Categoría: Reseñas
Publicado por: parodi.da
Visto: 171 veces

Alfredo Barnechea

El centro de Alfredo

 

“El centro es una imagen, un punto de vista ecléctico que quizá desfigura un mensaje ideológico, pero que otorga a cada habitante mestizo la posibilidad “de ser parte”, de verse incluido”.  Alfredo Barnechea

 

Debo confesar que “Perú, país de metal y de melancolía” es mi primer acercamiento a la obra de Alfredo Barnechea y que estoy en tiempos de confesiones y de lecturas tardías. Pero me alegro de haber descubierto a un ensayista extraordinario que se acerca al pasado reciente del Perú y de América Latina con una mirada diferente a la del historiador, con la mirada de la propia experiencia y del intelectual comprometido con utopías reales, de esas que se estrellan con las literarias, como le pasó a Mario Vargas Llosa en 1990.

La mirada de Barnechea es también la del actor secundario que acompaña al protagonista en el momento estelar de la cinta y lo retrata en el instante del desenlace, de uno de los muchos desenlaces que construyen la historia de una vida. Este es el caso de su relación con Víctor Raúl Haya de la Torre, Alan García y Mario Vargas Llosa, a Haya lo frecuentó en el sereno ocaso de su vida, donde todo pareció cobrar sentido, al final; a García en la disyuntiva de tomar las decisiones que definieron la suerte de su primer gobierno y a Vargas Llosa en el laberinto de una campaña electoral que nunca controló por completo, más allá de su escritorio, y en una equivocada lectura del país; paradójica en alguien cuyo Nobel es el resultado de su brillante elaboración del Perú desde la narrativa.  

Barnechea retrata a Haya de la Torre como al profeta desterrado, tal y como lo expresara este en su última y única entrevista televisiva, cuando le confiesa al conductor que no fue presidente porque no lo dejaron e, inesperadamente, se quiebra. Aquello me hizo pensar en el propio Barnechea como en un intelectual desterrado, como lo fue Vargas Llosa del círculo de académicos marxista tras el “caso Padilla” o Hugo Neira cuando decidió que el velascato era un proceso revolucionario caído del cielo –o, en todo caso, “desde arriba”- y que había que tomarlo en lugar de renegar de él, como renegó nuestra izquierda que así perdió la oportunidad de consolidar una revolución por culpa de su malhumor.

La verdad, no tuve problemas en encontrar una primera edición de “Perú: país de metal y de melancolía” en una librería comercial a pesar de publicarse en 2011. No tuve que ir a buscarla al campo Amazonas o algún recoveco de anticuario de los que todavía quedan en el Centro Histórico y al que acudimos en busca de algún texto antiguo o una edición agotada. Es por eso que se me vino a la cabeza que, de alguna manera, Alfredo Barnechea es también un profeta desterrado, condenado al ostracismo intelectual y sentenciado a ser descubierto por una generación futura, como le ocurriera, gran paradoja, al mismísimo amauta José Carlos Mariátegui.

Pero el destierro de Alfredo se debe a que eligió el centro, como lo eligió Haya para así descubrir que aquel puede ser un lugar muy  peligroso pues, súbitamente, la derecha y la izquierda se transformarán en flancos vulnerables y por eso pasó treinta años de su vida a salto de mata, entre destierros, ostracismos, cárceles y clandestinidad.  De allí que a Barnechea lo leerán las generaciones que finalmente dejen de aturdirse por el eco, aún estruendoso, de las viejas ideologías.

En “Perú: país de metal y melancolía” he podido identificar tres facetas del autor: el sutil analista que se mueve con comodidad en el ámbito teórico de la crítica literaria; el biógrafo que penetra el alma de su personaje, intuyéndola desde los autores y lecturas que marcaron su pensamiento; el narrador de una historia que él vivió desde un rol secundario y en la que logra rescatar al individuo como protagonista, tras librarse del bullicio de las masas y los barrotes de las estructuras.

Refiriendo a Luis Alberto Sánchez, el autor señala que, tras sus cátedras universitarias, sus jóvenes alumnos salían a toda prisa a buscar los textos que había referido para devorarlos ávidamente. A  mí la lectura de Alfredo me ha producido la misma emoción juvenil, la misma ansiedad de querer leer muchos textos y en simultáneo, desde Octavio Paz hasta el debate entre Sartre y Camus.

Alfredo Barnechea no es reconocido como un gran ensayista del Perú de entre-siglos por haber elegido ese peligroso y aún incomprendido centro; y por la indiferencia de una izquierda que ha hecho de las letras su último bastión. Pero es cuestión de tiempo, solo eso.         

Daniel Parodi Revoredo           

Categoría: Política peruana
Publicado por: parodi.da
Visto: 184 veces

BUS AZUL, ¿TRIUNFARÁ O SUCUMBIRÁ?

EL ÚLTIMO PARADERO DEL BUS AZUL

El caos actual del transporte público de Lima se constituyó entre los años 1970 y 2000. Comenzó a edificarse cuando el vertiginoso crecimiento demográfico de la ciudad hizo que su oferta colapsara frente a la demanda de los usuarios. Ante esto, Fernando Belaúnde, a inicios de los 80s, autorizó la circulación de las primeras combis en las que la gente viajaba empotrada. Luego Alberto Fujimori liberalizó el transporte: cualquiera que tuviese una unidad podía ser transportista. De hecho, en su momento esta medida fue una solución.

Pero la crisis de los 80s y 90s fue superada y se hizo necesario reordenar el transporte limeño. Ya en los 90s, Alberto Andrade había solucionado el tema del comercio ambulatorio por lo que al transporte desregulado tenía que llegarle su hora y desde el inicio de su gestión, Susana Villarán y Gustavo Guerra García comenzaron a implementar, aunque tímidamente, la esperada reforma.

El proyecto de la MLM propone la instauración de grandes corredores troncales y otras rutas más pequeñas (alimentadoras) que trasladan a los pasajeros hasta los paraderos de esos corredores para que realicen su conexión. Al respecto, convengamos en que cualquier usuario harto de las “carreritas”, el “pie derecho” y las invasiones del segundo y tercer carril, deseará el éxito de una reforma que acabe con todas aquellas temerarias prácticas.

