la libertad

[Visto: 1460 veces]

Los sentimientos no son sólo afectivos, sino también sorprendentemente racionales. Thomas Byrne El amanecer de la fenomenología de los sentimientos.

El sentimiento es un modo de responder a una situación y transformarla como un nuevo mundo proyectado. Mi proyección elegida, el significado que le otorgo a la situación, es lo que yo siento. La actitud frente a la situación confirmada por el sentimiento es una verdadera replica solicitada: mi propio acto, que puede ser las muchas formas como me siento, en las que me elijo y me proyecto, me revelo a mí mismo.

Paul Ricœur filósofo francés conocido por sus contribuciones a la fenomenología y hermenéutica. En resumen, se abordan varias ideas centrales de su pensamiento, especialmente en relación con la libertad, la acción humana y la aceptación de la finitud. A continuación, se analizan algunos puntos clave:

Carácter polar subjetivo/objetivo de los rasgos constitutivos de la existencia humana vivida:

Ricœur destaca la dualidad entre los aspectos subjetivos y objetivos de la existencia humana. Esto implica reconocer la interacción constante entre la experiencia personal y la realidad objetiva.

Las tres estructuras que constituyen el polo voluntario de la existencia humana: decidir, elegir y pasar a la acción:

Ricœur distingue tres dimensiones clave de la acción humana: la toma de decisiones, la elección y la ejecución de esas decisiones. Estas estructuras forman el núcleo de la voluntad humana.

Consentimiento a lo involuntario como aquello sobre lo que se actúa a través de nuestra voluntad:

Destaca la importancia de aceptar lo involuntario como parte integral de la existencia. Aunque podemos ejercer nuestra voluntad sobre ciertos aspectos de la vida, hay elementos que escapan a nuestro control, y la aceptación de esta realidad es crucial.

No existe una armonía perfecta entre estas dimensiones:

Ricœur reconoce la tensión y la falta de armonía entre las diferentes dimensiones de la libertad humana. Esta falta de perfección y la necesidad de lidiar con conflictos contribuyen a la autenticidad de la libertad humana.

Destaca que los seres humanos enfrentan la lucha constante con las tensiones internas y la aceptación de su propia finitud. Esta lucha es parte integral de la experiencia humana.

La resolución del conflicto como elemento distintivo de la libertad humana:

La resolución constante de los conflictos internos contribuye a la autenticidad de la libertad humana, que se define por la capacidad de tomar decisiones conscientes y aceptar las limitaciones de la existencia.

Identidades individuales y pertenencia a comunidades históricas y a la humanidad:

Destaca que nuestras identidades individuales se desarrollan en el contexto de las tensiones y resoluciones, y que también somos parte de comunidades más amplias, conectándonos así con la historia y la humanidad en general.

La lucha con la tensión y la aceptación de la finitud: En resumen, la filosofía de Ricœur resalta la complejidad de la libertad humana, la lucha constante con las tensiones internas y la aceptación de la finitud como elementos fundamentales en la formación de la identidad individual y la conexión con la humanidad en su conjunto.

Paul Ricoeur amplía su explicación de la libertad para abordar el tema del mal. En estas obras aborda la cuestión de cómo explicar el hecho de que es posible que hagamos mal uso de nuestra libertad.
En Fallible Man , sostiene que esta posibilidad se basa en la desproporción básica que caracteriza la existencia humana ubicada entre la naturaleza finita y en perspectiva de la experiencia y las dimensiones infinitas y racionales de asumir esa experiencia en la percepción, la práctica y el sentimiento. , lo que lleva al concepto de falibilidad. Esta desproporción se manifiesta en todos los aspectos de la existencia humana, desde la percepción hasta el sentimiento y el pensamiento. Es evidente en el deseo humano de posesiones, poder y prestigio. Debido a esta desproporción, nunca somos del todo uno con nosotros mismos y, por tanto, podemos equivocarnos. Somos falibles, pero el mal, el mal uso de nuestra libertad, no es original ni necesario, sólo siempre posible. Ricoeur El hombre falible y El simbolismo del mal, ambos publicados en 1960
Esta desproporción tampoco hace que nuestra existencia carezca de sentido. Más bien, la misma desproporción que nos hace falibles y hace posible la maldad humana es también la que hace posible la bondad, el conocimiento y los logros. Es lo que nos distingue unos de otros: cada uno de nosotros tiene su ubicación y perspectiva espacio-temporal únicas, pero podemos conocernos como un ser humano entre muchos y podemos buscar conocer el mundo más allá de nuestra perspectiva individual. Nuestra falibilidad también hace necesario y posible que nos comuniquemos entre nosotros mediante el uso del logos , que busca trascender nuestros puntos de vista localizados.

El simbolismo del mal, 1960.

Ricoeur plantea un interesante cambio de paradigma.

Tras señalar que en el Antiguo Testamento, el pecado es considerado de diversas maneras, ya sea como un peso, una mancha, o una desviación, sostiene que un símbolo es en primer lugar el destructor de un símbolo previo.

Vemos, pues, el símbolo del pecado tomar forma sobre las imágenes que son el inverso de imágenes mancha, en lugar de contacto exterior, ahora es una desviación (de la meta, el camino recto, el límite que no se debe cruzar y así sucesivamente), lo que sirve como esquema de orientación. Este cambio en los temas es la expresión de un vuelco de los motivos fundamentales. El mal ya no es una cosa, sino una relación rota, por lo tanto una nada: esto se expresa en términos de la vaporosidad y vanidad de los ídolos. Pero al mismo tiempo, una nueva positividad del mal surge, ya no es un “algo” exterior sino un poder avasallador real. El símbolo de la cautividad…

 

REFERENCIAS

The philosophy of Paul Ricoeur. (1978) Boston: Charles E Reagan and David Stewart, 40.)  Enciclopedia de filosofía de Stanford  http://plato.stanford.edu/entries/ricoeur/

 Paul Ricoeur Tiempo y narrativa , 1984-88

George P. Landow, Professor of English and the History of Art, Brown University http://www.victorianweb.org/cv/gplbio.html

Thomas Byrne El amanecer de la fenomenología de los sentimientos

 

 

Puntuación: 5 / Votos: 19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *