MENTIRAS Y VERDADES SOBRE TRAGAMONEDAS

El jueves 13 de septiembre último se publicó en el Diario oficial El Peruano el Decreto Legislativo No 1419, el mismo que incluye dentro de la base imponible del I.S.C. (IMPUESTO SELECTIVO AL CONSUMO) a los casinos y tragamonedas.

De acuerdo a esta norma, a partir del 01 de enero del 2019, los casinos y tragamonedas pagaran un impuesto fijo mensual, por cada máquina, de acuerdo a su producción. Adicional a los impuestos especiales que vienen pagando.

Esta norma se promulgo en virtud de la delegación de facultades otorgada por el Congreso mediante la Ley No 30823; y como todas las normas otorgadas en virtud de este mecanismo legal viene siendo materia de revisión por el Congreso de la Republica, conforme lo establecido en el artículo 104o de la Constitución Política.

En el marco de este control parlamentario, en días pasado la Comisión de Constitución del Congreso la Republica ha emitido un informe concluyendo que el Decreto Legislativo No 1419 NO CUMPLE con lo dispuesto en el marco constitucional, y por tanto recomienda la derogación total de la norma.

Lamentablemente este proceso de control legislativo en el marco de la Constitución, que debiera mantenerse en un ámbito técnico – constitucional viene siendo afectado por distintas opiniones que cuestionan la operación de juegos de azar en el país.
Se dice que los juegos de azar generan ludopatía.
Al respecto, debemos indicar que las cifras que muestran los supuestos especialistas no tienen ningún sustento científico, y olvidan que en esta materia el Perú está a la vanguardia de la región desde la vigencia, en julio del 2002, de la Ley No 29907 – Ley de Prevención y el Tratamiento de la Ludopatia en las salas de juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas -. En virtud a esta norma se ha creado un registro de exclusión y las salas de juego están prohibidas de permitir el ingreso de los registrados. Los mismos que hasta julio del presente año no superan las quinientas personas a nivel nacional. (De una población de 30 millones de habitantes).

Se dice también que los casinos no pagan impuestos.

Los casinos han pagado y siguen pagando no solamente los impuestos que afectan la actividad empresarial en el país, además han pagado en impuestos especiales más de 1,000 millones de dólares.

En los últimos años la recaudación por el impuesto especial al juego creado en el año 1999, ha llegado a los 100 millones de dólares anuales aproximadamente, siendo que esto equivale el 60% de la recaudación por el Impuesto Especial a la Minería por ejemplo, o más del doble de la recaudación por Impuesto a las Transacciones Financieras, según la Nota Tributaria de SUNAT; con lo que queda demostrado objetivamente que para una economía como la peruana, la afectación actual de la actividad de casinos y tragamonedas es más que razonable y así lo han confirmado reiteradas sentencias del Tribunal Constitucional.

Se dice que es una actividad que no tiene control
Esta actividad tiene una regulación muy estricta, por ejemplo, el Perú es uno de los pocos países en el mundo que exige un control en línea y a tiempo real de las operaciones. En virtud de la Ley No 29829 de enero del 2012, se obliga a todos los operadores a instalar un sistema interconectado con SUNAT y MINCETUR para controlar y fiscalizar las operaciones en tiempo real.

En el mismo sentido, debemos decir que el regulador peruano mantiene altos estándares de calidad en sus labores de control y fiscalización, habiendo sido premiado en reiteradas oportunidades por su excelente trabajo, constituyendo actualmente un modelo para la región.

Se dice que los casinos no traen nada positivo a la sociedad.

De acuerdo a la página web de SUNAT, la industria del juego en el Perú oficialmente emplea a 76,897 (setenta y seis mil ochocientas noventa y siete) personas.

Además es una importante fuente de promoción de la inversión privada y de turismo. Se estima una inversión superior a los 1,000 millones de dólares en la industria.