Sin embargo, son varias las amenazas que hoy se ciernen sobre la reforma del transporte. Una de ellas es la ciudadanía acostumbrada al viejo sistema que cuenta con la “ventaja” de unidades que cubren básicamente toda la ciudad y que paran en cualquier lugar donde encuentren público dispuesto a abordarlas. A pesar de ello, la MLM tiene gran responsabilidad en la atmósfera de convulsión social que se ha instalado en la capital con el inicio de las operaciones del Bus Azul. Pasemos a analizar los errores fundamentales cometidos por el municipio.

1.- Grave error implementar el corredor azul en plena lid electoral. Si la reforma tuviese éxito –posibilidad lejana hasta hoy- cualquier observador podría interpretar que ella supone la implementación de una campaña electoral con fondos públicos un mes antes del sufragio. Además, puede advertirse su improvisación debido a que está en juego la reelección de la alcaldesa; de allí el apresuramiento y descoordinaciones que estamos apreciando, tanto como la nula infraestructura de paraderos y terminales.

2.- Los problemas de fondo de la reforma responden a tres aspectos principales: una oferta de buses que está lejos de satisfacer la demanda de pasajeros; el mal funcionamiento de las empresas alimentadoras (a veces saboteadas por “carreteros del transporte” tipo Orión) que han cumplido mal y poco con trasladar a los usuarios de los lugares alejados hasta las troncales; y el precio del pasaje en una unidad alimentadora que es de 1.5 n/s.

Este último es el asunto más complejo. Si antes el pasajero llegaba a su centro de labores abordando una sola unidad y abonando 1.5 n/s, ahora debe pagar 1.5 n/s solo en la alimentadora y, desde octubre, 1 n/s adicional en el corredor. Eventualmente, debe añadir otros 1.5 n/s si requiere abordar otra alimentadora para llegar a su destino, lo cual es probable debido a la corta extensión del corredor azul. En otras palabras, el coste de su trasporte se encarecerá de 1.5 n/s a 4 n/s solo la ida. Este es el aspecto que hace insostenible toda la reforma.

En las metrópolis europeas existe el “bono de transporte” que se adquiere mensualmente a precio razonable. Con él, el usuario puede subir las veces que quiera a todos los servicios de metro y autobuses de la ciudad. Sé que concertar un sistema similar con la cantidad de empresas de transportes existentes en Lima -y hablo de las que se han incorporado al nuevo sistema a través de las alimentadoras- es casi quimérico, pero también lo es elevar en aproximadamente 250% el coste del trasporte público sin generar una atmósfera de amotinamiento civil como la que hemos vivido las últimas semanas y que podría empeorar. Ojo que desde mediados de octubre el corredor azul dejará de ser gratuito.

Mientras tanto, si algo ha logrado Susana Villarán es atraer la atención de los medios, ávidos de cubrir los tropiezos de la susodicha reforma, privando así a la ciudadanía limeña del clima adecuado para concentrarse en la elección y conocer las propuestas de los demás candidatos. Pero el Bus Azul ya partió y sólo queda esperar que alcance con éxito el último paradero de su ruta o que sucumba en el tormentoso día a día de sus usuarios, atrapados entre la escasez de unidades, la carestía del servicio, las grandes caminatas y el tiempo perdido.

Daniel Parodi Revoredo
Categoría: Aprismo
Publicado por: parodi.da
Visto: 193 veces

CORNEJO CONCLUYÓ PRIMER TRAMO DEL TREN ELÉCTRICO

Enrique Cornejo y el APRA

Al Partido de la Estrella le hace mucho bien ofrecerle a Lima un candidato de lujo

La última semana el candidato a la alcaldía de Lima, Enrique Cornejo, ha ganado notoriedad por algunas declaraciones que han generado réplicas dentro de su propio partido. El economista señaló que el APRA debe trabajar por mejorar su imagen y ofreció al electorado no copar de correligionarios el municipio de alcanzar el sillón municipal.  

La afirmación de Cornejo no puede interpretarse como un reniego de su condición de aprista sino como una reacción a lo que se va convirtiendo en un “tufillo electoral” al que el candidato le hace frente: la referencia a que es un excelente candidato pero se prefiere votar por otro debido a su militancia partidaria. Por lo pronto, lo que parece claro es que el Partido que fundara Haya de la Torre ya no cuenta con un núcleo duro de votantes como el que tenía en tiempos de este. Para no hablar del tercio aprista; diese la impresión que, con excepción de sus plazas históricas, un candidato del APRA partiese casi desde cero, casi tan igual que un postulante independiente.

Las razones de esta situación pueden ser varias; la primera es la suma de la antipolítica que se instaló en el Perú en la década de 1990 con la mala ley de regionalización aprobada en tiempos de Alejandro Toledo. Ambas destruyeron la partidocracia nacional, por eso hoy se reclama más partidos para reinstitucionalizar la política peruana. La segunda es el antiaprismo en su versión contemporáneo. No le hice mucho caso a Carlos Meléndez cuando señaló que aquel era una fuerza electoral en el Perú. Sin embargo, parece que sí lo es y sus voceros, que en prensa se cuentan por decenas, han logrado imponerle a la población la mezquina idea de que el segundo gobierno aprista fue malo y reducirlo a Bagua, petroaudios y narcoindultos.

Ciertamente, todo tema controversial amerita investigación, pero los portavoces del antiaprismo casi le hacen pensar a la población que no fue cierto que el referido gobierno redujo como ninguno la pobreza en el Perú, que potenció acertadamente la inserción del país en los mercados mundiales y que sus obras de infraestructura mejoraron sustantivamente la calidad de vida de la población. Mucho tienen que trabajar entonces el APRA, y mucho tendrá que hacerlo Alan García en su próxima postulación, para revertir el discurso de los contrincantes e instalar en el electorado la percepción de que su segunda gestión gubernamental tiene mucho de bueno que mostrar.

Por otro lado, parece que al interior del APRA no se está valorando lo bien que le hace la postulación de Enrique Cornejo a la alcaldía de Lima. Veamos, alrededor de 20 de los 24 presidentes regionales están procesados, algunos de ellos ya están presos. A contracorriente, el PAP le ofrece a Lima un candidato técnico de la calidad de Cornejo, con un alto grado de especialización, con estudios en políticas de desarrollo, aseguramiento de la calidad y con experiencia de ministro en dos carteras fundamentales para una buena gestión de Lima, como las de Vivienda y Transportes (con la última fue él quien concluyó el primer tramo del tren eléctrico).

En tiempos en donde la informalidad ha copado muchas de nuestras instituciones, el APRA le ofrece a Lima un candidato de lujo y eso le hace bien al partido y al mismo postulante, independientemente de las encuestas, porque se le trasmite a la ciudadanía una imagen de seriedad y profesionalismo. Mientras tanto queda casi un mes de campaña y, con electorados golondrinos como el nuestro, nada está decidido. Por ello, al APRA y a Cornejo solo les queda unir esfuerzos por alcanzar el triunfo electoral el 5 de octubre, con la tranquilidad de ya haber obtenido una positiva valoración de la ciudadanía.

Mi cuenta en twitter: @daupare

Categoría: Historia del Perú
Publicado por: parodi.da
Visto: 88 veces

José de San Martín

RUMORES INDEPENDENTISTAS

En 1820, el virrey Joaquín de la Pezuela dejó pasar la oportunidad de vencer a San Martín en Pisco. La razón, prefirió esperar el refuerzo de una poderosa flota española que nunca llegó. Desde manera, un rumor pudo decidir la independencia del Perú

Para Carolina 

Por cosas del destino, hace una semana tuve el placer de leer el artículo titulado “el miedo a la revolución de la Independencia del Perú” de Cristina Mazzeo, reflexión que se publicó en 2005. La nota, bastante innovadora, estudia el ambiente independentista desde la perspectiva de la psicología social para establecer luego la influencia de factores subjetivos como el rumor y la expectativa en el desarrollo de los acontecimientos.

Sucintamente, Mazzeo explora como la sugestión, en tanto que mecanismo psicológico espontáneo, influyó en las decisiones adoptadas por actores tan importantes como los virreyes Joaquín de la Pezuela, José de la Serna y hasta el libertador José de San Martín. Sin embargo, otras estrategias psicológicas fueron más bien planificadas y se desplegaron bajo la forma de poderosos psicosociales. Tal fue el caso de la campaña triunfalista emprendida por el general realista José de Canterac quien difundió el falso rumor de que las tropas de San Martín se encontraban en Buenos Aires y que no intentarían tomar Lima. De esta manera, pudo mantener en alto la moral de sus tropas.

Al contrario, una expectativa que influyó mucho en la derrota del bando realista fue la creencia de que una gran flota llegaría de España a reforzarlo, la que efectivamente se preparaba para ello aunque finalmente nunca zarpó de Sevilla. Si bien esta posibilidad se remonta a una fecha tan temprana como 1818, tres años después el virrey de la Pezuela aun confiaba en ella, al punto de que escribió que “el imperio del mar que es el elemento general en que se fundan sus esperanzas, se verá muy pronto cambiado a nuestro favor con la llegada de un día a otro de los navíos”.

La espera de una armada que jamás llegó tuvo un efecto decisivo en la Guerra de independencia. El libertador José de San Martín había desembarcado en Paracas el 7 de septiembre de 1820 con fuerzas notablemente inferiores a las realistas. Esta era pues una oportunidad envidiable para el bando hispano que, de haberse decidido, probablemente hubiese derrotado a la expedición del militar correntino, nacido en Yapeyú. 

Sin embargo, persistía la expectativa del arribo de la gran flota española razón por la cual el virrey Joaquín de la Pezuela decidió no correr riesgos y esperar. La espera fue decisiva pues le dio a San Martín el tiempo necesario para ganar adeptos, trasladarse de Pisco a Huacho, desembarcar sin mayores contratiempos y obtener el respaldo de ciudades de la costa, Trujillo entre las más importantes. Todo ello explica que el siguiente virrey, José de la Serna haya comprendido, meses después, que la coyuntura para derrotar a San Martín había pasado, razón por la cual abandonó Lima el 6 de julio de 1821 y se dirigió al Callao para refugiarse en el fuerte del Real Felipe.

A su turno, José de San Martín ingresó triunfante a la capital del agónico virreinato cuatro días después donde, el 28 de julio de 1821, proclamó la Independencia del Perú. Y todo por el rumor de la llegada de una poderosa flota desde España. Será, como dicen los psicólogos sociales, que la realidad es una construcción.

Mi cuenta en twitter: @daupare

Publicado por: parodi.da
Visto: 87 veces

PASEO DE LA BANDERA EN TACNA

las dos victorias de Tacna

La reincorporación y el triunfo en La Haya constituyen dos victorias de Tacna para el Perú

“¡Que viva Tacna! ¡Viva mi patria! ¡Vivan los héroes de gran honor! Una corona para los tacneños, que no negaron a su nación”

Daniel Parodi Revoredo

El 28 de agosto de 1929 Tacna fue reincorporada al Perú casi cincuenta años después de quedar bajo cautiverio chileno, tras la derrota peruana en la batalla del Alto de la Alianza, el 26 de mayo de 1880. 85 años después, como consecuencia del fallo de la Haya, Tacna le ha dado otra alegría al país pues la totalidad de los 50,000 km2 oceánicos que se han integrado a nuestro mar le pertenecen. De esta manera, los dos acontecimientos de nuestra historia que contradicen la tradición de ceder territorios ante otros estados se vinculan directamente con nuestra “Ciudad Heroica”. 

He querido comenzar así esta nota de homenaje a Tacna por el 85 aniversario de su reincorporación al suelo patrio, porque durante los últimos meses se ha difundido la equivocada idea de que si bien el Perú ganó en La Haya, Tacna, más bien, no se ha visto favorecida. Desarrollemos algunas ideas que contradicen esta afirmación:

1.- Al concluir la controversia de delimitación marítima con Chile a través de medios pacíficos se ha generado un entorno de paz propicio para fortalecer los lazos de integración y cooperación entre nuestros países. Este nuevo escenario es vital para la interacción diaria entre las ciudades fronterizas de Tacna y Arica. Ambas están estrechamente vinculadas por lazos históricos, culturales, económicos, entre otros y requieren de un entorno distendido e integracionista para potenciar sus vínculos y beneficiarse mutuamente.

2.- El fallo de la Corte amplió el dominio marítimo del Perú, otorgándole a nuestro país un área de 50, 172 km2 (más de 3 veces el área de la Región Tacna). Antes del 27 de enero de 2014, lectura de la Sentencia, el Perú, y por consiguiente Tacna, no ejercían ningún derecho en este espacio.

Sin embargo, tras el fallo, el Perú, y por consiguiente Tacna, ejercen derechos exclusivos para fines de exploración y explotación, conservación y administración de los recursos naturales (vivos y no vivos), en la masa de agua que nos ha sido adjudicada y los que provengan del suelo y subsuelo marinos.

3.- Esta nueva área, ya completamente delimitada por la Corte, cuenta con importantes recursos que Imarpe se encuentra investigando e identificando. Ello nos permitirá agendar el desarrollo de la actividad pesquera en la “Ciudad Heroica”, en particular la pesca de altura que podría impactar directamente a los actuales pescadores artesanales de Tacna que deseen dedicarse a esta actividad.

Antes de conocerse el fallo, la incertidumbre y tensión propias del proceso no permitían proyectar estas posibilidades. Ahora, Tacna y su población suman un importante potencial con el que no contaban antes de conocerse la decisión de la Haya. No es cierto, pues, que Chile se haya quedado con la carne y Perú con el hueso, como señalaron algunas voces chilenas tras conocer el veredicto.

4.- Se suma a lo dicho que de conformidad con el derecho internacional, los pescadores tacneños pueden navegar en aguas bajo jurisdicción de Chile; es decir, cruzar el mar chileno para llegar con más rapidez y facilidad a los nuevos espacios marítimos que ha obtenido el Perú.

A pesar de lo dicho, Tacna no es un jardín de flores. Hoy a nuestra Ciudad Heroica le hace falta el Perú, como al Perú le hizo tanta Tacna mientras duró su cautiverio. Por eso, los tacneños esperan con ansias la presencia del Estado Peruano con obras de infraestructura portuaria, modernas vías de comunicación terrestre, programas de apoyo a la pesca artesanal e impulso a la pesca de altura. Además, es también necesario potenciar nuestros mecanismos de integración fronteriza a través de una política de “hermanamiento de ciudades” como la que se aplica exitosamente entre metrópolis europeas, en su mayor parte situadas en zonas fronterizas.

En resumidas cuentas, al igual que el Perú, Tacna ha ganado mucho con el fallo de La Haya, distinto es que para disfrutar la victoria se requiera una mayor presencia del Estado en sus ciudades fronterizas, máxime si se trata de aquella plaza que supo mantener en alto la peruanidad durante una larga ocupación que se prolongó a lo largo de cincuenta años.

Mi cuenta en twitter: @daupare

22/09/14: Viejos Amigos

Categoría: Arte y Cultura
Publicado por: parodi.da
Visto: 34 veces

Las palmas al final de la función son como el grito de la generación criolla que todavía está con nosotros

Viejos amigos

        A Ezio y Rosita, a quienes también dejamos en el mar cantándoles “El Pirata”

Con mucha expectativa y una sala con una muy llamativa asistencia de adultos mayores, el sábado vimos “Viejos Amigos”, la cinta recién estrenada del joven director Fernando Villarán y cuyos principales protagonistas son los consagrados Enrique Victoria, Ricardo Blume y Carlos Gassols, tres ancianos octogenarios que deciden afrontan juntos el paso del tiempo y el arribo de una nueva época que ya no les pertenece.

La película amerita diferentes lecturas, desde las aventuras de nuestros personajes que se roban las cenizas de un viejo amigo recién fallecido y deciden dejar un puñado de ellas en los lugares más significativos de su vida; el sentimiento transgeneracional de los hinchas del Sport Boys del Callao; o el criollismo, entendido como cultura popular urbana, de barrio y su contraste con las manifestaciones juveniles contemporáneas.

Mención aparte merece el guión de la película. Creo que no pudieron interpretarse mejor el léxico y los códigos criollos de la generación limeña y chalaca nacida durante y antes de la década de 1950; así como sus sentimientos, su forma de ver el mundo e, inclusive, ciertos valores hoy hasta cierto punto superados, como una homofobia que antes se expresaba abierta y espontáneamente.

Respecto de dichos códigos, las escenas más brillantes de la película nos parecen aquellas en las que se desarrolla el encuentro entre estos ancianos hinchas del Boys con sus pares juveniles. Este se produce en el Estadio Miguel Grau, en un bar tradicional y luego en el robo de la bandera del Atlético Chalaco, rival de antaño del Boys; acto en cuyo valor simbólico –tomar la bandera enemiga como trofeo- todos parecen confluir. Es en estas imágenes donde las jergas de dos generaciones interactúan y dialogan fluidamente. Absolutamente explícito y genial.

Aunque me gustaría no establecer esta discriminación por el excelente desempeño de todo el equipo actoral, no puedo resistirme a la tentación de rendirme ante la actuación de Enrique Victoria, qué manera de representar al “viejo pendejo”, esquinero, chalaco antiguo, el que sin embargo, sufre igual que los demás el paso del tiempo, los golpes y penas de la vida. Su personaje, Ricardo Villarán, sufrió el abandono de su mujer y por ello se duele al enterarse de que su gran amigo Domingo Culotti -Carlos Gassols- se va a Estados Unidos, porque se van la hija y los nietos, y él ya no puede valerse por sí solo.

Así pues, al compás de una banda sonora elaborada en base a una deliciosa selección de valses y polkas criollas; en especial las más representativas del Sport Boys y del Puerto del Callao, nuestros tres amigos recorren el viejo barrio buscando revivir los recuerdos de antaño y dejando las cenizas de Kike, el cuarto de ellos, un poco aquí y otro poco allá.

