El escaño vacío

3 Respuestas

  1. la “pobre imagen” del parlamento la vemos via los medios de comunicación el cuarto poder que a veces parece ser el primer poder. y estos medios de comunicación obedecen al poder de turno, no al alanismo sino al poder empresarial que está vendiendo la patria y mal que bien el congreso en algunas comisiones esta cumpliendo su labor de fiscalizar por ejemplo a las trasnacionales que mediante leyes hechas a medida contamina los rios (es el caso de la peru cooper corporation, ver la sesión del congreso que vio el caso hace unas semanas en videos http://tvbruto.blogspot.com/2008/04/minera-peru-cooper-contamina-e-mantaro.html)

    y son muchos otros casos en que el congreso y estas comisiones son una traba para la voracidad de cierto empresariado. es por eso que los ministros de derecha siguen en sus cargos a pesar de su probada ineptitud. ministros como zavala que pareciera una ministra del lobby por los favores y dadivas a lan chile y telefonica entre otros y en perjuicio de millones de peruanos que tienen que viajar en carreteras descuidadas y sin la correcta señalización. estos ministros no son tocados por esta gran prensa que se ha acomodado al poder como con fujimontesinos.

    bueno me he extendido. ojalá ud. se pronuncie contra el fascismo cada vez mas evidente.

  2. Desde muy pequeño siempre he estado interesado en la política de mi país, mi querido Perú, siempre pense que servir a la patria desde algún cargo público y/o privado sería un honor para cualquier peruano, pero el tiempo me ha dejado ver que somos un país lleno de aprovechados, de oportunistas y mentirosos, y en realidad toda está visión ha sido sólo visto en el parlamento peruano, ya obvio decir del poder ejecutivo, porque malo que bien, desde que tengo uso de razón, entre sus profesionales que han desfilado por los ministerios, hay algunos que han sido opacados por el poder oscuro del poder legislativo. Hay que hacer notar, que todo ex ministro no cobra un sueldo a posteriori, cómo sí lo hacen los congresistas, pero sin embargo, son los que sufren el peso del odio político cuando se trata de acusar y/o juzgar por el gran parlamento peruano.
    La renuncia al cargo de congresista me parece muy buena idea, pero que eso también venga con su respectiva renuncia a todo sueldo y/o ingreso extra por pensión, o gracía partidaria tenga que percibir en el futuro un congresista que renuncie, además de hacer que ese congresista que renuncie, tenga que pagar una indemnización por cometer un gasto al JNE, a la ONPE, y a todo áparato estatal que incurra en un gasto en su publicidad electoral.
    La renuncia debe alcanzar a todo tipo de actividad comercial, económica y/o social que tenga que ver con la información que ha obtenido el supuesto congresista renunciante.
    Estos señores que ahora debaten la renunciabilidad al cargo de congresista, no entienden que un país como el nuestro, no puede soportar más ineptos que se aprovechen de la oportunidad legislativa para tener un beneficio propio, el Perú no lo merece y mucho menos, los peruanos que menos tienen y esperan que ésta gente haga algo por ellos.

  3. Mirella Velásquez dice:

    ¿Y qué sucede si las razones para renunciar son ajustadas al derecho y a la moral, es decir si su renuncia está bien motivada? Por cierto, el sometimiento de esta decisión unilateral del parlamentario al pleno no podría tomarse como un límite.

    Saludos Dr. Tuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*