Finalmente, lo que se debe entender es que el gran crecimiento de los juegos de azar en el Perú se produce en la década de los noventa, en la cual ante la ausencia de oferta de entretenimiento, por la violencia terrorista y la crisis económica, los tragamonedas logran constituirse como la principal atracción para la población, ofreciendo no solamente juegos de azar, sino espectáculos en vivo, alimentación, juegos, premios, sorteos, cortesías y demás atenciones.
El gran reto del MEF

Si consideramos el alto grado de informalidad que existe en el país, entonces podemos concluir que la presión tributaria sobre las cada vez menos empresas formales en el país está llegando a montos irracionales y con efectos confiscatorios que proscribe expresamente la Constitución. Me pregunto, sobre esto que está haciendo el MEF?

En la solicitud de delegación de facultades, que origino el decreto legislativo No 1419 ahora en debate, el Presidente del Consejo de Ministros fundamenta su pedido en que la presión tributaria del 2017 ascendente a 12,9% del P.B.I., la más baja de los últimos años, refiere. Además indica los altos grados de incumplimiento en Impuesto a la Renta e Impuesto General a las ventas.

Sin embargo, realmente el MEF piensa mejorar este indicador cobrando más impuestos a las empresas que ya pagan sus tributos, no sería mejor buscar la manera ampliar la base tributaria a través de un proceso de formalización de la economía peruana que implique las grandes reformas que el país exige.
Exigimos coherencia, frente al análisis de la situación actual, la tarea pendiente del MEF es implementar políticas para formalizar la economía, no exigir un mayor pago a las pocas empresas que viene cumpliendo sus con sus obligaciones.

Constante Traverso
Abogado
Presidente de APEJA
www.apeja.com.pe
Teléfono (511) 4412042
Av. Paseo de la Republica No 3691 Oficina 402 – San Isidro


CASINOS Y MÁQUINAS TRAGAMONEDAS – LO QUE NO TE CUENTA LA PRENSA POPULISTA

ISC a los casinos y tragamonedas
Veo varias publicaciones respecto a la indignación que genera que se haya aprobado en la comisión de constitución la eliminación del ISC al sector y creo que si no estuviera tan involucrado en el sector como lo estoy, también lo vería mal, sin embargo, al estar involucrado debo desterrar los principales mitos:
Mito 1: “¡Ahora los casinos y tragamonedas no pagarán impuestos!”
Nada más falso, los casinos y tragamonedas pagan un impuesto sectorial permanente del 12% sobre la venta bruta, el cual en su momento reemplazó al ISC y lo vienen pagando desde el año 2006, ojo, lean bien, es sobre la venta bruta, es decir no importa si ganas o pierdes dinero en tu operación, el estado recibe una porción del ingreso bruto, incluso en un inicio el estado fijó este impuesto en 20% pero resultó confiscatorio y el Tribunal Constitucional lo disminuyó a 12%. Veamos un ejemplo, imagina que tienes una empresa y tienes ventas por 100,000 soles en un año, ahora imagina que tienes un impuesto como tienen los casinos, entonces tendrías que pagar 12,000 soles de impuesto sobre tu venta bruta, luego de ello le descuentas los gastos normales de una operación y te queda una utilidad de 30,000 soles, de los cuales pagas un 30% de impuesto a la renta como cualquier otra empresa, es decir 9,000 soles, entonces en la práctica has pagado impuestos por 21,000 soles de una operación que deja una utilidad de 30,000 soles, ¿cuánta presión tributaria es esa? 70%, si 70%, más del doble de lo que paga una empresa normal, ¿ahora se entiende porqué el TC lo bajó de 20% a 12%? Haz de nuevo los números con 20% de impuesto a la venta bruta y fíjate en cuanto estaría la presión tributaria.
Es preciso mencionar que el sector desde el año de la creación del impuesto hasta el 2017 había pagado más de 2,500 millones de soles, ¿y así dicen que no pagan impuestos?
Mito 2: “Si no pagan más impuestos, están fomentando el negocio y por ende la ludopatía”
Téngalo claro, ningún casino o tragamonedas quiere a un ludópata en sus instalaciones, es más, el estado creó un registro de ludópatas en el cual no sólo puede registrarse uno personalmente, sino que también te puede registrar un familiar y los casinos y los tragamonedas están en la obligación de prohibirles el ingreso, ¿acaso existe un registro de alcohólicos para que no les vendan más licor?
¿Por qué los casinos no quieren a un ludópata? Porque los ludópatas gastan todo lo que tienen y no regresan más y el éxito de un negocio de esparcimiento sostenible en el tiempo es que eventualmente regreses y obviamente gastes tu dinero, sino no sería negocio y aquí es importante precisar la importancia de la parte lúdica del ser humano, todos necesitamos distraernos, jugar; algunos lo hacen en el celular con Candy Crush, Sudoku, otros jugando cartas con canasta, solitario, el reloj, otros llenan crucigrama, etc, todos necesitamos distraernos porque parte de nuestra esencia.
Finalmente, ¿saben cuánta gente está registrada en el registro de ludópatas que les comenté hace un momento? 451 personas, es decir menos del 0.0013% de la población. Es cierto, falta difusión de este registro para que quizás la cifra sea más sincera pero escuchar gente que dice que la ludopatía en Lima incrementa en 33% en un año, no sé que base o sustento tienen una afirmación así.
Mito 3: “Los casinos y tragamonedas son pura lavandería”
Esta me causa gracia porque quienes afirman esto no deben saber que todas las máquinas tragamonedas están interconectadas en tiempo real con el organismo supervisor informando de los movimientos de las máquinas, es más, cuando un cliente gana más de $ 2,500 en un mes, el sector está obligado a informarlo a la UIF a través de su oficial de cumplimiento, ¿UIF? ¿Oficial de cumplimiento? ¡Sí! Por si no lo sabes, el sector tiene una normativa muy estricta para la prevención de lavados de activos y de financiamiento al terrorismo, con responsabilidades penales para sus representantes, tal cual la tienen los bancos, las constructoras, las notarías, etc.
Además, ¿alguien utilizaría un negocio tan regulado y con unos impuestos tan altos para lavar dinero? No, por eso las principales fuentes de lavado de activo son las actividades extractivas, donde es muy difícil para el estado supervisar lo que se está extrayendo.
Mito 4: “Los casinos y tragamonedas no quieren pagar el ISC”
Hay que entender dos temas y el primero es que vuelvo a mencionar que desde el 2006, el sector paga un impuesto sectorial que reemplaza al ISC y lo segundo es que el principio del ISC es que pueda ser trasladado al consumidor para desincentivar su consumo, es así, que si antes pagabas 100 soles por una botella de whisky, después que le subieron el selectivo a la bebidas alcohólicas, seguramente ahora pagas 110 soles, lo mismo con los combustibles, por lo tanto, quisiera que alguien me explique cómo poniendo un impuesto fijo a la máquina tragamoneda se desincentiva el consumo porque claro, hay que entender que el ejecutivo ha fijado el ISC en función al número de máquinas que tengas, nuevamente sin importar si esa máquina tiene ganancia o pérdida, por lo tanto un impuesto de esta naturaleza se convierte en un impuesto al patrimonio y no de selectivo al consumo.
Mito 5 “Que tal raza, porque los casinos y tragamonedas no pagan IGV”
¡Claro que pagamos el IGV! Es más, no podemos aprovecharlo de nuestras compras como lo hace el resto de empresas porque la actividad no genera IGV en los ingresos, entonces no tenemos como compensarlo, ¿Cómo que no generan IGV en los ingresos? Sencillo, la ley del IGV establece que este impuesto nace cuando vendes un bien o prestas un servicio y en los juegos de azar se recolecta el dinero de los jugadores y se distribuye entre ellos mismos, ¿en que momento se vendió o se prestó algún servicio? En ningún momento, por lo tanto, es inaplicable
Entiendo perfectamente que desde fuera la gente vea mal un negocio como éste y sea fácil satanizarlo pero es necesario también decir las verdades del sector porque sólo en la empresa a la cual estoy vinculado trabajan casi 2,000 personas con empleo formal y de acuerdo a algunas cifras, el sector generaría más de 100,000 puestos de trabajo directo (¿cuántos indirectos serán?), se pagan impuestos por casi 300 millones de soles al año, siendo uno de los sectores que más impuesto paga al estado. No pido que la gente esté a favor de este rubro pero sí es importante conocer un poco más del tema para no caer en la información sesgada que los medios, con poco conocimiento, pretenden “informar”.