Enlace

 

Mis opiniones sobre la cuestión boliviana-chilena en Andina TV

 

1.- Presente juicio no decidirá por donde debe Bolivia salir al mar

2.- El Perú no debe dirimir la cuestión chileno-boliviana, de los implicados en el litigo debe nacer esta postura

3.- Chile podría ofrecerle un enclave a Bolivia por Tarapacá o Atacama

4.- El Perú también perdió en la Guerra del Pacífico, la que libró en solidaridad con Bolivia

Bolivia y Chile en La Haya: litigio no concierne al Perú

Evo Bachelet

Evo y Michelle

BOLIVIA Y CHILE EN LA HAYA

“Mi Gobierno … animado de un espíritu de fraternal amistad hacia Bolivia, está llano a entrar formalmente en una negociación directa destinada a buscar la fórmula que pueda hacer posible dar a Bolivia una salida propia y soberana al Océano Pacífico”. (Canciller chileno Horacio Walker Larraín, nota de 20 de junio de 1950)

El 24 de abril de 2013, Bolivia demandó a Chile ante la CIJ para que esta le exija a aquel negociar de buena fe una salida soberana al Océano Pacífico. Sin embargo, esta vez las partes no tendrán que esperar seis años para verse las caras, como nos pasó a nosotros. Se las verán esta semana, ¿La razón?: Chile ha presentado una excepción preliminar solicitando a la Corte que se declare incompetente.

Chile

En efecto, la Corte contempla esta posibilidad y, si bien Chile no la usó contra el Perú, si lo ha hecho contra Bolivia. Esta vez, Chile percibe que sus argumentos son más fuertes  debido a que cuenta con un Tratado de límites con Bolivia, el de 1904, que en la práctica cerró cualquier pendiente fronterizo entre ambos países.

Al existir un tratado bilateral vigente y ser anterior a 1948 (entrada en vigencia del Pacto de Bogotá), revisar lo acordado por las partes no sólo sería perjudicial para Chile sino para el sistema jurídico mundial en su conjunto. ¿Qué pasaría –se preguntan los chilenos- si los tratados de límites europeos posteriores a la Primera y Segunda Guerra Mundial pudiesen ser revisados? ¿Se imaginan el caos de todo el sistema internacional?

Bolivia

Sin embargo, Bolivia ha jugado bien sus cartas. Nosotros no solicitamos la revisión directa, ni indirecta del Tratado de 1904, dicen. Nosotros somos respetuosos de ese tratado; más bien, lo que queremos es que Chile cumpla con aquello que nos ofreció en diferentes ocasiones después de la Guerra del Pacífico: una salida soberana al mar por cualquier parte de su extenso litoral.

Las ofertas más explícitas son la de 1950 y la de 1975. Esto no quiere decir que no haya otras antes y después. Ya en 1895, Chile ofreció darle Tacna y Arica a Bolivia de ganar aquel famoso plebiscito con Perú que nunca se realizó y, recién en 2006, Michelle Bachelet suscribió con Evo Morales la recordada Agenda de los 13 puntos, que contemplaba tratar la cuestión marítima.

¿Negociación u obligación?

Pero Bolivia está lejos de tenerlas todas consigo. La resolución de un conflicto internacional puede tener dos caminos: el de la negociación o el jurídico. El primero no obliga a las partes; estas pueden cambiar de opinión o retractarse salvo que llegasen a formalizar un acuerdo.  El segundo, en cambio,  le cede a un árbitro o tribunal de justicia la potestad de resolver la cuestión.

Según Chile, sus ofrecimientos a Bolivia formaron parte de negociaciones que no alcanzaron resultados positivos y no pueden superponerse al Tratado fronterizo de 1904. Sin embargo,  como señala la internacionalista Sandra Namihas, los Actos Unilaterales de los Estados (como los ofrecimientos chilenos de 1950 y 1975) pueden considerarse normas generadoras de derecho e implicar obligatoriedad. Para ello, Bolivia tendría que demostrar que Chile quiso producir efectos jurídicos con dichas promesas.

¿Concierne al Perú este litigio ante la Corte?

La demanda de Bolivia a Chile ante la CIJ no concierne al Perú ni directa, ni indirectamente. Para empezar, el objeto del litigio no es la obtención boliviana de un litoral específico sino obligar a Chile a negociar. En otras palabras, no contempla, ni precisa el territorio por el cual Bolivia, eventualmente, accedería al Océano Pacífico.

Para llegar a este escenario, en 4 o 5 años Bolivia tendría que ganar la controversia; luego las partes tendrían que acordar que el litoral boliviano pase por Arica para, sólo en ese caso, activarse el protocolo complementario al Tratado de 1929 y requerirse una aprobación previa del Perú.

Pero estamos muy lejos de eso, esta semana las partes apenas discutirán si la Corte es competente para dirimir la controversia boliviano-chilena y de ello nos enteraremos a fin de año.  Lo interesante, en todo caso, es que los argumentos de la forma – si la Corte es competente o no – se parecen bastante a los del fondo por lo que nos espera una semana apasionante. Habrá que estar atentos a la presentación de los litigantes y a las reacciones de sus líderes.

Publicado el domingo en Diario La República

http://www.larepublica.pe/columnistas/analisis/bolivia-y-chile-en-la-haya-litigio-no-concierne-al-peru-03-05-2015

Facebook: https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

página de facebook: https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

twitter @parodirevoredo

 

Las lecciones del espionaje

Se ha disculpado sutilmente

Las lecciones del espionaje

Es justo decir que la pulseada alrededor del espionaje la ganaron el Presidente Ollanta Humala y el ex ministro de defensa (hoy Premier) Pedro Cateriano. La ganaron no sólo en el frente externo en el que Chile, con lenguaje sutil, ha ofrecido al Perú las satisfacciones exigidas. También la ganaron en el frente interno, donde la línea dura que impusieron suscitó las críticas de importantes sectores de la prensa y la opinión pública que exigían la aceptación de las notas chilenas y denunciaron la utilización política de la situación. 

Humala se mantuvo firme y ganó. Habló fuerte, dijo que “esto no se quedaba así” y “que no lo iba a pasar por agua tibia”. Hasta que Chile, seguro preocupado porque la próxima semana se ve las caras con Bolivia en La Haya, prefirió salir del despeñadero y llegar a la Corte de Peter Tomka sin su ex adversario tratándolo de espía. Es verdad que el tema se ha llevado con absoluto mutismo y que ni peruanos, ni chilenos hemos conocido el contenido de las notas entre los dos países. Sin embargo, una declaración publicada hoy por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, nos pone en autos de la situación.

En términos diplomáticos, la nota deplora (lamenta) los hechos expuestos por el Perú para afirmar después que el gobierno de Chile no ha autorizado, ni autorizará actos de espionaje. La afirmación es relevante por dos razones: la primera, porque al hablar de “el gobierno de Chile” hace referencia a la administración actual y deja abierta la posibilidad de que estos hechos se hayan producido en el pasado. La segunda, porque al indicar que no autoriza el espionaje no está negando que este haya ocurrido y partido, por ejemplo, de la iniciativa de un instituto castrense. De allí que resulte tan importante que la frase siguiente de la declaración explicite que lo manifestado expresamente en el presente párrafo constituye las satisfacciones del Gobierno de Chile sobre la materia. En términos sencillos, Chile se está disculpando con el Perú.

El último párrafo de la declaración es tan importante como el segundo pues manifiesta el interés chileno de avanzar hacia un compromiso mutuo que excluya en el futuro hechos como los reportados y discutidos. Ojo que al hablar de “hechos reportados y discutidos” la nota chilena se reafirma en la posibilidad de que estos efectivamente hayan ocurrido. Mas allá de eso, es destacable que coincide con las declaraciones del Presidente Humala quien ha recalcado la importancia que tiene implementar una política activa de construcción de confianza mutua.

