LA PERSPECTIVA DEL PSICOANÁLISIS EN EL DESARROLLO HUMANO

Estimados blogueros:

Como sabemos, el psicoanálisis le ha dado mucho al entendimiento de la personalidad y de la conducta humana. En algún sentido, dicha disciplina ha permitido entender de mucho mejor manera la naturaleza humana y ha dado explicaciones razonadas sobre las razones del sufrimiento y de otras circunstancias que afectan lo cotidiano.

Al respecto, a continuación posteo una interesante entrevista, realizada por Renzo Vásquez, a Lewis Aron (Psicoanalista y profesor en la Universidad de Nueva York), publicada en el Diario El Comercio del 06.06.2017, bajo el título “El psicoanálisis fue desarrollado por refugiados”.

Aron, que estuvo recientemente en Perú para presentar un libro y dar dos conferencias sobre Psicoanálisis y Psicoterapia, reflexiona sobre los últimos avances del psicoanálisis en el camino de reconocer el papel del entorno (incluido el terapista) en el proceso psicoanalítico. Disfrútenlo!!!

Por: Renzo Vásquez

P: ¿Cuál es la particularidad del psicoanálisis relacional?

R: Debo aclarar que esto es parte del psicoanálisis nacido con Sigmund Freud y el pensamiento psicoanalítico. Sin embargo, Freud lo escribió hace 100 años y basado en un modelo individual. Él pensaba en la persona como un animal evolucionado guiado por necesidades. Para Freud, todo lo social y cultural era secundario, venía después. El modelo científico actual no lo considera así, ahora entendemos que el cerebro se desarrolló gracias a ser animales sociales. El animal es originalmente social y el cerebro se alimenta de esa relación con otros. Incluso el desarrollo biológico es producto de la interacción social porque la empatía y la relación requieren de un cerebro más grande. En resumen, el psicoanálisis relacional aún se concentra en el inconsciente, pero considera primordial el rol de la persona en el mundo social y cultural.

 

P: ¿Eso también se aplica en la relación entre el paciente y el terapeuta?

R: Exactamente. Según el método antiguo, la relación es algo que te permite conocer al individuo porque el cambio está dentro de él. Para ello la relación es importante solo porque te permite ver en el interior del paciente y cambiarlo. Ahora pensamos que el cambio comienza desde la misma relación. No solo es algo que te conduce a un fin sino que se convierte en un fin. La relación con el terapista ha tomado una nueva dimensión y significado. Los problemas no solo pasan en tu interior, el cambio en la relación impacta en tu interior y los nuevos pensamientos se reflejan en la relación. Es algo bidireccional.

 

P: Esa idea fue desarrollada por el psicoanalista húngaro Sándor Ferenczi…

R: Así es. Me alegra que lo menciones porque lo que describimos se está convirtiendo en la forma dominante de terapia. Para mí esto no se trata de estar del lado de Freud o de Ferenczi. Mucho de lo que pensamos actualmente puede ser analizado desde ambas posturas. Creo que estamos en medio de un gran redescubrimiento de Ferenczi, de lo que hizo, aunque él haya muerto antes de ello y que por razones históricas haya sido apartado del círculo de psicoanalistas.

 

P: ¿Cuánto afecta este cambio en el modelo de trabajo del terapeuta clásico?

R: En el modelo de Freud la personalidad del terapista, lo que llamamos subjetividad, era vista como un contaminante, algo que podría alterar o distorsionar la información. Ahora utilizamos un paradigma social donde mi contribución como terapista, mi personalidad o mi subjetividad hacen una parte esencial, ya no la podemos evadir sino que debemos utilizarla. La subjetividad es ahora la herramienta principal del psicoanalista.

 

P: Viéndolo desde el lado del terapista, ¿cómo logran lidiar con tantos problemas al día?

R: La terapia es un trabajo que te drena mucho, es muy intenso. Enseñar, por el contrario, es estimulante. Desde el inicio del psicoanálisis se determinó que el análisis más importante era el que el profesional se realizaba a sí mismo. Ahora eso es más cierto que nunca, al vernos dentro del problema sabemos que seremos arrastrados al problema, entonces debemos aprender a utilizar esa vulnerabilidad y subjetividad.

 

P: En el plano social enfrentamos una gran crisis de refugiados en todo el mundo. ¿Cuánto repercute esto en la mente de la gente?

R: Uno de los grandes secretos es que el psicoanálisis es una psicología desarrollada por refugiados, el mismo Freud era uno. Llegó de Europa del Este y todos sus amigos, todos los primeros analistas eran refugiados o hijos de refugiados. Entonces se desarrolló gracias a gente que había sido perseguida, que no podía trabajar en un hospital o como investigador. Eran personas que estaban asustadas, vulnerables y es precisamente eso, la psicología de la vulnerabilidad lo que permite el desarrollo del psicoanálisis. Otra etapa de grandes avances en esta ciencia se dio cuando Hitler llegó al poder y no gracias a él, sino que los grandes analistas se desarrollaron en el exilio. El miedo al otro es algo presente porque es, en realidad, un miedo a nosotros mismos que se proyecta en las características que más tememos. En ese sentido, una de las cosas más difíciles e importantes es entender que el otro no es como yo, recibirlo y aprender lo que se puede porque precisamente es diferente.

 

P: Hablamos de unión en una época donde la tecnología nos separa…

R: Sí, pero también nos une. Hoy estaba en mi hotel y hablaba con mis hijos o mis colegas sin darme cuenta de que estaba en otro país. Es algo particular porque te puede acercar y alejar al mismo tiempo. En términos prácticos tenemos mayor capacidad de atender pacientes a distancia, pero también se discute el resultado efectivo de esto. En todo caso, es algo que se debe estudiar, pues es totalmente nuevo.

 

P: ¿El escenario político mundial también está afectando nuestras mentes?

R: Lo primero que han reportado la mayoría de terapistas, no solo en América sino en el mundo, es cuánta gente se ha visto afectada por ello. Cuando los políticos trabajan bien y puedes confiar en el gobierno la gente no necesita preocuparse por la política, puedes olvidarla, sabes que todo funciona bien. En las circunstancias actuales no podemos confiar, la preocupación es constante porque vemos que las cosas no funcionan bien. Si respiras bien no piensas en que lo haces, cuando te falta el oxígeno sí. La política nos afecta a todos psicológicamente.

Sobre licencias obligatorias para medicamentos, derecho de propiedad e impuestos

Estimados blogueros:

A nivel internacional hay una seria discusión respecto al uso de medicamentos para la salud de la población y el respeto del derecho a la propiedad privada de las empresas que detentan las patentes.

La cuestión, desde mi perspectiva, no esta solo referida a una relación entre el derecho a la salud y el derecho a la propiedad sino a la financiación estatal, que incluye la cuestión de los derechos de los contribuyentes. Me explico: un régimen donde se respete irrestrictamente los derechos de propiedad sobre las patentes médicas traería consigo una mayor carga estatal en el combate de las pandemias, lo que significa una mayor financiación por parte de los contribuyentes del presupuesto estatal.

Confieso que hay que seguir pensando y discutiendo el tema. A continuación unas líneas del siempre inteligente doctor Elmer Huerta, puede ayudar a atizar esa discusión, máxime si se refiere a un proyecto de ley peruano para autorizar una licencia obligatoria sobre un medicamento para la lucha contra el VIH . El artículo apareció en el Diario El comercio, el 29.05.2017, bajo el título “El problema, Derecho a la salud versus derecho a la propiedad”.

Por: Elmer Huerta

Tan distraída ha estado la opinión pública peruana por las desgracias producidas por el niño costero que no ha prestado atención a un crucial asunto de salud pública que llegó a su clímax la semana pasada y que no solo enfrenta a la industria farmacéutica contra grupos de pacientes, sino a algunos ministerios entre si.

La Comisión de Salud del Congreso aprobó por cuatro votos a tres que por primera vez en la historia, se llevará al pleno un proyecto de ley que -en aras del interés nacional y la salud pública- reduzca el precio del atazanavir, una medicina muy útil para las personas infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), desconociendo así el derecho intelectual de patente de la compañía farmacéutica Bristol-Myers Squibb (BMS). Este procedimiento legal, llamado licencia obligatoria o compulsoria es el que explicaremos en esta columna.

Los antiretrovirales

Los médicos que peinamos canas y hemos vivido la pandemia del sida desde su inicio en el año 1981 sabemos perfectamente que el pronóstico de la infección VIH ha cambiado sustantivamente en los últimos años. Gracias a los medicamentos antiretrovirales –que impiden la replicación del VIH en las células- la infección ha pasado de ser una sentencia de muerte a una infección crónica cuyo paciente tiene prácticamente la misma expectativa de vida de una persona no infectada. Pero para que los antiretrovirales funcionen, deben tomarse todos los días pues dejar de tomarlos por unos pocos días hace que el virus se vuelva resistente y el paciente recaiga. Uno de los antiretrovirales mas útiles es el atazanavir, motivo de la disputa legal que analizamos.

La licencia obligatoria o compulsoria

La Organización Mundial del Comercio (OMC) exige a los países miembros que respete y proteja los derechos intelectuales de propiedad de patentes de las empresas comerciales, una acción vital para el desarrollo y la investigación de nuevos productos. Pero la misma OMC estableció en su reunión anual en Doha en el 2001, que en circunstancias excepcionales -y siempre en aras de la salud pública y el interés nacional- algunos países puedan invocar el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (APDIC) y desconozcan los derechos de patente y propiedad del fabricante para comprar un medicamento esencial a un precio mas barato en el mercado.

Ese mecanismo se llama licencia obligatoria y es el que por primera vez se discutirá en el pleno del Congreso peruano. Obviamente, una acción de esa naturaleza es vigorosamente rechazada por la industria farmacéutica y las organizaciones de comercio que las representan.

El caso atazanavir

La farmacéutica BMS tiene la patente del atazanavir en el Perú hasta enero del 2019, por lo que las mas de 80,000 pastillas de atazanavir que usan gratuita y mensualmente los 2,678 pacientes infectados con el VIH, deben ser obligatoriamente comprados por el Minsa a ese laboratorio. Al respecto, el 53% del presupuesto de medicamentos antiretrovirales que distribuye gratuitamente el Minsa se gastan en esa sola medicina.

El problema es el precio, pues mientras que el Perú pagaba S/ 39.24 por pastilla en el 2014, Bolivia solo pagaba S/ 1.40 por el genérico. En su afán de reducir el precio, el Minsa presentó en enero del 2015 un recurso para usar la licencia obligatoria y comprar atazanavir a un precio mas cómodo. El pedido tuvo la oposición de los ministerios de Economía, Justicia y de Comercio y Turismo.

Ante la presión, BMS redujo voluntariamente el precio de la pastilla a S/ 18.64, el cual es todavía muy alto pues le ha ocasionado al Minsa un sobrecosto de 75 millones de soles en los últimos cuatro años.

El caso colombiano

El imatinib o Glivec es un medicamento muy avanzado para ciertos tipos de cáncer y debido a que su precio era muy caro, el Minsa colombiano decidió invocar la licencia obligatoria para bajar su precio. Obviamente la farmacéutica Novartis puso el grito en el cielo, y al igual que en el Perú, la transnacional contó con el apoyo del ministerio de Comercio que se enfrentó a su propio ministerio de salud. El caso fue muy sonado y llegó hasta el congreso norteamericano, trascendiendo que si Colombia bajaba el precio del medicamento, se suspendería la ayuda para el proceso de paz que buscaba el presidente Juan Manuel Santos.

Contra todos los pronósticos, el Minsa colombiano usó la licencia obligatoria y el imatinib bajó de precio en un 44%. Como reacción, sin embargo, y bajo presión del ministerio de Comercio quien dijo que la inclusión de Colombia en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estaría en peligro, el congreso aprobó recientemente una ley que impedirá que en el futuro se invoque nuevamente la licencia obligatoria.

Corolario

Hasta el 31 de diciembre del 2016, el Minsa tenía reportados 35,379 casos de sida y 66,766 casos de infección por el VIH en el Perú. Frente a esa enorme carga económica y social, la Defensoría del Pueblo hace un excelente análisis de la situación y apoya la medida de invocar la licencia obligatoria para que el Estado peruano pueda comprar esa cara medicina en mercados que lo ofrezcan a un precio mas barato y puedan usarse los ahorros en tantas otras cosas de necesidad.

Creo que quien mejor ha plasmado esta controversia es el abogado representante de la industria, quien en una reunión de la Comisión de Salud, dijo que con este proyecto de ley “Se está tratando de confrontar el derecho a la salud con el derecho a la propiedad”.

¿Con qué lado de la confrontación se identifica usted amable lector?

LA LIBERTAD DE ELECCIÓN Y LA CULTURA ACTUAL: A propósito del atentado de Manchester

Estimados blogueros:

El inaceptable acto terrorista perpetrado en el Concierto de Ariana Grande en Manchester (Reino Unido), en términos simbólicos, afecta lo central de nuestra vida moderna, pues se ha atacado a niños y jóvenes que participaban de una reunión alrededor de la música actual.

Muchos sostenemos que detrás de ese terrible acto terrorista hay un mensaje de represión a los más jóvenes, y a lo central del concepto de “libertad de elección” de nuestro mundo actual. Nuestra respuesta simbólica y cotidiana debe ser seguir amando la libertad y promover en nuestros hijos ese valor y todo lo extraordinario que ha traído consigo nuestra cultura actual.

Por eso, comparto plenamente las reflexiones del escritor Santiago Roncagliolo, aparecida bajo el título “No te rindas, Ariana” en el Diario El Comercio del día 26.05.2017. Lo posteo a continuación pues merece mucho la pena leerlo.


Por: Santiago Roncagliolo

Querida Ariana Grande:
No me conoces. Soy muy viejo para ti. Tus canciones están más en la onda de mi hija. De hecho, te veíamos juntos en la serie de Nickelodeon “Victorious”. Debo decirte que me caías mejor que la protagonista. Ella parecía producida en una impresora 3D de estrellas de cine. Tú tenías un aspecto más humano, con tu pelo rojo.

Desde entonces, me entero de ti de vez en cuando, cuando ganas un premio MTV o te nominan para un Grammy. Por supuesto, me fijé hace dos años en tu escándalo del donut. ¿Recuerdas? Saliste de fiesta con tu novio, y acabaste de madrugada en una pastelería. Cuando el vendedor no miraba, lamiste un donut y lo devolviste a su sitio. Remataste tu operación con las palabras “Odio América”. La verdad, fue divertido.

Ya sabes lo que pasó después: alguien filtró el video de la cámara de seguridad a Wikileaks y ardieron las redes sociales. “Antiamericana”, “traidora”… te dijeron de todo. La Casa Blanca llegó a vetar tu presencia en un acto porque representabas mala publicidad para el Gobierno.

¿Sabes qué? Yo te defendí entonces. Una defensa totalmente inútil, por supuesto, en alguna cena con amigos, pero lo hice. Dije que lo que hace grandes a las democracias occidentales es precisamente la libertad. Libertad incluso para ser un imbécil si vas medio borracho de madrugada (siempre que no atropelles a alguien, claro. Tu libertad termina donde empieza la de los demás). En cambio, una sociedad donde cada persona está vigilada las 24 horas, y cada travesura boba es castigada con el escándalo masivo, es un infierno reprimido donde no vale la pena vivir.

Además, tú no tienes nada de imbécil. En tus redes sociales, ante más de 150 millones de seguidores, siempre defiendes a las mujeres del acoso sexual y la cosificación, y animas a las niñas a sentirse dueñas de sus vidas. Ese mensaje es muy inspirador para mucha gente.

Precisamente por eso, un psicópata escogió tu concierto del lunes en Manchester para hacerse volar por los aires con un explosivo matando a 22 personas e hiriendo a 59. Ha habido otros atentados en Europa, querida, pero esta vez, las fotos de las víctimas han sido más conmovedoras que nunca: niñas de 16 años, hasta de 8, que iban al primer concierto de su vida, y que veían en ti un modelo de conducta para sus propias vidas.

Tú también fuiste una víctima, Ariana, aunque no te saltase metralla al cuerpo. Te has declarado “rota”, y no me cabe duda de que estás destrozada. Has anunciado la suspensión de tu gira, y es obvio que no te quedan muchas ganas de bailar.

Por eso te escribo esta carta, aunque sé que no la leerás. Porque no quiero que canceles tus conciertos.

¿Sabes lo que odian los terroristas? La diversión. Como están llenos de odio, no soportan que alguien pueda reír, bailar o pasarlo bien. Por eso atacan fiestas de Año Nuevo en Turquía, balnearios turísticos en Túnez, discotecas en Orlando o salas de concierto como la parisina Bataclan. Para que triunfe su reino de violencia, necesitan que todo el mundo esté tan furioso como ellos. Por eso, la cultura, la creatividad y la alegría son armas fundamentales en su contra. Por eso, tú lo eres.

Tú nunca quisiste una dimensión política global. Pero para construir un mundo mejor, y para vencer al psicópata de Manchester, tienes que seguir haciendo que las chicas bailen, rían y piensen.

En realidad, solo tienes que ser tú misma.

Ojalá puedas.

 

LO RELIGIOSO: Entre la actualización del mensaje y la tradición

Estimados blogueros:

Hoy mas que nunca se plantean reflexiones y discusiones respecto al papel de la religión, y de lo religioso, dentro de la cultura ciudadana. En concreto, el rol de las religiones monoteístas en la formación y desarrollo de las distintas culturas hegemónicas.

