Archivo de la categoría: QALI WARMA

Empresas sancionadas por el OSCE no podrán contratar con el programa Qali Warma el 2017

[Visto: 390 veces]

qw

Mediante Resolución de Dirección Ejecutiva Nº 8563-2016-MIDIS/PNAEQW, publicada el 24 de noviembre de 2016, en el Diario Oficial El Peruano, se aprobó el “Manual del Proceso de Compras del Modelo de Cogestión para la Atención del Servicio Alimentario del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma – versión Nº 02”.

Dicho manual tendrá vigencia a partir de la convocatoria del proceso de compra del año 2017.

El objetivo de este Manual es disponer de un instrumento normativo que contenga disposiciones, lineamientos y procedimientos aplicables para la selección, adjudicación de proveedores y la correspondiente ejecución contractual para la provisión del servicio alimentario a las usuarias y usuarios de las instituciones educativas públicas atendidas por el por el Programa, en el marco del modelo de cogestión.

Uno de los tantos que temas que me ha llamado la atención y que también es objeto de debate en la vigente Ley de Contrataciones del Estado, aprobado por Ley Nº 30225, tiene que ver con lo referido a los impedimentos para ser proveedor, participante, postor o contratista. ¿Se puede a través de una resolución directoral establecer impedimentos o restricciones para participar en la actividad económica del país? Este análisis será objeto de otro post.

En el Manual, específicamente en el “Capítulo VIII: Condición esencial de los postores”, numeral 35, se incluye el subtítulo denominado “Impedimentos para ser postores”, según el cual están impedidos para ser postores determinadas personas por el cargo que ostentan, como por ejemplo, el Presidente de la República, el vicepresidente, los congresistas, los ministros, los viceministros, los jueces supremos, los gobernadores, consejeros, jueces superiores, alcaldes, regidores, funcionarios y trabajadores del Programa, integrantes del Comité de Compra, Comité de Alimentación Escolar y veedores, tanto a nivel nacional, regional, por la jurisdicción o en el ámbito de la Unidad Territorial, según corresponda, impedimento que también se extiende al cónyuge, conviviente o parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad de dichas autoridades citadas.

Sin embargo, la novedad es que en el numeral 36 se indica que también están impedidos para ser postores:

a) Las personas naturales o jurídicas que se encuentren sancionadas administrativamente con inhabilitación temporal o permanente por el OSCE, para participar en procesos de selección y para contratar con el estado, así como aquellas con las cuales se evidencia conflictos de intereses con el Programa.

b). Las personas jurídicas en cuya conformación participen las personas naturales o jurídicas señaladas en el literal precedente, como socios, asociados, integrantes de los órganos de administración, representantes legales y/o apoderados.

c) Los consorcios que estén integradas por personas jurídicas o naturales que incurren en los literales a) y b) precedentes.

(…)” (resalto agregado).

Al respecto, entre otras, me surge una duda, a raíz de algunas consultas recibidas por algunas empresas que participarían en los procesos convocados por el programa, debido a que se estaría divulgando la idea de que ahora las empresas deben contar con su inscripción en el Registro Nacional de Proveedores (RNP).

A ver, veamos. Los tipos de sanciones que impone el Tribunal de Contrataciones del OSCE, en virtud al artículo 50 de la Ley de contrataciones del Estado, son: i) multas económicas, ii) inhabilitación temporal y iii) inhabilitación definitiva o permanente. Los tipos de infracciones referidas a no tener RNP vigente en alguno de los momentos establecidos en la normativa son sancionadas con multas económicas, por lo que las demás sanciones impuestas serían por haber sido postor en un procedimiento de selección o haber tenido la calidad de contratista mayormente, en cuyas etapas se configuró la infracción que motivó la sanción de inhabilitación, lo cual implica que han tenido en su momento su RNP para tener la calidad de postor o contratista.

Con ello, en estricto, ¿acaso el Manual no debió haber solicitado expresamente que todos aquellos postores que quieran participar en el proceso de adjudicación deben contar con RNP vigente, en el capítulo respectivo?, ¿o es que los Comités de Compra únicamente verificarán en la web del OSCE que empresas participantes no tengan inhabilitación temporal o definitiva?

El Manual no señala en ninguna parte que los postores deben tener vigente su RNP para participar en el proceso de compra respectivo a nivel nacional. Espero que esta pequeña reflexión pueda ser abordada por el Programa a fin de evitar posibles errores de interpretación, si las hubiere.