Se trata entonces de trascender el efímero universo de la retórica y continuar con la discusión sobre la problemática del espionaje en los foros bilaterales existentes, dentro de los cuales el 2 + 2 es el más pertinente pues reúne a los cancilleres y ministros de defensa de ambos países. La idea debe ser avanzar en la elaboración de un protocolo bilateral que garantice la no utilización del elemento humano en las labores de inteligencia y lograr que estas se encaminen, más bien, a través de mecanismos de transparencia y confianza mutua.

Una idea fuerza que atravezó el debate acerca del espionaje chileno fue que todos los países se espían, que se trata de una práctica normal entre estados. Otra idea, que se difundió menos pero que es más importante, es que las consecuencias del descubrimiento de estas prácticas entre países que buscan transitar de la desconfianza hacia la confianza son devastadoras. Por ello he dicho antes que si dos países no deben espiarse esos son el Perú y Chile, y con esta idea me voy.

Facebook: https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Facebook: https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

Twitter: @parodirevoredo

» Leer más

La integración invisible

 

Distrito santiaguino de La Reina homenajea al Perú

 

La integración invisible

 

Anoche, a las 8 y 30 pm, asistí invitado a la Tercera Feria del Libro de la Reina a presentar la compilación “Las Historias que nos unen” que es un trabajo compartido entre mi colega chileno Sergio Gonzales y el suscrito, y que reúne a más de trein­ta especialistas de ambos países que han escrito sobre lo bueno que hay en nuestro pasado común.

 La Reina es una comuna (dis­trito) de Santiago de Chile y le ha dedicado su Tercera Feria del Li­bro al Perú, cuenta con stands del pisco, artesanales y con editores de nuestro país. Hoy homenajean a Chabuca Granda en la persona de su hija Teresa Fuller que enca­beza nuestra delegación, el parque donde está la feria se llama “Par­que del Perú y Chile”.

 En mi presentación me acompañó Luis López Aliaga, narrador chileno, hijo de peruano que se casó con chilena, y este hijo de un exiliado aprista de Odría, que como Luis Alberto Sánchez y Manuel Seoane fue acogido por la intelectuali­dad santiaguina. Luis López, es, él mismo, una historia que une al Perú y a Chile. También estuvo Alejan­dro Neyra, diplomático y narrador peruano quien reflexionó sobre las ideas que le inspiraba el libro para proyectos creativos futuros.

 Cuando me tocó usar la pala­bra, dije que era un crimen que a nuestros niños de los dos países les enseñen en los cursos de historia de los colegios solamente una guerra fratricida entre ambos, que para eso en Las historias que nos unen ofre­cíamos casi 30 historias de amistad entre los dos países, para incluirlas en las currículas escolares y no ver al vecino solo como alguien que te atacó o al que atacaste. Me dijeron algo muy importante, que el Perú y Chile ya están integrados, que los pueblos, en su cotidianidad, en los 5 millones de pasos entre Tacna y Arica ya están integrados, como lo que me dijo un turista brasileño en Valparaíso: “al ver tanto restaurant peruano en Chile me imagino que serán dos países muy amigos”.

 Me dijeron finalmente, que es en el plano de la política y de la diplomacia donde tenemos que actualizarnos, y yo dije que está­bamos integrados pero que había quienes no lo habían visto toda­vía. Así que las sociedades están a la vanguardia y los gobiernos a la retaguardia. Es hora pues, de escu­char, y de ver, cómo se relacionan nuestros pueblos.

Publicado el domingo en Exitosa Diario

Facebook https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Pag. en facebook https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

Twitter: @parodirevoredo

» Leer más

Perú-Chile: domingo de reconciliación

ES HORA DE ARREGLAR LAS COSAS

Perú-Chile: Domingo de reconciliación

En Chile hay quienes me tienen recelo porque muchas veces he discutido de frente con sus voce­ros más representativos, como lo he hecho recientemente con mi co­lega el historiador Joaquín Fermandois. Hablar de integración, reconciliación y perdón con el vecino del sur no sólo genera resistencias aquí. Pueden estar seguros de que también las genera allá, aún más si analizo las características de su discurso nacionalista, como lo hago en mi libro LO QUE DICEN DE NOSOTROS. 

Sin embargo, mi experiencia y cono­cimientos en estos temas me indican que una relación internacional pue­de convertirse en otra. Dos países que tienen vínculos diplomáticos pueden eventualmente romperlos, dos países en paz pueden irse a la guerra; pero también dos países conflictuados pue­den solucionar pacíficamente sus pro­blemas y dos países que desconfían el uno del otro pueden llegar a confiar el uno en el otro, como es el caso de Fran­cia y Alemania.

Por eso, lo que puedo decirle al nue­vo gabinete es que los pueblos perua­no y chileno se merecen una relación que deje de basarse en la desconfianza mutua y que para construirla debemos potenciar la integración en la que tan­to hemos avanzado, incluso en tiempos del litigio de La Haya.

Ya sé que Chile es quien está en falta por habernos espiado; en dos artículos consecutivos he señalado que tiene que hacerse cargo por sus malos actos. Pero también intuyo que la segunda nota de respuesta chilena debe ser más concesi­va que la primera (ojalá no me equivo­que) y pienso que hay que trabajar en base a ella.

La meta no es el rompimiento, sino, con las buenas formas diplomáticas, llevar la cuestión del espionaje a los mecanismos bilaterales, ventilarla allí y allí mismo acordar y reglamentar su erradicación. Esta salida será construc­tiva para ambas partes y, de aplicarse, habremos logrado convertir una mala acción chilena en la oportunidad de avanzar un paso más en el camino de la integración.

Este enojoso asunto tiene un respon­sable, qué duda cabe, pero se resolverá también con una buena estrategia pe­ruana y no pateando el tablero. El tema no trata solo sobre quién tiene la culpa, sino sobre la posibilidad de resolverlo exitosamente o fracasar en el intento. Pensemos en el futuro.

Publicado el domingo en Exitosa Diario

Facebook https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Pag. en facebook https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

Twitter: @parodirevoredo

 

 

» Leer más

Alan García: lo dicho y lo escrito

Alan García en la presentación de sus obras completas

Alan García, lo dicho y lo escrito

El pasado lunes, en el Gran Teatro de Lima, el dos veces Presidente del Perú, Alan García Pérez, presentó al público sus obras completas divididas en nueve tomos. La obra de Alan García nos remite a los buenos políticos de nuestro pasado republicano que nos dejaron por escrito sus reflexiones sobre el país, el continente y, de esta manera, dejaron también constancia de la evolución de sus ideas. En el caso del APRA, García nos conecta con la generación fundadora del partido que reunió una pléyade de intelectuales y escritores, además de políticos, como Víctor Raúl Haya de la Torre, Luis Alberto Sánchez, Antenor Orrego, Rómulo Meneses, Manuel y Juan Seoane, Magda Portal entre otros.  

En varios de sus libros, la obra de Alan García hace conexión con la ideología aprista y sus constantes de justicia social en democracia, o sus variables de análisis basadas en la dialéctica de Hegel y el relativismo de Einstein. Así, 90 años de aprismo es una reflexión que señala cuál es el estadio actual de evolución del aprismo en tanto que diagnóstico de la realidad y colige que su ideología sigue vigente porque supo actualizarse. Para ello, revisa, en sendos capítulos, el concepto de democracia social y el de estado antiimperialista.

La fascinación de Alan García por China se muestra en otra de sus obras titulada Confucio y la globalización. En ella, el expresidente explica el reciente crecimiento de la economía China asociándolo con la filosofía confuciana y con una sinergia positiva entre las costumbres sociales y la potencialidad del individuo. En su segundo gobierno, fue claro para García que, para alcanzar el desarrollo, el Perú debía hacer negocios con China para crecer con ella,como reza el subtítulo de su obra.

Quizá por defecto profesional, un libro del expresidente que despertó en mí especial fascinación es Pizarro, el Rey de la Baraja y no solo por tratar de un importante personaje histórico, sino por su absolutamente original enfoque que me anima a invitarlo a repetir el ejercicio con otros personajes de la historia. En Pizarro se produce un diálogo intenso y fecundo entre dos políticos que siempre tuvieron claro que para alcanzar las metas no solo se requiere ideales sino, principalmente, estrategia. Fascina de sus páginas que nos permiten acceder a las honduras del conquistador, lucubrando qué estrategia aplicar en cada una de las disyuntivas que tuvo que resolver y, al mismo tiempo, que nos ofrecen la mirada del autor y la manera como descifra, una a una, las tácticas de otro líder como él pero que vivió en el siglo XVI.

Tras la generación de Víctor Haya de la Torre, y la subsiguiente de Armando Villanueva y Andrés Townsend Escurra, como que se fue perdiendo la vocación de escribir de los líderes del APRA y del Perú en general. En los actuales tiempos, Alan García es el único líder político peruano cuya formación académica y dotes intelectuales le permiten dejarnos un legado escrito que sus detractores critican sin tomarse la molestia de leer. En todo caso, no será a ellos a quienes citará la posteridad.

Lo que nos ha entregado el lunes el Presidente García es una lectura de la realidad del país, del continente y del mundo desde el siglo XX hasta las primeras décadas del siglo XXI. Además, Alan García posee una prosa fluida e inteligente que le permite abordar conceptos complejos de la teoría del conocimiento y expresarlos de manera accesible al lector. Con seguridad, de aquí a un tiempo esta colección será de lectura obligatoria para quienes, desde las ciencias políticas, sociales o humanas realicen la tarea de reflexionar este complejo presente del Perú para así desentrañar sus principales claves.

Facebook https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Página en facebook https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

Twitter @parodirevoredo

Publicado el jueves 9 de abril en Punto de Encuentro

http://puntodeencuentro.pe/columnistas/daniel-parodi-revoredo/alan-garc%C3%ADa,-obras-completas.html

» Leer más

TÚNEZ: cómo se explica el terror

 

Rehenes de yihadistas en Museo del Bardo

TÚNEZ: cómo se explica el terror

 

Daniel Parodi Revoredo

 

El miércoles 19 estalló Túnez. Un atentado terrorista atacó el corazón turístico de la capital y en dos cobardes acciones murieron 23 personas, 20 de las cuales eran turistas de diversas nacionalidades. El lugar escogido por los yihadistas fue el Museo del Bardo, uno de los más bellos que puede visitarse en el Mediterráneo y en el que destacan murales como “Ulises y las sirenas”, preciosa recreación de un célebre episodio de la Odisea de Homero.

El lugar y la fecha del atentado, tanto como su reivindicación por Estado Islámico, no son casualidad. Túnez fue el iniciador de la “primavera árabe” en 2010, una auténtica revolución democrática que acabó con varios regímenes autoritarios del mundo árabe como los de Egipto y Libia.

Entre todos los países que atravesaron por este proceso democratizador, Túnez ha sido el más exitoso. En 2014 aprobó una constitución liberal mientras que, el día del atentado, su parlamento radicalizaba la legislación antiterrorista. Sin embargo, no todo es sol en la primavera árabe. Para los sectores islamistas más radicalizados, la democracia es vista como una imposición de Occidente por lo que los atentados, sabotajes y ejecuciones sumarias de grupos fundamentalistas como Estado Islámico crecen junto y en contra de los derechos civiles.

La solución al problema no está a la vuelta de la esquina, en realidad casi no la tiene. En el mundo global y de la revolución tecnológica, la libre circulación de la información es un potente canal de difusión de los ideales liberales. En base a ellos, en el mundo árabe se ha consolidado un sector laico mayoritariamente joven y profesional. Estos son los demócratas.

A contrapelo, el Islam no separa política de religión por lo que el jefe religioso debiera ser también jefe político. A ello apuntan los fundamentalismos islámicos que se expresan brutalmente a través de Estado Islámico y otros grupos yihadistas cuyos actos no pueden ni deben adjudicarse a todo el mundo musulmán.

Ciertamente, la cuestión palestino-israelí, y su solución, aliviaría mucho las viejas tensiones entre Occidente y el Mundo Árabe, pero el reciente atentado en Túnez nos muestra que este choque civilizatorio tiene muchas aristas. Lo que veo en el horizonte es la consolidación de la democracia tunecina pero, en simultáneo y como consecuencia, el indeseado recrudecimiento de la violencia terrorista.

Publicado el domingo 23 de marzo en Exitosa Diario

http://www.exitosadiario.pe/dparodi/tunez-como-se-explica-el-terror

Facebook:  https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Página en Facebook: Historiador Daniel Parodi Revoredo

Twitter: @parodirevoredo

 

» Leer más

Almagro en la OEA

 

Venezuela y la democracia regional son los desafíos de su gestión

ALMAGRO EN LA OEA

“Queremos una organización comprometida con la firme defensa de la democracia, queremos una organización eficiente y efectiva que respalde la vigencia del Estado de derecho y el pleno ejercicio de los derechos humanos” Gonzalo Gutiérrez Reinel, canciller del Perú

Hace 500 años, en 1514, Diego de Almagro llegó a América desde España. Su devenir en el Nuevo Mundo fue azaroso; tras casi 20 años en Darién, Panamá, se embarcó hacia el Perú para sumarse a la expedición de descubrimiento y conquista de Francisco Pizarro. Almagro no estuvo en la captura de Atahualpa en Cajamarca en 1532, pero sí en la toma del Cusco en 1533. Luego partió hacia el sur donde descubrió Chile pero regresó pronto y decepcionado debido a la pobreza del territorio. Por eso le disputó a Pizarro la posesión de la antigua capital inca y murió en el intento, en 1538.

La América que administrará el flamante Secretario General de la OEA, Luis Almagro, dista mucho de parecerse a la que encontró el otrora conquistador; sin embargo, sus complicaciones políticas no parecen más sencillas. ¿Dejará Luis en la historia una huella tan profunda como la de Diego? Enseguida algunas respuestas tentativas.

Son varios los desafíos que deberá enfrentar Luis Almagro al frente de la OEA. Entre ellos está la cuestión de la democracia y los derechos humanos en la región; Venezuela, que es un problema en sí mismo; el cono sur, Perú, Bolivia y Chile, cuyas fricciones deben monitorearse y conducirse hacia soluciones permanentes. Luego está Cuba, cuyo diálogo con los Estados Unidos avizora el final del conflicto más antiguo de la región.

Sin embargo, el principal desafío de la OEA es ella misma. Las últimas décadas, la OEA ha visto disminuir continuamente su ascendente en el continente. Esto se debe a la aparición de varios foros paralelos como UNASUR, CELAC o la Alianza del Pacífico, pero también a su tibieza ante las crisis regionales desencadenadas por Venezuela y su marcada influencia en varios países de América Latina.

Por ello, si OEA quiere recuperar algún protagonismo regional debe asumir un rol mucho más activo en el resguardo de las libertades civiles y los derechos humanos en la tierra de Bolívar y encarar, al mismo tiempo, la escalada autoritaria de varios países sudamericanos. Estos están recurriendo a modificaciones constitucionales para permitir la reelección indefinida. De esta manera, el mandatario en el poder utiliza todos sus resortes para permanecer en él. En esta situación se encuentran Ecuador, Bolivia y Argentina.

Yo no estoy convencido de que la naturaleza de este problema sea solamente ideológica. Chile, por ejemplo, viene virando hacia la izquierda con una serie de reformas estructurales sin por ello alterar un ápice la vigencia de su estado de derecho. Por eso, otra arista del problema es nuestra cultura caudillista-autoritaria hace dos siglos empoderada en la región y cuyo reemplazo por otra institucional aún no hemos logrado. Por eso fue Fujimori, neoliberal y populista, en la década de 1990 y Chávez, estatista y populista, en las dos siguientes. Sin embargo, la diferencia entre ambos radica en la capacidad económica de influir en el continente que posee Venezuela y que explica su control casi absoluto sobre UNASUR.

