Hoy en día, en tiempos de la Cuarta Revolución Industrial y donde el mercado gracias a Internet son los 7,000 millones de personas del mundo, surge con mayor necesidad tener conceptos empresariales bien claros como los de Michael Porter.

La esencia de la Estrategia Competitiva es escoger una propuesta de valor única enmarcado en un sistema de actividades de encaje idóneo. Solo así se podrá lograr una rentabilidad constante y a largo plazo. A su vez, es importante asegurar ser percibido diferente ante los ojos del cliente.

Los pilares de la Estrategia Competitiva aún siguen vigentes y podrían ponerse mucho más en relevancia hoy cuando muchas empresas online y “físicas” se comienzan a preguntar cómo enfrentar y competir contra el gigante Amazon, liderado por su Fundador y CEO Jeff Bezos.

La cuestión clave no es si se debe emplear o no la tecnología e Internet, la pregunta de toda empresa que quiere seguir siendo competitiva deberá ser ¿cómo se usará?

Por tanto, se debe analizar cómo las tecnologías de la información pueden ser aprovechadas para obtener una ventaja competitiva en este contexto. Un paso importante para ello será observar cuidadosamente aquellas actividades creadoras de valor que pueden resultar más afectadas en lo que a coste y diferenciación se refiere. Estas actividades merecen el análisis más detallado posible.

Finalmente, es importante que cuando la empresa se empieza a diferenciar, como el caso de Netflix, es importante renunciar, en otras palabras elegir qué no hacer (cómo dice el artículo de abajo) para evitar caer en el juego de querer acaparar todo ya que se puede impactar la rentabilidad y perder la diferenciación que tanto dinero puede costar conseguir.


▶▶ Compartir en Facebook

▶▶ Twittear

▶▶ ¿Te gustó el artículo? Recibe nuevas noticias y publicaciones en tu correo, subscríbete en el formulario:

Dirección de correo

 

Puntuación: 4 / Votos: 2