Autorregulación en la industria de la moda: desarrollo sustentable, compromiso ético y tareas pendientes

[Visto: 722 veces]

Hace algunos días se desarrolló en Perú un importante evento sobre moda, ética y derecho. El evento, espero, permitirá el inicio de una “conversación” entre la industria y los abogados. En dicho evento me tocó hablar sobre algunas cuestiones de la actividad publicitaria en la industria y, de manera tangencial, sostuve que era importante que la industria pensara seriamente en cómo autorregularse antes de que la regulen a ella. En buena cuenta, lo que dije es que cuando una industria reconoce asuntos que atender y deja de atenderlos, frecuentemente los legisladores encuentran políticamente rentable poner una agenda teñida de populismo y desconectada de las cuestiones técnicas que la industria sí conoce. Una autorregulación sensata es, muchas veces, una buena forma de adelantarse a posibles presiones pro-regulatorias.

Uno de esos asuntos en donde espero que se ponga algo de atención es a los cuestionamientos éticos ligados a la sustentabilidad, esto es, la continuidad de la industria sin generar riesgos de daños hacia otros. La pregunta que me parece relevante plantear es: ¿la industria ha encargado una evaluación del panorama legal existente en el país? Es un poco complicado, por no decir imposible, realizar una actividad económica sin tener un diagnóstico claro sobre qué regulación está en vigor y cómo puede afectar la misma (y sobre cómo una regulación puede impactar en el ejercicio de la libertad de expresión tanto del creativo como del usuario).

En ese orden de ideas, creo que existen dos tareas que deben abordarse. La primera es, precisamente, mapear las regulaciones vinculadas a la industria de la moda. La segunda, y quizás más relevante, es emprender acciones de eliminación de aquellas regulaciones que conspiran contra la competitividad de la industria y su desarrollo sustentable. Los abogados podemos hacer mucho por la sustentabilidad de la industria si es que identificamos, con ayuda de nuestros clientes, aquellas regulaciones que dificultan su trabajo. Trazar un mapa de la regulación de la industria de la moda es vital para que la industria sepa cuál es el terreno que pisa.

Ya en el plano de la autorregulación, creo que la industria puede pensar en reglas auto impuestas de transparencia que resulten más apropiadas que el parámetro legal de revelación de la información “esencial y relevante” respecto del producto ofrecido. La moda, que para muchos denota superficialidad (equivocadamente) está íntimamente ligada a esta cuestión ética. El llamado a la autorregulación parte de la conciencia de que mucho daño se puede causar a la industria con una regulación top-down tradicional (en donde un estándar costoso puede bloquear la competencia de los desarrolladores de moda más pequeños).

Se puede hablar mucho de fashion law sin decir nada y ese es un riesgo que debe ser abordado para imprimir de seriedad el ejercicio legal que planteamos. Creo que este valiosísimo evento –liderado de forma notable por el Fashion Law Institute de Argentina y con la muy apreciada presencia de Susy Bello Knoll- ha puesto en la mira la relación moda-derecho. Espero que esta oportunidad sirva para construir los cimientos para la ejecución de tareas legales concretas. El diseño de tales cimientos, como corresponde, debe nacer de una evaluación preliminar conjunta entre la industria y quienes nos hemos formado para servirla mejor.

Gustavo M. Rodriguez Garcia
Abogado PUCP. Magister por la Universidad Austral de Argentina
Estudios en fashion law por el Fashion Law Institute – Fordham University. Miembro del Comité de Fashion Law de la Asociación Interamericana de la Propiedad Intelectual (ASIPI). Socio de Rodríguez García consultoría especializada.

Puntuación: 4.75 / Votos: 4

2 pensamientos en “Autorregulación en la industria de la moda: desarrollo sustentable, compromiso ético y tareas pendientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *