Genero: aún mucho por hacer

2 Respuestas

  1. Kristel dice:

    Que hacer, y que repensar!

    Si un 64% de percepción según el IOP sobre la igualdad de posibilidades en el acceso a cargos públicos tiene un significado mezquino por parte de un sector de la academia feminista peruana, entonces la ruta progresista e incremental de la participación política de la mujer se ve desalentada en un contexto pre electoral del Perú que urge la participación de candidaturas de peruan@s con madera o con pasta política (political timber), es decir, con convicciones definidas y capacitad@s moral, profesional y psicológicamente. No solo los precedentes (modelos) en la práctica de mujeres políticas– que en el Perú son aun ínfimos y no del todo felices diría yo-, señalizan la escalera política (political ladder) de las mujeres en su ascenso a puestos de toma de decisiones. El discurso de las elites también IMPORTA, y mucho. La academia (sobre todo la feminista) tiene en sus manos la posibilidad de abrirle más puertas en un ámbito preponderantemente masculino como es la política. La reivindicación no “debe ser” solo a través de una critica con tónica negativa que vea los infortunios de la mujer en política sino por medio de un discurso positivo y optimista que promueva y no obstaculice. Esta ruta se viabilizaría si el modelo de representación de nuestras mujeres en política mejorara, y creo que este ya no es el momento solo de discutir en función a cantidad sino de hacerlo a través de la variable CALIDAD.

  2. Personalmente considero que este problema no es solo en Perú, esto también lo vivimos en gran parte de latinoamerica, pienso que si queremos arrasar con la inequidad, debemos empezar a mirarnos a nosotros mismos y cambiar si somos machistas o si permitimos el machismo, porque muchos hombres dicen no ser machistas pero a la vez permite actos contra la mujer sin intervenir.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*