Para apoyar en esa reflexión, posteo a continuación una interesante reflexión del antropólogo Alexander Huertas, aparecida en el Diario El Comercio el 27.05.2017, bajo el título “Hablemos de Religión”. Creo que da pautas para entender la tradición y la actualización en el marco de las experiencias religiosas. Disfrútenlo…


Por: Alexander Huerta-Mercado

¡Vaya tiempos para la religión! Ha sobrevivido a los embates de la modernidad y de la racionalidad científica. Lo vemos en nuestra ciudad cuando cada cine de barrio ha sido convertido en un templo o cuando grupos organizados de creyentes buscan impactar en las políticas educativas relacionadas con el enfoque de género. También apreciamos una crisis importante en la institución que, tildada de conservadora, se ha visto envuelta en escándalos sexuales que no han pasado inadvertidos por una población que suele declararse masivamente como “católica no practicante”.

La religión no pasa por su mejor momento, pero existe con un vigor y con una serie de contradicciones que nos lleva a preguntar: ¿Qué es y cuál es su función? Es un tema apasionante y pienso que, para variar, el arte es la vía que mejor nos puede ayudar a responder esta pregunta.

Zhao Nanxing fue un político chino que vivió entre los años 1550 y 1627. Es recordado por haber escrito una deslumbrante fábula que nos llevará por el camino de entender la religión y el impacto que tiene en nuestra vida diaria:

Junto a un camino que conducía a la aldea había una imagen de madera, colocada en un pequeño templo. Un caminante que se vio detenido por un riachuelo, tomó la estatua del dios, la tendió de lado a lado y atravesó el riachuelo sin mojarse. Un momento después pasó otro hombre por ahí y tuvo piedad del dios; lo levantó y volvió a colocarlo sobre su pedestal. Pero la estatua le reprochó el no haberle ofrendado incienso y en castigo le envió un severo dolor de cabeza.

El juez de los infiernos y los espíritus que estaban en ese templo le preguntaron respetuosamente:

– Señor, el hombre que lo pisoteó para atravesar el riachuelo no recibió castigo y en cambio al que lo levantó usted le proporcionó un fuerte dolor de cabeza. ¿Por qué?

– ¡Ah! Acaso no saben ustedes –contestó la divinidad–, ¡que hay castigo solo para los buenos!

Por casi cinco siglos se ha intentado explicar el significado de esta narración. Hay quienes encuentran en Zhao a un precursor temprano en la idea de la consciencia moral que nos rige, otros un pesimismo en ver que los malvados se salen con la suya, y hay quienes han interpretado que el castigo puede ser, a la larga, un premio aleccionador.

Que el autor se haya cuidado de no ponerle nombre a la divinidad nos ayudará a explicar de manera antropológica qué es la religión y cuál es su función en la sociedad. Antes de comenzar, quisiera decir que la religión aquí la entendemos como un camino institucionalizado que busca la conexión entre el ser humano y lo que considera sagrado. Este espacio institucional con jerarquía e ideologías ha servido como receptáculo de respuestas que buscamos casi desde el inicio de nuestra existencia como especie: ¿A dónde vamos cuando morimos? ¿Qué nos depara el futuro? ¿Qué es lo correcto? ¿Cuál es el sentido de la vida

Entendemos como sagrado aquello que es percibido como separado de este mundo (y que generalmente es asociado a una entidad superior). Así, la estatua de madera del dios tenía una conexión con la dimensión sagrada (con el dios que representaba) y, seguramente, con un universo donde convivía con otros dioses. Imagínense dos tipos de espacios, uno profano (donde vivimos los mortales) y otro sagrado. Las intersecciones de estos dos lugares dan lugar a un tercer espacio que puede tener la forma de un cementerio, un templo o un sitio de peregrinación.

Durante milenios la religión ha dado un esquema de pensamiento que determina lo bueno y lo malo, y con ello se ha constituido en uno de los más eficientes medios de control social. Por lo mismo, la religión ha sido una fuente de formación de grupos bastante sólidos que –de forma colectiva o individual– encuentran en ella no solo respuestas sino seguridad emocional. Esta necesidad se materializa en estudiantes que rezan antes de un examen, en nativos que ofrendan a los dioses antes de un viaje o en la frase de Derek Rabelo, un corredor de tabla brasileño a quien la ceguera no le ha impedido llegar a ser profesional: “Cuando alguien me avisa sobre la proximidad de una ola, solo espero a sentirla y luego la corro junto a Dios”.

Habiendo dicho esto, es importante subrayar que históricamente ningún profeta o avatar que predicó e hizo milagros en el mundo fundó ninguna religión. Generalmente han sido los seguidores quienes institucionalizan el mensaje y lo convierten en un sistema ideológico y ritual.

Nuevamente volvamos al ejemplo de Zhao. La pluralidad de interpretaciones sobre su cuento es importante: nunca sabremos cuál era la del autor (su fábula tiene vida propia y somos libres de interpretarla de forma distinta a como él la pensó). Y ocurre algo parecido con las imágenes religiosas que son creadas nuevamente de forma independiente a las que los profetas y avatares buscaron inspirar. Y es que no necesariamente evocan un mensaje sino proyectan los ideales de las sociedades de cada época.

El problema empieza cuando los mensajes (que fueron predicados hace siglos por personas bastante sencillas y amorosas) dan lugar a instituciones bastante burocratizadas. Y nosotros sabemos bien el problema de la burocratización (tan común en los servicios estatales del país): nos aleja del jefe.

Esto empeora cuando la burocracia se apoya más en la tradición que en el mensaje y promueve valores que aparecen como conservadores y ajenos a las nuevas perspectivas de inclusión y aceptación de la diversidad. Peor aun cuando las iglesias se hacen del monopolio de la salvación y predican a partir del miedo.

En el caso del cristianismo, por ejemplo, Jesús habló incluso de amar al enemigo y no temer, estando los judíos en plena invasión romana, cambiando perspectivas, generando sorpresa en su época y enfatizando en el sentimiento bueno hacia el otro. Cada vez más en mi trabajo de investigación, las personas me responden que están de acuerdo con Dios, pero no con las autoridades eclesiales o con la Iglesia misma. La autora de ciencia ficción Anni Potts sintetizó este sentir en una frase: “No tengo problema con Dios, pero su club de fans me asusta”.

Yo me siento parte del club de fans pero también creo que la institución debe hacer igual que Jesús (es decir, caminar un poco más y sentir el sentir para no convertirse en piedra).

Hay una tradición común en los mitos andinos y en la Biblia, y es que cuando hay un cambio en nuestro entorno el mirar atrás nos puede convertir en estatua de sal o de piedra. Creo que es una forma de entender que aferrarnos al pasado –y en este caso a los valores de una sociedad muy conservadora– puede inmovilizarnos ante los cambios que son necesarios y a la misión de amar a todos sin distinción ni condiciones, como nos enseñó Dios cuando caminó por aquí.

UNA VISIÓN TRIBUTARIA DEL PAÍS

Estimados blogueros:

En agosto de 2017, con ocasión del treinta aniversario del GRUPO AELE escribimos un artículo sobre la tributación en el Perú. En él desarrollamos algunas ideas respecto a las principales líneas de discusión que en materia tributaria se han venido suscitando y que tenían especial relevancia. El artículo se publicó en la Revista ANÁLISIS TRIBUTARIO del mes de agosto de 2007 y plantea nuestras reflexiones sobre las soluciones al financiamiento estatal por la vía de la recaudación tributaria, los actores en el fenómeno tributario, y algunos aspectos que hoy son relevantes en materia tributaria.

Lo he vuelto a leer y, aunque requiere algunas actualizaciones, considero que resulta muy útil en el momento actual. Esa razón me motiva a volver a postearlo. Lo pueden bajar en el link siguiente:

 

 

SIGA LEYENDO Sigue leyendo

ADIOS MAESTRO BAUMAN: Sobre la política, la acción política digital y el futuro

Estimados blogueros:

Es una terrible pena la muerte del Maestro Bauman!!! Sus ideas siempre fueron provocadoramente lúcidas y permitirán caminos de reflexión futuros.

Su aporte al entendimiento sobre la separación actual entre poder y democracia, y su propuesta/critica al movimiento de indignados, lo hicieron un referente de lectura para muchos.

A mí me entusiasmó mucho sus reflexiones sobre la perdida de referencia de la política para el servicio al ciudadano y me aportaron sus críticas a las consecuencias de la revolución digital.

Por eso, con todo afecto digo: Maestro, descansa en paz!!!

A continuación una estupenda entrevista publicada en el Diario El País el 9 de enero de 2016 bajo el título “Zygmunt Bauman: Las redes sociales son una trampa”.  Disfrútenlo!!!

 

Por: Ricardo De Querol

PREGUNTA: Usted ve la desigualdad como una “metástasis”. ¿Está en peligro la democracia?

RESPUESTA: Lo que está pasando ahora, lo que podemos llamar la crisis de la democracia, es el colapso de la confianza. La creencia de que los líderes no solo son corruptos o estúpidos, sino que son incapaces. Para actuar se necesita poder: ser capaz de hacer cosas; y se necesita política: la habilidad de decidir qué cosas tienen que hacerse. La cuestión es que ese matrimonio entre poder y política en manos del Estado-nación se ha terminado. El poder se ha globalizado pero las políticas son tan locales como antes. La política tiene las manos cortadas. La gente ya no cree en el sistema democrático porque no cumple sus promesas. Es lo que está poniendo de manifiesto, por ejemplo, la crisis de la migración. El fenómeno es global, pero actuamos en términos parroquianos. Las instituciones democráticas no fueron diseñadas para manejar situaciones de interdependencia. La crisis contemporánea de la democracia es una crisis de las instituciones democráticas.

 

PREGUNTA: El péndulo que describe entre libertad y seguridad ¿hacia qué lado está oscilando?

RESPUESTA: Son dos valores tremendamente difíciles de conciliar. Si tienes más seguridad tienes que renunciar a cierta libertad, si quieres más libertad tienes que renunciar a seguridad. Ese dilema va a continuar para siempre. Hace 40 años creímos que había triunfado la libertad y estábamos en una orgía consumista. Todo parecía posible mediante el crédito: que quieres una casa, un coche… ya lo pagarás después. Ha sido un despertar muy amargo el de 2008, cuando se acabó el crédito fácil. La catástrofe que vino, el colapso social, fue para la clase media, que fue arrastrada rápidamente a lo que llamamos precariado. La categoría de los que viven en una precariedad continuada: no saber si su empresa se va a fusionar o la va a comprar otra y se van a ir al paro, no saber si lo que ha costado tanto esfuerzo les pertenece… El conflicto, el antagonismo, ya no es entre clases, sino el de cada persona con la sociedad. No es solo una falta de seguridad, también es una falta de libertad.

 

PREGUNTA: Afirma que la idea del progreso es un mito. Porque en el pasado la gente confiaba en que el futuro sería mejor y ya no.

RESPUESTA: Estamos en un estado de interregno, entre una etapa en que teníamos certezas y otra en que la vieja forma de actuar ya no funciona. No sabemos qué va a reemplazar esto. Las certezas han sido abolidas. No soy capaz de hacer de profeta. Estamos experimentando con nuevas formas de hacer cosas. España ha sido un ejemplo en aquella famosa iniciativa de mayo (el 15-M), en que esa gente tomó las plazas, discutiendo, tratando de sustituir los procedimientos parlamentarios por algún tipo de democracia directa. Eso probó tener una corta vida. Las políticas de austeridad van a continuar, no las podían parar, pero pueden ser relativamente efectivos en introducir nuevas formas de hacer las cosas.

 

PREGUNTA: Usted sostiene que el movimiento de los indignados “sabe cómo despejar el terreno pero no cómo construir algo sólido”.

