TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LA PARTICIPACIÓN DE UTILIDADES A LOS TRABAJADORES

TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LA PARTICIPACIÓN DE UTILIDADES A LOS TRABAJADORES

[Visto: 618 veces]

I.- Participación de utilidades desde la perspectiva laboral.

La participación de las utilidades es un derecho reconocido en el artículo 29° de la Constitución Política del Perú. Tiene por objeto que los trabajadores accedan a las utilidades netas de la empresa donde laboran. Asimismo, se encuentra en el régimen laboral de la actividad privada y está regulado en el Decreto Legislativo N° 892 y el Decreto Supremo N° 009-98-TR y normas modificatorias y se otorga a los trabajadores con vínculo laboral vigente y también a los extrabajadores.

La referida participación se concede en la medida que se cumpla con dos requisitos fundamentales:

  1. Que la empresa tenga en promedio anual veinte (20) o más trabajadores, de conformidad con el procedimiento previsto en el Artículo 2° del Decreto Supremo N° 009-98-TR; y
  2. Que la empresa desarrolle actividades generadoras de rentas de tercera categoría, según la Ley de Impuesto a la Renta.

En este último punto, conforme las demás disposiciones del Decreto Legislativo Nº 892, las empresas obligadas a pagar una participación en las utilidades obtenidas deben determinar necesariamente renta bruta y, luego, renta neta en un ejercicio. En el mismo sentido, el artículo 2º de la Ley Nº 28873 ha precisado que el saldo de la renta imponible a que se refiere el artículo 4 del Decreto Legislativo Nº 892 es aquel que se obtiene luego de compensar la pérdida de ejercicios anteriores con la renta neta determinada en el ejercicio, sin que esta incluya la deducción de la participación de los trabajadores en las utilidades.

Asimismo, conforme lo prescribe el Artículo 7° del TUO del Decreto Legislativo N° 728, Ley de Productividad y Competitividad Laboral, la Participación, está catalogada como un concepto no remunerativo; esto es, no se considera para la afectación de contribuciones sociales ni está sujeta a beneficios sociales.

Cabe precisar que, siendo que la participación es un beneficio laboral, su pago no está sujeto a que el trabajador se encuentre efectivamente laborando. Por tanto, sí corresponderá el pago del beneficio a aquellos trabajadores que se encuentren bajo una medida de Suspensión Perfecta de Labores.

“Leer más”

TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LAS INDEMNIZACIONES

[Visto: 13468 veces]

En el devenir de las relaciones económicas de los sujetos en este mundo globalizado se presentan situaciones de riesgo que podría terminar en conflictos. Las empresas pueden tener conflictos con sus trabajadores, proveedores o clientes, etc.

Ante ello, nos podemos preguntarnos: ¿Qué pasa si la empresa gana en el conflicto y recibe una indemnización? ¿Califica ese ingreso como renta gravable para efectos de la Ley del Impuesto a la Renta? ¿Una persona natural que recibe una indemnización, tributa por ello? ¿Cuántos tipos de indemnizaciones existen desde el punto de vista civil y laboral? ¿Qué pasa si la empresa pierde en el conflicto y debe pagar una indemnización? ¿Califica ese gasto, como gasto deducible para efectos de la determinación del impuesto a la renta? ¿Cuál es el tratamiento tributario desde el punto de vista del Impuesto General a las Ventas?

En este artículo vamos a desarrollar cuál es el tratamiento tributario que se le debe dar a las indemnizaciones en su conjunto, tanto en el supuesto que se deba pagar como en el supuesto que se reciba ese ingreso por concepto de indemnización, sea persona natural o jurídica.

  1. ¿Qué es indemnización por daños y perjuicio? 

La indemnización es el resarcimiento de daños y perjuicios que alcanza a todo el menoscabo económico sufrido por el perjudicado consistente en la diferencia que existe entre la situación del patrimonio que sufrió el agravio y la que tendría de no haberse realizado el hecho dañoso, bien por disminución efectiva del activo siempre comprendiendo en su plenitud las consecuencias del acto lesivo.

En este sentido se pronuncia el artículo 1101 del Código Civil: “Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas.”.

 Así mismo, la indemnización por daños y perjuicios tiene como fin indemnizar al acreedor de las consecuencias perjudiciales causadas por el incumplimiento de la obligación o por la realización del acto ilícito. Siendo esta indemnización preferentemente de carácter pecuniario también puede ser moral y se debe proceder a valorar económicamente distintos aspectos o componentes que si bien, son fácilmente cuantificables, plantean en la práctica notorias dificultades de concreción, ya que es difícil medir realmente el daño, en especial cuando es moral.

En este sentido, el artículo 1106 del Código Civil establece que: “La indemnización de daños y perjuicios comprende, no sólo el valor de la pérdida que hayan sufrido, sino también el de la ganancia que haya dejado de obtener el acreedor, salvas las disposiciones contenidas en los artículos siguientes.”

“Leer más”

Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

260 subscribers