El balance militar entre Rusia y Ucrania (primera parte)

Por Víctor Torres Laca

Los recientes eventos en Ucrania han llevado a una rápida escalada de tensiones entre este país y Rusia, al punto que el Consejo de la Federación Rusa ha concedido autorización para desplegar tropas en territorio de su vecino occidental. Al momento de escribir esta nota se estima que más de cinco mil soldados de élite rusos ocupan Crimea, una república autónoma que forma parte de Ucrania pero es habitada en su mayoría por rusos. En circunstancias como esta vale la pena dar una mirada al balance de fuerzas entre ambos países para entender mejor las opciones disponibles a sus respectivos líderes.

Las fuerzas armadas ucranianas son herederas de las unidades soviéticas desplegadas en el territorio de la república al momento del colapso de la URSS. Como tales han atravesado un destino similar al de sus similares bielorrusas, kazajas e incluso rusas. Las grandes cantidades de tropas en servicio, las numerosas bases y el enorme número de armas de todos los tipos apiladas resultaban imposibles de sostener sin el exorbitante gasto en defensa de la Guerra Fría. Por esta razón, en los años siguientes a la disolución de la unión se produjeron grandes desmovilizaciones, cierre de bases y venta o pase al retiro de una variedad de sistemas armamentísticos.

Desafortunadamente, dichas reducciones no fueron compensadas por un incremento en la eficiencia como sí ocurrió en los países de Europa Occidental. Los intentos pasar de una fuerza de conscriptos a una de profesionales han sido lentos por falta de presupuesto y voluntad política. El año pasado, el presidente Víktor Yanukóvich decretó la abolición de la conscripción a partir del 2014, para entonces se estimaba unos 50,000 soldados bajo contrato sobre un total de aproximadamente 180,000 (New Europe 2013). Esta cifra debe compararse con los casi 800,000 hombres bajo armas en 1991 para dar una idea de la escala de las reducciones. Otro tanto puede decirse del equipamiento pues de acuerdo con el Libro Blanco del 2012 hacia el 2010 87% del presupuesto del Ministerio de Defensa se iba en gastos corrientes, 5% en entrenamiento y solo 7% en compra de equipos en comparación con el promedio mundial de 30% (Ministerio de Defensa de Ucrania 2013, 11).

Como resultado de estas dificultades y según la misma fuente, el personal del Ejército ucraniano se eleva a 57,000 equipadas con 686 tanques, 2,065 vehículos blindados, 72 helicópteros de combate y 716 piezas de artillería de calibre superior a 100 mm. La Fuerza Aérea cuenta con 40,600 personas, 160 aviones de combate y 25 de transporte mientras que la Armada dispone de 14,600 marinos, 22 embarcaciones y una pequeña fuerza de infantería naval. En calidad de reserva estratégica se mantienen 6,100 tropas aerotransportadas con 310 vehículos blindados (Ministerio de Defensa de Ucrania 2013, 66-67). Dados lo limitado del presupuesto para adquisiciones no es de extrañar que la mayor parte del equipo en servicio date de la década del ochenta cuando menos con un número limitado de sistemas nuevos o modernizados.

En el caso del Ejército, la mayor parte de la fuerza de tanques está conformada por T-64B, una versión mejorada del T-64 que fue introducido al servicio en la Unión Soviética a fines de la década del sesenta. Solo un puñado de estos ha sido modernizado al estándar BM que en algo lo equipara con modelos contemporáneos como el T-90 ruso. Los vehículos blindados son los clásicos transportes de tropas soviéticos a orugas BMP y a ruedas BTR; en la artillería predominan los 2S1,  2S3 y BM21, que datan de los sesentas y setentas junto con algunos de los modernos obuses autopropulsados 2S19 y lanzacohetes BM-30 Smerch. Los buques de combate de la marina son también ex soviéticos y diseñados principalmente para guerra antisubmarina. Se verían en graves aprietos si trataran de detener una invasión anfibia dada la carencia de misiles antibuque. La Fuerza Aérea parece bien equipada con algunos de los modelos más modernos a disposición de la Unión Soviética a fines de los ochenta: 80 cazas MiG-29, 25 bombarderos Su-24, 36 aviones de ataque a tierra Su-25, 36 cazas pesados Su-27 (Flight International 2013, 28). El problema es que pocos de estos se encuentran operativos, solo 16 Su-27 por ejemplo,  y menos aún han sido modernizados, solo 7 MiG-29, por ejemplo.

Quizás la rama con mayores posibilidades de infligir pérdidas a un ataque ruso sean las fuerzas de defensa aérea tanto del Ejército como de la Fuerza Aérea. Estas disponen de sistemas de misiles bastante avanzados como los S-300P (SA-10 Grumble), S-300V (SA-12 Gladiator) y Buk (SA-11 Gadfly) respaldados por una muy completa red de alerta temprana (O’Connor 2010). Aún si se tiene en cuenta que no todos estos están operativos, la disponibilidad de sistemas electrónicos avanzados como el sistema de detección pasivo Kolchuga y el mal desempeño de la Fuerza Aérea Rusa frente a las defensas aéreas georgianas en el 2008 auguran posibilidades interesantes.

En suma, el reducido tamaño de las fuerzas armadas ucranianas, los limitados fondos asignados a su entrenamiento y lo antiguo de la mayor parte de su equipo lleva a estimar unas limitadas capacidades de defensa. A ello debe agregarse la presencia de una importante minoría rusa en Ucrania que asciende a alrededor de 17% y que está concentrada en Crimea y en las regiones orientales del país. (Continuará…)

 

Bibliografía

Flight International. «World Air Forces 2014.» 2013. http://www.flightglobal.com/waf2014 (último acceso: 1 de Marzo de 2014).

Ministerio de Defensa de Ucrania. «БІЛА КНИГА 2012.» 2013. http://www.mil.gov.ua/files/white_book/WB_2012_ua.pdf (último acceso: 1 de Marzo de 2014).

New Europe. «Ukraine to professionalize army.» 20 de Octubre de 2013. http://www.neurope.eu/article/ukraine-professionalize-army (último acceso: 1 de Marzo de 2014).

O’Connor, Sean. «The Ukrainian SAM Network.» IMINT & Analysis. 28 de Mayo de 2010. http://geimint.blogspot.com/2009/07/ukrainian-sam-network.html (último acceso: 1 de Marzo de 2014).

Puntuación: 0 / Votos: 0

Un pensamiento en “El balance militar entre Rusia y Ucrania (primera parte)

  1. Carlos Garaycochea

    El comentario da un balance de poder material muy claro. La cuestión es cómo la división de influencias culturales (etnicidad, idioma, ubicación principalmente) del país se refleja dentro de las fuerzas armadas ucranianas en una eventual confrontación. ¿Qué comandantes y oficiales ordenarían disparar contra los rusos?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*