RESPUESTA: La gente suspendió sus diferencias por un tiempo en la plaza por un propósito común. Si el propósito es negativo, enfadarse con alguien, hay más altas posibilidades de éxito. En cierto sentido pudo ser una explosión de solidaridad, pero las explosiones son muy potentes y muy breves.

 

PREGUNTA: Y lamenta que, por su naturaleza “arco iris”, no cabe un liderazgo sólido.

RESPUESTA: Los líderes son tipos duros, que tienen ideas e ideologías, y la visibilidad y la ilusión de unidad desaparecería. Precisamente porque no tienen líderes el movimiento puede sobrevivir. Pero precisamente porque no tienen líderes no pueden convertir su unidad en una acción práctica.

 

PREGUNTA: En España las consecuencias del 15-M sí han llegado a la política. Han emergido con fuerza nuevos partidos.

RESPUESTA: El cambio de un partido por otro partido no va a resolver el problema. El problema hoy no es que los partidos sean los equivocados, sino que no controlan los instrumentos. Los problemas de los españoles no están confinados al territorio español, sino al globo. La presunción de que se puede resolver la situación desde dentro es errónea.

 

PREGUNTA: Usted analiza la crisis del Estado-nación. ¿Qué opina de las aspiraciones independentistas de Cataluña?

RESPUESTA: Pienso que seguimos en los principios de Versalles, cuando se estableció el derecho de cada nación a la autodeterminación. Pero eso hoy es una ficción porque no existen territorios homogéneos. Hoy toda sociedad es una colección de diásporas. La gente se une a una sociedad a la que es leal, y paga impuestos, pero al mismo tiempo no quieren rendir su identidad. La conexión entre lo local y la identidad se ha roto. La situación en Cataluña, como en Escocia o Lombardía, es una contradicción entre la identidad tribal y la ciudadanía de un país. Ellos son europeos, pero no quieren ir a Bruselas vía Madrid, sino desde Barcelona. La misma lógica está emergiendo en casi  todos los países. Seguimos en los principios establecidos al final de la Primera Guerra Mundial, pero ha habido muchos cambios en el mundo.

 

PREGUNTA: Las redes sociales han cambiado la forma en que la gente protesta, o la exigencia de transparencia. Usted es escéptico sobre ese “activismo de sofá” y subraya que Internet también nos adormece con entretenimiento barato. En vez de un instrumento revolucionario como las ven algunos, ¿las redes son el nuevo opio del pueblo?

RESPUESTA: La cuestión de la identidad ha sido transformada de algo que viene dado a una tarea: tú tienes que crear tu propia comunidad. Pero no se crea una comunidad, la tienes o no; lo que las redes sociales pueden crear es un sustituto. La diferencia entre la comunidad y la red es que tú perteneces a la comunidad pero la red te pertenece a ti. Puedes añadir amigos y puedes borrarlos, controlas a la gente con la que te relacionadas. La gente se siente un poco mejor porque la soledad es la gran amenaza en estos tiempos de individualización. Pero en las redes es tan fácil añadir amigos o borrarlos que no necesitas habilidades sociales. Estas las desarrollas cuando estás en la calle, o vas a tu centro de trabajo, y te encuentras con gente con la que tienes que tener una interacción razonable. Ahí tienes que enfrentarte a las dificultades, involucrarte en un diálogo. El papa Francisco, que es un gran hombre, al ser elegido dio su primera entrevista a Eugenio Scalfari, un periodista italiano que es un autoproclamado ateísta. Fue una señal: el diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú. Las redes sociales no enseñan a dialogar porque es tan fácil evitar la controversia… Mucha gente usa las redes sociales no para unir, no para ampliar sus horizontes, sino al contrario, para encerrarse en lo que llamo zonas de confort, donde el único sonido que oyen es el eco de su voz, donde lo único que ven son los reflejos de su propia cara. Las redes son muy útiles, dan servicios muy placenteros, pero son una trampa

 

 

SOBRE CORRUPCIÓN Y LA ACTITUD DE UN BUEN POLÍTICO

Estimados blogueros:

El caso Lavajato ha traído nuevamente a primera plana la cuestión de la corrupción en la política y la economía peruana. Como ha ocurrido casi siempre en la historia peruana, la ciudadanía ha tomado conocimiento de lo ocurrido por información proveniente del extranjero.

Lo curioso es que los casos planteados hasta hoy se habrían realizado en el periodo democrático de los gobiernos de Toledo, García y Humala, es decir pasado el gobierno fujimorista. Ello no debería restar importancia a toda la gran corrupción generada en ese decenio oprobioso.

Desde mi perspectiva, en temas de corrupción no cabe hacer un análisis de “más o menos”, máxime si lo que se afecta es el patrimonio estatal que proviene de los tributos pagados por los ciudadanos y es justamente el que sirve para cumplir los objetivos sociales y promover los distintos proyectos de vida.

La cuestión de fondo es ¿porque los políticos son corruptos?, y más todavía, ¿porque personas que uno conoció en otro tiempo y eran correctas, acaban participando de esquemas de corrupción o fraude?

Varias perspectivas podrían plantearse, pero acabo de encontrar una clave que plantea el Papa Francisco en su Discurso a los Movimientos Sociales celebrado en Roma en noviembre de 2016:

… El segundo riesgo, les decía, es dejarse corromper. Así como la política no es un asunto de los «políticos», la corrupción no es un vicio exclusivo de la política. Hay corrupción en la política, hay corrupción en las empresas, hay corrupción en los medios de comunicación, hay corrupción en las iglesias y también hay corrupción en las organizaciones sociales y los movimientos populares. Es justo decir que hay una corrupción naturalizada en algunos ámbitos de la vida económica, en particular la actividad financiera, y que tiene menos prensa que la corrupción directamente ligada al ámbito político y social. Es justo decir que muchas veces se manipulan los casos de corrupción con malas intenciones. Pero también es justo aclarar que quienes han optado por una vida de servicio tienen una obligación adicional que se suma a la honestidad con la que cualquier persona debe actuar en la vida. La vara es más alta: hay que vivir la vocación de servir con un fuerte sentido de austeridad y humildad. Esto vale para los políticos, pero también vale para los dirigentes sociales y para nosotros, los pastores.

