RECUERDOS DEL DR. DEL BUSTO

[Visto: 3772 veces]

Recuerdos del Dr. del Busto

Fui alumno del Dr. José Antonio del Busto Duthurburu a fines de los años setenta, cuando yo era estudiante de la especialidad de Historia en la Pontificia Universidad Católica del Perú. De ese tiempo, ya algo lejano, tengo el nítido recuerdo de sus clases de Historia del Descubrimiento y Conquista del Perú y de Historia del Arte Peruano. Si los auténticos historiadores son, por naturaleza, personas con el peculiar hábito mental de referirse una y otra vez al pasado, incluso por encima de las presiones acuciantes del presente, este rasgo era especialmente destacado en el Dr. del Busto, cuyas dotes de recreación y de evocación históricas eran, sin duda, notables.

La imagen del Dr. del Busto como profesor y conferencista es de sobra conocida por todos los que tuvimos el privilegio de escucharlo en clase. Dudo que cualquier persona con mediana sensibilidad pueda olvidar, por ejemplo, sus lecciones sobre la captura del Inca Atahualpa en Cajamarca, o sobre el encuentro del griego Pedro de Candia con los pobladores de Tumbes. Pensando en la comunidad universitaria del futuro, espero muy sinceramente que una selección adecuada de sus clases haya sido debidamente filmada y registrada con los mejores medios audiovisuales disponibles.

Por otro lado, desearía aprovechar este espacio para comentar un rasgo suyo como historiador que considero esencial, además de su ya mencionada capacidad como comunicador oral: me refiero a su sensibilidad e intuición como reconstructor del pasado. La Historia es, en efecto, no sólo una Ciencia, sino también un Arte. Muchos parecieron en el pasado —o parecen todavía— haber dejado de comprender y percibir esta verdad tan evidente. Bien dijo alguna vez Marc Bloch que los historiadores jamás deberían dejar de lado la parte de poesía que tiene su oficio.

De su sensibilidad, y de su don de plasmar en forma precisa la imagen representativa de una época, podría mencionar innumerables ejemplos. Me viene a la mente, como fragmento que considero magnífico, su reconstrucción del encuentro, el 9 de abril de 1548, entre el derrotado Gonzalo Pizarro y el pacificador Pedro de la Gasca, luego de la escaramuza de Jaquijahuana, cuando el primero, con evidente y desafiante orgullo, le dice al segundo que «ninguno de los dos, tampoco español alguno, estaría allí si no fuera por Francisco Pizarro, que el Perú era del Rey por sus hermanos y que ellos al Rey nada debían porque no los levantó del polvo sino que ya eran hidalgos antes de nacer España…» Con ello, el Dr. del Busto hace, en pocas palabras, una hermosa evocación de la historia medieval peninsular, antecedente inmediato de la expansión ultramarina hispánica. Con toda su fuerza dramática, esta escena alude también, con sentido panorámico, a todo el proceso que va desde la Conquista del Tawantinsuyu y el nacimiento del Perú, hasta las Guerras Civiles y la ulterior pacificación de la tierra.

Quisiera aquí recordar el atinado comentario del Dr. del Busto acerca de la interminable polémica nacional sobre la figura de Francisco Pizarro. Considera que el Perú, que todavía es una nación joven, terminará comprendiendo tarde o temprano al conquistador extremeño, como comprenden a Julio César los actuales franceses, descendientes de los galos.

Para concluir estas líneas, creo firmemente que sus páginas sobre la entrada de los primeros conquistadores en el Cuzco, el asesinato de Francisco Pizarro, la batalla de Chupas y la «Guerra de Hernández Girón» —entre otras muchas— reclaman su urgente inclusión en alguna antología de la prosa histórica nacional que reúna los mejores textos de los grandes de la historiografía peruana de todos los tiempos.

No hay palabras que basten para agradecer las enseñanzas de un maestro.

(Escrito en México D.F., el 11 de marzo del 2,001 y publicado, con ligeras variantes, en el libro Años decisivos e inolvidables. Homenaje a José Antonio del Busto Duthurburu. Cuadernos del Archivo de la Universidad 26. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 2001, pp. 44 y s.)

Puntuación: 3.33 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *