Archivo de la categoría: Poesía Reunida

Oración a la Patria

[Visto: 238 veces]

Para Sofía Ferró

 

El amor es patria,

salvaje,

extraña,

raramente suave,

comúnmente fantástica.

 

Y si te preguntaste dónde

y cómo encontrarla.

 

Aléjate de los mapas,

del triste magnetismo geográfico,

porque

cuando piensas haberla encontrado

ya es otra,

porque

cuando crees haberla olvidado

está más cerca,

a tú lado,

en tú casa,

dentro tuyo.

 

Amén.

 

Ciudad de México, 2018

El Tango de la Distancia

[Visto: 230 veces]

Para Sofía

 

Háblame

porque está lloviendo en Marzo

y por primera vez

vi morir a las gotas con un soplo.

Háblame

porque hoy las nubes arden

y bajan como lagrimas por los ojos.

 

Háblame

porque con tu voz haces del mundo

una imagen tejida en marea quieta,

una huella del instante descalzo

tendido sobre el reflejo de las piedras.

Lo que digo,

lo que dices,

es sol de tierra,

sonrisa de un monte

clavado en el comienzo de la sierra.

 

Háblame

porque Ayacucho está vacío,

los blancos carros,

las personas ausentes

son tan solo nostalgias

que a la sangre hieren.

Tengo miedo de cerrar los ojos,

de ser golpeado por un beso que muerde,

de cruzar la calle,

solo,

en una ciudad que cae,

despierta,

y duerme.

 

Háblame porque la vida,

sin ti,

y sin tus palabras,

es un enigma que se va

y jamás se comprende.

 

M.L. 2018

Magia Atenagorica

[Visto: 171 veces]

Para Sofía, siempre

Despiértate,

la magia renunció a su decoro,

quería ser libre,

y ahora ya lo es.

Pronto se deslizará sobre los arcos,

se subirá al primer tren de rumbo inesperado,

interrogará al tiempo de los recuadros,

y jamás, nunca jamás se detendrá

hasta encontrar la profecía

que tus manos,

desde siempre,

le tenían prometida.

Ella es la magia,

y tú la elegida.

Mauricio Lavalle

Arequipa, 03 de Febrero del 2018

 

 

Rumor de Navidad

[Visto: 200 veces]

Para Sofía Ferró, como siempre

Alguna vez soñé con un árbol,

era un pino

verde

y con cintas rojas.

Pero desperté con el frío

de que en Arequipa

la nieve sólo existe

en la imaginación de niños y volcanes,

de grandes ríos sin cauce.

 

Supéralo,

Apresúrate,

falta poco para Navidad.

Los que más quieres ya llegan,

te abrazan,

y juntos te hacen olvidar el frío,

y juntos espantan las nubes,

que a Dios en su cumpleaños,

desafían sin pena ni vergüenza.

 

De repente

ya es medianoche,

y me pregunto

¿dónde estarás tú?

El viento se llevó las lluvias

¿Acaso persistiré en tú memoria

o sólo seré un recuerdo

ahogado entre las olas?

 

Estar lejos de ti,

aunque sea un día, una semana

es morir sin suelo,

sin patria;

es ver arder el árbol,

consumirse en el fuego

que jamás se apaga.

 

Y sin saberlo,

las diecisiete campanadas sonaron.

El cielo es una fiesta

porque ha nacido el Niño,

el Divino,

que atento desde siempre

me escucha murmurarle

« La quiero,

de verdad,

la quiero.

Más que a nadie,

 más que al vaso lleno ».

 

La quiero,

La quiero,

La quiero,

desde antes de hoy

hasta más allá del año nuevo.

 

Un Cántico Nuevo

[Visto: 203 veces]

Para Sofía Ferró

Acércate al tiempo,

despacio,

no quieras tener prisa,

sus manijas son eternas,

y son tuyas,

enteramente tuyas;

porque

el principio fue más que el comienzo,

más real que lo imaginario,

era una voz,

un mismo verbo,

un gran “te amo”

cuyo eco aun resuena

entre los limites

de la marea sin ocaso.

Se que aún lo dudas,

pero cuando susurras a la noche,

las estrellas se preguntan,

¿Será ella la lira,

la suave nota

que aspira la poesía?

¿Será acaso la cuerda,

la rítmica armonía

que da sentido a la vida,

al destino mismo,

hecho de amor y profecía?

Ahora,

olvidémonos de las preguntas,

pongamos las manos al fuego,

y miremos que no quema,

que hoy nació un canto,

un cántico nuevo,

entre tú,

yo,

y el creador del universo.

M.S.L.

Arequipa 13 de Octubre del 2017

 

 

 

 

 

Meditación y Certeza

[Visto: 345 veces]

Para Sofía Ferró

Comprenderás que imaginarte,

bajo el sol,

lúcida de palabras,

de sueños,

y risas perplejas;

son para mi dos remos,

tres temblores de vida,

 que navegan hacía el mar,

 hacia la providencia infinita,

guiadas por el astro,

hasta el comienzo de tu sonrisa.

 

Ahora que la noche cae,

que estas lejos,

o quizá más cerca,

supongo que te extraño,

con la misma paciencia inquieta,

aquella de Marzo,

origen del mediodía,

del estremecedor anhelo

de ver tus manos,

junto a las mías,

en la gran

y eterna caricia.

 

¿Para siempre jamas?

Para siempre,

es una promesa,

que va y se mantiene

con la vida,

con los sueños,

que entre nosotros,

cual olas de lago,

solo crecen,

crecen,

y crecen.

 

M.S.L.

Arequipa, 25 de Octubre del 2017.

Quererte en un tres de Octubre

[Visto: 269 veces]

Para Sofía Ferró, la sempre pau de Catalunya

 

Nosotros,

tu y yo,

somos ríos que en el mar se encuentran,

alegres montañas de lago,

y de sillar,

que queriéndose,

sobreviven a la tormenta,

al vedado dolor de la certeza.

 

Nosotros,

somos afines al gran delirio,

a los ciegos magos de las letras,

a preguntarnos en la noche,

a dos pies de las estrellas,

si habrá alguien

– aparte de ti,

y de mi –

que nos comprenda.

 

¿Podrá existir el olvido

para un amor que recuerda?

¿Llegaran a tener esperanza

los que caminando sueñan?

y de ser así,

entonces,

¿Qué hicimos?

¿Qué haremos?

Quererte es la respuesta,

y también el misterio

que nos despierta.

 

Porque quererte

es mirar,

sin miedo y de frente,

a la temible imprecisión del sueño;

pelearse con la memoria,

donde pocas son las promesas,

y muchos los anhelos.

 

Porque quererte

es dormir con el insomnio,

volver hacia las estrellas,

y contar sin las manos,

una a una,

los irrecuperables años

que desde siempre reflejan.

 

Porque quererte

es confabular con la vida,

es entregarse a la urgente explosión

del azar que agoniza,

y luego,

morirse a fiel aliento,

para sin ninguna prisa,

cruzar la puerta,

llegar a tu encuentre,

y perderme en tu sonrisa.

 

Te lo dije antes,

voy a decírtelo otra vez,

así duela,

así cueste:

Te quiero,

y aunque no lo creas,

hay un cielo que atestigua,

un querer,

tierno y doloroso,

que llega hasta las estrellas.

 

M.L. 2017

Pero sobretodo

[Visto: 352 veces]

Voy a solas,

pero sobretodo,

contigo.

Regresar es imposible,

andamos por el desierto,

lejos del mar,

y del libro abierto.

 

A la distancia

está la luna,

el mismo cielo incierto.

No volveré jamás,

mi lugar atraviesa el sueño,

aquel de estrellas,

que por cierto,

caminan descalzas

y sin velo.

 

Andante es mi destino,

pero sobretodo,

alegre.

En el papel nocturno,

escribo tu sonrisa,

promesa que no olvido,

porque cerca,

muy cerca de tus lineas,

se estremece el verbo infinito,

aquel firmado por tu nombre,

que va de la mano,

y para siempre,

acompañado por el mio.