A cualquier persona que tenga demasiado apego por las cosas materiales o por el espejo, a quien le gusta el dinero, los banquetes exuberantes, las mansiones suntuosas, los trajes refinados, los autos de lujo, le aconsejaría que se fije qué está pasando en su corazón y rece para que Dios lo libere de estas ataduras. Pero, parafraseando al ex presidente latinoamericano que está por acá, el que tenga afición por todas esas cosas, por favor, que no se meta en política, que no se meta en una organización social o en un movimiento popular, porque va a hacer mucho daño a sí mismo y al prójimo y va a manchar la noble causa que enarbola.

Frente a la tentación de la corrupción, no hay mejor antídoto que la austeridad; y practicar la austeridad es, además, predicar con el ejemplo. Les pido que no subestimen el valor del ejemplo porque tiene más fuerza que mil palabras, que mil volantes, que mil likes, que mil retweets, que mil videos de youtube. El ejemplo de una vida austera al servicio del prójimo es la mejor forma de promover el bien común y el proyecto-puente de las 3-T. Les pido a los dirigentes que no se cansen de practicar la austeridad y les pido a todos que exijan a los dirigentes esa austeridad, la cual –por otra parte– los hará muy felices“.

LAS SENTENCIAS DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL Y EL DERECHO TRIBUTARIO

Estimados blogueros:

A propósito del término de un nuevo año, capaz uno de los asuntos tributarios mas llamativos es lo resuelto por el Tribunal Constitucional en la Sentencia que resuelve el proceso de amparo contenido en el Expediente 4082-2012-PA/TC en el que -con muy poca claridad conceptual- dicho organismo señala que el análisis sobre la constitucionalidad de los intereses moratorios generados por el tributo no debe hacerse en el marco de los principios constitucionales de la tributación sino en el de las sanciones, pues dicho concepto tributario tiene “naturaleza sancionadora”.

La Sentencia, desde nuestra perspectiva, tiene una serie de insuficiencias de orden procedimental y sustantiva, y varia muchos aspectos de la doctrina del propio Tribunal Constitucional.

En la Revista ANÁLISIS TRIBUTARIO correspondiente al mes de diciembre nos hemos ocupado de esta cuestión, tanto en la sección de Coyuntura (nuestro Editorial) como en un Informe Tributario. A continuación pueden revisar el Editorial denominado “INTERESES, INSTITUCIONES Y FALLOS JURISPRUDENCIALES EN MATERIA TRIBUTARIA”. Disfrútenlo!!!

EDITORIAL

RECUERDO DEL MAESTRO VÍCTOR UCKMAR

Estimados blogueros:

Murió el maestro Víctor Uckmar, que ayudó a muchos de nosotros a esclarecer nuestros conceptos sobre el fenómeno tributario.

Le conocí en las Jornadas del ILADT de Córdova (Argentina). Íbamos en el mismo bus en una de las actividades programadas en esa reunión. Hablamos del Perú, especialmente de Tacna, ciudad de donde era oriunda su madre, nacida durante la ocupación de esa ciudad por los chilenos. Me comento que tenía especial cariño por el Perú por esa razón.

Lo vi varias veces después. Siempre atento a conversar, generoso como nadie en sus reflexiones y sobretodo gran buscador de la verdad. Sabía que en el último tiempo ya no se encontraba bien de salud pero como me comentó una persona muy cercana a el, seguía completamente lúcido y dirigiendo el mismo muchos de los asuntos que le correspondían.

En las Jornadas del ILADT de Cartagena de Indias (Colombia) tuvo la generosidad de encargar la publicación en el Perú de un artículo suyo denominado como: “La actividad de la Corte Constitucional Italiana en materia tributaria y su relación con la Corte de Justicia Europea”. El texto se publicó en la Revista ANÁLISIS TRIBUTARIO del mes de marzo de 2010, que pueden obtenerlo en el link inferior.

Maestro Uckmar, descansa en paz!!!

Uckmar_AT 10.03

LA DISCORDIA DEL IGV Y SU DESENLACE DEMOCRÁTICO

Estimados blogueros:

A propósito del pedido de facultades legislativas y la insistencia en que se autorice legislar la disminución del IGV en 1 por ciento, creo que resulta muy importante la lectura del Editorial de la Revista ANÁLISIS TRIBUTARIO del mes de agosto pasado.

Disfrútenlo!!!


De: COYUNTURA TRIBUTARIA – ANÁLISIS TRIBUTARIO (Agosto de 2016)

En el marco del pedido de delegación de facultades legislativas que promueve el Gobierno actual se ha abierto un interesante debate respecto al papel que juega el Impuesto General a las Ventas (IGV) en la economía nacional.

En las tres últimas décadas el Impuesto al Valor Agregado (IVA) -que es el tipo que tiene nuestro IGV- se ha extendido a lo largo del mundo entero, dada su fácil recaudación y la mejora sistemática de la economía y del consumo que han permitido su desarrollo sin que el conjunto de contribuyentes pueda tomar real cuenta del carácter regresivo que tiene su estructuración actual y, por ende, no ha existido presión para su eliminación.

Empero, hace algunos años, con ocasión de la manifestación de la crisis económica mundial, a lo largo de la región se inició una discusión entre especialistas en la materia respecto a cuál sería el papel de dicho Impuesto en las medidas contra cíclicas que los Gobiernos planeaban impulsar.

En concreto, se propusieron dos escenarios diferentes posibles. Uno, en caso un Gobierno decidiera aumentar el gasto público para, por la vía de la demanda, dinamizar el mercado, había que mantener el IVA en su nivel anterior al del inicio de la crisis, o incluso de ser posible, aumentarlo. Dos, en caso un Gobierno decidiera contraer el gasto estatal, había que disminuir la presión del Impuesto, bien sea suspendiéndolo o disminuyendo su tasa, con miras a permitir que por la vía del ahorro impositivo los ciudadanos procedieran a dinamizar la economía.

DOS MODELOS: CON CONDICIONES DE ESTADO Y MERCADO

La mayoría de países se han decantado por el primer escenario del gasto moderado y de los estudios que se han hecho por parte del Fondo Monetario Internacional se puede suponer que ha habido éxitos importantes en la reactivación de las economías nacionales. La fórmula exitosa incluye una mejora en la precisión, eficiencia y eficacia del gasto público, para destinarlo a lo que realmente se requiere y a los sujetos que mejor uso podrían hacer de los bienes públicos.

En ese escenario, la regresividad intrínseca al IVA se ve compensada e incluso eliminada por la progresividad que origina la correcta y eficiente dirección del gasto público, lo que a la larga genera un círculo virtuoso que tenderá al cumplimiento de los objetivos comunes. En buena cuenta, como decíamos el mes pasado, el valor tributario es fundamental solo en este contexto pues no se trata únicamente de un asunto de contribuir (o incluso de cómo contribuir) sino que involucra el tema de cómo manejar el gasto del resultado de dicha contribución (en qué gastar y cómo ser eficiente en el gasto).

La segunda perspectiva, de contracción del gasto, si se acompaña con la bajada del IVA es una apuesta arriesgada, especialmente en mercados como el peruano donde la oferta de bienes y servicios está concentrada en pocas manos, y peor si se trata de estructuras monopólicas u oligopólicas. La razón es sencilla: la falta de competencia empresarial originará que la reducción del Impuesto no se traslade a una rebaja en el precio sino que ese monto dejado de pagar como tributo pase a formar parte de la utilidad empresarial, y es posible que un margen de ello se traslade nuevamente al Estado, pero posteriormente, por la vía del pago del Impuesto a la Renta.

Como se ve, este segundo camino requiere del compromiso político de las empresas por disminuir precios, lo que resulta muy difícil de controlar o asumir. En ese sentido, el objetivo reactivador no se cumplirá adecuadamente y, posiblemente, pese a la bajada del IVA el elemento regresivo puede mantenerse.

ENTRE EL EJECUTIVO Y EL CONGRESO

La apuesta del Gobierno por disminuir el IGV en un punto, ofrecida desde la campaña electoral parece contraproducente e incluso puede parecer errada si tomamos en cuenta que todo hace indicar que no será posible aumentar el gasto público, aunque sí pueda haber margen para hacerlo más eficiente. Y entonces, la cuestión es, ¿porqué el Poder Ejecutivo insiste en plantear la medida?

La razón sería el enfoque que el Gobierno tiene respecto al resultado de bajar el IGV, esto es una apuesta por ganar la confianza empresarial y de los mercados; es decir un gesto en el camino de disminuir los obstáculos para la eficiencia de la actividad empresarial y promover la formalización y el cumplimiento tributario. Se esperaría una respuesta responsable, tipo compromiso institucional, de los principales agentes económicos privados, lo que vendría acompañado del cumplimiento irrestricto de la norma por parte de las empresas estatales (que en algunos casos, como en el mercado de servicio de agua_ y electricidad, puede generar cierto efecto significativo en algunos sectores de la población). En este escenario, la bajada del IGV ocurrida en 2011 -durante el Gobierno de Alan García- no sería una experiencia aleccionadora porque en aquella oportunidad se trató de un Gobierno de salida y con poca confianza social y empresarial, lo que no ocurre ahora.

Aquí es donde conviene incorporar la perspectiva democrática. En términos de representación y recuperación de la confianza en lo público, resulta bueno que un Gobierno entrante insista -y exija- que se le permita llevar a la práctica lo que ofreció durante la campaña electoral. El presidente Kuczynski ganó las elecciones democraticamente y debe intentar llevar a la práctica el plan de Gobierno que propuso cuando aún era candidato. Si este elemento es el sostén final de la insistencia del pedido de facultades para disminuir el IGV en un punto, debe ser aplaudido y meditado, porque si la mayoría congresal no lo acepta deberá asumir que en realidad obstruye la intención del Gobierno por cumplir la palabra empeñada al ciudadano.

En cualquier caso, pareciera que la ruta virtuosa para el largo plazo está trazada: tender a un régimen tributario progresivo y gestionar el gasto público de manera eficiente. Eso implica, en lo que estrictamente depende de nuestra materia, un replanteamiento del conjunto de tributos, para revisar su aporte recaudatorio y para permitir que haya mayor cercanía a una tributación en justicia, que permita asegurar el presupuesto estatal sin coactar la actividad económica, y que además coadyuve a la progresividad. Hoy, ya sabemos claramente por dónde reformar las normas actuales de modo de ganar en técnica legislativa y disminución de costes de gestión tributaria.

LA INFORMALIDAD COMO COLOFÓN

Finalmente, como ya hemos dicho antes, se requiere un abordaje sistemático del problema de la informalidad económica, uno de cuyos elementos es el tributario, pero no el fundamental o decisivo. No nos parece -como percibimos es la perspectiva del nuevo equipo de Gobierno- que se trate en lo fundamental de un problema de exceso de exigencia estatal (en cuanto a procedimientos o gravámenes).

Sin duda, deben racionalizarse las obligaciones tributarias y facilitarse la gestión de tributos por parte de los ciudadanos, pero la cuestión final no consiste en disminuir la carga tributaria per se sino en entrar en ese círculo virtuoso que permita que el Estado sea socio de los pequeños empresarios o emprendedores, pero con la clara idea de que hay que tributar. Con ello, insistimos, es necesario reformar la gestión del Estado en el cumplimiento de sus fines en favor de la sociedad, para que florezcan los bienes públicos y ello permita a su vez que el aporte tributario llegue eficientemente a cumplir las finalidades de la Constitución Política: esto es, que todos podamos hacer el proyecto de vida que soñemos en el marco de la vida social y a la vez seamos promotores de que los otros ciudadanos lo hagan también.

AT-08-16(EDITORIAL)