Érase una vez … Coherencia!

[Visto: 166 veces]

O mejor, permítaseme poder registrar en estas líneas aquel texto que quedo grabado en mi memoria cuando preparaba el material de clase para un curso de programación de proyectos PERT-CPM que impartía allá por los años 90 en un instituto de educación superior que operaba en San Isidro.

En aquella oportunidad pude acceder a un ejemplar del suplemento El Dominical del diario El Comercio. Y hallé un artículo de un filósofo cuyo nombre no retuve, quien, a manera de ensayo y verso, evidenció una gran capacidad de síntesis para explicar aquello que todos vemos, incluso hasta reconocemos, pero soslayamos su importancia para comprender quienes somos realmente.

En un ejercicio desde la mirada de cómo nos reconocemos en el contexto latinoamericano, el pensador magistralmente asigna a cada nacionalidad el adjetivo que mejor representa a todo el conjunto. El ADN que en esencia mejor identifica a cada uno según el territorio que ocupa o procede.

Y asi, cada cierto tiempo, volvía a mi memoria y lo divulgaba, entre mis alumnos y amigos, pues siempre me invitaba a la reflexión y análisis en la búsqueda de las tareas pendientes para la construcción de una identidad con sentido de progreso, desarrollo y libertad. Dicho texto versaba así:

Payasada chilena

Pedantería argentina

Alegría brasilera

Machismo mexicano

Chabacanería venezolana

Maldad colombiana

Lamento boliviano

Hipocresía peruana

Me cayó como pedrada en ojo de tuerto, y de cosecha propia resumo

No eres

Ni lo que piensas

Ni dices ser

Eres lo que haces

y omites ser

Poderoso instrumento

Si las cuerdas exactas

conectan la armonía

De tu interior al estelar

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *