Experimentos demuestran el efecto de la luz de trabajo en trabajadores de oficina y el consumo de energía

[Visto: 2481 veces]

Muchos documentos sobre prácticas recomendadas para la iluminación en oficinas sugieren que el ahorro sustancial de energía de iluminación se puede lograr mediante la reducción de los niveles de luz ambiente y luego compensar la iluminación en la zona de trabajo con lámparas de potencia mucho menor. Esta recomendación supone que la cuestión más importante en la satisfacción de las preferencias de iluminación de los trabajadores en oficinas es mantener el nivel de luz en el área de trabajo. Sin embargo, la investigación previa a la prueba de esta hipótesis es equívoca, y no refleja las condiciones de oficinas modernas.

Como ejemplo de esto, en los proyectos de investigación en el pasado a menudo se preguntaba a los participantes (para estudiar las condiciones de iluminación preferida) con referencia a una tarea en papel en un escritorio horizontal, mientras que para la mayoría de los trabajadores de oficina de hoy las tareas principales son con el equipo vertical, mediante pantallas de computador. Por lo tanto, es necesario poner a prueba la idoneidad de las soluciones de iluminación ambiental en tareas para las oficinas modernas, para evitar posibles problemas relacionados con la satisfacción.

Los investigadores de NRC-IRC llevaron a cabo dos experimentos en un laboratorio-oficina a gran escala para probar la hipótesis de que la iluminación a nivel local (luz de trabajo, task light) puede suplantar a la iluminación ambiental para lograr el ahorro de energía, mientras que al mismo tiempo se respetan las preferencias de iluminación de los ocupantes (Figura 1). La iluminación ambiental fue proporcionada por luz regulable, empotrada en el techo, por luminarias de dos lámparas parabólicas.

Luminarias utilizadas en la iluminación de la oficina

Figura 1. El laboratorio-oficina donde los experimentos se llevaron a cabo.

En el primer experimento, los participantes completaron una gran variedad de tareas de oficina en su mayoría basadas en la informática y los cuestionarios fueron realizados durante varios días. Durante las primeras tres cuartas partes del día, las condiciones de iluminación fueron corregidas. Después de eso, los participantes fueron capaces de controlar la iluminación del ambiente a su nivel preferido. Un grupo de participantes sólo tenían la luz ambiente, un segundo grupo disponía de luz ambiente más una lámpara de trabajo de ángulo (Figura 2 ).

figura 2

A pesar de la presencia de la luz local (luz de trabajo), el nivel medio preferido de luz ambiental de los dos grupos fue la misma, lo que indica que no hubo ahorro de energía. Curiosamente, el rendimiento de los participantes en algunas tareas se había mejorado con la luz local (luz de trabajo, task light).

El segundo experimento se concentró en el aspecto de la energía del primer experimento. Los participantes ocuparon un escritorio, ya sea con una luz de trabajo de brazo o de luz local no direccional (lámpara) (Figura 3).

Figura 3

La luz de trabajo se fijó en uno de los tres niveles: apagado, en el 50%, o en el 100%. El participante entonces controlaba la iluminación ambiental al nivel preferido. El desempeño de tareas no se midió, pero los participantes fueron instruidos para tomar sus decisiones de iluminación teniendo en cuenta las diferentes tareas que podrían hacer en una oficina. Se repitió este procedimiento para los dos tipos de luz de tarea.

Figura 2. Las luces de trabajo utilizadas en los experimentos. La luz de la tarea de brazo de la izquierda fue utilizada en ambos experimentos, la luz de trabajo no direccional (lámpara, figura 3) se utilizó en el segundo experimento solamente.

Los resultados confirmaron los resultados del primer experimento. Los participantes disminuyeron la iluminación ambiental por una pequeña cantidad cuando la luz de tareas estaba en 50% (en comparación con la situación cuando la luz de la tarea estaba apagada, pero el ahorro de energía en iluminación fue casi el mismo que la energía requerida por la luz de la tarea. No hubo reducción en la iluminación ambiente preferida cuando la luz de trabajo se incrementó al 100%.

Estos resultados sugieren que los trabajadores de las oficinas actuales prefieren tener una iluminación adecuada en todas las superficies de la habitación y no sólo en sus escritorios. Una explicación podría ser que la combinación de luz ambiental baja, con un alto nivel de luz cerca de la luz de trabajo crea diferencias en la luminancia en el campo de visión que producen molestia. La investigación anterior en el NRC-IRC muestra que la exposición de las personas en las oficinas a las condiciones de iluminación que difieren de sus preferencias produce efectos negativos sobre la satisfacción, comodidad y estado de ánimo. Por lo tanto, los resultados de estos experimentos con luz de trabajo también sugieren que la búsqueda de un ahorro sustancial de energía mediante la reducción considerable en la iluminación ambiente y el proporcionar una luz de trabajo puede ser contraproducente a largo plazo mediante la creación de condiciones de iluminación por debajo de los niveles óptimos de satisfacción de los ocupantes.

Puntuación: 0 / Votos: 0