Sherlock Holmes, el clásico de hoy.

Sherlock Holmes, el clásico de hoy.

Categoría : General

Cuando el Dr. Watson se sentía limitado ante un crimen oscuro, por no poder descubrir o relacionar hechos más allá de lo que el común de la gente haría, se echaba en los brazos del conformismo y esperaba ansioso, entusiasmado, para que Sherlock Holmes haga lo que siempre: deje de jugar a enlazar una a una las yemas de sus dedos, se levante de la mecedora de un brinco y –excéntrico de saberse mirado por su compañero– suelte de manera imperturbable una cadena de conjeturas y deducciones lógicas capaces de poner sobre la mesa de forma legible y obvia los hechos más enigmáticos, complejos e inimaginables y, por supuesto, sobre los cuales nadie tenía la más remota idea para haberle atinado a su ocurrencia.

Es un error capital teorizar antes de tener datos, decía Sherlock para zanjar cualquier intento del Dr. Watson por deducir hechos basándose en corazonadas. Los pequeños detalles son lo más importante, decía también, ante el menosprecio que su compañero tenía sobre los hechos o actos aparentemente intrascendentes, irrelevantes, esos que se pasan por alto o se sobreentienden.

Estas máximas Holmesianas, su conocimiento de química, criminología, en comunión con su pasión por la lectura y ensimismamiento, le dieron el honor de convertirse en el mítico detective de la era victoriana inglesa. La buena narración, la disparidad de personalidades, con lo enigmático e inesperado de los casos, se han conjugado para lograr la permanencia de Sherlock después de dos siglos. Lo hace un personaje del que uno puede obviar que nunca existió más allá de cómo lo engendró literariamente Sir Arthur Conan Doyle.


Sherlock tiene para dar lecciones en toda época y lugar a los fascinados por la investigación empírica: periodistas, penalistas, policías, con un método no convencional para la ciencia, pero acorde a lo elemental de la lógica, la experiencia y el sentido común de siempre. 

Puntuación: 4.67 / Votos: 3

About Author

Antonio Eslava

Estudié abogacía en la Universidad Nacional de Trujillo. En el 2012 obtuve una beca por intercambio académico para una estancia de pregrado en la escuela de derecho de la PUCP. Posteriormente, me especialicé en Gestión Política, Gestión Pública y Gobernabilidad por la PUCP, Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y The George Washington University (GWU). Cuento con una especialización en Contrataciones del Estado por la Universidad ESAN. En el 2016 obtuve una beca de estudios en Teoría de la Argumentación Jurídica por el Centro de Estudios Constitucionales del Tribunal Constitucional peruano. Estoy certificado como funcionario por el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE). Laboralmente, hace tres años que me desempeño en el área legal de la oficina de contrataciones del estado de la Policía Nacional del Perú. Mi vocación es el derecho administrativo económico y el derecho digital. En ésta última área obtuve una certificación en protección de datos personales en la red por el Ministerio de Justicia argentino.

Suscribirse por correo

Completamente libre de spam, retírate en cualquier momento.