La evaluación rigurosa de Políticas Públicas

[Visto: 582 veces]

Por: Jorge Tudela

Versión extendida de artículo publicado en Radar 5 de Coherencia Perú

 

En 1976, Muhammad Yunus, ex director del Departamento de Economía de la Universidad de Chittagong, en Bangladesh, comenzó una investigación sobre la posibilidad de ofrecer servicios financieros de manera formal a los pobres. Su idea era que las personas ya poseemos habilidades innatas de sobrevivencia y empresariado pero, en el caso de los pobres, carecen de los recursos para poner en práctica sus habilidades de generar dinero. Ellos, decía, ya saben sobrevivir, no necesitamos perder el tiempo enseñándoles cómo hacerlo: solo hay que facilitarles acceso al crédito para que pongan en marcha las ideas que ya poseen (Yunus y Jolis (2003). Banker to the Poor: Micro-Lending and the Battle against World Poverty). Es así que nacieron las Microfinancieras y hoy Muhammad Yunus es reconocido mundialmente por ser el precursor de esta gran innovación.

Sin embargo, es importante reconocer la diferencia entre sobrevivir y  hacer funcionar una empresa de la nada. En el 2005, varios investigadores de J-PAL, del MIT, realizaron una investigación en Hyderabad, India, para observar qué ocurre cuando llega una microfinanciera por primera vez a una comunidad. ¿Funciona el microcrédito de la misma manera para todos?

Los resultados fueron sorprendentes: observaron que no habían tantos emprendedores, y que el motivo más frecuente para pedir un préstamo era el pagar otras deudas, no abrir nuevos negocios. Esto, resolvieron, tiene que ver con los diferentes tipos de personas y las distintas maneras que ellos tienen para responder al aumento del acceso al crédito. En una investigación posterior, hallaron que a las personas con “mentalidad para los negocios” les fue mejor, pues las que ya eran empresarias tendían a invertir el dinero del microcrédito en sus propios negocios y no en gastos adicionales. Por otro lado, las personas que no eran empresarias simplemente aumentaban gasto en consumo. Con esto, demostraron que “no todo el mundo nace para ser empresario”.

No quiero poner en duda la importancia de las microfinanzas para el desarrollo, ni el ingenio de Yunus  pero sí resaltar que, así como este, hay muchos casos en quelas cosas que suenan bien no siempre funcionan en algunos contextos y, en oportunidades, son un fracaso. Casi tres mil millones de personas, alrededor de la mitad de la población mundial, viven con US$ 2.5 al día y se han gastado billones de dólares en programas para la reducción de pobreza. Lo importante, por esto, escontar con evaluaciones rigurosas que revelen si lo que estamos haciendo funciona e indiquen si los recursos están siendo utilizados de la mejor manera. Así, si un programa de política pública funciona de manera sistemática, se puede replicar a gran escala y, si no, pues se modifica o deshecha.

Para conocer el impacto de alguna política pública sobre su población beneficiaria, se deben identificar las relaciones de causa-efecto entre lo que produce la política y las variables de interés sobre las cuales están definidos los objetivos del programa. Pero, ¿cómo atribuirle a la política pública una relación causal pura, sin interferencia de otros factores? Es necesario aislar de los efectos observados todos aquellos factores externos a la política pública y que de todas maneras hubiesen ocurrido sin su ejecución. La vida de las personas sigue con o sin ella y cambia de diferentes maneras (desde cosas tan sencillas como que cambia el clima y la gente, hasta el efecto del crecimiento económico o alguna otra política), por lo que no basta solamente con comparar cómo estaban antes de ella y el después. No olvidar que cuando sube la marea todos los barcos flotan.

La literatura nos dice que la mejor forma para realizar una evaluación rigurosa es a través de los experimentos controlados aleatorios. La metodología de evaluación experimental consiste en la selección al azar, dentro de un universo de individuos elegibles, tanto de los beneficiarios de la política pública (grupo de tratamiento) como de los que no van a participar en ella (grupo de control). Visto de otra manera, es como lanzar una moneda al aire y asignar, de esa forma, quiénes participan y quiénes no. Este proceso crea dos grupos estadísticamente idénticos entre sí: uno que participa en el programa y otro que, cumpliendo todas las condiciones para participar, no lo hace. Así, se reparte entre ambos grupos el posible efecto que pudieran tener sobre los resultados las variables referidas a la evolución normal de la vida de las personas y sus características, eliminándose ente ellas al momento de hacer la evaluación

Con esto, no sólo se evaluará el “antes y el después”, sino que se responderá efectivamente a la pregunta “¿cómo cambió la vida de la gente con el programa en comparación a cómo habría cambiado sin él?” En suma, nos dicen si la política pública fue exitosa o no con respecto a sus objetivos, atribuyéndole solamente a ella los efectos observados. En el Perú, se están dando importantes avances en evaluaciones rigurosas para políticas públicas, en especial desde lugares como el MIDIS, GRADE, el CISEPA de la PUCP y el CIUP de la Universidad del Pacífico.

No basta con creer que lo que estamos haciendo o diciendo funciona en políticas públicas: esto debe ser probado y corroborado. Así, por un lado, no caeremos en cuentos, ni ideológicos ni de políticos, tratando de generar réditos y, por el otro, se gastarán eficientemente los recursos del Estado en programas que sí funcionan. Muchas cosas que suenan lógicas y directas pueden, puestas a prueba en la realidad, no funcionar como se esperaban.

 

Tomado de: www.enfoquederecho.com

Sigue leyendo

CONVOCATORIA – CONTRATACIÓN DE PROFESIONALES PARA EL PROGRAMA QALI WARMA

[Visto: 24488 veces]

Acabo de enterarme que el Programa Nacional de Alimentación Escolar – QALI WARMA ha publicado DOS GRANDES CONVOCATORIAS:

PRIMERA CONVOCATORIA:

Convocatoria para la contratación de servicios para distintos puestos, como son: Coordinador de Abastecimiento y Servicios Generales, Jefe de Asesoría Jurídica, Jefe de la Unidad de Planeamiento y Presupuesto, Coordinador de Recursos Humanos, Jefe de la Unidad de Supervisión y Monitoreo, entre otros.

La presentación de la Hoja de Vida documentada en el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma (Av. Paseo de la República 3101) – San Isidro, será el desde el 17 al 20 de diciembre de 2012.

Se adjunta las BASES DE LA CONVOCATORIA del Programa QALI WARMA, para su conocimiento.

Bases Convocatoria 001 2012 Pnaeqw

SEGUNDA CONVOCATORIA:

Convocatoria para la contratación de servicios como Jefe de Unidad Territorial para las 24 regiones del Perú y uno para Lima Metropolitana y Callao.

La presentación de la Hoja de Vida documentada en el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma (Av. Paseo de la República 3101) – San Isidro, será el desde el 15 al 20 de diciembre de 2012.

Se adjunta las BASES DE LA CONVOCATORIA del Programa QALI WARMA, para su conocimiento.

Bases Convocatoria 002 2012 Pnaeqw Sigue leyendo

¿EL MIDIS SEGUIRÁ COMPRANDO PAPILLA PARA COMBATIR LA DESNUTRICIÓN CRÓNICA EN NIÑOS DE 6 A 36 MESES?

[Visto: 1081 veces]

El martes 4 de diciembre de 2012 se publicó la Ley Nº 29951, Ley de Presupuesto del Sector Público para el Año Fiscal 2013, por el monto total de S/. 108 418 909 559,00; que representa 13% más respecto del presupuesto del año 2012.

Millones más millones menos, lo que resulta relevante es la Octagésima Segunda Disposición Complementaria Final de dicha Ley, la cual autoriza al Poder Ejecutivo a incorporar en el presupuesto institucional del Año Fiscal 2013 del Ministerio de Inclusión Social (MIDIS), hasta el monto de 184 millones, de los cuales 80 millones son destinados al desarrollo de proyectos de infraestructura del Programa Nacional Cuna Más y 104 millones son destinados a asegurar las prestaciones destinadas a reducir la desnutrición crónica infantil en niños de 0 a 3 años, lactantes y madres gestantes.

Dentro de los usuarios señalados en el párrafo anterior, también encontramos a aquellos que tienen 6 a 36 meses, a quienes específicamente se les venía entregando papilla, de acuerdo a lo previsto en el Programa Integral de Nutrición.

En el mes de marzo de este año, el PRONAA convocó la Licitación Pública por SUBASTA INVERSA PRESENCIAL Nº 3-2012/MIDIS-PRONAA, para adquirir papilla, por un monto total de S/. 38 921,735.40 millones, de acuerdo a las Bases de dicho proceso. No obstante, si uno lee el cronograma de ejecución, éste ha previsto entregas de papillas solamente para los meses de junio hasta setiembre. No se convocó otro proceso a la fecha para adquirir papilla, por lo que podríamos concluir que en los meses de octubre, noviembre y diciembre no ha habido abastecimiento de dicho producto, aunque, podría haberse recurrido a los adicionales (que no pueden ser mayores al 25% del contrato original), pero dudo que a través del adicional se haya cubierto la totalidad de meses faltantes.

Asimismo, también está en riesgo el abastecimiento del mes de enero y febrero si es que desde ahora no se inician las acciones para adquirir la papilla, considerando que desde la convocatoria hasta la suscripción del contrato transcurren 30 días hábiles, en promedio.
Hay que indicar que el PRONAA funcionará solo hasta fin de este año, con posibilidad que extienda sus funciones hasta marzo de 2013, pero creemos que ya debería iniciarse los actos preparatorios respectivos para asegurar el abastecimiento de alimentos para los niños de 6 a 36 meses.

Pero la pregunta que debemos responder es ¿El MIDIS seguirá comprando papilla a los niños de 6 a 36 meses?

El PRONAA, durante estos años, ha comprado papilla para los niños de 6 a 36 meses, en el marco del Programa Integral de Nutrición, programa de naturaleza preventivo promocional, que orienta su atención a la población según etapa de ciclo de vida y bajo el enfoque de protección del capital humano, priorizando su acción hacia los niños y niñas menores de 3 años, madres gestantes y lactantes pobres y extremadamente pobres del país, así como aquellos con alto riesgo nutricional.

Si leemos la Octagésima Segunda Disposición Complementaria Final de la Ley de Presupuesto del Año Fiscal 2013, se ha previsto un presupuesto de 104 millones para “asegurar las prestaciones destinadas a reducir la desnutrición crónica infantil en niños de 0 a 3 años, lactantes y madres gestantes”, lo que incluiría también la papilla para niños de 6 a 36 meses.

Respecto de los niños de 6 a 36 meses, tenemos que preguntarnos a qué se hace alusión cuando señala “prestaciones”. Tal ves esté pensando en opciones, como: i) entregar dinero en efectivo a los usuarios y que ellos compren sus alimentos, ii) entregar algún tipo de alimento que no necesariamente la papilla, o iii) adquirir alimentos a través del Programa Mundial de Alimentos (PMA), tal como lo hizo en ocasiones anteriores el PRONAA.

Hace unos días leí la Revista IDEELE, donde aparece un artículo del Viceministro del MIDIS, Jorge Arrunátegui. Señalaba, transcribo literalmente, lo siguiente:

“En el caso del PRONAA no era difícil reconocer que el modelo —mucho más allá que la gestión— se había agotado y sometido a intereses distintos a los de combatir la malnutrición infantil. En este sentido, la creación del programa de alimentación Qali Warma apunta precisamente a refundar el modelo, a poner por encima los objetivos nutricionales y asentar la operación del Programa en la organización de las comunidades, promoviendo que los niños coman lo que ofrece el vasto patrimonio alimentario de cada una de nuestras regiones”.

Me permito concluir con lo siguiente: Lo más probable es que el MIDIS siga comprando papilla a fin de complementar la nutrición de los niños de 6 a 36 meses; a menos que en estos días veamos algunas acciones que desvirtúen lo comentado en este blog.

Me permito recomendar dos puntos concretos: i) Hay que mejorar el diseño de abastecimiento de alimentos por parte del PRONAA (ahora Qali Warma), es decir, el cómo, y ii) hay que determinar de manera clara el producto a entregar al usuario (el alimento), es decir, el qué.

Sobre el cómo, hay que diseñar un mecanismo efectivo y oportuno, pero sobre todo transparente, de modo que el proceso de adquisición no se convierta en el fin. Una buena opción es aplicar los convenios marco, que incluso podrían ser aplicados a nivel regional, a fin de fomentar la participación de empresas locales, por lo que deben efectuarse los estudios de viabilidad.

Sobre el qué, debe establecerse una mayor supervisión de CENAN y DIGESA, deben elaborarse combos alimentarios que cumplan los valores nutricionales mínimos y microbiológicos, por tipo de región.

Sigue leyendo