Hasta aquí el panorama no es muy promisorio. Tras su elección, Luis Almagro se ha mostrado más entusiasmado con la posibilidad de lograr el retorno de Cuba a sus fueros, que comprometido con la democratización del continente. De hecho, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, acaba de pedir a la asamblea extraordinaria de OEA que adopte medidas para tratar las acciones de Barack Obama en contra de su país.

Así que la pulseada está planteada. Nadie quiere una intervención norteamericana en la región pero la pregunta es si la OEA se animará a recordarle a Nicolás Maduro que viola los derechos humanos, que tiene presos de conciencia, que tiene secuestradas las instituciones democráticas y que se espera una pronta normalización de la situación en su país. De momento no se despeja la niebla. Los próximos meses podremos contemplar con mayor claridad la senda que hoy emprendemos con poco optimismo.

Publicado el jueves 26 de marzo en Diario La República

http://www.larepublica.pe/columnistas/historia-presente-daniel-parodi/almagro-en-la-oea-26-03-2015

Facebook:  https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Página en Facebook: Historiador Daniel Parodi Revoredo

Twitter: @parodirevoredo   

» Leer más

Miopía Venezolana

No hay una revolución detrás 

Miopía Venezonala

“Partidarios de democracias moderadas o extremas, liberales o marxistas, siguen fingiendo que el debate no era ese, sino la forma del estado, el tipo de nación, si nos convienen izquierdas o derechas. No se ha aprendido hasta ahora a saber limitar republicanamente el poder. Y que este admita, junto a la potestad, sus límites”. Hugo Neira

No me canso de decir que el problema con Venezuela y con Ecuador, Argentina y Bolivia, no es, en principio, ideológico. Como diría Marx, ideológica es solo la superestructura, la superficie. En 1998 Venezuela no eligió a un militar golpista por ser de izquierda porque entonces él mismo no sabía que era de izquierda; lo que Venezuela eligió en 1998 es al caudillo, a la “mano dura”, a la decepción con la partidocracia tradicional.

Chávez se volvió de izquierda después, después de que aprendiese de Vladimiro Montesinos el abc del dictador exitoso, es decir, qué hacer para dominar los hilos del poder y entornillarse en él. Para Venezuela el socialismo no fue la utopía sino la herramienta. Había que fidelizar a las masas con un proyecto populista, había que dirigirlas, atraerlas, había que recurrir a su viejo pero vivo sustrato caudillista para que acompañen a Chávez hasta el final de los tiempos, total, la democracia no se come.

Y entonces el “socialismo”  no fue más que la piedra de toque, el rojo no fue más que el mejor color con el que Chávez pudo pintar su proyecto y el discurso de la revolución popular la mejor manera de justificar el gasto social de miles de millones de petrodólares no sólo en Venezuela sino en cuanto país de la región pudiese extender su influencia. Finalmente la región influye, era más difícil florecer con el continente en contra, así que  a regalar millones, comprar voluntades y tentar a los vecinos criados en la misma cultura autoritaria latinoamericana a quedarse para siempre. A Chávez la cosa le salió de izquierda pues, a Fujimori de derecha, pero Fujimori no tenía petróleo para hacer amigos, por eso la OEA se atrevió a retirar su misión de observadores de las elecciones de 2000 ¿se acuerden?.

Pero Wilson, que hasta donde sé es el personaje de Orwell, nos dijo alguna vez que ultimadamente la verdad es lo que la gente cree y, sin solidos referentes institucionales, nuestra izquierda latinoamericana se comió completito el cuento de que Chávez además de petróleo, tenía un proyecto revolucionario en ciernes. Y se equivocaron porque equivocados estuvieron desde el principio, porque para pensar en el socialismo del siglo XXI deberían mejor ver lo que hace la coalición en Chile; es decir, viraje a la izquierda dentro de un marco institucional que todos respetan y que limita el poder. El contrato social de Rousseau que le dicen.  En lugar de eso pensaron que Chávez estaba bien por usar polo rojo y mal Pinochet por usar uniforme prusiano; qué feo ¿no?

Y después vino Maduro, confundiendo las penas latinoamericanas con los penes de los latinoamericanos y entonces la izquierda se calló, no rectificó, no se pronunció, no dijo nada; se ha entusiasmado con la posibilidad de que Cuba vuelva a la OEA, eso sí, pero de Venezuela no ha dicho ni pío, al carajo los derechos humanos. Ayer se realizó un  acto por la democracia venezolana en el colegio de abogados en Miraflores. El APRA (que está hecha para que la izquierda descargue su casi permanente mal humor) asistió; ¿y la izquierda?  

Publicado el viernes 26 de marzo de 2015 en Punto de Encuentro:

http://puntodeencuentro.pe/columnistas/daniel-parodi-revoredo/miop%C3%ADa-venezolana.html

Facebook:  https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Página en Facebook: Historiador Daniel Parodi Revoredo https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

Twitter: @parodirevoredo

 

» Leer más

Se viene el APRA

 

El APRA va a sus elecciones internas

SE VIENE EL APRA

Daniel Parodi Revoredo

El 26 de abril, el APRA se va a elecciones internas. Todo un acontecimiento tratándose del Partido más antiguo y organizado del país. Aunque la noticia no alcanza aún los titulares de los diarios, ni a los programas de análisis político, las redes sociales sí nos anuncian que, como señala Javier Barreda, algo se mueve en el APRA.

Candidatos aquí, candidatos allá, bases provincianas orgullosas de haber completado todos los puestos de la lista y otras en las que no faltan disputas entre facciones. Esto nos demuestra que efectivamente el APRA está allí, difuminada por todo el país, que se apresta a renovarse y se muere de ganas de volcarse a las campañas presidenciales y congresales que están a la vuelta de la esquina, de la mano de su líder, Alan García Pérez.     

Pero las internas del APRA traen más consigo. Representan la supervivencia de la política en el país de la antipolítica y marcan el camino de la reconstrucción de nuestra democracia. Recuerdo que, no hace más de un par de años, analizábamos las elecciones internas chilenas y ese gran salto que significó que pudiesen participar todos los ciudadanos con la única restricción de no militar en otro partido. Y resulta que en esta ocasión cualquier peruano con DNI puede ir y votar en las internas del APRA.

Hace 90 años, cuando Haya de la Torre fundó el APRA, se creó una gran institución cuya principal característica era permitir y canalizar la participación política de los que nunca habían intervenido en ella, de los que nunca habían tenido voz. Hoy el APRA busca al pueblo nuevamente y lo invita a hacer política institucional, y no politiquería de caudillos locales y de agenda propia y mercantilizada, como nos lo recuerda Barreda.

Yo he insistido mucho en la institucionalización del APRA porque he creído siempre que si el PAP se institucionaliza, el Perú tendrá una oportunidad de institucionalizar toda su política. Cuando Haya de la Torre creó las universidades populares y pensó el APRA como “partido escuela” fue porque observó que el Perú no podría alcanzar una verdadera democracia sin ciudadanos. La meta entonces fue crear al ciudadano y crear la civilidad que sostendrá a la república. Y resulta que hoy el desafío sigue siendo el mismo, como es idéntica la responsabilidad que debe asumir el APRA frente al país. Que así sea.  

Publicado hoy en Exitosa Diario: http://www.exitosadiario.pe/dparodi/se-viene-el-apra

Facebook:  https://www.facebook.com/daniel.parodi.14

Página en Facebook: Historiador Daniel Parodi Revoredo: https://www.facebook.com/parodidaniel?ref=hl

Twitter: @parodirevoredo

» Leer más