“Viejos Amigos” me ha dejado muchas sensaciones, las dos principales, la de una película y un actor que están para candidatear al Oscar. Las palmas al final de la función, las que yo tenía como una costumbre enterrada en el pasado, fueron como el grito de la generación criolla que todavía está con nosotros y que no está dispuesta a dejarnos sin que le expresemos todo nuestro respeto.

Mi cuenta en twitter: @daupare 

Categoría: Política peruana
Publicado por: parodi.da
Visto: 909 veces

Nadie se escapa de la informalidad en el Perú. Susana Villáran tampoco 

SOBRE DOCTORES Y ACTORES

Son notables las reacciones de los defensores de la gestión de Susana Villarán respecto de los discutidos contratos de la MLM con los actores cuya imagen sirvió a la campaña por el NO. También lo es constatar que “no se oye padre” tras conocerse que la MLM presenta a Villarán como doctora sin serlo . Tal como he señalado en mi cuenta de Facebook, lo que me molesta es la doble moral de quienes se autoproclaman moralizadores.  

Al respecto, el periodista Augusto Thorndike acaba de defender con mucho acierto a Gustavo Palomino, el autor de la nota en El Comercio, al que se le han ido con todo por informar de estos contratos y cuestionarlos éticamente (porque no ha dicho que se trate de un ilícito). Ha señalado Thonrdike: ¿qué hubiesen dicho quienes ahora protestan si los implicados fuesen apristas o fujimoristas? Lo mismo pasó con la inundación de la obra en el Rímac o la arena de La Herradura. Si se hubiese tratado de la gestión del contrario, el grito de corruptos hubiese llegado hasta la cima del cerro San Cristobal, pero reitero, “no se oye padre”. Es decir "para mis amigos todo, para mis enemigos la ley".

Creo que se impone, si queremos cambiar realmente nuestra sociedad, aceptar que vivimos inmersos en una cultura absolutamente informal y que dicha informalidad muchas veces traspasa los límites aceptables y de eso nadie se salva, se ha vuelto tan natural que nos envuelve sin querer. De hecho, violamos la ley cuando nos pasamos la luz roja sin darnos cuenta; le damos chamba a los amigos por ser amigos y nos parece normal.

Por eso, sí y solo sí aceptamos que el problema es de la sociedad y no pretendemos asumir el patrimonio de la moral, podremos combatir seriamente la corrupción. La razón: nos habremos dado cuenta de que, de algún modo, aquella es casi la manera como nuestra sociedad se relaciona con la ley, la que languidece, no es más que un referente sin importancia en buena parte de nuestra percepción cotidiana y no voy a ahondar en las raíces históricas de esta situación. 

Necesitamos otro ciudadano, el que obtendremos tras veinte años de reforma educativa constante y coherente. Nosotros sólo podemos iniciar el proceso y sólo comenzaremos cuando deseemos que nuestros hijos nos superen. Pero no llegaremos a verlo, moriremos pasándonos la luz roja. Que le sirva de lección a quienes no se han dado cuenta todavía.

Mi cuenta en twitter @daupare

Categoría: Política peruana
Publicado por: parodi.da
Visto: 124 veces

Candidatura de Ana Jara sería positiva para la institucionalidad del país

¿ANA JARA CANDIDATA?

La promesa de la no postulación de Nadine Heredia a la Presidencia en 2016 y el dato de que la candidata del oficialismo podría ser la actual Premier Ana Jara están entre las noticias más importantes en los días previos a la presentación del nuevo gabinete ante el Congreso. Aquel busca un probable pero complicado voto de confianza por lo que muchos entienden que estas noticias solo tratan de asegurar que el flamante Consejo de Ministros pase el examen. Más allá de que estos anuncios pudiesen estar condicionados por la coyuntura política, sería realmente importante para el país que se hiciesen realidad. Paso a desarrollar dos razones: 

1.- Resolver la no postulación a la presidencia de Nadine Heredia disminuirá considerablemente el ruido político en los dos años que le quedan al nacionalismo en el gobierno y generará un mejor ambiente para los recientemente anunciados proyectos de inversión en minería, comunicaciones y otras áreas. En la actual gestión presidencial, la entrada de capitales frescos a la economía ha demorado bastante pero finalmente ya se está implementando y mucho mejor si el suelo de la política está parejo.

2.- De concretarse, la candidatura presidencial de Ana Jara sería una buena noticia. Significaría un importante gesto en contra de nuestra cultura política caudillista, la que explica situaciones más bien inexplicables: ¿por qué Perú Posible no presentó candidato en 2006 luego de un gobierno más que aceptable? ¿Por qué no lo hizo el APRA en 2011, en circunstancias aún mejores?, en suma ¿por qué asociar el desempeño electoral de los partidos políticos a la postulación de un único líder-candidato?

En notas anteriores he señalado cómo en el Perú se vota por Alan, Keiko o PPK en lugar que por partidos políticos. Es por eso que la candidatura de Jara en 2016 estaría mostrando cómo una agrupación desafía la caudillo-dependencia y utiliza otra carta electoral. Probablemente no le alcance para una segunda vuelta –tal vez sí- pero si el nacionalismo quiere consolidarse como partido de alcance nacional, la postulación de la actual Premier podría asegurarle una bancada interesante en el próximo congreso, tanto como la promoción interna de nuevos liderazgos.

Muestra de lo que digo es el caso del PSOE español, desde la primera presidencia de Felipe Gonzáles. A este le sucedió en el mando José Luis Rodríguez Zapatero y luego Alfredo Pérez Rubalcaba. Es decir, PSOE no se ha aferrado a un único líder providencial. Al respecto, el Perú cuenta con algunos casos muy puntuales y discutibles. Por ejemplo, en 2001 Martha Chávez aglutinó los restos del fujimorismo tras su aparatosa caída y obtuvo 7% de los sufragios. Sin embargo, en aquella oportunidad Keiko Fujimori obtuvo una abrumadora votación congresal que la catapultó al liderazgo de su movimiento, situación que podría repetirse en 2016 entre Ana Jara y Nadine Heredia, si esta última aceptase encabezar la lista parlamentaria del nacionalismo para Lima.

Superar la dependencia de caudillos cuasi mesiánicos es el primer paso para el fortalecimiento de los partidos políticos; fortalecimiento que hoy, súbitamente, todos promueven, incluso un sector de nuestra politología que se la pasó años diciendo que la democracia podía construirse sin ellos. Es obvio que la multiplicación de la oferta de liderazgos en los partidos no soluciona todos los problemas; sin embargo, quebrar la tradición del caudillo-providencial es fundamental si perseguimos el proyecto de modernizar nuestra democracia. Esperemos el 2015 que finalmente develará la posición del nacionalismo de cara a las presidenciales del 2016.

Mi cuenta en twitter @daupare

 

Publicado por: parodi.da
Visto: 296 veces

Israel ha ganado la guerra pero ha perdido la paz

GANAR LA GUERRA Y PERDER LA PAZ

La gran paradoja de Israel en su largo conflicto con Palestina

Desde finales del siglo XIX, el pueblo judío siempre ganó en su intento de recolonizar la Tierra Santa de Moisés. Las victorias comenzaron con las primeras migraciones y compras de tierras en Palestina, cuando esta era una provincia del antiguo Imperio Turco Otomano. Estas se incrementaron en tiempos del protectorado británico entre 1920 y 1948. Con el auspicio inglés, los judíos crearon sus primeras instituciones gubernamentales en Jerusalen, las que promovieron más migraciones y más compras de tierras.

Paréntesis aparte es la 2da Guerra Mundial y el brutal holocausto nazi que trajo consigo el exterminio de millones de judíos en el genocidio humano más grande de la historia. Tampoco sería justo negar el antisemitismo que es previo a Hitler y a dicha conflagración. Las subjetividades de éste pueden ser muchas, pero lo cierto es que no debió ser nada fácil para el pueblo judío vivir por milenios de un lado a otro, sufriendo en cada lugar la xenofobia del local, actitud penosamente habitual hacia los forasteros.

 

Creación de Israel y guerras del 48 y 67 

Pero volviendo a la historia, Israel siguió ganando, es decir reconquistando la Tierra Santa, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando cientos de miles de refugiados judíos volvieron a Canaán, resolviéndose así su situación en un contexto de justa solidaridad mundial, tras el horror del holocausto nazi. También ganó Israel al autofundarse en 1948, un año antes de cumplirse el plazo establecido por la resolución 181 de la ONU, destinada a crear dos Estados en la región (Judío y palestino) y que motivó la enérgica protesta de la Liga Árabe. Esta rechazaba la creación de un enclave político judío en medio del mundo islámico y menos si en dicho territorio debía fundarse, más bien, el Estado Palestino como consecuencia lógica de la renuncia británica a seguir controlando el protectorado del mismo nombre.

Ese mismo año, 1948, Israel también ganó militarmente. Lo hizo al derrotar a varias naciones árabes juntas que lo atacaron tan pronto como aquel se proclamó Estado independiente. La victoria del naciente y pequeño país llamó mucho la atención, pero lo cierto es que tanto la colonización promovida por el movimiento sionista, así como su gran organización, llevaban décadas implementándose. Al mismo tiempo, la alianza de Israel con las grandes potencias occidentales, primero Gran Bretaña y después Estados Unidos, ya lo habían empoderado militarmente. De hecho, esa guerra le permitió a Israel extender su territorio 23% más que lo establecido por la ONU.

En 1967 Israel volvió a ganar otra guerra, la "Guerra de los seis días". Ante los amenazantes alardes del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, la fuerza aérea Israelí, en una impresionante demostración de efectividad, desató un ataque preventivo contra sus enemigos y pulverizó rápidamente el poder aéreo de Egipto, Irak, Jordanía y Siria juntos. El resultado fue la ocupación de los territorios palestinos que aún quedaban bajo administración de estados árabes (Gaza y Cisjordanía), la de los Altos del Golán y la península del Sinaí. De esta manera, Israel más que dobló en “seis días” su extensión territorial, mientras que Palestina, literalmente, “desapareció del mapa”.

 

 

Israel en 1967. "Tras la Guerra de los 6 días" Palestina desapareció del mapa

Arafat, Rabin y los acuerdos de Oslo 1993-1995

 

Tras ello, Israel intensificó la creación de nuevas colonias judías en Gaza y Cisjordanía. Al mismo tiempo, expulsó de la región a todos los palestinos que pudo, generando así cientos de miles de refugiados. Pero entonces los palestinos reaccionaron, y con el auspicio de la Liga Árabe, crearon la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que, a partir de 1969 pasó a ser conducida por el célebre Yasser Arafat.

Es difícil emitir un juicio sobre la OLP, la que comenzó como un grupo de abierta resistencia armada contra los judíos y recurrió a prácticas terroristas. Sin embargo, los palestinos tienen en la OLP a la organización que los llevó a su independencia o, al menos, al estatuto de semi-autonomía que le fue otorgado en los Acuerdos de Oslo de 1993, firmados por Yasser Arafat e Isaac Rabin, ambos premios nobel de la paz.

Debe mencionarse que la semi-liberación de las zonas palestinas ocupadas por Israel (Cisjordania y la Franja de Gaza) se logró luego de cinco años de iniciada la “Primera Intifada”(1988), reacción islámica radical que llamó a la agresión sistemática a los judíos a través de cualquier medio disponible. Por ello se le llamó “la guerra de las piedras” pues se dieron casos en que los resistentes palestinos atacaron soldados israelíes y hasta tanques apenas con objetos contundentes.

Pero tras décadas de muerte y sufrimiento mucha sangre había corrido bajo el puente, por lo que luego de suscritos los acuerdos de Oslo se manifestaron bandos radicales a cada lado de Arafat y de Rabin. A Al – Fatah, partido de Arafat, ya sistémico, se le alzó la oposición de los extremistas de Hamás, aun no dispuestos a reconocer ni la partición del territorio, ni al Estado de Israel. Hamás siguió resistiendo a través de constantes ataques terroristas.  Rabin, por su parte, fue asesinado en 1995 por un judío radical, opuesto al reconocimiento de un Estado Palestino. Desde entonces, la mayoría de gobiernos israelíes ha recaído en sus partidos de derecha (Likud y Kalima), asociados con sus halcones militares. Es el caso del actual Primer Ministro Benjamín Netanyahu.

Y la violencia continuó. Solo para mencionar algunos episodios, una segunda intifada se desató entre 2000 y 2005; estalló una guerra interna entre los palestinos moderados de Al –Fatah y los radicales de Hamás que duró de 2006 hasta 2011; la operación “Plomo fundido” de Israel contra Gaza, tan o más brutal que la actual, se aplicó entre los años 2008 y 2009 etc. Sin embargo, es preciso mencionar también que en 2005 el Primer Ministro de Israel Ariel Sharon concretó la retirada de las colonias israelíes emplazadas dentro de la Franja de Gaza para lo cual tuvo que enfrentar una durísima oposición en su país. A contracorriente del gesto, desde 2006 Gaza fue controlada por Hamás y toda su radicalidad, perdiéndose allí una ocasión inmejorable para enrumbar hacia la paz.


Dos grandes estadistas, Rabin y Arafat, acogidos por Clinton. Radicales de ambos lados impiden hasta hoy la paz que ellos buscaron

La guerra ganada y la paz perdida, a manera de conclusión

Analicemos la coyuntura actual. No es la triste muerte de tres jóvenes israelíes en manos de radicales palestinos lo que inicia esta nueva agresión de Israel contra Gaza. Más bien, el problema es que en abril de 2014 Al-Fatah y Hamás firmaron un acuerdo de paz. En este, Hamás aceptó la Presidencia de Mahmub Abás (Al-Fatah) para toda Palestina, la realización de elecciones en seis meses, convertir sus milicias en ejército palestino e inclusive la existencia del Estado de Israel. Dos meses después, el 2 de junio, ambas agrupaciones lograron concertar un Consejo de Ministros de 17 miembros; es decir, conformaron gobierno.

Por esa razón, la ofensiva de Israel contra Gaza, iniciada el 8 de julio, no puede sino interpretarse como una provocación a Hamás buscando su respuesta a través del lanzamiento de obuses, poco eficaces, pero suficientes como para manifestar su perfil terrorista y echar por tierra los esfuerzos del Presidente Abás por pacificar, democratizar y unificar Palestina.


Presidente Mahamud Abás y un frustrado esfuerzo de paz

Ciertamente, Hamás no es en absoluto confiable pero el acuerdo logrado por el Presidente Abás también expresaba el aislamiento y debilidad de este grupo extremista, que ya no recibe recursos ni del gobierno de Egipto, ni de los hermanos musulmanes, sus antiguas fuentes de abastecimiento. Por ello, el pacto logrado por Abás mostraba a Hamás contra las cuerdas y dispuesto a flexibilizar sus posiciones, coyuntura que pudo y debió explotarse al máximo.

Sin embargo, Israel ha liquidado esta senda de negociación con miles de víctimas civiles a cuestas. Acaso, la cuestión de fondo es que una Palestina unida y pacificada pondría sobre la mesa de la ONU una importante agenda pendiente que incluye el reintegro de territorios de Gaza y Cisjordania, aún en poder de Israel, y el retorno al hogar de los cientos de miles de palestinos refugiados en los países árabes vecinos y en el resto del mundo. Al contrario, el gobierno derechista de Israel ha preferido mantener el status quo entorpeciendo la unificación de Palestina e induciendo a Hamás a re-radicalizarse y retomar sus prácticas terroristas. De esta manera, se aleja varios años una posibilidad de alcanzar una paz que parecía cercana y se acerca la de nuevos respaldos a Hamás por parte del fundamentalismo islámico. ¿Israel no evaluó estos escenarios antes de iniciar la operación "Margen Protector"?

Como reflexión final queda decir que Israel tiene de su parte al poder militar y la influencia internacional para manipular a su antojo la situación de Palestina. En el Próximo y Medio Oriente, Israel puede obtener cualquier objetivo militar que se proponga. Lo que Israel no puede conquistar con las armas es la paz, derecho fundamental e inalienable para garantizar la calidad de vida de su propio pueblo y los que lo rodean.


Terroristas de Hamás y su constante agresión a Israel. Son obstáculo para la paz

En el fondo, Israel parece ignorar que está perdiendo. Su gran paradoja es que al ganar la guerra lo único que consigue es perder la paz.

Mi cuenta en twitter @daupare

Categoría: Arte y Cultura
Publicado por: parodi.da
Visto: 216 veces

Nobel cuestiona democratización contemporánea de la cultura

Mario, el conservador

Por Daniel Parodi Revoredo

 

Quiero comenzar esta reflexión sobre el libro de ensayos “La Civilización del Espectáculo”, de Mario Vargas Llosa, señalando que el título de esta nota no desmerece al nobel de literatura por tratarlo de conservador, al contrario, lo caracteriza por lo que quiere conservar: a la libertad como la base de la democracia y a una alta cultura entendida como acervo cuya cualidad elitista es consustancial con su capacidad de dotar de un soporte conceptual e ideológico a la civilización occidental.  

Es en defensa de estos presupuestos, hoy banalizados por la posmodernidad y la democratización de la cultura, que se yergue el literato como un insigne conservador, como un guardián de la cultura, émulo de los monjes de los monasterios medioevales. Estos, en paciente espera, cautelaron por siglos los mayores logros de la civilización greco-romana a la espera del renacimiento de una vida urbana capaz de fascinarse y beneficiarse con ellos.

La alta cultura

He señalado que Vargas llosa parte de una definición clásica de cultura, entendida como bagaje literario, artístico, filosófico, científico, arquitectónico etc. que ha ido legando la civilización a través de los siglos y cuya calidad puede establecerse en base a criterios estéticos y de belleza que, aunque pudiesen modificarse en el tiempo, van sentando estándares clásicos. Ciertamente, la alta cultura logra difundirse por diferentes esferas socioeconómicas; sin embargo, para apreciarse debidamente exige, del observador, una sólida formación académica y estética.

Reflexionando sobre el tema, el nobel observa cómo, en el contexto de la posmodernidad, las distinciones entre lo culto y lo inculto, entre lo que es arte y lo que no, entre aquello que goza de una elevada estética y lo que no, han sido dramáticamente abolidas. Es entonces cuando diserta acerca de la postcultura, la cultura de masas y la cultura mundo. Tres expresiones con las que apunta a lo mismo: la “democratización de la cultura”.

  "La Pietá" de Miguel Angel, Mario defiende definición clásica de cultura 

 

 

 

Democratización de la cultura

Para Vargas Llosa, con la universalización de la internet se ha obtenido la “democratización de la cultura” gracias a la inmensa cantidad de información a la puede acceder un individuo con un iPhone en la mano. No obstante, el alto coste de esta revolución de las comunicaciones ha sido la conversión de la cultura en mercancía, en un hecho banal y efímero cuyo valor se divorcia de los estándares antes referidos y pasa a depender exclusivamente del éxito comercial, léase de su consumo masivo.

De allí que un elemento sintomático de esta mutación cultural es la absoluta pérdida de los antiguos referentes para establecer sus jerarquías. De esta manera, a través del zapping podemos pasar en un instante de un especial sobre la música de Mozart o la pintura de Van Gogh a una escena de “Combate” o “Esto es Guerra”. Todo se consume por igual y no hace falta señalar que si el éxito comercial establece qué es cultura entonces los dos programas de entretenimiento referidos son largamente superiores a las obras de los grandes maestros.

 

 Democratización de la cultura puede volver TV basura "más culta" que Mozar o Van Goth 

 

 

Cultura del entretenimiento y política

Vargas Llosa reflexiona sobre los efectos de la “democratización de la cultura” en la política. Para el literato, la pérdida de referentes ideológicos y valorativos como consecuencia de la amalgama entre la cultura del entretenimiento y los postulados de la posmodernidad han quebrado, hasta en las democracias más avanzadas, la imagen del político como personalidad respetada por su vocación de servicio, tanto como el concepto de sumisión a la autoridad, a la que se ponderaba como la expresión de un consenso social que beneficia a todos. Esta última, si hoy se respeta, es simplemente porque resultaría peor no hacerlo; es decir, se ciñe a una simple ecuación de costo/beneficio.

La cuestión de lo inmediato y lo efímero es un elemento fundamental que desarrolla el novelista. La cultura contemporánea tiene como único objetivo el entretenimiento; este último abarca todo y a todos. Y todo dura un instante, un destape morboso, un suicidio espectacular, un terrible accidente, un asesinato online, etc. Es por eso que hasta los políticos buscarán el éxito a través de un escándalo o de su aparición en un show televisivo bailando, cantando o prestándose a cualquier ridiculez.

Este fue el caso de la preparadísima y espectacular cogida de testículos a PPK, cuando visitaba un mercado, lo que casi le permite alcanzar la segunda vuelta en 2011. De haber ocurrido, el Perú pudo elegir un Presidente debido a que, cuando candidateaba, una verdulera le agarró los cojones (RAE) y él reaccionó con sorpresa pero también con simpatía. De más está decir que el debate programático y el ideológico tienen una mínima repercusión en la decisión de los electores; entonces el político es un actor más del show, y quienes triunfan en política son los que mejor performance alcanzan en esta gran puesta en escena espectacular.

 

 

Parodia de "cogida testicular" a PPK en que se representa a si mismo. El político contemporáneo es parte del show

 

Bajtin y una mirada a lo carnavalesco

Entre mis observaciones al texto de Vargas Llosa, me ha parecido excesiva su crítica a Mijail Bajtin, a quien casi culpa por que la academia haya volcado su mirada hacia la cultura popular para dotarla de una “dignidad relevante”. Claro que es relevante la cultura popular y, en realidad, festividades como el carnaval han escenificado siempre una catarsis social en la que se invierten los roles sociales. En él, las autoridades son ridiculizadas por el populacho como en la «Fête des fous», que tan magistralmente retrata Víctor Hugo en su célebre “Notre Dame de Paris”.

El problema, más bien, se explica en la perdida de referentes ideológicos tras la caída del muro de Berlín y la banalización de la cultura a través del internet. Frente a esta explosiva combinación de factores, emerge el carnaval copando completa la vida cotidiana y la sociedad entera se vuelca a satisfacerlo acorralando así a su antítesis; es decir, el mundo real, el de las ideas, del establishment, la política, de las cosas que “sí” importan.


Inmerecida crítica del Nobel a investigación de Bajtin 

Puntos de encuentro y horizontes conservadores. A manera de conclusión

Quisiera concluir señalando que no soy tan pesimista como nuestro nobel de literatura. A mí tampoco me gusta padecer “Combate” en la peluquería, ver las caras absortas de los parroquianos siguiendo sus incidencias y ser el único que reconoce a Beethoven en el crucigrama de El Trome, con el que me entretengo mientras me cortan el cabello. De hecho, la peluquera siempre me datea si aquella musa de la otra foto es Angie Jibaja o Tilsa Lozano, de manera que solemos complementarnos muy bien entre dos participantes del carnaval, aunque ocupemos posiciones antagónicas en él.

Por otro lado, mi deformación profesional me permite constatar que hay décadas más conservadoras que otras. En los cuarentas, las mujeres trabajaron reemplazando en las fábricas a los hombres que peleaban en los frentes de batalla, en los cincuenta una potente psicosocial las hizo volver a casa bajo el señuelo de fantásticos electrodomésticos, en los sesentas y setentas tuvimos al hipismo y la liberación sexual, mientras que en los ochentas, los hijos de los hippies resultaron ser mucho más conservadores que sus padres.

Es obvio que no volveremos a los tiempos previos al internet, pero no conocemos las reacciones de la sociedad en el futuro, ni debemos subestimar su espiritualidad. Anoche vi ELLA, ficción cinematográfica acerca del amor entre un hombre, Theodore y un sistema operativo inteligente con una voz muy sensual, Samantha, que lo sedujo por completo. Al final, Samantha evolucionó tanto en su universo virtual que dejó a Theodore. Este, súbitamente, se reencuentra triste y solitario en el mundo real que quizá nunca debió abandonar.

 

Mi cuenta en twitter: @daupare