “Antes en Arequipa todos eran muy generosos, los pintores no sólo enseñaban sus trucos sino también invitaban el almuerzo a jóvenes como yo que recién nos iniciábamos en el camino del arte”, expresa Palao.

Uno de esos personajes era don Guillermo Mansilla Canessa de quien guarda un grato recuerdo nuestro entrevistado, precisamente del momento en que decide irse a radicar al Cusco. A continuación reproducimos una crónica que escribió Luis Palo Berastain sobre este hecho, varias décadas después:

PARADO SOBRE LAS PIEDRAS

Por Luis Palao Berastain (Qosqo, Chinchero, 3 de agosto de 1993)
La mañana del 14 de julio de 1966 no solamente era fría por el invierno de Arequipa sino también por los baldazos de agua con que los vecinos lavaban sus veredas de piedra.

Apoyado en la puerta del estrecho zaguán de su casa en la cuesta del Puente Bolognesi, un hombre alto, delgado, de fina nariz abrigado en su saco plomo y en sus holgados pantalones de casimir, me esperaba.

Desemboqué yo de la Plaza de Armas a la carrera con mi mochila y mis bártulos de pinturero ya que la noche anterior ese hombre, Don Guillermo Mansilla Canessa, el acuarelista, me había dicho:

-Mañana levántese más temprano y antes de ir a la estación de la Peruvian a tomar el tren de la sierra, pase usted por mi casa, amiguito Palao.
No bien me vio el acuarelista, cobró vida y exclamó:
-¡Ay, chulla madre!, por la grandísima apure amigo Palao que ya se va el tren de la sierra…
Vino hacia mí y me dio un apretón de manos. Me entregó una linda carpeta con cartulinas para acuarela, papeles cortados y empastados por sus hábiles manos de ebanistas.

-Se las he preparado pequeñas porque sé que a usted le gusta pintar hectáreas. ¡Váyase lejos amigo Palao, aquí en Arequipa nadie lo quiere! Esta tierra está llena de pintamonos y monosabios. Usted, allá en el Cusco, va a encontrar maravilla y media. Mi padre amaba a los indios igual que Marcelo Uría. Déjeme a mí, aquí yo haré salir el sol por Tiabaya. Y tome esta pegacha.
Me alcanzó un rollo de cinta de papel engomado, agregando:

-Lleve usted este tubo de carmín que es el padre de todos los grises y para los puntos mágicos este gran amarillo de goma guta. Pínteme usted esas rejitas que ya están por caerse, los balcones de la calle sucia, que cuando yo fui a pintarlos ya estaban en el aire. Écheles azulacho, a lo macho nomás… El día que usted regrese le tomaré examen creo que con mi paleta y en uno de mis papeles finos que guardo especialmente. Y en mí delante y sin perderlo de vista hágame algunas de sus creaciones, pequeña nomás para ponerla al lado de mi calvito (Un óleo de César Calvo de Araújo).

Esta pintura siempre lo acompaño en su comedor. El pintor “Salvaje” después de pintarle su retrato a Don Guillermo Mansilla, con los repuchetes que quedaron en su paleta, le pintó con la espátula sin dibujar un retazo de su selva amazónica.

En esa fría mañana le di un fuerte abrazo en sus grandes hombros de su saco de casimir, parados en la vereda de piedra, me apretó en sus brazos diciéndome mientras giraba con su buena pierna hacia el zaguán de su casa:
-¡Adiós mi amiguito!

Los siguientes meses caminaba asombrado, atónito, debajo de los balcones. Me amparaba en la sombra de las tejas recorriendo callejones con los papeles del acuarelista Guillermo Mansilla, sobre las piedras del gran Cusco.
-Gracias Don Guillermo.

Contribución de la periodista: NEXMI DAZA ARENAS

Palao

Luis Enrique Palao, no siguió estudios regulares de Arte, sino que sus lienzos son el producto de lo aprendido de su profesor de primaria del Colegio La Salle, Víctor Torres, un personaje dedicado a las artes manuales que cautivo desde muy niño a Palao; y de los consejos de otros grandes maestros del arte pictórico arequipeño.

Palao, recuerda emocionado cuando tenía 7 u 8 años de edad, a la salida del colegio solía acompañar al profesor Torres hasta su taller de la calle Sepúlveda de Miraflores y allí permanecía fascinado durante horas viendo como las manos diestras de don Víctor hacía recordatorios y capillos de bautizo a mano, utilizando tizas de colores y acuarelas que el mismo preparaba.

“Era como vivir en pleno Siglo XVI, mi profesor Torres era todo un alquimista, y yo era feliz ayudándole a preparar sus acuarelas con aceite de linaza, ácidos, colores, óxidos de zinc y de titanio, trementinas y goma, ingredientes que compraba de la ferretería de Gensa, la tienda Gibson y la Botica de El Pueblo; además hacíamos a mortero las bases para los lienzos y tenía una fórmula para calcar los personajes de las revistas de historietas; también me enseñó a hacer los pinceles de pelo de gato y de oreja de buey. Yo gozaba haciendo eso y aprendí todas sus fórmulas, aunque en Aritmética sólo sacaba cero”, expresa emocionado Luis Palao.

– Y esas técnicas, ¿todavía las aplica?

LP: Claro yo jamás he comprado acuarelas, ni oleos, siempre he preparado mis propias pinturas. Sólo una vez mi hermana Julia con el dinero que le dio mi padre para comprarme zapatos, me obsequio una caja de acuarelas profesional Winsor y Newton, que vendía la tienda Porcella, y que hoy ya no se encuentra.

Además con los años he aprendido hacer trucos y a manejar el agua siguiendo también las enseñanzas de otros maestros de la pintura arequipeña como: Alejandro Núñez Ureta, que usaba el rojo de Venecia para refrescar los azules; José Uría me enseñó a fijar las apoyaduras de las piedras, aplomándolas primero y luego ir subiendo; y don Guillermo Mancilla, me decía siempre los balconcitos son notas de color en el aire y esto es lo que más tiempo me demando descubrir.

– ¿Algún maestro de la “I” también contribuyó en su formación?

LP: Desde luego, mi profesor de Arte Percy Murillo, era muy bueno y me prestó muchas veces sus revistas y libros, algunos no se los devolví. Pero yo vivo avergonzado con mi Colegio Independencia, porque cuando fui estudiante encabece una huelga para expulsar a un gran maestro y director José Teobaldo Paredes Valdez, en ese entonces hasta fuimos a parar a la Comisaria por ese asunto y nos sentimos muy machos por eso. Pero hoy me siento avergonzado de lo que hice y cuando uno falta a sus maestros o sus padres lo único que le queda si no puede pedir perdón y suicidarse, es vivir agachado y cubrirse el rostro con un gran sombrero como el que uso.

-¿Alguna vez ha enseñado lo que sabe o le gustaría hacerlo?

LP: Alguna vez el maestro Manuel Rivas Castro me llevó como su asistente a la Escuela de Bellas Artes “Carlos Baca Flor”, para que les diera algunas orientaciones a los estudiantes y sobretodo les trasmitiera temple, pintar desalmadamente sin miedo. Pero no dure mucho porque alguien comenzó a objetar mi presencia pues no tenía título, así que me retiré.

-¿Tras 6 décadas de trabajo, qué es la pintura para usted?

LP: Yo pinto desde que amanece hasta las 3 de la madrugada, porque no tengo otra cosa en que entretenerme, para mí la pintura es un minuto de pelea por 5 de descanso. Mi intención es volver acuarela todo lo que tocó, todo lo que veo, pero que evidencie una sensación, ya sea de tristeza o alegría; si lo que pinto no se parece al modelo no importa, pero sí que tenga un lenguaje pictórico.

Además para mí ninguna pintura es definitiva, todas son estudios aproximaciones de algo, a veces sólo son garabatos, manchas, en mis trabajos dejo mis dudas, arrepentimientos y borrones , es más al lugar donde trabajo jamás lo he llamado taller , sino estudio, porque es un lugar donde experimento nuevos trucos, combinaciones etc.

En realidad, no me gusta ver pinturas acabadas, claro a veces salen chiripas, pero por lo general cualquier tema cuesta mucho lograr. Por eso encuentro muy creídos a esos pintores, que presentan obras muy forzadas.

-¿Hay algunas obras suyas que han sido copiadas?

LP: Si varias, y a simple vista son igualitas pero no logran obtener los mismos colores, porque las hacen con acuarelas de marca, entonces los tonos son como de Walt Disney. Además los que me copian son unos genios carajo, porque las obras no tienen ni un solo error, yo en cambio siempre dejo las huellas de mis equivocaciones.

-¿Tiene autorretratos?

LP: Si muchos porque pintándome a mí mismo, puedo conocerme mejor, pues por dentro puedo sentirme joven, pero al verme por fuera me doy cuenta que no es así, y eso también me capacita para dibujar a otros personajes viejos o jóvenes.

-¿Dónde terminará su vida, en Cusco, en Arequipa, dejará sus técnicas o secretos a alguien?

LP: No sé realmente si quedarme aquí, como quiere mi hermana Carmen o regresar a Chichero (Cusco), allí puedo vivir con muy poco a mi manera en cambio en Arequipa me siento extraño. En torno a trasmitir mis técnicas y secretos de alquimia, me gustaría mucho hacerlo, pero la verdad no tengo paciencia ni método para enseñar.

Palao

Contribución de la periodista: NEXMI DAZA ARENAS

Puntuación: 3.9 / Votos: 39

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*